January 21, 2021
De parte de Socialismo Libertario
184 puntos de vista


Las revoluciones de la gente com煤n han sido derrotadas. No ha sido f谩cil aceptarlo, pero ha sido necesario, incluso por respeto hacia sus protagonistas, tan valientes y generosos, capaces como en ninguna otra revoluci贸n de ir a lo esencial, lejos de las l贸gicas pol铆tico- militares. Revoluciones y revueltas han sido vencidas, en primer lugar, manu militari por opresores que han desatado la guerra y la han empujado hasta el punto de transformar los pa铆ses en c煤mulos de escombros, como ha ocurrido en Siria y en Yemen, adem谩s de conceder espacios y medios al Isis y a Al-Qaeda. En Egipto, la contrarrevoluci贸n ha sido m谩s astuta, pero de todos modos feroz: primero contra las vanguardias de plaza Tahrir, sobre todo las femeninas, luego contra la sociedad entera protagonista de la fant谩stica experiencia de 2011. S贸lo la revuelta tunecina -la primera en osar y bajar a las calles, inspirando a los otros, pero m谩s cl谩sica en las modalidades- ha sido normalizada por v铆a parlamentaria, no sin episodios de violencia e incluso con homicidios selectivos de vanguardias inc贸modas.
Los faraones y los rais -apoyados m谩s que antes por Washington y Mosc煤, Pequ铆n, Teher谩n y Ankara, pero tambi茅n cubiertos por las democracias europeas- han vuelto a tomar los centros de poder y los mandos, han obligado a las vanguardias que no han conseguido matar o encarcelar a buscar asilo en el extranjero. Y, sin embargo, los poderosos est谩n preocupados y nerviosos al m谩ximo, preparados para desatar su furia contra cualquiera y contra cualquier cosa que evoque el recuerdo de plaza Tahrir y el primer a帽o de la revoluci贸n siria. Han vencido militar y pol铆ticamente, pero son m谩s inseguros -y violentos- que nunca, a mayor raz贸n desde que han visto asomarse, no s贸lo el esp铆ritu, sino las l贸gicas mejores de esas experiencias, en Jartum, Alger, Beirut, Bagdad u otros lugares.
El protagonismo juvenil y la leadership femenina, los intentos de sustraerse activamente al enfrentamiento con los opresores -mientras se aprende a conocer y tejer nuevas relaciones- vuelven, como embri贸n m谩s claro, a inspirar, guiar y dar fuerza. Hace diez a帽os ha empezado una nueva p谩gina de una historia por escribir del todo, contar y generalizar.

Traducci贸n: Mireya Almuzara




Fuente: Socialismolibertario.org