October 2, 2021
De parte de La Haine
166 puntos de vista


De Jes√ļs Gil a los jeques, cronolog√≠a del f√ļtbol moderno

En Espa√Īa, el inicio del f√ļtbol moderno se sit√ļa en 1990, a√Īo en el que se aprob√≥ la Ley del Deporte, que oblig√≥ a los clubes profesionales a convertirse en sociedades an√≥nimas deportivas.

En los √ļltimos meses hemos visto a los clubes m√°s poderosos de Europa lanzar un √≥rdago a la UEFA, para despu√©s echarse atr√°s y dejar la situaci√≥n en una especie de preludio de la batalla final. Hemos visto al club de los qatar√≠es arrebatarle al Barcelona a Leo Messi y rechazar ofertas desorbitadas de Florentino P√©rez, al Depor enfrentarse al filial del Celta, a Falcao fichar por el Rayo Vallecano y a Borja Valero por un club del llamado f√ļtbol popular.

Podr√≠a parecer que se trata de un antes y un despu√©s en este deporte, pero, si echamos la vista atr√°s y repasamos lo ocurrido en estas √ļltimas d√©cadas, veremos que es solo un paso m√°s en un proceso continuado de mercantilizaci√≥n del f√ļtbol.

¬ŅEn qu√© momento se hab√≠a jodido el Per√ļ?, se preguntaba Vargas Llosa en su novela Conversaci√≥n en la catedral y, en el caso del f√ļtbol, no es f√°cil establecer el momento del pecado original. Por empezar este relato en un punto concreto, podr√≠amos decir que, en Espa√Īa, el inicio del f√ļtbol moderno se sit√ļa en 1990, a√Īo en el que se aprob√≥ la Ley del Deporte, que oblig√≥ a los clubes profesionales a convertirse en sociedades an√≥nimas deportivas.

Los clubes llevaban a√Īos arrastrando una deuda que parec√≠a haberse convertido en cr√≥nica y el Secretario de Estado para el Deporte, Javier G√≥mez-Navarro, defendi√≥ la ley como la √ļnica manera de salvar al f√ļtbol espa√Īol. En el plazo de dos a√Īos los clubes dejaron de estar en manos de sus socios y pasaron a convertirse en sociedades an√≥nimas. Todos menos Real Madrid, Barcelona, Athletic y Osasuna, salvados por haber presentado unas cuentas libres de deuda.

Con el nuevo marco legal llegaron al f√ļtbol espa√Īol empresarios como Lopera, Ruiz Mateos o Caneda. Otros, como Jes√ļs Gil o Luis Cuervas, ya llevaban unos a√Īos en el gremio. Despu√©s de ellos vendr√≠an los Piterman, Del Nido, Soler o Al Thani. Clubes que hist√≥ricamente hab√≠an estado presididos por empresarios locales aficionados de su equipo pasaron a estar en manos de especuladores atra√≠dos por las enormes sumas de dinero que mov√≠a el negocio del f√ļtbol. La deuda, como era de esperar, no solo no se sald√≥, sino que sigui√≥ aumentando.

El 15% de los clubes que se convirtieron en S.A.D. en 1992 han desaparecido a d√≠a de hoy; 13 de los que militaban entonces en Primera Divisi√≥n descender√≠an a Segunda en los a√Īos siguientes, empujados por sus problemas financieros

El 15% de los clubes que se convirtieron en S.A.D. en 1992 han desaparecido a d√≠a de hoy; 13 de los que militaban entonces en Primera Divisi√≥n descender√≠an a Segunda en los a√Īos siguientes, empujados por sus problemas financieros. Un cuarto de siglo despu√©s de la aprobaci√≥n de la ley, Javier G√≥mez-Navarro reconoc√≠a que no hab√≠a funcionado como se esperaba, pero no se contempla una marcha atr√°s y los clubes siguen siendo sociedades an√≥nimas deportivas.

En defensa del f√ļtbol espa√Īol hay que decir que esta no fue una idea original. En Italia, el Mil√°n qued√≥ en manos de Berlusconi, la familia Agnelli es la propietaria de la Juventus y el Inter fue comprado en los a√Īos 90 por el magnate del petr√≥leo Massimo Moratti. En Inglaterra fueron pioneros en la materia y, para 1983, el Tottenham Hotspur ya cotizaba en la bolsa de Londres. Alemania podr√≠a ser una peque√Īa excepci√≥n a esta norma, gracias a la regla del 50+1, que garantiza que este porcentaje de las acciones de un club queda en propiedad de sus socios. Si alguien se pregunta por qu√© el f√ļtbol alem√°n no atrae a los jeques o magnates deber√≠a prestar atenci√≥n a esta regla.

