July 16, 2021
De parte de Indymedia Argentina
156 puntos de vista


Las protestas en Cuba desataron un r铆o revuelto medi谩tico. Entre el domingo y el mi茅rcoles, seg煤n las tendencias en redes, Ra煤l Castro huy贸 a Caracas, Camag眉ey fue declarada como el 鈥減rimer territorio liberado鈥, el viceministro de Interior, Jes煤s Manuel Bur贸n, renunci贸, barcos con cubanos a bordo estuvieron por zarpar desde Miami de regreso a la isla, y en el canal de un youtuber cubano se afirm贸, en una transmisi贸n ininterrumpida de 12 horas, que grupos de venezolanos se estaban alistando para ir a reprimir a Cuba. Todas noticias falsas.

El despliegue comunicacional hasta el aturdimiento iniciado el domingo estuvo antecedido por una campa帽a instalada con anterioridad. La tendencia #SOSCuba, los mensajes de artistas y el pedido de corredor humanitario llevaban varios d铆as posicionados, a trav茅s de una ya habitual ingenier铆a de redes sociales. A eso se sumaron noticias falsas transmitidas por medios y organizaciones, como Article 19, de M茅xico, que difundi贸 la imagen de una movilizaci贸n de Egipto como si fuera de Cuba.

Las protestas se iniciaron en el marco de un escenario medi谩tico pre-instalado. Su existencia forma parte de las explicaciones de las protestas que comenzaron el domingo en el marco de una situaci贸n econ贸mica que, como explic贸 el gobierno presidido por Miguel D铆az-Canel, est谩 en un punto muy dif铆cil, producto del bloqueo econ贸mico estadounidense con sus consecuencias en la transversalidad de la econom铆a, la falta de turismo y de remesas, la pandemia, la presi贸n sobre el sistema hospitalario. Un escenario atravesado, en simult谩neo, por un proceso de transformaciones econ贸micas internas avanzadas recientemente.

El impacto sobre la mayor铆a de la poblaci贸n ha significado cortes de luz, desabastecimiento de alimentos, de medicamentos, con, en consecuencia, largas colas. Quien haya vivido ese tipo de cotidianeidad sabe la presi贸n que significa sobre  personas y hogares. Una acumulaci贸n de tensiones, frustraciones y agotamientos, susceptibles de detonar entremezcl谩ndose con reclamos pol铆ticos, agendas dise帽adas, haciendo m谩s compleja a煤n la situaci贸n. Esa detonaci贸n, como parte de una ecuaci贸n de bloqueo, campa帽a medi谩tica, problemas acumulados, y necesidades concretas, finalmente ocurri贸 el domingo, disminuyendo progresivamente a partir de ah铆.

Trincheras

En el r铆o revuelto resulta dif铆cil leer con precisi贸n. En el caso de Cuba existen, adem谩s, las trincheras pol铆ticas, con la reafirmaci贸n de la defensa de la revoluci贸n o el despliegue de narrativa anti-comunista en clave de las actuales derechas. En ese contexto las protestas fueron, a veces, reducidas a una operaci贸n estadounidense negando err贸neamente toda legitimidad a las demandas. Por otro lado, los hechos fueron maximizados, negando la existencia del bloqueo, as铆 como el apoyo popular a la revoluci贸n dentro de la isla.

Resulta dif铆cil saber c贸mo evolucionar谩 el escenario, en particular dentro de los pliegues de la sociedad, donde se movilizaron sectores heterog茅neos. Una de las variables ser谩 la estrategia de respuesta pol铆tica del gobierno, del partido, as铆 como sus propias posibilidades materiales limitadas en el marco del bloqueo rechazado por 184 pa铆ses en Naciones Unidas en el mes junio. Por el momento el cerco econ贸mico ha continuado bajo Joe Biden, siguiendo las mismas coordenadas que las impuestas por la administraci贸n de Donald Trump, en el marco de una estrategia hacia Cuba que parece estar, justamente, atravesada por presiones entre diferentes posiciones.

Por un lado, el eje republicano ha escalado en su habitual exigencia pol铆tica de m谩xima presi贸n, encarnada, por ejemplo, en Marco Rubio, hasta llegar a las declaraciones del alcalde de Miami, Francis Su谩rez, quien afirm贸 que 鈥渄eber铆a considerarse una coalici贸n de posibles acciones militares en Cuba鈥. Por el otro lado, dem贸crata, Gregory Meeks, presidente del Comit茅 de Exteriores de la C谩mara Baja, hizo 鈥渦n llamado al presidente Biden para que ayude a aliviar el sufrimiento en Cuba rescindiendo las sanciones de la era Trump鈥. La posici贸n de Meeks representa una parte del partido dem贸crata, tensionado por sectores conservadores, como el que representa Bob Men茅ndez, presidente de relaciones exteriores del Senado, o el comit茅 del partido en La Florida que el martes pidi贸 鈥渟anciones adicionales鈥.

La pol铆tica actual hacia Am茅rica Latina se encuentra en un proceso que parece de reajuste, expresado por diferentes posicionamientos. As铆, por ejemplo, la administraci贸n no apoy贸 el llamado a golpe en Per煤 para impedir el triunfo de Pedro Castillo, mantiene un juego a doble banda en Venezuela, y despliega hombres claves en zonas claves, como el jefe de la CIA, Joseph Burns, en Colombia y Brasil. 驴Qu茅 posici贸n tomar谩 finalmente la administraci贸n ante Cuba? Ser谩 un punto determinante para la evoluci贸n econ贸mica-pol铆tica en la situaci贸n en la isla, con una nueva direcci贸n que se enfrenta a una crisis compleja, en un proceso con reservas pol铆ticas que suelen ser subestimadas desde fuera.




Fuente: Argentina.indymedia.org