February 3, 2021
De parte de La Haine
186 puntos de vista

No hay que poseer una bola de cristal para discernir que EEUU sigue queriendo, como hace 60 años, el fin del socialismo en Cuba

Fueron académicos norteamericanos, los profesores de Johns Hopkins Wayne Smith y de American University Phil Brenner, el de Harvard Jim Blight, el director de los National Security Archives Scott Armstrong, quienes propusieron, en 1989, invitar a los cubanos a la serie de reuniones soviético-estadounidenses sobre la Crisis de octubre, para hacerlas trilaterales. Gracias al desarrollo de los estudios norteamericanos entre nosotros, fue posible que Cuba contara con una contraparte intelectual, además de política, para participar en la reunión tripartita de Moscú en enero de 1990 y en las que vendrían después.

En aquel invierno moscovita, políticos de la era Kennedy como Robert MacNamara y académicos que se movían entre Harvard y Washington, como Joseph Nye y Graham Allison, se encontraron por primera vez cara a cara con los enemigos de 1962. A pesar del recelo y las tensiones con que se inició aquel encuentro, y de algunos debates sobre temas como democracia y derechos humanos que se suscitaban en los recesos, los viejos enemigos participantes se pudieron mirar por primera vez a los ojos, comprobar que tenían rostro humano, argumentos razonables y hasta sentido del humor. Así pudieron empezar a profundizar de conjunto en las causas, el significado y las lecciones de aquella crisis, y allanar el camino a la conferencia de La Habana, en 1992.

No hace falta narrar esta última, la más extraordinaria de todas, con la participación del único protagonista vivo de aquella crisis, y de los mandos militares soviéticos en el teatro de operaciones. Esta dimensión cubana, que la academia y la política en EEUU, y también en la URSS, solían ignorar, fue rescatada gracias a la cooperación con universidades y fundaciones norteamericanas, como Ford, MacArthur, Christopher Reynolds, ARCA. Sería difícil exagerar lo mucho que aquel encuentro trilateral contribuyó a revisar la historia de la Revolución, el conflicto con EEUU y las complejidades de nuestra relación con la URSS, que algunos todavía simplifican como un matrimonio de conveniencias o un error. Como se sabe, su contenido se transmitió íntegramente por televisión.

He mencionado en detalle la cooperación en torno a la Crisis de octubre solo como botón de muestra de estos intercambios, que rebasaron la academia y la cultura, y ayudaron a consolidar un nuevo sentido del momento histórico, en medio de los vientos contrarios del Periodo especial.

Ese estrecho intercambio a lo largo de cuarenta años encierra una lección de los dos lados. Los investigadores norteamericanos que han escrito los más lúcidos textos sobre la política exterior de Cuba, como Bill Leogrande, Peter Kornbluh, Jorge Domínguez, Philip Brenner, Wayne Smith, Julia Sweig, Piero Gleijeses, Lars Schoultz, Michael Erisman y otros que resultaría largo enumerar, han logrado descifrarla porque la han estudiado de cerca durante muchos años, y han podido intercambiar con los estudiosos del lado de acá, así como con sus actores, los diplomáticos y políticos que la han conducido a lo largo del tiempo. Como esa política exterior no se formula ni se aplica en una esfera ajena a la sociedad y a su contexto político, valores, mentalidades, creencias, relaciones sociales, ideas, contradicciones, entenderla exige también explicarlos. Si se ignoran, y se partiera de que todos los cubanos en el gobierno o el PCC piensan igual, y que la política está gobernada por un plan único y vertical, estructurado de arriba abajo, como un mecanismo de relojería, difícilmente se entendería, como tampoco los diferentes enfoques existentes entre los propios investigadores cubanos.

Dado que EEUU no es un objeto menos complejo, opaco y difícil de reconstruir en sus procesos políticos de fondo que Cuba, la lección de este lado resulta similar. Los estudios norteamericanos son un campo de investigación, igual que la dramaturgia, la ecología de las costas, la construcción civil, el uso de la artillería y los blindados en la guerra, o la realización cinematográfica. Sin familiarizarse con sus universidades y centros de investigación, participar en sus debates y la manera en que adquieren sus ideas, dialogar con su gente, vivenciar su way of life, resulta difícil entender cómo se forma su política.