Por las mismas fechas en que los clubes se convert√≠an en sociedades an√≥nimas lleg√≥ un nuevo cambio fundamental en la modernizaci√≥n del f√ļtbol espa√Īol. En 1990 las cadenas auton√≥micas y Canal+ se sumaban a la emisi√≥n de partidos de La Liga. Pocos a√Īos despu√©s se sumar√≠a Antena3

Por las mismas fechas en que los clubes se convert√≠an en sociedades an√≥nimas lleg√≥ un nuevo cambio fundamental en la modernizaci√≥n del f√ļtbol espa√Īol. En 1990 las cadenas auton√≥micas y Canal+ se sumaban a la emisi√≥n de partidos de La Liga. Pocos a√Īos despu√©s se sumar√≠a Antena3. Empezaba as√≠ la llamada guerra del f√ļtbol, que aument√≥ el precio de los derechos de emisi√≥n y multiplic√≥ los ingresos de los clubes. Parec√≠a el momento ideal para terminar con la deuda, sin embargo el dinero empez√≥ a salir de los clubes con la misma velocidad con la que entraba y dio lugar a la aparici√≥n de un nuevo fen√≥meno, el mercado de fichajes.

En diciembre de 1995, el Tribunal de Justicia de la Uni√≥n Europea aprob√≥ la conocida como Ley Bosman, que garantizaba a los futbolistas el derecho de libre circulaci√≥n recogido en el Tratado de Roma. Se terminaba de un plumazo con la limitaci√≥n de tres extranjeros por equipo y los clubes ve√≠an c√≥mo el mercado multiplicaba la oferta. La Liga entr√≥ as√≠ en una fiebre de fichajes que los medios dieron en llamar ‚ÄúLa Liga de las estrellas‚ÄĚ y que trajo a Espa√Īa a numerosos futbolistas de dudoso talento. Los representantes empezaron a investigar en los registros civiles de cualquier pueblo rec√≥ndito de la Uni√≥n Europea en busca de un antepasado que garantizara la obtenci√≥n de un pasaporte. No tardaron en crearse las primeras agencias de representaci√≥n, que fueron creciendo hasta convertirse en una especie de brokers del f√ļtbol, que mueven a sus jugadores de un club a otro y se quedan con comisiones millonarias.

La UEFA tampoco quer√≠a quedarse atr√°s en este proceso y decidi√≥ cambiar el formato de las competiciones europeas, buscando un producto mucho m√°s atractivo. En 1992 se reestructur√≥ la vieja Copa de Europa y naci√≥ la Champions League. Cinco a√Īos m√°s tarde dieron entrada a los subcampeones de las principales ligas europeas y en 1999 se ampli√≥ esa cifra hasta cuatro equipos. Ese mismo a√Īo desapareci√≥ la Recopa y la Copa de la UEFA adquiri√≥ un formato similar a la Champions. Para entonces la principal competici√≥n europea era ya una fuente de ingresos fundamental para los grandes clubes, que corr√≠an el riesgo de desequilibrar todo el presupuesto anual por no clasificarse o por quedar eliminados en las primeras instancias. Siguiendo una l√≥gica capitalista, sus propietarios buscaron limitar el riesgo, asegurar su presencia en la Champions y tratar de aumentar sus ingresos.

Con esta idea naci√≥, en el a√Īo 2000, el llamado G14 y, desde entonces, la amenaza de una liga independiente ha estado siempre presente. Las tensiones con la UEFA han sido constantes y la han obligado a aumentar las cantidades a repartir y facilitar la presencia de los grandes clubes en la Champions temporada tras temporada. Los m√°s perjudicados han sido los campeones de ligas menos importantes, cada vez m√°s alejados de las eliminatorias decisivas. La final entre el Oporto y el M√≥naco de 2004 ha sido la √ļltima con presencia de alg√ļn equipo no perteneciente a una de las grandes ligas y han desaparecido de las eliminatorias por el t√≠tulo antiguos campeones como el Estrella Roja, Steaua de Bucarest, Panathinaikos o Celtic de Glasgow.

