July 15, 2021
De parte de Terraindomite
236 puntos de vista


En 2013, el portal de internet de Moderna Therapeutics, la empresa pionera en la tecnolog铆a de terapia ARNm, anunci贸 que:

la Agencia de Proyectos de Investigaci贸n Avanzada de Defensa (DARPA) concedi贸 a la empresa hasta 25 millones de d贸lares para investigar y desarrollar su plataforma de terapia ARNm como forma r谩pida y fiable de fabricar f谩rmacos productores de anticuerpos para protegerse contra una amplia gama de enfermedades infecciosas emergentes conocidas y desconocidas y amenazas biol贸gicas de ingenier铆a.鈥 [1]

En 2013, un Tribunal estadounidense dictamin贸 que la modificaci贸n del genoma humano mediante una inyecci贸n de ARNm crea un nuevo genoma que puede patentarse y ser propiedad del titular de la patente [2].

En 2020, Moderna Therapeutics declar贸 ante la Comisi贸n de Bolsa y Valores鈥嬧 de los Estados Unidos que 鈥渓a FDA considera la tecnolog铆a ARNm como un Producto de terapia g茅nica鈥 [3].

Como advierte la prestigiosa Red Voltaire [4], por chocante que parezca, la trama de la fuga del laboratorio de Wuhan y los Fauci Mails, si bien son reveladores, en realidad 鈥渘o prueban que el laboratorio de 鈥嶹uhan haya estado implicado en el inicio de la epidemia de Covid-19鈥:

En cambio, el laboratorio militar estadounidense de Fort Detrick fue responsable de la producci贸n 鈥巇e las esporas de 谩ntrax enviadas por v铆a postal a varios pol铆ticos y medios de prensa 鈥巈n Estados Unidos despu茅s de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Ese laboratorio 鈥巈stadounidense realiza investigaciones consideradas ilegales en Estados Unidos y dispone de 鈥巚arias dependencias fuera de ese pa铆s, como el Richard Lugar Center for Public Health Research, en 鈥嶨eorgia. 鈥嶦n el verano de 2019, el laboratorio militar estadounidense de Fort Detrick fue cerrado 鈥巘emporalmente por orden del Center for Disease Control and Prevention (CDC, la autoridad 鈥巗anitaria estadounidense a cargo del control y prevenci贸n de enfermedades). Posteriormente, en 鈥巇iciembre de 2019, una misteriosa infecci贸n respiratoria apareci贸 entre los vecinos de 鈥Fort Detrick鈥 precisamente al mismo tiempo que aparec铆a el Covid-19 en Wuhan. [Por ello] la Rep煤blica Popular China ha iniciado una campa帽a medi谩tica para obtener informaci贸n sobre las 鈥巃ctividades del laboratorio militar estadounidense de Fort Detrick.鈥庘

La historia ense帽a que la maquiav茅lica estrategia imperial del orden a trav茅s del caos se basa en la creaci贸n de un problema 鈥攑or ejemplo, un pat贸geno鈥 que le permita a un imperio implantar objetivos definidos antes de la creaci贸n del problema 鈥攑or ejemplo, aplicar una vacuna con terapia g茅nica incluida y reducir la poblaci贸n mundial. Mientras tanto, para dirigir la atenci贸n hacia afuera y evitar un conflicto interno, el imperio debe culpar a un enemigo geoestrat茅gico 鈥攑or ejemplo, China鈥 y buscar enfrentarlo en el exterior [5].

 Pero esta historia de amor entre Moderna y DARPA no queda aqu铆, uno de los motivos para prolongar esta pandemia indecentemente ha sido la rehabilitaci贸n del buen nombre de la terapia g茅nica, que fue repudiada hace 20 a帽os por su letalidad. No es casualidad que la mayor parte de las vacunas que se han puesto en marcha en occidente, sean de esa misma factura, porque tienen el apoyo financiero del ej茅rcito de Estados Unidos, lo mismo que Moderna, una empresa creada ex novo con ese mismo fin.

