March 6, 2021
De parte de La Haine
187 puntos de vista


En las 煤ltimas semanas hemos visto constantes episodios de afrentas y atropellos contra los derechos m谩s b谩sicos de las clases populares que muestran un r茅gimen profundamente antidemocr谩tico. Tambi茅n hemos asistido a todo tipo de respuestas y resistencia a la escalada represiva liderada por el Gobierno.

Desde las movilizaciones de j贸venes tras la detenci贸n de Has茅l hasta los llamados a rebelarse contra la prohibici贸n del 8M, pasando por otros muchos episodios de movilizaci贸n, muestran un escenario en el que la protesta social y la lucha de clases podr铆an volver a ocupar mayor protagonismo.

En medio de una de las mayores crisis econ贸micas de la historia, y de un fuerte retroceso de las condiciones de vida de las clases populares, el malestar y la protesta social vuelven otra vez a irrumpir en el escenario pol铆tico. Al mismo tiempo esto hace que aflore de manera constante ejemplos de la naturaleza antidemocr谩tica y represiva del R茅gimen del 78.

En una espiral peligrosa que amenaza con provocar fuertes desequilibrios en el orden capitalista del Estado espa帽ol, cada intento de movilizaci贸n se encuentra con duras respuestas por parte del Estado y el gobierno central, lo cual es el caldo de cultivo para seguir provocando mayor desafecci贸n y malestar entre la poblaci贸n. A esto se le suma los permanentes esc谩ndalos que se generan desde distintas instancias del R茅gimen.

Doble rasero para juzgar quien puede o no manifestarse

El 煤ltimo ejemplo lacerante de vulneraci贸n del derecho a manifestarse es la prohibici贸n de este jueves por parte del gobierno 鈥渕谩s progresista de la historia鈥 de las movilizaciones feministas del 8 de marzo. Desde Delegaci贸n del gobierno se justifican diciendo que se trata de una cuesti贸n de salud p煤blica. Sin embargo contrasta con las distintas concentraciones y manifestaciones que han permitido celebrarse en pleno pico de la tercera ola en estas 煤ltimas semanas. Tambi茅n destaca el hecho que las prohibiciones siempre parecen inclinarse del mismo lado.

De esta manera hemos visto como a mediados del 2020 se produc铆an las movilizaciones de los llamados 鈥淐ayetanos鈥. En donde no se respetaban ning煤n tipo de distancia social y muchos acud铆an sin mascarilla. O tambi茅n las manifestaciones directamente negacionistas del coronavirus en la plaza Col贸n en Madrid. Donde acudieron miles de personas desde distintas partes del Estado y donde evidentemente tampoco se tomaron ning煤n tipo de medida para evitar posibles contagios.

Las movilizaciones de la extrema derecha tambi茅n han gozado de carta blanca por parte del gobierno a la hora de celebrar sus concentraciones. La ultima y m谩s pol茅mica ha sido la convocada por colectivos fascistas y neonazis para homenajear a la Divisi贸n Azul.

En el mismo momento en que se produc铆an estas movilizaciones abiertamente fascista, el pasado 14 de Febrero se prohib铆a una manifestaci贸n en defensa de los servicios p煤blicos, cuando los convocantes se compromet铆an a mantener las medidas de seguridad necesarias. Tambi茅n fue el caso de las movilizaciones de pensionistas, que tuvieron que ser canceladas ante la amenazas de multas y represi贸n.

Ahora nuevamente se cancelan las concentraciones del 8M, y no se trata de una cuesti贸n sanitaria como quiere hacernos creer el gobierno, sino que es una forma de ceder a las presiones de la derecha y un intento por parte del PSOE, con el amparo de Unidas Podemos, de controlar las calles.

La Corona y las movilizaciones juveniles a ra铆z de la detenci贸n de Has茅l

La Corona esta siendo el otro gran factor de inestabilidad y desafecci贸n con el R茅gimen. En la 煤ltima etapa los esc谩ndalos parecen acumularse semana a semana e incluso a veces d铆a a d铆a. Los tejemanejes del rey em茅rito han sido un constante quebradero de cabeza para quienes intentan darle un m铆nimo barniz democr谩tico a esta instituci贸n. A las cuentas en Suiza y los cobros de comisiones de los miembros de la familia real, se le suma ahora los obscenos privilegios de la princesa Leonor que se marcha a uno de los colegios m谩s caros del mundo mientras muchos de los hijos e hijas de la clase trabajadora tiene que abandonar sus estudios. En esta semana tambi茅n se conoc铆a como las infantas, las hermanas de Felipe VI, se vacunaron mientras sectores enteros de la poblaci贸n de riesgo permanece sin poder acceder a la vacuna.

