December 23, 2020
De parte de La Tarcoteca Contrainfo
189 puntos de vista


 3
EL INTER脡S DE LAS 脡LITES: EL NUEVO ORDEN

El inter茅s de las 茅lites dominantes
capitalistas, sea cual sea la forma que tomen, bien camarilla
pol铆tica, club de millonarios, cen谩culo conspirativo, comit茅 de
sabios, tecn贸cratas, estado mayor, se帽ores de la guerra,
oligarqu铆a, aristocracia, dictadura, directorio, parlamento,
rep煤blica o incluso IA, es siempre e indefectiblemente la misma: la
obtenci贸n de beneficios. Ni supervivencia ni harmon铆a ni equilibrio
ni paz… eso son herramientas, estrategias, concesiones, doctrinas;
como la guerra. Acumulaci贸n. El fen贸meno se lleva describiendo
desde los albores de los movimientos revolucionarios socialistas en el
SXVIII, expres谩ndose en todas su crudeza en esa gran obra ic贸nica
que es ‘Das Kapital’ de Marx [10].
No podr铆a ser de otra manera en un sistema capitalista.

El inter茅s general de los propietarios
de una zona se materializa en forma del ‘Inter茅s Nacional’,
un conjunto de conveniencias derivadas de la situaci贸n pol铆tica,
econ贸mica, social, geogr谩fica y del propio desarrollo de las
guerras de clase y entre las 茅lites.

驴Cabe la posibilidad de que un cambio
paradigm谩tico ajustado a las nuevas condiciones mundiales proceda de
las 茅lites? 驴Qu茅 este cambio sea de inter茅s para ellas? Como
siempre algunas 茅lites avanzadas se convertir谩n en mecenas
filantr贸picas cooptando los movimientos masivos que les empujan al
reparto. Pero eso no es lo normal ni l贸gico de su especie.

Con
beneficios menguantes, reacias a los cambios, in
tentar谩n
mantener su status por medio de las mencionadas alianzas,
compras y fusiones. Pero una vez caiga al m铆nimo la tasa de
beneficio cerca de 2045-50, abandonada la noci贸n de competencia y la
inversi贸n (el beneficio mueve a la inversi贸n y no al rev茅s) por la
planificaci贸n, sustituidos sus proyectos por burbujas, cracks y
estampidas, la 煤nica forma segura de extraer beneficio ser谩 por
expolio
: colonialismo al externo y explotaci贸n al interno de su
谩rea de influencia, monopolios y monopsodios [28]. Invasionismo: colonos
y colonias. Cuanto m谩s avance en sus conquistas militares, cuanto
m谩s grandes sean sus alianzas comerciales, mayor ser谩 su nivel de
represi贸n interna. Ser谩 el momento en que una tras otra las
sociedades se polaricen y se militaricen definitivamente
.
Fascismo e Imperialismo. Ya se sabe, el fascismo es capitalismo en
decadencia. El fascismo es la econom铆a por otros medios. El
imperialismo, fase final del capitalismo. Veremos la conjunci贸n
sin茅rgica de ambos movimientos.

Pero claro, no hay luz sin su sombra.
En la medida que esto suceda aumentar谩n inevitablemente las
resistencia
, ya que los lugares
donde no lo haga, la explotaci贸n engullir谩 a su sociedad, el
militarismo se har谩 con los beneficios hasta estrangular la
inversi贸n, con esta la econom铆a y con esta la gobernanza comenzar谩
a ser disfuncional, avocando al desastre y a la pobreza al r茅gimen
que lo practique. Sobran ejemplos. Muchas de estas
resistencias ser谩n propiamente fascistas/nacionalistas, capitalismos
en todas sus variantes, azuzadas por 茅lites descontentas e
intentando perpetuar un modelo que, de triunfar, volver谩
a engullirlas. Pero seg煤n avance la situaci贸n de degradaci贸n otras
ser谩n comunistas o netamente libertarias. Indefectible. Cuando
suceder谩 no lo sabemos, pero si reconocemos los indicadores.