Proyecto Dart

Hablar de Moderna es lo mismo, como hemos visto, que hablar del Pent谩gono. Tras varias subvenciones a lo largo de los a帽os, ahora la colaboraci贸n es aun m谩s estrecha, pues ambos se han embarcado en el Proyecto Dart o Tecnolog铆a de ARN Acelerada Desplegable. Un equipo de 15 cient铆ficos del centro de investigaci贸n de Moderna en Norwood, Massachusetts, lleva unos meses trabajando con el Pent谩gono para miniaturizar la producci贸n de vacunas de ARNm.

En el mercado actual los remedios van por delante de las enfermedades. No conocemos la pr贸xima pandemia, pero ya est谩n trabajando para adelantarse a los acontecimientos. Habr谩 pandemia y tendremos una vacuna preparada.

Seguir谩 el modelo de la comida r谩pida: tenemos un amplio men煤 de f谩rmacos contra cualquier enfermedad que a Usted le diagnostiquen y se lo servimos a domicilio por mensajer铆a casi instant谩nea. El propio trabajador de reparto le pondr谩 la inyecci贸n intravenosa, sin coste adicional.

Las unidades experimentales Dart se est谩n dise帽ando para que el proceso de fabricaci贸n quepa en un cubo de dos metros y produzca 500 dosis de una vacuna contra pr谩cticamente cualquier virus. Solo hay que introducir el c贸digo gen茅tico del bicho que se quiere aniquilar, y si a煤n no se conoce el c贸digo gen茅tico, no se preocupe: se lo inventan con un ordenador y una base de datos que nadie de d贸nde ha salido.

Antes una vacuna tardaba ocho a帽os en fabricarse; con el coronavirus hemos pasado ya a ocho meses, seg煤n dicen, porque parece que ya estaban preparadas de antemano. La comida r谩pida no espera a que Usted tenga hambre. El repartidor ya tiene la pizza de aceitunas en su bicicleta antes de que Usted llame por tel茅fono.

Las f谩bricas de vacunas ser铆an muy simples y se podr铆an dispersar por todo el mundo para llevar vacunas en cuanto un 鈥渆xperto鈥 detecte un virus en las aguas fecales de una alcantarilla, o una depuradora, o en los retretes de un bar. Los rastreadores de virus ser谩n un nuevo y prometedor oficio para hurgar en los excrementos y las meadas, en busca de los malvados virus que dejan los usuarios de los inodoros.

Moderna anunci贸 el proyecto en octubre y cuenta con una financiaci贸n del Pent谩gono de 47 millones de euros. La m谩quina Dart es un robot que genera una plantilla de ADN de longitud completa en un proceso sin c茅lulas. El ARN mensajero, que constituye la columna vertebral de la vacuna, se fabrica a partir de este ADN.

Esta farmacia militar es capaz de fabricar vacunas en cadena, como quien fabrica zapatos, pero el ej茅rcito de Estados Unidos no est谩 solo porque la competencia capitalista es descarnada. El desarrollador de vacunas alem谩n CureVac trabaja con una filial de Tesla para desarrollar lo que Elon Musk ha llamado 鈥渕icrof谩bricas de ARN鈥.

SQZ Biotech tambi茅n est谩 trabajando en c谩psulas de producci贸n de vacunas miniaturizadas.

El oscuro invierno: los juegos de guerra biol贸gicos nos robaron la libertad

Y es que, las vacunas, que ya han matado a m谩s de 27.000 personas y herido gravemente a m谩s de 1.600.000 son una parte m谩s de la guerra biol贸gica llevada a cabo por las grandes potencias, en particular EE.UU y sus laboratorios, farmac茅uticas y empresas de alta tecnolog铆a. Por ejemplo, muchos se han preguntado c贸mo pol铆ticas tan ineficaces y a la vez tan perjudiciales para la vida y las libertades de tantas personas se han puesto en marcha tan r谩pidamente, y aparentemente de forma casi global, en respuesta a la crisis de Covid. 