La enorme masa de información que circula cada día sobre lo que está pasando, sin embargo, produce la impresión de que, en esa “sociedad abierta,” las claves de lo que ocurre están al alcance de la mano. Internet y las redes han venido a intensificar esa idea más bien simple sobre la lógica autoevidente que gobierna la política. Aun cuando las teorías de la conspiración tienen la intención de denunciar la cara oculta de la política, las razones por las que resultan tan populares reside en que son apenas el reverso de esta misma idea simple acerca del poder. Como demostrara en su momento C. Wright Mills, la elite del poder no responde a una ecuación lineal, y un plan único y vertical, estructurado de arriba abajo, como un mecanismo de relojería, sino a una matriz de intereses conflictivos. Sin esa visión, no se explica esa política, sus contradicciones y matices, ni se entienden el conflicto y la cooperación que las han marcado entre ambos lados.

Regresando a los puentes culturales y su dinámica, una breve ojeada al estado de las relaciones en los últimos años de Obama puede dar una idea precisa sobre su significado. Solo en 2016, apenas el segundo año del proceso de normalización, el flujo total de artistas e intelectuales de ambos lados alcanzó una cifra superior a cinco mil. Instituciones como los consejos de las Artes Plásticas, la Música, las Artes Escénicas, el ICAIC, el Instituto Superior de Arte, el Instituto Juan Marinello, entre otras, tuvieron un papel descollante. Aunque del lado norteamericano el peso principal lo tuvo el sector privado, las instituciones públicas tuvieron un perfil relativamente más alto que en el sector académico. Smithsonian Institution, Fundación Nacional para las Humanidades, el Kennedy Center para las Artes Escénicas, y hasta instancias de gobierno como el Departamento de Estado y sus programas culturales contaron con interlocutores institucionales de nuestro lado.

Incluso bajo el clima hostil de la administración Trump, ese intercambio cultural logró celebrar el Festival de las Artes de Cuba: Desde la Isla para el Mundo (8 mayo-3 de junio, 2018). Este evento, cuyas experiencias y descubrimientos recoge el reciente documental Unblocked. La gente del documental (Inti Herrera, 2020), abarcó una muestra de la diversidad de nuestra cultura en teatro, artes plásticas, cine, danza, música, con más de 400 artistas cubanos, la mitad residentes fuera de Cuba, y el auspicio oficial de una institución pública como el Kennedy Center, en el corazón de Washington D.C.

El mayor acercamiento entre lo mejor del arte norteamericano y lo mejor del arte cubano no solo ha tenido un efecto estimulante en nuestra producción cultural, y fortalecido la comunicación y compenetración entre ambas culturas, sino facilitado el entendimiento de la realidad cubana por los del Norte. La aceleración de ese interés, a una tasa de 40% de crecimiento de visitas de artistas e instituciones estadounidenses entre 2015-2016, convirtió al sector de la Cultura en el área más activa del entendimiento entre ambos lados, y a la política culural en una contribución mayor al progreso de esas relaciones.

Si un déficit ha tenido el intercambio cultural y académico, en términos generales, y especialmente en el periodo inicial del proceso de normalización, fue el desbalance. De allá vinieron la mayoría de los investigadores, los estudiantes matriculados en cursos aquí, y los participantes en festivales, eventos, congresos o talleres. A pesar de nuestra creciente participación en eventos como los congresos de LASA, la presencia de cubanos de aquí en eventos, programas de estudio posgraduado, impartición de docencia u otras formas de colaboración con instituciones culturales, académicas y de investigación de allá ha estado lejos de aprovechar los espacios abiertos.

Para concluir estas notas, quiero apoyarme en estas dos últimas observaciones, y comentar una lección aprendida en China. Investigando su proceso de normalización con EEUU, le pregunté al director de un centro de estudios estratégicos en una de las principales universidades de Beijing, qué le recomendaría a los cubanos para conducir el nuestro de la mejor manera. Sin pensarlo mucho, me contestó: “Explicarles a ellos cómo es Cuba. Seguro que no la entienden. Aunque nunca vayan a estar de acuerdo con su sistema, si consigue que comprendan las razones de ustedes, habrá andado la mitad del camino”.