Esto ha convertido a la Corona en una de las instituciones m谩s odiadas y deslegitimadas. No en vano es una de las que mejor muestra la naturaleza antidemocr谩tica del R茅gimen del 78 y su herencia directa con el franquismo. Esta desaz贸n con la monarqu铆a que empieza a ser generalizada entre la poblaci贸n, sobre todo entre los j贸venes, ha tenido este principio de a帽o un nuevo punto de inflexi贸n con las movilizaciones desatadas a ra铆z del encarcelamiento de Pablo Has茅l.

Este conocido rapero fue detenido por el contenido de sus canciones y de sus publicaciones en redes sociales, en las que hac铆a cr铆ticas abiertas a la monarqu铆a. Ampar谩ndose en las leyes m谩s retrogradas del c贸digo penal fue finalmente juzgado y est谩 en proceso de recibir condena.

Esta severidad con la que se juzga a un cantante, mezclada con la dureza con la que la polic铆a atosiga a los j贸venes en los barrios populares y la impunidad abierta y odiosa con la que se salen con la suya una y otra vez los miembros de la Casa real, son las que explican la explosividad de las manifestaciones sobre todo en Catalunya.

Polic铆as, nazis y militares como fuerza de choque contra la clase trabajadora
En esta cascada de afrentas antidemocr谩ticas contra las clases populares que han despertado la indignaci贸n y puesto de relieve el car谩cter autoritario del R茅gimen, la polic铆a y los cuerpos y fuerzas de seguridad tambi茅n han jugado un papel protagonista. De esta manera se han producido numerosos episodios de violencia policial y se han mostrado sus v铆nculos desacomplejados con la extrema derecha.

As铆 hemos podido ver como en el pueblo de Linares, en Ja茅n, un grupo de polic铆as daban una paliza a un habitante de este pueblo y su hija. Durante d铆as se produjeron manifestaciones de repulsa en las que los antidisturbios llegaron a utilizar munici贸n real contra los manifestantes, dejando heridos de bala.

Por otro la do en Madrid, este 煤ltimo fin de semana la polic铆a mostr贸 la enorme complicidad que tiene con grupos neonazis, al permitir que reventaran una manifestaci贸n en defensa de la sanidad p煤blica. Pero en este caso no solo es que dejaran las manos libre a un grupo de nazis para que intentaran agredir a los manifestantes, sino que cuando estos intentaron defenderse la polic铆a reprimi贸 y detuvo a un l铆der sindical de la CGT.

Pero no solo los polic铆as muestran su tendencia hacia posiciones de extrema derecha. Tambi茅n los militares han tenido diversos episodios en los que mostraban el profundo desprecio hacia el pueblo trabajador y su nostalgia franquista. Esto se expresaba en uno de los chats de altos mandos militares en donde afirmaban tener el deseo de 鈥渇usilar a 23 millones de hijos de puta鈥 para arreglar los problemas del pa铆s y que la fiscal铆a descart贸 hace dos d铆as como delito.

Mientras m谩s avance la crisis y la protesta social vuelva a ponerse en el centro del escenario pol铆tico de manera m谩s feroz el R茅gimen del 78 mostrar谩 su car谩cter de clase y antidemocr谩tico. Acabar con la monarqu铆a, la abolici贸n de una polic铆a anti popular y anti obrera y luchar en general por una democracia aut茅ntica pasa por asumir que nos encontramos ante un R茅gimen que es imposible reformar y al que hay que impugnar en su totalidad. Las movilizaciones de j贸venes en estas semanas y de trabajadores de distintos sectores, y la propia resitencia a todas estas medidas antidemocr谩ticas del Estado y el gobierno podr铆an preanunciar la posibilidad de avanzar en ese sentido.

http://www.izquierdadiario.es/De-Hasel-a-la-prohibicion-del-8M-la-falsa-democracia-plena-del-Regimen-del-78




Fuente: Lahaine.org