Parte de la respuesta la ha proporcionado una investigaci贸n del periodista y escritor alem谩n Paul Schreyer, quien hace un seguimiento de una serie de ejercicios de simulaci贸n de pandemia realizados al m谩s alto nivel durante muchos a帽os entre las naciones industriales m谩s influyentes de Occidente. 
Altos funcionarios estaban 鈥減reparados鈥 para responder como lo hicieron, una vez que la Organizaci贸n Mundial de la Salud declar贸 la propagaci贸n pand茅mica de un nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2, casi sin tener en cuenta la naturaleza del virus o el grado del da帽o que pod铆a causar. 

Esto ayuda a explicar c贸mo las opiniones de miles de m茅dicos, cient铆ficos y otras personas que han cuestionado el enfoque oficial de la pandemia, basado en el miedo, llegaron a ser ignoradas; en el caso de muchos cient铆ficos 鈥 antes aclamados 鈥 pese a su estatus de nuevos sacerdotes. Pero parece que la ciencia tambi茅n se tacha a s铆 misma de anti-cient铆fica cuando cuando se sale del patr贸n marcado por los nuevos gur煤s de la religi贸n cient铆fica.
Schreyer sostiene que las decisiones pol铆ticas durante la crisis no surgieron de la nada, sino que se derivaron de una 鈥済uerra contra los virus鈥 iniciada en la d茅cada de 1990, junto con la 鈥済uerra contra el terror鈥. 

Era como si hubiera que crear un nuevo enemigo, tras el fin de la 茅poca de la Guerra Fr铆a, en la que las superpotencias Rusia y Estados Unidos se enfrentaban con armamentos y presupuestos militares inmensos y potencialmente suicidas. 


鈥淢e estoy quedando sin villanos. Me estoy quedando sin demonios鈥, dijo el general Colin Powell en una entrevista a un peri贸dico en 1991. 鈥淢e quedan Castro y Kim Il-Sung鈥. En aquel momento era el militar de m谩s alto rango de Estados Unidos. 
En ese contexto comenz贸 la lucha contra el terror, incluidos los preparativos para combatir el armamento biol贸gico. Un atentado en 1993 contra el World Trade Centre de Nueva York, atribuido a terroristas islamistas, impuls贸 las demandas de que se siguiera utilizando el ej茅rcito estadounidense en el extranjero, y un ataque similar, aunque de origen misterioso, contra un edificio federal en Oklahoma City en 1995 reforz贸 los temores de un 鈥渆nemigo en la sombra鈥 dentro. 
Al mismo tiempo, se realizaban peligrosas investigaciones biol贸gicas en instalaciones estadounidenses, supuestamente destinadas a comprender mejor la amenaza que podr铆a suponer un Estado o un terrorista con un arsenal biol贸gico. 


El Coronel Dr. Robert Kadlec, Director de Programas de Biodefensa del Departamento de Seguridad Nacional, escribi贸 en un documento de estrategia del Pent谩gono de 1998

鈥淓l uso de armas biol贸gicas bajo la cobertura de una enfermedad end茅mica o natural ofrece al atacante la posibilidad de una negaci贸n plausible. El potencial de la guerra biol贸gica para crear importantes p茅rdidas econ贸micas y la consiguiente inestabilidad pol铆tica, junto con una negaci贸n plausible, supera las posibilidades de cualquier otra arma humana鈥.

Ese mismo a帽o se fund贸 el Centro Johns Hopkins de Estrategias de Biodefensa Civil, que posteriormente pas贸 a llamarse Centro de Seguridad Sanitaria. Esta instituci贸n ha desempe帽ado un papel fundamental en la pandemia de Covid, recopilando, mostrando y analizando datos en un tablero de mando global utilizado por los medios (en su mayor parte, de forma incuestionable) de todo el mundo. 


