January 27, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
127 puntos de vista


Aunque el ministro de Defensa de Turquía parece estar satisfecho con el resultado de su reciente visita a Bagdad y Erbil, existen varios impedimentos a las demandas de seguridad de Turquía.

En la reciente visita del ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, a Irak se han producido numerosos acuerdos verbales sobre una serie de cuestiones que Ankara comparte con el gobierno central iraquí y el Gobierno Regional del Kurdistán (KRG). Sin embargo, está por ver si estos acuerdos se traducen en medidas concretas.

Tras la visita del primer ministro iraquí, Mustafa al-Kadhimi, a Turquía el 17 de diciembre, Akar realizó una visita de alto nivel a Bagdad y al Kurdistán iraquí el 18-20 de enero. Le acompañó una amplia delegación turca, incluido el jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas turcas, Yasar Guler. En Bagdad, la delegación encabezada por Akar se reunió con el ministro de Defensa y el ministro del Interior iraquíes, junto con el presidente Barham Salih y Kadhimi. En Erbil, Akar se reunió por separado con el presidente del Gobierno Regional del Kurdistán, Nechirvan Barzani, el primer ministro Masrour Barzani y el ex presidente Massoud Barzani, que también es líder del Partido Democrático del Kurdistán (PDK), la fuerza política dominante en el Kurdistán iraquí. La delegación también visitó la oficina del Frente Turcomano Iraquí en Erbil.

Las ocho reuniones y el recibimiento de alto nivel indican la importancia que la parte iraquí concedió a la visita, teniendo en cuenta la frialdad con que las autoridades iraquíes recibieron al ministro de Defensa turco hace sólo unos meses. La anterior visita de Akar a Irak, prevista para agosto del año pasado, se canceló después de que un ataque turco con un dron matara a dos guardias fronterizos iraquíes en la zona de Sidekhan ese mismo mes, como parte de las operaciones militares turcas en curso contra los miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) asentados en el norte de Irak. Turquía y gran parte de las potencias occidentales, incluido Estados Unidos, consideran al PKK una organización terrorista.

La primera señal de ruptura del hielo se produjo con la visita de Kadhimi a Ankara el mes pasado, a la que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan cursó nada menos que cuatro invitaciones. La visita de seguimiento de Akar ha impulsado aún más las expectativas de que los dos países estaban dispuestos a resolver sus diferencias.

Durante la visita de Kadhimi, las partes discutieron una amplia gama de asuntos bilaterales, incluyendo el fortalecimiento de la cooperación en materia de seguridad contra el PKK, la eliminación de los militantes del PKK de Sinjar y Makhmour, la apertura de un segundo paso fronterizo entre los dos países, la reconstrucción de una carretera principal que une Mosul a este paso en un intento de establecer una zona de amortiguación entre las regiones de Irak basadas en el PKK y la región de Siria bajo el control de los grupos kurdos, la reapertura de un oleoducto desde Kirkuk hasta la costa mediterránea de Turquía, la puesta en marcha de proyectos conjuntos de modernización para resolver el problema crónico del reparto del agua entre los dos vecinos y el desarrollo de proyectos de reconstrucción que estaba previsto financiar mediante una promesa turca de 5.000 millones de dólares para la reconstrucción de Irak.

La visita de Akar, que se produjo sólo unos días antes de la toma de posesión del presidente estadounidense Joe Biden, se centró principalmente en cuestiones de seguridad. La visita tenía como objetivo aprovechar el impulso generado por la visita de Kadhimi para frenar las objeciones iraquíes contra las operaciones militares turcas contra el PKK, y forzar a Bagdad y Erbil a maximizar su cooperación en este frente antes de que la nueva administración estadounidense entre en el cálculo. Debilitados por el triángulo Bagdad, Teherán y Ankara, los kurdos iraquíes esperan encontrar un espacio para respirar bajo las políticas de la nueva administración estadounidense. Del mismo modo, las Fuerzas Democráticas Sirias kurdas también esperan que el enfoque estadounidense frene la agresión turca en Siria.

¿Significarán las reuniones de alto nivel que Akar celebró en Bagdad y Erbil pasos concretos a favor de Turquía?

Según Akar, ambas partes están casi en sintonía en la mayoría de las cuestiones bilaterales, especialmente en el frente de la seguridad. «Nos hemos puesto de acuerdo en muchos temas», dijo Akar durante una conferencia de prensa en el Consulado de Turquía en Erbil. «Las conversaciones mutuas entre las dos delegaciones continuarán. Creo que éstas darán pronto resultados positivos sobre el terreno», señaló. Subrayó que la voluntad de las autoridades kurdas iraquíes de cooperar con Turquía en la lucha contra el PKK «es muy significativa» para Turquía.

Además, dijo que ambas partes discutieron la aplicación de un acuerdo de seguridad entre Erbil y Bagdad que Turquía espera que conduzca a la eliminación de los militantes del PKK de la región de Sinjar. Según Akar, los militantes del PKK «serán retirados pronto de la región mediante medidas que se tomarán en un futuro próximo.»