LOS
PROCESOS CIVILIZATORIOS DEL SXXI SOBRE LAS 脡LITES

Hace
tiempo que se rompi贸 el precinto que defin铆a a las 茅lites como
socialistas, comunistas, fascistas o capitalistas, es decir, en
virtud de su ideolog铆a. El neoliberalismo venci贸, acabando con el
debate inclus
o en China. De hecho 茅sta se presenta como el
hegem贸n racionador e intervencionista del ‘Nuevo Orden Mundial’.

La pugna prioritaria entre las
茅lites es por el territorio
,
como las buenas alima帽as. Su cambio se basa en el intercambio de
territorios. No es un cambio cualitativo, sino cuantitativo. Ellas
mismas se denominan seg煤n la expansi贸n de su poder y su 谩rea de
influencia. Como en el medievo se dividen entre:
localistas/separatistas, nacionales/coloniales,
continentalistas/multipolares o globales/ trasnacionales/ unipolares.
Las 茅lites locales compiten con las nacionales y
trasnacionales por los restos del naufragio
. Unas por cerrar sus
fronteras aplicando aranceles y comerse ellas solas el pastel que hay
en su demarcaci贸n. Y otras por expandirse, quebrar los aranceles y
comerse a los peces peque帽os. La lucha es intestina y a muerte.

La econom铆a, gesti贸n de bienes y
servicios, es objetivo estrat茅gico de los estados, interfiriendo
constantemente en la econom铆a con aranceles y est铆mulos,
sustrayendo capitales y expulsando miseria. Llegar谩 un punto de
bajos beneficios en que la
iniciativa privada ya no encuentra m谩s beneficios en la econom铆a
real que los que obtiene al aliarse con el estado y vivir de sus
subsidios; como sus ciudadanos.
El estado a su vez cada vez
favorece y se apoya m谩s a sus compa帽铆as aliadas, estrat茅gicas les
llamar谩n, embarc谩ndose en sus aventuras y compartiendo el mismo
destino. Ser谩, si es que no es ya, ‘Capitalismo por otros
medios’
. Cooptaci贸n de las instituciones al servicio de la
oligarqu铆a. Los propietarios se har谩n con el poder pol铆tico y los
pol铆ticos ser谩n propietarios, circunstancia actual de USA, UE o la
Rusia de los tycoon. Porque ser谩 cierto que la 煤nica forma de
mantener su econom铆a local ser谩 por la imposici贸n; su econom铆a
capitalista.

La competencia por el despojo est谩
servida entre las 茅lites. Por su capacidad de movilizaci贸n de
recursos tendr谩n ventaja las trasnacionales. Aquellas que se
hagan con los recursos estrat茅gicos ser谩n las naciones y
corporaciones dominantes.

1 脡lites y digitalizaci贸n

Las corporaciones, como parte del
Inter茅s Nacional, participan del poder del estado, le ofrece sus
servicios y se sirven de sus resortes. Son capaces de gestionar sus
recursos estrat茅gicos, materia reservada, provocar guerras
expedicionarias y civiles, configurar la pol铆tica exterior y en
pocas palabras manipular al estado.

La digitalizaci贸n no solo amenaza a
los puestos de trabajo tradicionales, sino a todo el tejido
productivo y empresarial m谩s b谩sico, secular, ergo a la
estructura propia de los estados
. Con la suplantaci贸n de la
actividad humana por actividad rob贸tica y la aparici贸n de
Inteligencias Artificiales
los sectores productivos primarios,
secundarios y parte del terciario, como la banca, quedan
autom谩ticamente obsoletos y en manos de Empresas grandes en volumen
pero peque帽as en cuanto a n煤mero de trabajadores. Esto quiere decir
que las 茅lites mundiales y locales van a cambiar y mucho, en el
sentido de la concentraci贸n. Lo estamos viendo.