Y fue este centro el que organiz贸 varios ejercicios de simulaci贸n importantes en el 谩mbito de las estrategias de respuesta a las cat谩strofes. 
El primero, el Simposio Nacional sobre la Respuesta M茅dica y la Salud P煤blica al Bioterrorismo, se celebr贸 en Arlington, sede del Pent谩gono, en febrero de 1999. Participaron cientos de delegados de diez pa铆ses. La viruela era la supuesta arma biol贸gica, y los delegados asistieron a una serie de sesiones en las que se simulaba c贸mo se podr铆a gestionar un ataque y los problemas que podr铆an surgir
驴Hasta d贸nde podr铆a llegar la polic铆a para detener a los pacientes? 驴C贸mo proceder a la vacunaci贸n? 驴Deber铆a aplicarse la ley marcial? 驴C贸mo controlar el mensaje que se transmite a la poblaci贸n? Las cuestiones de salud p煤blica se trataban por primera vez como problemas militares, y el Departamento de Salud se convert铆a en parte del aparato de seguridad nacional estadounidense. 
Un ejercicio similar tuvo lugar en noviembre de 2000 en Washington DC, esta vez utilizando la peste como pandemia simulada. Los escenarios que se representaron ante los funcionarios de alto nivel que asistieron incluyeron: 鈥淟a presencia militar armada en las ciudades de EE.UU. ha provocado protestas por el recorte de las libertades civiles鈥 la cuesti贸n es, 驴c贸mo la aplicamos y hasta qu茅 punto? 驴Cu谩nta fuerza utilizamos para mantener a la gente en sus casas?鈥. 
Un tercer ejercicio, denominado Dark Winter, realizado en una base militar a pocos kil贸metros de Washington en junio de 2001, simul贸 una emergencia de viruela a gran escala. En 茅l participaron periodistas de conocidos medios de comunicaci贸n, entre ellos la BBC, para interrogar a los pol铆ticos y funcionarios de alto nivel, de modo que pudieran conocer el tipo de cuestiones que se plantear铆an. Entre las conclusiones: 

  • Estamos mal equipados para prevenir las nefastas consecuencias de un ataque con armas biol贸gicas.

  • Estados Unidos carece de las reservas de recursos necesarias para una respuesta adecuada, incluyendo vacunas, antibi贸ticos y medios de distribuci贸n eficaces.

  • Las restricciones forzosas a los ciudadanos pueden ser probablemente las 煤nicas herramientas disponibles cuando se agoten las reservas de vacunas.

  • Los estadounidenses ya no pueden dar por sentadas las libertades civiles b谩sicas, como la libertad de reuni贸n o de viajar.

En un canal de noticias ficticio creado como parte del ejercicio, Kadlec anunci贸: 鈥淓l problema es que no tenemos suficientes vacunas鈥 significa que este podr铆a ser un invierno muy oscuro en Estados Unidos鈥. 
Cuando se produjo la verdadera Covid-19, Kadlec se convirti贸 en el m谩ximo oficial responsable de la preparaci贸n para emergencias, coordinando la respuesta tanto del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. como del gobierno federal. 


D铆as despu茅s de que Joe Biden fuera declarado vencedor de las elecciones presidenciales, advirti贸 de que se avecinaba un 鈥渙scuro invierno鈥, e inst贸 a seguir usando mascarillas. 鈥淪e podr铆a decir que es una coincidencia, aunque tambi茅n se podr铆a sospechar que su elecci贸n de palabras estaba relacionada con el ejercicio鈥, dice Schreyer. 

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 pusieron de manifiesto la amenaza terrorista para todos los miembros de la comunidad mundial. Los cambios legales propuestos para ampliar los poderes estatales de vigilancia encontraron resistencia en EE.UU., pero esta desapareci贸 tras los llamados ataques con 谩ntrax en octubre del mismo a帽o. Se enviaron cartas con esporas de 谩ntrax a varias oficinas de medios de comunicaci贸n y a dos senadores que se hab铆an opuesto a los cambios