En pocos a√Īos, los socios han pasado a ser clientes a los que se atrae con las mismas estrategias de cualquier empresa de supermercados, plataforma audiovisual o gasolinera

A medida que ha ido creciendo el dinero que mueve el f√ļtbol profesional, ha crecido tambi√©n la importancia de los departamentos de marketing, obligados a buscar nuevas fuentes de ingreso que aseguren a los clubes un presupuesto competitivo. Ha quedado atr√°s el modelo imaginado por Bernab√©u en los a√Īos 50, con un gran estadio que aseguraba los ingresos necesarios para contar con los mejores jugadores. En pocos a√Īos, los socios han pasado a ser clientes a los que se atrae con las mismas estrategias de cualquier empresa de supermercados, plataforma audiovisual o gasolinera. Los programas de fidelizaci√≥n, descuentos en productos o promociones de temporada son ya pr√°ctica habitual de todos los clubes profesionales.

Despu√©s de todo este proceso iniciado en los a√Īos 90, era cuesti√≥n de tiempo que las grandes fortunas pusieran su vista en algun club europeo. La Lazio fue uno de los pioneros y ya para finales de esa d√©cada empez√≥ a arrebatar jugadores a los clubes m√°s poderosos. Su presidente, Sergio Cragnotti, se vali√≥ de los fondos de su grupo de empresas alimenticias, Cirio, para fichar sin reparar en gastos a Salas, Vieri, Crespo, Ver√≥n, Peruzzi o Nedved. La fiesta dur√≥ hasta que la quiebra de su propia empresa precipit√≥ la venta de la Lazio. El saldo fue de un Scudetto, dos copas de Italia, una Recopa, una Supercopa de Europa y una deuda de 120 millones de euros. Un balance que no desanim√≥ al ruso Roman Abram√≥vich, propietario del Chelsea desde 2003 y due√Īo de una fortuna mucho mayor que la de Cragnotti, obtenida gracias al crecimiento de su empresa petrolera durante el periodo de privatizaciones que sigui√≥ al desmantelamiento de la Uni√≥n Sovi√©tica. Respaldado por esos ingresos, el equipo londinense ha logrado situarse entre los grandes del f√ļtbol europeo, adem√°s de ganar dos Champions, dos Europa League y cinco Premier, entre otros t√≠tulos. Cinco a√Īos m√°s tarde, fue la casa real de Abu Dabi quien entr√≥ en el negocio del f√ļtbol haci√©ndose con el Manchester City. En 2011 la casa real qatar√≠ sigui√≥ su ejemplo y se hizo con el Par√≠s Saint-Germain, adem√°s de crear la cadena de televisi√≥n Bein Sports. Aterrizaban as√≠ en el f√ļtbol europeo dos monarqu√≠as autoritarias con ingentes ingresos provenientes del petr√≥leo, que han logrado alterar las relaciones de fuerza entre los grandes clubes.

En todos estos a√Īos la deuda de los clubes, el problema original no ha hecho m√°s que aumentar y las principales ligas decidieron establecer l√≠mites salariales para tratar de ponerle freno. En La Liga entraron en vigor en 2013. No han servido para frenar la sangr√≠a en las cuentas de Barcelona o Valencia, pero s√≠ han sido fundamentales para que los cul√©s no pudieran retener a Messi. As√≠ llegamos hasta este √ļltimo verano, con los jeques convertidos en protagonistas del mercado de fichajes.

El PSG ha sido capaz, por fin, de arrebatarle al Barcelona al futbolista m√°s medi√°tico del mundo, al tiempo que frenaba la ofensiva del Real Madrid por Mbapp√©. Florentino ha apostado por una remodelaci√≥n del estadio que permita aumentar los ingresos del club, en un √ļltimo intento por no quedar a remolque de City y PSG. Es la consecuencia de un modelo capitalista que la UEFA y los tradicionales grandes clubes europeos han contribuido a formar, abonando el terreno para la aparici√≥n de clubes-estado. Un paso m√°s en este proceso de mercantilizaci√≥n del f√ļtbol, empresas privadas favorecidas por el dinero p√ļblico para situarse en una posici√≥n privilegiada y hacerse con un mayor trozo de la tarta. Puro capitalismo.

https://www.elsaltodiario.com/futbol/de-jesus-gil-a-los-jeques-cronologia-del-futbol-moderno




Fuente: Lahaine.org