January 18, 2022
De parte de SAS Madrid
225 puntos de vista

El Global Risks del World Economic F贸rum (WEF) siempre depara datos relevantes. En ocasiones, sorprendentes. Y el de 2022, que siempre se lanza con la inauguraci贸n de la cumbre de Davos, que convoca y gestiona esta fundaci贸n, creada y presidida por Klaus Martin Schwab, no se salta esta tradici贸n. Incluso deja un n铆tido aviso a navegantes, a modo de mensaje subliminal adjunto: “la transici贸n hacia las emisiones netas cero de CO2 ha generado el desorden y es el momento de abordar este reto con claros protocolos de actuaci贸n sostenibles”.

No es casualidad. Porque los riesgos que resalta este a帽o el informe del WEF giran entorno a “las fallidas acciones contra el calentamiento global”. La mitad de las amenazas de su top-ten est谩n relacionadas con el clima y las cat谩strofes naturales y, m谩s en concreto, con la err贸nea respuesta a esta afrenta, la mayor de las batallas que debe librar la humanidad en su conjunto. Junto a ellas, un elenco de peligros que ponen en duda el dinamismo y la consolidaci贸n del ciclo de negocios post-covid, y tres de 铆ndole social: la erosi贸n de la cohesi贸n de las sociedades; posibles crisis de subsistencia -es decir, de los ingresos vitales- y la irrupci贸n de nuevas enfermedades contagiosas. Con la monta帽a del endeudamiento mundial y la confrontaci贸n geoestrat茅gica y econ贸mico-financiera entre las dos superpotencias, EEUU y China, como tel贸n de fondo m谩s probable.

Indudablemente, los riesgos asociados al clima son los que m谩s persisten en el tiempo, seg煤n el panel de expertos del WEF, de las firmas Marsh McLennan y SK Group y de la aseguradora Zurich, al que prestan asesoramiento acad茅mico la Universidad Nacional de Singapur, la Oxford Martin School y Wharton Risk Management, centro universitario de Pennsylvania. Porque el “desorden de las acciones”, lejos de seguir una estrategia concertada internacional, est谩n “exacerbando la amenaza global e impactando en la conducta de las empresas, en la volatilidad de la econom铆a y en la desestabilizaci贸n del sistema financiero”.

Pero, 铆ntimamente relacionado con la cat谩strofe medioambiental, los 12.000 l铆deres econ贸micos y empresariales o pol铆ticos y sociales de las 124 naciones en las que se ha desarrollado el sondeo de opini贸n de este a帽o identifican estos peligros por su inminente o m谩s reposada aparici贸n en el tiempo. Y, de sus temores, irrumpe el deterioro de la salud mental como una de las amenazas m谩s urgentes; a corto plazo. Nada menos que para el 26,1% de los encuestados. O, dicho de otro modo: uno de cada cuatro dirigentes del planeta muestra preocupaci贸n por un asunto que se ha agudizado con la Covid-19. Pero que no est谩 aislado. Porque supera esta cota la denominada “crisis de subsistencia” o de niveles de vida, derivada de las dudas sobre las rentas individuales disponibles en el futuro, y la “erosi贸n de la cohesi贸n social”. Respuestas que engarzan con otras dudas enfocadas a la recuperaci贸n econ贸mica, vinculadas, en este caso, al estallido de la posible burbuja especulativa en los mercados, al endeudamiento global o a los ataques cibern茅ticos.

El diagn贸stico del WEF admite que la Covid-19 ha acumulado los diagn贸sticos sobre salud mental en todo el planeta. La priorizaci贸n de la epidemia ha generado 53 millones de casos adicionales de depresi贸n y que esta enfermedad silenciosa se cobra 41 millones de muertes anuales, la gran mayor铆a de ellas, en naciones de rentas medias y bajas, que tambi茅n soportan el retraso de las dosis de las vacunas. Una combinaci贸n que continuar谩 ejerciendo resistencia sobre los sistemas de salud del planeta, advierten en el informe, que tambi茅n pasa revista al deterioro econ贸mico. “Despu茅s de una contracci贸n del 3,1% del PIB mundial en 2020, el crecimiento del pasado a帽o podr铆a haber alcanzado el 5,9%, hasta ralentizar en un punto su ritmo, tanto este ejercicio como el siguiente”. Horizonte que desvela que, incluso en 2024, todav铆a quedar谩n secuelas de la Gran Pandemia. Porque entonces los mercados emergentes y los pa铆ses en v铆as de desarrollo, excepto China- registrar谩n un receso del 5,5% en su PIB conjunto, mientras las potencias industrializadas apenas superar谩n en nueve d茅cimas sus ratios de 2019. Es decir, que ese a帽o la econom铆a global ser谩 un 2,3% de menor dimensi贸n de lo que hubiera sido sin la Covid-19.

Sin embargo, la crisis clim谩tica, el Caballo de Troya al que se enfrenta realmente la humanidad, es el asunto que se lleva la pr谩ctica totalidad de los mensajes de los expertos. “La transici贸n de la energ铆a hacia las emisiones netas cero requiere reacciones urgentes y una agenda de medidas globales”. El optimismo en torno al compromiso de la COP26 de Glasgow para frenar el efecto invernadero a mediados de siglo con un incremento de la temperatura mundial de 1,5 grados cent铆grados no debe hacer olvidar que el planeta se dirige hacia un calentamiento de 2,4 o, en el mejor de los supuestos de la comunidad cient铆fica, de 1,8 grados. Hay que hace mucho trabajo en muy poco tiempo, alerta el WEF. “S贸lo quedan ocho de los diez ejercicios de esta d茅cada y, a menos que las empresas y los gobiernos tomen medidas tangibles, r谩pidas y efectivas entre los pr贸ximos doce y dieciocho meses, no se lograr谩n los objetivos intermedios de 2030”. Por lo que ser谩n necesarias, adem谩s, intervenciones en la econom铆a desde el lado de la pol铆tica para consumar la trayectoria marcada. Entre otros -cita- mecanismos para encarecer el carb贸n o una gu铆a de contabilizaci贸n clara del mercado de emisiones de CO2.

El WEF se apunta a la teor铆a de la Vieja Econom铆a, de los lobbies petrol铆feros y de la combusti贸n f贸sil para torpedear el road map medioambiental. “La reducci贸n de emisiones debe ser todav铆a m谩s profunda que la que se ha emprendido hasta ahora”, para lo cual resulta imprescindible -explican- “eliminar el caos y el desorden de la transici贸n energ茅tica en curso”. Alusi贸n que lleva tambi茅n hacia las cadenas de valor de las empresas energ茅ticas. Dado que el sector perder谩 m谩s de 8 millones de puestos de trabajo hasta 2050 en firmas asociadas a la producci贸n de energ铆as f贸siles. Sin tener en cuenta disrupciones socio-econ贸micas en los niveles de vida y en mercados laborales de todos los pa铆ses.

Enlace relacionado Publico.es (18/01/2022).




Fuente: Sasmadrid.org