«Hemos expresado repetidamente que nuestra lucha [contra el PKK] continuará hasta que el último terrorista sea eliminado», añadió Akar, resumiendo así las expectativas de Turquía de la visita.

Sin embargo, a pesar de la determinación de Turquía de luchar contra el PKK desde las montañas de Qandil, en la frontera iraquí-iraní, hasta la frontera occidental siria, el consenso verbal entre las autoridades turcas e iraquíes no se ha traducido hasta ahora en logros concretos sobre el terreno y es poco probable que produzca resultados en un futuro próximo. Esto significa que el enfoque militar de Turquía de buscar una solución a su arraigado problema kurdo, que dura décadas, mediante operaciones transfronterizas en los países vecinos, seguirá estropeando los proyectos conjuntos entre ambos países.

La presencia del PKK en la región de Sinjar fue el punto central de la visita de Akar, según fuentes de Bagdad y Erbil que tienen conocimiento de la visita. En consecuencia, Turquía midió la reacción de Bagdad para establecer nuevos puestos de control militar al oeste de Mosul con el fin de obligar a los miembros del PKK a abandonar Sinjar. Sin embargo, el gran número de puestos de control turcos, en particular la presencia militar turca en la base militar de Bashiqa, cerca de Mosul, ya es un punto de discordia entre Ankara y Bagdad, y la parte iraquí ha protestado en dos ocasiones por la negativa de Turquía a retirar sus fuerzas de Bashiqa. La perspectiva de un permiso para nuevos puestos de control parece muy poco probable en estas circunstancias.

El acuerdo sobre Sinjar entre Bagdad y Erbil, que prevé el despliegue de fuerzas del gobierno central en la región, tampoco ha dado los resultados deseados por Turquía. Ankara considera a las Unidades de Resistencia de Sinjar (YBS) locales como una filial del PKK y pide su disolución, mientras que Bagdad quiere integrar a las YBS en las Unidades de Movilización Popular (PMU) para evitar un posible enfrentamiento militar.

Además, las facciones proiraníes de la PMU que tienen influencia en las zonas en las que Turquía quiere establecer nuevos puestos de control militar constituyen otro obstáculo ante la demanda turca. También hay bloques políticos de la oposición que se oponen a una mayor implicación de Turquía en Mosul y otras regiones iraquíes. La propuesta turca de un segundo paso fronterizo en Nínive ha sido archivada en parte debido a las objeciones de estos bloques que recelan del aumento de la influencia turca en la región predominantemente suní. La propuesta turca de evitar el Kurdistán iraquí para establecer vínculos comerciales directos entre Turquía y el gobierno central también tiene el potencial de perturbar los vínculos entre Erbil y Bagdad. Aunque Turquía ayuda al gobierno iraquí a contrarrestar la influencia iraní, Kadhimi no quiere arriesgar el apoyo de las principales fuerzas políticas de Irak antes de las elecciones generales de octubre.

La reticencia de Bagdad, por su parte, puede llevar a Turquía a dirigirse a las regiones controladas por el PDK para los nuevos puestos de control. Sin embargo, la proximidad de estas zonas al paso fronterizo Semalka-Fishkhabour -el único enlace que conecta el noreste de Siria, controlado por los kurdos, con las rutas comerciales extranjeras a través del Kurdistán iraquí- se erige como un importante impedimento ante este plan. Durante la operación militar de 2012 de Turquía contra los grupos kurdos en el noreste de Siria, Estados Unidos impidió que Turquía tuviera bases cerca del cruce de Semalka-Fishkhabour, temiendo que las intervenciones turcas pudieran cortar la única línea de vida que tienen los kurdos sirios. Probablemente, Erbil no estaría a favor de la idea por preocupaciones similares.

En cuanto a las exigencias de Turquía sobre el campo de Makhmour, una zona que alberga un campo de refugiados que acoge a más de 12.000 kurdos que huyeron de Turquía en la década de 1990, las fuentes kurdas iraquíes creen que Bagdad podría optar por dispersar el campo concediendo la ciudadanía iraquí a sus residentes.

Las fuentes creen que, aunque la familia Barzani está deseosa de impulsar la cooperación con Ankara, no quiere verse arrastrada al conflicto entre Turquía y el PKK.

Los enfrentamientos mortales entre militantes del PKK y fuerzas peshmerga el 13 de diciembre en Gare han servido de amarga advertencia para el PDK contra una posible lucha intrakurda. La región se alarmó ante el espectro de otro fratricidio similar al derramamiento de sangre intrakurdo de la década de 1990. El incidente provocó llamamientos a la moderación por parte de intelectuales y políticos. Los enfrentamientos directos entre el PKK y las fuerzas peshmerga del PDK amenazan también los lazos entre el PDK y su socio de coalición, la Unión Patriótica del Kurdistán, con sede en Sulaymaniyah, principal rival político del PDK que ha mantenido mejores relaciones con el PKK. Una posible escalada puede llevar a la división de la región entre Sulaymaniyah y Erbil.

Además, tanto Bagdad como Erbil probablemente querrán ver el alcance del cambio que la administración de Biden traerá sobre el terreno antes de ceder a cualquier demanda turca.

Fuente: Al-Monitor – Fehim Tastekin

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org