October 12, 2021
De parte de Lobo Suelto
181 puntos de vista


Entran a escena como robots, la mano acompasada en el pubis y una forma de caminar id茅ntica hacen de estxs ciberborg una expresi贸n descolocada de la peste. Es que si bien La trampa del para铆so perdido es una propuesta anterior a los tiempos pand茅micos queda claro que es en el cuerpo, en la manera de inscribirse en el espacio a trav茅s de los movimientos, de donde surge el lenguaje m谩s adecuado para referirse a esta 茅poca.

Las formas de la m谩quina invaden lo humano, especialmente a partir de la copia. Los cuerpos podr铆an ser iguales en esta propuesta de Patricio Su谩rez y Rhea Volij. No se trata solo de una ambig眉edad de g茅neros sino de una performance que ya lo ha unificado todo. De hecho la puesta podr铆a leerse como un momento de sutil rebeli贸n, donde las tres int茅rpretes intentan desmarcarse de una coreograf铆a que las gobierna m谩s all谩 de su voluntad, como si en cada gesto, en cada desplazamiento existiera una carga de sentido que descarta el uso de las palabras.

El c贸digo que inspira esta obra se basa en la danza Butoh. Las artes esc茅nicas orientales est谩n cargadas de un nivel de codificaci贸n extremo. Todo es simb贸lico en ellas, desde el vestuario y el maquillaje hasta la gestiualidad. Si hay procedimientos que pueden narrar el estado de un cuerpo en esta era pand茅mica habr谩 que ir a buscarlos en esta est茅tica creada por Tatsumi Hijikata y Kazuo Onho en los a帽os cincuenta en Jap贸n. Los espasmos que La trampa del para铆so perdido se convierten casi en un elemento estructurante, esa imagen que recuerda a los poemas de Alejandra Pizarnik donde se mencionaban a 鈥渞obots copulando鈥, esa soledad de los cuerpos habitados por temblores y agitaciones de una sexualidad autom谩tica buscaban pensar al cuerpo en una cercan铆a con lo animal. 

En el trabajo de Su谩rez y Volij estas ideas dialogan con una serie de textos de autoras como Donna Haraway, m谩s precisamente en la lectura de Manifiesto cyborg o en su libro Seguir con el problema donde la historiadora norteamericana identifica en los bichos, en los seres invisibles a los nuevos sujetos pol铆ticos, los verdaderos due帽os de la realidad, los que determinan los hechos

驴D贸nde queda lo humano cuando un virus consigue dirigir las decisiones econ贸micas y pol铆ticas de todo el planeta? Lo irracional y lo inconsciente, esa corporalidad del alma a la que apelaba Kazuo Onho se une a la teorizaci贸n de autores que intentan bajarle el volumen a lo humano, como el fil贸sofo ingl茅s Timothy Morton y que consideran que los objetos tienen agencia. De hecho los cuerpos de las tres int茅rpretes Popi Cabrera, Malena Giaquinta y Volij por momentos parecen cosas, androides o animales y el pasaje entre una y otra especie no se muestra abrupto sino perfectamente factible, como si esta obra fuera m谩s realista que el m谩s mim茅tico de los costumbrismos. Ese retroceso de la condici贸n humana que habitaba en los creadores del Butoh ten铆a como referencia la bomba de Hiroshima y lo que hab铆a ocurrido con los cuerpos despu茅s de esa masacre. 

Si las artes esc茅nicas deber谩n ser otras a partir de la pandemia, lo que est谩n se帽alando Su谩rez y Volij es que el cambio tiene que estar en los cuerpos, en la impronta con que se presentan en escena, en su visualizaci贸n y percepci贸n. La suciedad, la piel rota por ese maquillaje de Silvia Zavaglia que se sale y se borra, que se desmarca. La transpiraci贸n y hasta una afectaci贸n extrema que el propio ejercicio del movimiento provoca, descompaginan el cuadro, la composici贸n, la narrativa. Todo es consumido por un caos que no se sabe donde est谩, que podr铆a venir de esa m煤sica apocal铆ptica compuesta por Su谩rez.

La noci贸n de para铆so aqu铆 se parece a un lugar de indefensi贸n, a la intemperie de la tierra arrasada, a la perspectiva de que lo humano o lo animal tengan que surgir de nuevo y a una alianza dolorosa, a una herida que la tecnolog铆a dej贸 en cada anatom铆a. Una subjetividad ya entregada a las cosas o una sublevaci贸n del universo no humano sobre nuestra materia.

La trampa del para铆so perdido se presenta los viernes a las 21 en Espacio Callej贸n.




Fuente: Lobosuelto.com