July 21, 2021
De parte de La Haine
305 puntos de vista


Corr铆a 1966, y un d铆a apareci贸 en la escuela una deslumbrante sic贸loga de 23 a帽os que nos dej贸 bizcos. Experta en orientaci贸n vocacional, la sic贸loga recorri贸 las aulas, poni茅ndose a disposici贸n de los alumnos para un test de evaluaci贸n.

En la m铆a, todos alzamos la mano con algarab铆a. Incluyendo mi mejor amigo, Vinzetti, quien militaba en la Uni贸n de Estudiantes Secundarios, ayudaba en las villas miseria junto con los curas comprometidos y, seg煤n dec铆a, ten铆a clara su orientaci贸n vocacional: el sacerdocio.

Semanas despu茅s, la sic贸loga me llam贸 a su cub铆culo para entregarme el resultado del test. Me sac贸 de onda: No sos muy normal que digamos. Con soberbia, manifest茅: 鈥溌縔 usted cree que Vinzetti es 鈥榥ormal鈥? 隆Quiere ser cura!鈥 En realidad, celos. Vinzetti ten铆a un Fiat 600 (su pap谩 era rico), y juraba que hab铆a llevado a la sic贸loga a un balneario para discutir su orientaci贸n vocacional. Pero como no me prestaba el autito, lo trataba de peque帽oburgu茅s. A lo que respond铆a: 鈥淵 a vos te falta 鈥榗onciencia de patria鈥欌.

Al a帽o siguiente, Vinzetti empez贸 a militar en los Comandos Camilo Torres, y en el asado de graduaci贸n le pregunt茅 si manten铆a en pie su vocaci贸n religiosa, Apart谩ndome del grupo, dijo:

鈥揈sto es 煤nicamente para vos: me voy a Cuba con Mabel.

鈥撀縔 qui茅n es Mabel?

鈥撀縉o te acord谩s? La sic贸loga, boludo.

Mabel y Vinzetti cayeron combatiendo a la dictadura militar. Ella estaba embarazada. As铆, cuando regres茅 al pa铆s luego de la guerra de Malvinas, visit茅 a su pap谩. Nos abrazamos. Pero al entrar en la residencia, qued茅 tieso. En la puerta cancel, una inmensa fotograf铆a del hijo y, al pie, una frase de Paul Claudel: La juventud no naci贸 para el ocio, sino para el hero铆smo. Manuel Vinzetti (1948-1976). Muri贸 matando.

He pasado los 煤ltimos d铆as atendiendo wasap, correos y llamados telef贸nicos. Los resumo en tres renglones: Estoy inquieto. 驴Qu茅 noticias tienes de Cuba? Favor que no sea s贸lo que el imperialismo las fomenta, cosa que es cierta, pero creo que no es s贸lo eso.

Como dijo uno de los pensadores m谩s l煤cidos de M茅xico, ah铆 est谩 el detalle. Pues si hay certidumbre de que el imperialismo fomenta ciertas noticias de Cuba, la aprensi贸n de que no es s贸lo eso induce a creer que hay algo m谩s. En efecto, lo hay.

Otorgando el beneficio de la duda, imaginemos dos bandos. De un lado, los que cierran filas al grito de 隆patria o muerte!, evocando aquel verso l铆rico de Horacio: Dulce y honorable es morir por la patria. Por el otro, los que aturden con una consigna importada: patria y vida. Como si al verso del romano hubieran a帽adido: 鈥溾ero es mucho m谩s dulce vivir por ella, y m谩s a煤n beber por ella. Por lo tanto, 隆brindemos a la salud de la patria!鈥

Los unos saben paladear el ron, y los otros creen que la democracia y la libertad se discute con borrachos que dependen de una aplicaci贸n m贸vil. El alcalde de Miami, Francis Su谩rez, por ejemplo, asegur贸 que piensa pedir al presidente Joe Biden que considere una intervenci贸n militar, o bien un ataque a茅reo鈥

Eso es lo que pide un hijo de cubanos a la potencia militar que fue derrotada en Vietnam y que busca el modo de retirarse honorablemente de Afganist谩n, despu茅s de una guerra infructuosa de 20 a帽os [que termin贸 con derrota]. 驴De veras creen los seguidores del alcalde que un pa铆s en irreversible centrifugaci贸n, podr谩 rendir al 煤nico ej茅rcito de Am茅rica Latina con experiencia de combate, y apoyado estrat茅gicamente por Rusia y China?

De mi lado, dudo que a la mayor铆a de los 2 millones 300 mil cubanos que viven en EEUU (20 por ciento de la poblaci贸n de Cuba) les entusiasme una iniciativa que s贸lo encuentra eco entre los borrachos de la Calle Ocho de Miami, liderados por los senadores Marco Rubio y Bob Men茅ndez.

Washington DC y Miami son caras de una misma moneda. La de Washington, con sus discursos pedorros de libertad y democracia. La de Miami, con sus peque帽os ej茅rcitos de asesinos, torturadores, narcotraficantes, genocidas retirados y j贸venes youtubers, siempre listos para ejecutar sus 贸rdenes. Y frente a ellos Cuba soberana, siempre lista para la defensa.

Est谩n en su derecho quienes crean que las protestas en Cuba son a consecuencia de la dictadura. Pero omitir el desquiciante impacto econ贸mico, pol铆tico y emocional de un bloqueo genocida de 62 a帽os, es paja ideol贸gica y complicidad con el enemigo. Las breves vidas de Mabel y Vinzetti fueron algo m谩s que orientaci贸n vocacional. Fueron apenas dos, de las miles y miles y miles y miles de nuestra Am茅rica, con sentimiento y conciencia de patria.

Acabar con el bloqueo es la premisa ineludible de cualquier opini贸n, reflexi贸n, observaci贸n y debate sobre Cuba. Y luego, podemos seguir divagando acerca de la democracia y la libertad que, c贸mo no, todos llevamos en mente.

La Jornada




Fuente: Lahaine.org