El mundo de las 茅lites es muy simple,
el pez grande se come al peque帽o y el fuerte al d茅bil. Las grandes
empresas trasnacionales se encuentran definitivamente mejor
posicionadas tanto para crisis como para colapsos. M谩s capaces de
dotarse de financiaci贸n, de la rob贸tica y cibern茅tica adecuada,
capaces de acometer m谩s obras en m谩s lugares y aumentar su
diversificaci贸n y disminuir su exposici贸n. Tambi茅n de expandir su
capacidad financiera. Al exterior veremos una pugna por los mercados
entre las grandes tecnol贸gicas que pueden llegar a la creaci贸n de
nuevos polos entorno a nuevos modelos de redes de comunicaci贸n independientes de internet, como la desconexi贸n rusa en torno a
RuNet 2015 [11]
y la china, ya planeada.

Nos espera una oleada de absorciones
empresariales, no todas en el sentido cl谩sico que nos imaginamos
entre empresas del ramo. Todas las empresas internacionales se han
embarcado en aventuras financieras por medio de la emisi贸n de deuda
y acciones, entrado en el juego financiero. Siemens o Carrefour
tienen disponen de sus propias l铆neas de cr茅dito, facebook pretende
emitir su propia divisa. Toman las funciones bancarias. Las grandes
empresas bancarias, financieras y aseguradoras invierten en las
mismas empresas intrusivas que las desbancar谩n, participan en todos
los consejos de direcci贸n. Grandes fondos de inversiones mundiales
centralizan la informaci贸n de primera mano tal vez mejor. El capital
se mezcla y remezcla, pero siempre con un motivo: evitar costes
concentrando el beneficio. Si a principios del SXX el monopolio
nacional fue alentado por los estados totalitarios, el Monopolio
Trasnacional es el sino del SXXI.

Por lo que la
pugna real ser谩 entre las 茅lites trasnacionales unipolares contra
las multipolares y amenazadas por la quiebra de los territorios
dejados atr谩s en la pugna, en forma de 茅lites locales. Podemos
verlo claramente en el reciente ejemplo de Estados Unidos. En 2016
las 茅lites multipolares/nacionales americanas se hicieron con el
poder en la persona de Donald Trump, en pugna con las 茅lites
unipolares/imperialistas. Tendencia neutralizada por la elecci贸n de
Joe Bidden en 2020, pero que a煤n continua. Una tendencia que
trascendi贸 ambos partidos, alineando tanto a dem贸cratas como
republicanos en una u otra tendencia Detr谩s de los partidos est谩n
las empresa financieras y el omnimodo complejo industrial-militar y de
seguridad. Y que como se vio plante贸 la posibilidad de la ruptura
b茅lica de la continuidad democr谩tica. La violencia siempre est谩
presente cuando se habla de beneficios.

Las corporaciones digitales
trasnacionales y deslocalizadas con sus ej茅rcitos de reserva
rob贸ticos e Inteligencias Artificiales IAs se har谩n con el control de estados, empresas,
bancos y ej茅rcitos, desplazando a las oligarqu铆as locales. Ya
sabemos quienes son: los GAFAN, Yandex, Hawuei, Alibaba, Visa,
American Express, Rytheon, Bayer, Pfizer, Cargil. Unas 400 empresas
matrices que controlan una mir铆ada de empresas auxiliares [29].

De la mano ir谩 una disminuci贸n del
beneficio general que arrastrar谩 al peque帽o comercio,
desplazado por la venta online.
Como se ha mencionado todo parece indicar el establecimiento
de clusters industriales que concentrar谩n la producci贸n industrial
rob贸tica, latifundios vac铆os trabajados por veh铆culos aut贸nomos y
que concentrar谩n la producci贸n primaria, transportes aut贸nomos,
acompa帽ados por ciudades atestadas de ciudadanos pensionados y
subvencionados. Concentraci贸n de capitales hasta un grado jam谩s
imaginado.