鈥淗asta el d铆a de hoy no est谩 claro qui茅n fue el responsable de esos ataques鈥, dice Schreyer, que los interpreta como 鈥渦na se帽al de que no se debe cruzar una determinada l铆nea roja鈥. 
Un mes m谩s tarde, en noviembre de 2001, a iniciativa del Gobierno de EE.UU., se fund贸 una nueva organizaci贸n internacional denominada Iniciativa Mundial de Seguridad Sanitaria (GHSI). 
Se hizo hincapi茅 en que todos los gobiernos corr铆an el riesgo de recibir un agente pat贸geno mortal, y que era necesario unirse y actuar conjuntamente. Los pa铆ses participantes fueron Canad谩, Francia, Alemania, Italia, Jap贸n, M茅xico, Gran Breta帽a y Estados Unidos. La Uni贸n Europea tambi茅n se adhiri贸 a la iniciativa y la OMS particip贸 como asesor t茅cnico. Los ministros de sanidad y los altos funcionarios se reunieron peri贸dicamente para debatir sobre el bioterrorismo y la mejor manera de coordinar la respuesta. 


En 2002 se dio un paso crucial: El grupo declar贸 que la amenaza no s贸lo ten铆a que ser de origen humano, sino que tambi茅n pod铆a provenir de la naturaleza, como en el caso de una pandemia de gripe. La preparaci贸n de emergencia era necesaria para ambos escenarios, a escala mundial. 
A partir de entonces, se coordinaron ejercicios a nivel internacional. El primero, llamado Global Mercury, convocado en 2003, representaba un ataque de terroristas ficticios autoinoculados para propagar la viruela a nivel internacional a los pa铆ses objetivo. Un grupo de planificaci贸n del ejercicio fue dirigido por Canad谩 y estaba compuesto por 鈥渁gentes de confianza鈥 de todas las naciones u organizaciones participantes. Participaron cientos de personas. 


Otro ejercicio importante, convocado en 2005, se denomin贸 Atlantic Storm. Muchos de los representantes de los pa铆ses eran personas actuales o antiguas con responsabilidad gubernamental. Por ejemplo, la exsecretaria de Estado de EE.UU., Madeleine Albright, interpret贸 al presidente de EE.UU. en la vida real. 
Entre las cuestiones clave que se destacaron en el informe posterior al ejercicio figuran las siguientes: 

  • 驴C贸mo deben los l铆deres nacionales determinar medidas como el cierre de fronteras o la cuarentena?

  • Si se adoptan medidas que restrinjan la circulaci贸n de las personas, 驴durante cu谩nto tiempo deben mantenerse? 驴C贸mo se coordinar铆an internacionalmente y c贸mo se tomar铆a la decisi贸n de levantarlas?

La premisa b谩sica de todos los escenarios, dice Schreyer, era destacar los procesos de toma de decisiones y las competencias en una emergencia de salud p煤blica. Pero tambi茅n implicaban la declaraci贸n del estado de emergencia, la implantaci贸n de un liderazgo autoritario, la elusi贸n del parlamento y la investidura de ciertos funcionarios federales con un mayor poder de decisi贸n, al tiempo que se suspend铆an los derechos civiles fundamentales y se llevaban a cabo planes de vacunaci贸n de la poblaci贸n. 
Lo que me llama la atenci贸n es la suspensi贸n de los derechos humanos b谩sicos cuando se responde a una pandemia o a un ataque bioterrorista, porque no es necesariamente una consecuencia l贸gica. 
鈥淥bservando todo esto, surge la pregunta: Tal vez estos ejercicios podr铆an haber servido para encubrir y probar el estado de emergencia y comprobar c贸mo se podr铆a manejar una situaci贸n pol铆tica de este tipo鈥. 
Una lecci贸n que podr铆amos extraer de la gesti贸n de la crisis de Covid es que, aunque los pol铆ticos sienten comprensiblemente la necesidad de prepararse para cat谩strofes mundiales, corren el riesgo de causar mucho m谩s da帽o que bien siguiendo l铆neas de actuaci贸n r铆gidamente predeterminadas para ser 鈥渓a ciencia鈥 de la situaci贸n pero que en realidad obstruyen las respuestas racionales.