No le pregunté cuál era la otra mitad. Pero si se observa su política de intercambio educacional y cultural con EEUU desde los 80, se podrían extraer algunas lecciones. Numerosos chinos han ido a hacer carreras o estudios graduados en EEUU, así como a otros países de Occidente, en todos los campos. Los he encontrado como asistentes de profesores famosos en Harvard o entre mis mejores alumnos en la Universidad de Texas. La inmensa mayoría de los que fueron hace años volvió de regreso a China, y es común hallarlos hoy dirigiendo las principales instituciones de investigación y docencia, ejerciendo tareas de gobierno y de relaciones exteriores, o haciendo análisis en medios como la cadena de TV CGTN.

La barrera del idioma chino es un obstáculo formidable para cualquiera nacido del lado de acá, para no hablar de su música, artes escénicas, costumbres y tradiciones, impenetrables para muchos. Sin embargo, he visto largas colas en capitales de Occidente para conocer a los guerreros de terracota, esos antepasados del Ejército Popular Chino, el más numeroso del mundo y el tercero en poder de fuego. Aquellos viejos guerreros de la dinastía Qin han conquistado culturalmente a espectadores que pueden seguir creyendo en el “peligro amarillo,” como se decía en tiempos de la Guerra fría.

Aun sin ser experto en estudios norteamericanos, se puede comprender el significado político de esos intercambios culturales y académicos. La actuación de Buena Vista Social Club en la Casa Blanca o de los Van Van en un estadio de Miami, un partido de béisbol entre jugadores de los dos lados o el otorgamiento de un Grammy a los Muñequitos de Matanzas, para los cuales los norteamericanos no requieren traducción simultánea, representan una ganancia neta para Cuba. Estamos demasiado cerca, no solo en la geopolítica, sino en la intimidad de nuestras culturas e historias. En otras palabras, que esas afinidades, y esos puentes culturales y académicos, dotan a Cuba de recursos potenciales que los chinos no tienen.

No hay que poseer una bola de cristal para discernir que EEUU sigue queriendo, como hace 60 años, el fin del socialismo en Cuba. Ni hay que tener acceso a los pasillos de la CIA para convencerse de que, si ellos espían y tratan de aprovechar todo lo que puedan a sus propios aliados, nos siguen teniendo en su plan de trabajo. Para enfrentar ese desafío a lo largo de seis décadas, el estado cubano ha desarrollado, además de un eficaz aparato de seguridad y defensa, lo que los clásicos de la doctrina militar han llamado una gran estrategia. Se trata de la capacidad para poner en función de la defensa no solo los medios militares materiales, sino como señala Lidell Hart, todos los recursos de la nación para alcanzar su objetivo político fundamental, mediante una efectiva diplomacia, política informativa, y todo lo que genere alianzas, domésticas a internacionales, incluyendo a actores del lado de allá, en campos como la cultura, la educación, la ciencia.

A escasos días del inicio de la normalización, hace ahora cinco años, comenté en estas mismas páginas que el inicio de esta nueva era podía representar una ganancia para ambos lados. Para nosotros, minimizar los costos de un conflicto que se alarga desde 1959; para ellos, renunciar a una política de fuerza estéril, en favor del diálogo político, y en beneficio de diversas áreas y actores, incluyendo los propios cubanoamericanos. También apuntaba que confundir los réditos de la pipa de la paz con los de un acto de contrición ideológica de alguna de las partes desnaturalizaba el significado histórico y político de este cambio.

Solo agregaría ahora que mantener el proceso iniciado en 2014 y profundizarlo, en las actuales y más complicadas circunstancias, requiere una clara autoconciencia de nuestras fortalezas y debilidades. Ellos tienen su fuerza económica y militar; nosotros la de nuestra cultura nacional, nada inferior a la de EEUU. Temer ese encuentro sería como no haberlo comprendido.

Cubadebate




Fuente: Lahaine.org