July 31, 2021
De parte de ANRed
291 puntos de vista


Cuenta el cantautor cubano Silvio Rodr铆guez que V铆ctor Heredia, su par argentino, ha seguido con inter茅s lo sucedido en los 煤ltimos d铆as en la isla y que le pregunt贸: 鈥淗ermanito, lo de Cuba me dispar贸 un peque帽o escrito. 驴Puedo envi谩rtelo?鈥. Reproducimos aqu铆 las palabras de Heredia.


Muchos de nosotros afirmamos que ser谩 la historia la encargada de dise帽ar el presente y el futuro de las determinaciones sociales y pol铆ticas de la humanidad. Y si entendemos que 鈥渓o nuevo nace de los escombros de lo viejo鈥, estamos pues frente a un proceso de esa naturaleza y, quienes se asuman como socialistas, deber谩n aceptar que tanto logros como fracasos ser谩n parte de esos escombros.

Es dif铆cil envejecer. Los afeites no alcanzar谩n a tapar las imperfecciones que produce el paso del tiempo y, sencillamente, seremos viejos a los ojos de los reto帽os.

Solemos esforzarnos esgrimiendo razones sobre nuestro hist贸rico pasado con la microsc贸pica idea de preservar 鈥渓a obra鈥, cuando debi茅ramos aceptar que dicha obra est谩 inconclusa y su construcci贸n continuar谩, indefectiblemente, en manos de las nuevas generaciones. Ellas son justamente quienes deber谩n honrar nuestros aciertos y modificar errores por sobre nuestra pretendida autoridad. Puedo decir sin temor a equivocarme que hacemos lo mismo con nuestros hijos. No terminamos por entender que alguna vez nosotros mismos tuvimos que 鈥渕atar al padre鈥 para ser y desde all铆 rehacer y continuar.

Cuba no puede ser ajena a estos detalles universales. Por ello cuando pretende amurallar su historia con l贸gico temor a perder su ra铆z revolucionaria, tambi茅n debiera cuestionarse cu谩nto m谩s puede exigirle a un ciudadano que lleva en su mochila la dura realidad de una SOBERAN脥A que se aplaude livianamente desde afuera, pero duele en digno sacrificio adentro.

Todos nos llenamos la boca con ese idilio sucedido en un mundo anterior, en un pasado tan sepia como esa fotograf铆a del Che y Fidel entrando a La Habana. 隆Hermoso! 隆Heroico! Pero aquella afirmaci贸n libertaria y su extraordinaria consecuencia  subsisten apenas en el polvoriento archivo de quienes hoy tenemos m谩s de setenta a帽os. 驴Fuimos capaces de retransmitirlo? 驴Acaso acompa帽amos?

En Argentina, para las nuevas generaciones, la dictadura es un hecho tan lejano que de no ser por la existencia de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, los medios hegem贸nicos lo habr铆an transformado poco menos que en una f谩bula. Sin embargo todos sabemos que la militancia de aquella 茅poca es la columna vertebral de nuestra endeble democracia. Por ello la derecha y el neoliberalismo se ocupan de poner en duda cifras y abusos. Pretenden que el dolor de aqu茅l genocidio termine por circunscribirse exclusivamente a familiares y amigos directos de torturados y desaparecidos. Es as铆 de insolente el tiempo y sus tergiversadores inform谩ticos.

Lo m谩s vergonzoso en relaci贸n a Cuba es que muchos de nuestros gobiernos no se animan a revisar  sus acciones ante el evidente esfuerzo de semejante pueblo, ese que soport贸 el acoso y la intemperie en pos de sus dignidades m谩s que ning煤n otro en Am茅rica. Cuba es el ejemplo de nuestros sue帽os libertarios m谩s altos. Mi pregunta es: 驴cu谩nto hicimos para ayudar a preservarlos? Para expresarles que lo que hicieron hasta aqu铆 es sustantivo, imprescindible para un continente que aplaude y reverencia desde sus democracias hipotecadas el milagro de la capacidad cubana para sobrevivir, para dignificar la vida pese a las dificultades impuestas por el bloqueo.

Sin embargo y apuntando que no soy quien, ni tengo entidad para hacer este imprudente an谩lisis, estimo que cada pueblo debe resolver sin intromisi贸n externa sus pol铆ticas econ贸micas y sociales. Por eso frente a la conmoci贸n que ha suscitado entre cubanos y for谩neos la actualidad de la isla, me atrevo a se帽alar que no debe atemorizar ni escandalizar a nadie lo que pasa cuando un pueblo reclama mejoras para sus vidas, o los j贸venes expresan disidencias, sobre todo cuando son parte (quieran o no) de aquella historia que revolucion贸 conciencias, y puso sobre el tapete cu谩n importante es la pertenencia, qu茅 valiosa la libertad.

Algo est谩n diciendo esas voces, algo que deviene del esfuerzo que realizan por sostener la escasa felicidad a pesar de los vaivenes econ贸micos internos y del inadmisible bloqueo que lleva 62 a帽os tratando de borrarles la sonrisa. Es hip贸crita y absolutamente reprochable que quienes han provocado gran parte de las crisis sociales de Cuba con sus pol铆ticas aberrantes, se  solacen frente a un supuesto caos institucional, hablen de autoritarismo y convoquen a rebelarse a un pueblo que, con aciertos y errores, fue asistido en toda la l铆nea por un Estado que hizo mucho m谩s que lo posible frente a las mordazas imperiales.

驴Pero c贸mo hace una revoluci贸n que educ贸, ofreci贸 salud, ciencia, cultura, humanismo, para defenderse sin lastimar a sus beneficiados y responder, sin perder la esencia, a sus reclamos e inmediatas necesidades? Complejo, 隆ciertamente complicado! Pero son pueblo y dirigencia pol铆tica quienes deben resolverlo. Nadie m谩s.

Abruma la violencia en esas calles que se engalanaron al paso festivo de un pueblo triunfante, sesenta y dos a帽os atr谩s. Duele. Porque Cuba siempre ha debatido y debe volver a debatir para salir de la trampa en la que pretenden meterla, para seguir creciendo, para mostrarnos el inequ铆voco camino de la verdadera soberan铆a y la libertad que conlleva.

Presiento que algunos deben comenzar a entender que las ideolog铆as sirven s贸lo cuando respetan sus fundamentos, sus premisas m谩s valiosas. Quiero decir que no hay renovaci贸n posible sin siega. Ni siembra sin surco.

Ni construcci贸n sin escombros.

28/07/2021





Fuente: Anred.org