August 4, 2021
De parte de La Haine
236 puntos de vista


No podemos aferrarnos a viejos conceptos y debemos poner en pr谩ctica el legado de Fidel cuando nos indic贸 鈥渃ambiar todo lo que debe ser cambiado鈥

Sin lugar a dudas, este es el momento hist贸rico m谩s complejo por el cual haya atravesado la Revoluci贸n cubana. La escalada de agresi贸n de EEUU a Cuba, representada en el mantenimiento de las medidas econ贸micas y pol铆ticas establecidas por el gobierno de Donald Trump, sumada a nuevas iniciativas de la actual Administraci贸n Biden, ha logrado da帽ar y afectar severamente la sobrevivencia de nuestra poblaci贸n, circunstancia aprovechada por la CIA y sus cofrades externos e internos para intentar derrocar al gobierno cubano.

No excluimos para nada nuestros errores. Ellos de alguna manera han coadyuvado a tales empe帽os, pues desde hace algunos a帽os, tal y como hab铆a sido analizado en los 煤ltimos congresos del Partido, se hac铆an imprescindibles reformas urgentes para salvar y sanear la econom铆a, incrementar el nivel de vida de la poblaci贸n y enfrentar la agresi贸n pol铆tico ideol贸gica que en campa帽a descomunal, el enemigo a trav茅s de sus m煤ltiples medios, especialmente las redes sociales, ven铆a desarrollando.

La batalla se generaliz贸, se incrementaron las acciones enemigas, que a trav茅s de sus agentes internos, quiz谩s confundidos con el malestar existente por las escaseces y carencias de todo tipo que sufre nuestro pueblo, consideraron que habia llegado el momento del golpe final, para destruir la obra revolucionaria.

Estaban equivocados. El pueblo revolucionario respondi贸 en unidad martiana a los que pretend铆an apagar el fuego, que en antorcha ol铆mpica ha guiado el camino de los cubanos durante m谩s de seis d茅cadas y ha servido de ejemplo al continente y a otros muchos pueblos del mundo.

El combate contra la pandemia, la exitosa obtenci贸n de cinco candidatos vacunales contra la misma, con los cuales hoy se inocula nuestra poblaci贸n, las medidas sanitarias en marcha, unido a otras acciones en el terreno econ贸mico que progresivamente destraban las fuerzas productivas, evidencian un cambio, lento, es verdad, pero, como todo esfuerzo contra viejos vicios y valladares burocr谩ticos, han abierto un camino de luz y esperanza.

Brigadas de trabajadores sociales, integrados por estudiantes de ciencias sociales y jur铆dicas inician actividades para conocer de primera mano las necesidades y padecimientos de barrios marginales, en los cuales las medidas socioecon贸micas y revolucionarias han sido limitadas, o insuficientes. La iniciativa es vital, pues no solo posibilita constatar dificultades y carencias, sino enmendar errores y tomar medidas, distribuir mejor y sobre todo, explicar y difundir nuestras ideas, el proyecto revolucionario, el ideario fidelista.

La inversi贸n extranjera abri贸 sus puertas en un ejercicio revolucionario a extranjeros y a cubanos no residentes en el pa铆s. Se han tomado decisiones importantes en la liberaci贸n de precios para los mercados agropecuarios, lo cual supone riesgos, pero tambi茅n resultados. No podemos aferrarnos a viejos conceptos y debemos poner en pr谩ctica el legado de Fidel cuando nos indic贸 鈥渃ambiar todo lo que debe ser cambiado鈥.

Las organizaciones de masas, en particular los Comit茅s de Defensa de la Revoluci贸n, se proyectan en dos tareas fundamentales: la lucha contra la pandemia y el conocimiento de la problem谩tica de la poblaci贸n en barrios y comunidades, no solo para su comprensi贸n sino para conjuntamente con las autoridades locales buscar las soluciones necesarias.

La prensa difunde e investiga, y ha iniciado un saludable ejercicio de cr铆tica e informaci贸n de los problemas y conflictos sociales y econ贸micos arrebatando al enemigo la iniciativa en este importante campo, aunque todav铆a exista un toque de triunfalismo en algunas de sus entregas, confiados en que la burocracia no trate de impedir y frustrar el esfuerzo.

Diariamente observamos por los medios de difusi贸n, a nuestros dirigentes, encabezados por el presidente Miguel D铆az-Canel en la brega, ya sea en el trabajo voluntario, reuniones exigiendo resultados a los organismos de la administraci贸n del estado, en la lucha contra la pandemia o en la b煤squeda de soluciones que destraben las fuerzas productivas.