Los indicadores ser谩n la penetraci贸n
de la bancarizaci贸n, llegando al 95% en 脕frica y equipar谩ndose con
Europa, del 茅xodo rural, llegando al 95% de poblaci贸n urbana
tambi茅n en 脕frica, la ca铆da del 脥ndice de Fertilidad y Natalidad
en pa铆ses africanos, que ser谩 menor de 2 tal vez sobre el 2060.

2 脡lites y agotamiento de recursos

La guerra por los recursos es un
intento de acumulaci贸n, control de mercado, destrucci贸n de
competidores y en 煤ltimo t茅rmino incremento de oferta. En general
la guerra es cara, mucho, y expone al desgaste e inestabilidad social
a los propios territorios que la practican si la conquista no es
r谩pida. Consume y desgasta recursos que pueden ser vitales para la
supervivencia del r茅gimen de turno. A dem谩s no acaba con el
problema fundamental, el pico productivo de materiales clave. Aviva
el militarismo y la concentraci贸n de capitales, potenciando las
oligarqu铆as poseedoras y desigualdades. Una guerra mal llevada puede
llevar al agresor al cambio de gobierno, como en Espa帽a en 2004, a
revueltas prerevolucionarias como la Semana Tr谩gica de Barcelona
1909 o a la propia revoluci贸n, como en la Rusia de 1917.

En la mirilla los pa铆ses mencionados
con recursos estrat茅gico m谩s los que con el tiempo se sumen a la
lista por el desgaste de recursos no estrat茅gicos. Cu谩ndo estallar谩n
las guerras es cuesti贸n de tiempo, pero totalmente inevitables si no
se frena las ansias de las 茅lites poseedoras.

Los 煤nicos pa铆ses que en un estado de
degradaci贸n ambiental y econ贸mica merecen la pena conquistar son
los que disponen de recursos y reservas a ser posibles estrat茅gicas,
o enclaves de control. Al centrar gran cantidad de intereses tambi茅n
generan grandes necesidades de defensa. Lo que veremos son grandes
coaliciones militares internacionales azuzados por el capital
financiero mundial
en busca de presa. Algo a lo que por otra
parte ya est谩bamos acostumbrados. Una ya est谩 aqu铆, la OTAN. El
resto se formar谩n poco a poco sobre la base del eje China-Rusia. Lo
que surgir谩 de su agresi贸n son territorios fragmentados y
devastados que, despu茅s del tiempo, no mucho, perder谩n valor. Es el
caso de los pa铆ses de oriente medio.

La Invasi贸n Extractivista
implica la destrucci贸n integral de la organizaci贸n social, derrocar
el gobierno de turno y succionar los sus recursos naturales de un
pa铆s o territorio con la m铆nima inversi贸n, de lo que deriva una
guerra intensiva, corta, y en que se pretende el m谩ximo castigo
posible. Pero tal vez lo m谩s importante sea la ruptura de v铆nculos
sociales. Lo cual supone la reconfiguraci贸n del orden social y su
restablecimiento con 茅lites locales, muchas veces jefes
religioso-militares como en Irak 2001, se帽ores de la guerra como
Afganist谩n 2001, jefes tribales como en Libia 2011, mafiosos como
los Narcos de M茅xico, paramilitares de Colombia, mafias de
Yugoslavia, maras salvadore帽as. Seg煤n la doctrina
Cebrowsky-Rumsfeld [12]
cuanto m谩s d茅bil es una organizaci贸n social mayor es la capacidad
de extracci贸n de recursos. La organizaci贸n m谩s b谩sica es la
familia. La doctrina que dio lugar entre otros monstruos al plan de
asesinatos por drones inaugurado por Obama en 2016 [13]
en el que sus 煤ltimas v铆ctimas eran asistentes a bodas, funerales y
bautizos. Monstruoso.