Ahora vemos c贸mo estos juegos se est谩n haciendo realidad y como un objetivo esencial para estos poderes es la vacunaci贸n de la poblaci贸n, gracias, t茅cnicamente hablando, a agencias como DARPA y empresas como Moderna y su tecnolog铆a de ARNm. Planes de vacunaci贸n que est谩n costando miles de vidas y de dolencias graves en EE.UU y Europa, lugares, junto con Argentina, donde aun se contabilizan, pues las cifras en el resto del mundo son un misterio.

Europa: 17.503 muertes 1.687527 efectos adversos, 837.588 heridos graves.
EE.UU: 9.048 muertes y 438.441 eventos adversos totales.
Reino Unido: Pfizer: 450 muertes entre las 236.550 reacciones adversas
AstraZenenca 960 muertes entre 775.940 reacciones adversas

Total: M谩s de 27.000 muertes y 3.130.000 efectos adversos por la vacuna en Europa, EEUU y Reino Unido

Europa

La base de datos EudraVigilance informa que hasta el 3 de julio de 2021 se han reportado 17.503 muertes y 1.687.527 lesiones luego de inyecciones de cuatro inyecciones experimentales de COVID-19:

Del total de heridos registrados, la mitad de ellos (837.588) son  heridos graves .

Aqu铆 est谩n los datos resumidos hasta el 3 de julio de 2021.

Reacciones totales para el ARNm experimental vacuna Tozinameran  (c贸digo  BNT162b2 , Comirnaty ) de BionTech /  Pfizer:  8.426 muerte s  y 632.623 lesiones en 03/07/2021

  • 17,754 Trastornos de la sangre y del sistema linf谩tico, incl. 99 muertes
  • 14,858 Trastornos card铆acos incl. 1,165 muertes
  • 126 Trastornos cong茅nitos, familiares y gen茅ticos, incl. 12 muertes
  • 7951 Trastornos del o铆do y del laberinto, incl. 5 muertes
  • 324 Trastornos endocrinos incl. 2 muertos
  • 9.319 Trastornos oculares incl. 19 muertes

Reacciones totales  para el ARNm experimental vacuna ARNm-1273 ( CX-024 414) a partir  Moderna:  4,605 muerte s  y 157.802 lesiones al 03/07/2021

  • 2.890 Trastornos de la sangre y del sistema linf谩tico, incl. 35 muertes
  • 4.491 Trastornos card铆acos incl. 503 muertes
  • 66 Trastornos cong茅nitos, familiares y gen茅ticos, incl. 4 muertos
  • 1.972 Trastornos del o铆do y del laberinto
  • 110 Trastornos endocrinos incl. 1 muerte
  • 2,498 Trastornos oculares incl. 9 muertos
  • 13.626 Trastornos gastrointestinales incl. 161 muertes
  • 42.716 Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administraci贸n, incl. 1.928 muertes
  • 269 鈥嬧婽rastornos hepatobiliares incl. 17 muertes
  • 1.349 Trastornos del sistema inmunol贸gico incl. 5 muertes
  • 4.793 Infecciones e infestaciones incl. 259 muertes
  • 3.378 Lesiones, intoxicaciones y complicaciones de procedimientos, incl. 92 muertes
  • 3.359 Investigaciones incl. 93 muertes
  • 1.616 Trastornos del metabolismo y de la nutrici贸n, incl. 94 muertes
  • 19,416 Trastornos musculoesquel茅ticos y del tejido conjuntivo incl. 88 muertes
  • 175 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluidos quistes y p贸lipos) incl. 18 muertos
  • 28.239 Trastornos del sistema nervioso, incl. 465 muertes
  • 338 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales, incl. 2 muertos
  • 24 Problemas con el producto
  • 3,193 Trastornos psiqui谩tricos incl. 75 muertes
  • 1.061 Trastornos renales y urinarios incl. 66 muertes
  • 723 Trastornos del aparato reproductor y de las mamas, incl. 2 muerte
  • 7.268 Trastornos respiratorios, tor谩cicos y mediast铆nicos incl. 438 muertes
  • 8.400 Trastornos de la piel y del tejido subcut谩neo, incl. 32 muertes
  • 690 Circunstancias sociales incl. 16 muertos
  • 540 Procedimientos m茅dicos y quir煤rgicos incl. 42 muertes
  • 4.602 Trastornos vasculares incl. 160 muertes

En EE.UU.