Nuestros m茅dicos y personal de salud, unido a los estudiantes de las m谩s diversas disciplinas, participan denodadamente en el combate contra la COVID-19, proyectando un extraordinario paradigma de virtud, desinter茅s y solidaridad, que puede ser ejemplo a otros pueblos.

En el campo internacional, la vital alocuci贸n del presidente mexicano Andr茅s Manuel L贸pez Obrador exhortando a la ayuda al pueblo cubano y su iniciativa de enviar donaciones a la Isla, complement贸 la invaluable ayuda del pueblo ruso y su presidente Vladimir Putin. Bolivia y la Nicaragua sandinista se han sumado solidarias a este empe帽o de ayudar con 鈥渓o poco que tienen鈥, mientras que la maniobra pol铆tica norteamericana de utilizar a la OEA para condenar a Cuba por supuestas y no probada represiones, ha fracasado, a pesar de haber sumado al lacayo europeo. Las recientes palabras del presidente argentino Alberto Fern谩ndez condenando el bloqueo contra Cuba y Venezuela y a la OEA como un instrumento inservible, deviene en l谩pida mortuoria a este engendro, que hace ya tiempo, Cuba calificara como 鈥渕inisterio de colonias鈥.

La operaci贸n urdida en Washington por la mafia de Miami, sus congresistas, la OEA, la Uni贸n Europea y la ultrareaccionaria derecha norteamericana e internacional comienza a ser derrotada y, aunque quede a煤n mucho por andar y obst谩culos por vencer, considero que vamos por el camino correcto.

Al calor de la batalla de ideas a la cual Fidel un d铆a nos convoc贸, deseo realizar algunas reflexiones personales, con el margen de error que ellas pueden conllevar, pero con la honestidad de un veterano militante revolucionario.

El camino por recorrer en las circunstancias actuales es complejo y escabroso. Se ha hecho evidente la necesidad de que los organismos de la administraci贸n central y las organizaciones sociales y de masas sean m谩s proactivos, busquen y propongan soluciones novedosas, audaces, que posibiliten avanzar y profundizar m谩s, en este rumbo: 鈥de todo lo que deba ser cambiado鈥.

Es necesario profundizar en la cr铆tica de los errores cometidos, analizar sus causas y consecuencias, p煤blicamente, sin temores o dudas, pues nuestro pueblo es sabio y nos comprender谩. No hacerlo implica un error mayor y posibilita al enemigo que los utilice para enga帽ar y manipular a sectores de la poblaci贸n con sus consignas y mentiras que en catarata interminable difunden por las redes sociales.

El Partido debe analizar sus conceptos organizativos. Considerar que la militancia no debe concentrarse en la superestructura, solo en aquellas instituciones u organismos en los que por su importancia econ贸mica, cient铆fica o social, sea necesario, y bajar el resto de su militancia a la base, a la comunidad, pues es all铆 donde el comunista habita y donde debe ser ejemplo y hay que combatir, explicar, persuadir, conocer lo que piensa la poblaci贸n y en su caso, buscar soluciones a las dificultades y problemas existentes.

El trabajo pol铆tico ideol贸gico es el resultado directo de la confrontaci贸n de ideas, conceptos, criterios y no precisamente de participaci贸n en c铆rculos de estudios o lecturas de documentos y discursos, aunque ellos ayuden. Las organizaciones de base, los militantes, deben y tienen que defender las ideas revolucionarias all铆 donde se presente la oportunidad y cada cual lo har谩 en la medida de sus posibilidades, que se enriquecer谩 progresivamente en los debates e intercambios de las ideas.

Y para el final. Escuchando en el NTV al presidente D铆az-Canel conversando y felicitando a nuestros atletas ol铆mpicos, reflexionando en sus alentadoras palabras y evocando la actitud del boxeador Julio C茅sar la Cruz al triunfar en su combate y proclamar desde el ring de boxeo, 鈥淧atria o Muerte 隆Venceremos!鈥, me convenzo una vez m谩s, que este pueblo y esta Revoluci贸n son indestructibles, solo hay que actuar, luchar por nuestras ideas, por el socialismo, en la defensa de la obra revolucionaria de m谩s de 60 a帽os, en honor a los m谩rtires de la patria, a las victorias obtenidas frente al imperio m谩s poderoso y cruel del mundo y repetir una vez m谩s, recordando a Fidel: 隆Aqu铆 no se rinde nadie! La orden de combate est谩 dada. Patria o Muerte 隆Venceremos!

Cuba en Resumen




Fuente: Lahaine.org