Dicho de otro modo, el proceso
extractivo en una regi贸n supone la dotaci贸n sistem谩tica de una
serie de servicios auxiliares que si no se destruyen a tiempo puede
llegar a afectar al beneficio del proceso, y con 茅l a la producci贸n.
El mantenimiento de medios extractivos, de transporte, plantillas y
burocracia consume cada vez m谩s recursos, se rodea de empresas
auxiliares y hace caer el beneficio. Es as铆 que hay regiones enteras
abocadas al subdesarrollo forzado militarmente por medio de la
ocupaci贸n, sabotaje, acoso y guerra con fines extractivistas. Casos
actuales como el de Iraq, Libia, Congo, Ruanda, Etiop铆a, Eritrea,
Sud谩n, Yemen…

El modelo colonial/imperial de
mantenimiento de estados vasallos por medio de gobiernos t铆tere
puede durar y perdurar en el tiempo ‘hasta que’ se cumplan una
condiciones:

-hasta que se agota el recurso a
explotar (caso de pa铆ses petrol铆feros),

-hasta que la ocupaci贸n se vuelve muy
cara de mantener (caso del colonialismo militar americano),

-hasta que las condiciones de
explotaci贸n en la colonia se degradan y se vuelve disfuncional,
ingobernables; colonialismo cl谩sico.

B谩sicamente estas tres condiciones
afectan tanto a la composici贸n de 茅lites locales como a las
resistencias populares locales. Es particularmente interesante
estudiar la pol铆tica colonial norteamericana actual ya que su
escalada militar y pol铆tica de deslocalizaci贸n empresarial
depredadora paraliz贸 su capacidad de innovaci贸n industrial y
actividad tecnol贸gica hasta el punto de perderle la competencia
hegem贸nica con China. Su decadencia.

-Aporofobia/ eugenesia/ esterilizaci贸n/
genocidio como medio de disminuci贸n de la demanda. ‘Teor铆a de la
Despoblaci贸n’
: teor铆a malthusiana que nos dice que acabando con
la poblaci贸n m谩s pobre se recuperar谩 la prosperidad y aumentar谩n
los recursos y territorio disponibles (espacio vital). Estas
poblaciones excluidas pr谩cticamente no intervienen en la actividad
econ贸mica, ni como consumidores ni productores, viviendo de la
subsistencia. Siendo alrededor del 10% de la poblaci贸n son los que
m谩s cerca est谩n de vivir seg煤n la capacidad de carga local, con la
menor cantidad de recursos y menor gasto de energ铆a. Ser铆an una
gran esperanza si tuvieran el 谩nimo de unirse. Quien piense que
eliminando a los que menos consumen se acaba con el hiperconsumo de
los que m谩s consumen, que eliminando a los que menos degradan el
territorio los problemas de degradaci贸n finalizan, es que prefiere
la propaganda darwinista supremacista [14]
que emiten las 茅lites por sus vomitorias medi谩ticas a extraer
conclusiones a partir de datos y razonamientos. No llega ni a
propaganda, es mera fantas铆a que ni si quiera amenaza a la l贸gica.

3 Las 茅lites y el cambio clim谩tico

El cambio clim谩tico como hemos visto
tiene una dimensi贸n cuantitativa y otra cualitativa. El abandono de
bastos territorios y la superpoblaci贸n de otros supone un cambio del
balance de las propias 茅lites. Los pa铆ses del norte vuelven a
posicionarse de nuevo mejor que los del sur.