Los datos publicados hoy muestran que entre el 14 de diciembre de 2020 y el 2 de julio de 2021, se informaron al VAERS un total de 438.441 eventos adversos totales , incluidas 9.048 muertes , un aumento de 2.063 con respecto a la semana anterior. Se informaron 41.015 lesiones graves durante el mismo per铆odo, un aumento de 6.950 en comparaci贸n con la semana pasada.

En los EE. UU., Se hab铆an administrado 328,9 millones de dosis de la vacuna COVID al 2 de julio. Esto incluye : 134 millones de dosis de la vacuna Moderna , 182 millones de dosis de Pfizer y 13 millones de dosis de la vacuna COVID de Johnson & Johnson (J&J).

De las 9.048 muertes reportadas al 2 de julio, el 22% ocurri贸 dentro de las 48 horas posteriores a la vacunaci贸n, el 15% ocurri贸 dentro de las 24 horas y el 37% ocurri贸 en personas que se enfermaron dentro de las 48 horas posteriores a la vacunaci贸n.

Los datos de esta semana para j贸venes de 12 a 17 a帽os muestran:

Los datos totales de VAERS de esta semana, desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 2 de julio de 2021, para todos los grupos de edad muestran:

En el Reino Unido

Datos del informe 23 extremadamente preocupante cuando se considera que solo del 1 al 10% de las reacciones adversas se informan debido a la negativa de los m茅dicos y enfermeras a informar sobre reacciones adversas al esquema. , las personas que no saben que pueden notificar las reacciones adversas por s铆 mismas, la dificultad para notificar la reacci贸n adversa a trav茅s del esquema y las personas que ni siquiera saben que existe el esquema; 

Datos de los gobiernos del Reino Unido de la vacuna Pfizer que puede encontrar aqu铆  , de la vacuna de Oxford que puede encontrar aqu铆 .

En total, ha habido 450 muertes entre las 236.55 reacciones adversas a la vacuna de ARNm de Pfizer notificadas al esquema MHRA Yellow Card al 30 de junio de 2021.

Parece que los juegos de guerra biol贸gicos se han hecho realidad y salen muy bien, pero claro la pandemia ha sido un accidente fortu铆to y la culpa no es de nadie.

Notas

[1] Moderna, Inc.: DARPA Awards Moderna Therapeutics a Grant for up to $25 Million to Develop Messenger RNA Therapeutics鈩; 2 de octubre de 2013.

[2] Tribunal Supremo de Estados Unidos: 鈥淎ssociation for MolecularPathology Vs. Myriad Genetics, Inc. 569 U.S. 576 (2013)鈥.

[3] United States Securities And Exchange Commission: Commission File Number: 001-38753; Quarterly Report Pursuant To Section 13 Or 15(D) Of The Securities Exchange Act Of 1934, For the quarterly period ended June 30, 2020; p谩gina 70.

[4] Red Voltaire: 驴Y si el Covid-19 se escap贸 de un laboratorio militar de Estados Unidos?

[5] Maquiavelo, el consejero de la Familia Medici, uno de los linajes de la nobleza negra veneciana del medioevo 鈥攓ue hoy sigue operando a trav茅s de sus epicentros en la Ciudad de Londres, Suiza, el Vaticano y Washington DC鈥, cuenta que dio ese consejo a sus mentores en su obra El Pr铆ncipe.

Fuentes

mentealternativa

mpr21

cienciaysaludnatural

es.sott.net




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org