El control de la emisi贸n de
contaminantes y la disminuci贸n de residuos fueron rechazados durante
d茅cadas sino siglos por las 茅lites dominantes. Siempre se negaron
sistem谩ticamente a la biorremediaci贸n y al reciclaje. Mucho menos a
la adopci贸n de otros tipos de econom铆as que no fueran las que ellas
les conven铆a. El aire ecologista que ahora les embarga no solo es
fruto de una iluminada voluntad por eliminar o paliar los efectos
perniciosos sobre el ecosistema y clima, sino por el l铆mite
productivo de varios recursos, entre ellos los petr贸leos de mejor
calidad o materiales ex贸ticos como el litio. Tambi茅n del impacto
clim谩tico sobre sus econom铆as: les roba mercado. Las ecologistas
llev谩bamos berreando d茅cadas, nos desoyeron hasta la represi贸n.
Ahora el efecto sobre sus beneficios es claro, el aumento de los
desastres clim谩ticos recurrentes resulta en un empobrecimiento cuyo
resultado neto es la disminuci贸n del consumo y la destrucci贸n del
tejido productivo, luego un gasto de recursos en remediaci贸n que no
se traducen en beneficios y ahora pagan las empresas que lo
provocaron.

Las empresas se vuelcan en el reciclaje
que nunca desearon. Pero tambi茅n para ello tienen remedio, planean
fara贸nicas empresas de megageoingenier铆a y cemento. El
ejemplo es Jap贸n: colosales diques de contenci贸n separan tierra y
mar para evitar tsunamis. Despu茅s de un tiempo nadie sabr谩 que hay
m谩s all谩 de esos muros. Tal vez agua. Su forma externa son las
iniciativas pseudoecol贸gicas, el Green New Deal, los ecoBonos, la
industrias del hidr贸geno o las energ铆as renovables. Esto ya de por
s铆 es una p茅rdida econ贸mica efectiva asumida por las 茅lites
mundiales.

El control alimentario cada vez
tomar谩 m谩s importancia en un mundo de beneficios menguante. Sobre
todo para los lugares con ecosistemas m谩s fr谩giles y condiciones
clim谩ticas m谩s extremas. Todo apunta a la desertizaci贸n de
grandes 谩reas, la despoblaci贸n progresiva de grandes zonas 谩ridas
y el aumento de importancia de las zonas productoras de alimentos del
norte. 脫ptimo para los procesos extractivos. Esto tambi茅n apunta a
que el dominio general seguir谩 permaneciendo en el norte por
otra centuria; cada vez m谩s al norte. Mientras China y EEUU sufrir谩n
Escandinavia, Rusia y Canad谩 se ver谩n enormemente beneficiados.

Aunque zonas abandonadas a su suerte
pudieran anecd贸ticamente reverdecer la tendencia natural es la
cementaci贸n del mundo y las grandes estructuras de geoingenier铆a
como forma de biorremediaci贸n. Despu茅s nos extra帽aremos si nos
extinguimos.

Las 茅lites que no se adecuen al nuevo
entorno simplemente desaparecer谩n. En mente las industrias
petroleras, automovil铆sticas o de aviaci贸n, muy potentes durante
medio SXX, hoy en franca desmantelaci贸n.

Y no es descartable la aparici贸n de
guerras clim谩ticas, en que unos pa铆ses ataquen a otros para evitar
que desarrollen programas de consumo. En mente tenemos el programa
nuclear Iran铆, los pa铆ses del Sahel o la selva amaz贸nica.

4 Por competencia entre las 茅lites

Se generar谩n zonas de combate,
tanto pol铆ticas como econ贸micas y sociales. Pa铆ses atacados por
sus recursos, masas de migrantes escapando de las zonas de guerra y
campos de refugiados. Por millones. Los nuevos teatros de guerra
ser谩n los viejos puntos calientes m谩s los que se unan a la
lista por efecto de la escasez/carest铆a/ importancia. Despu茅s la
lista disminuir谩 conforme decaigan el beneficio y los recursos.

Pero tambi茅n veremos en nuestras
calles
los efectos de las luchas intestinas entre las 茅lites y
los efectos de la polarizaci贸n social. Un ejemplo es la am茅rica de
Trump, un estado policial local y represivo que aseguren los retornos
para las 茅lites. Un modelo que export贸 a interrem europeo con
Rusia. Tambi茅n estados paramilitares, barrios militarizados o
autonom铆as controladas por las mafias, milicias o se帽ores de la
guerra.

Todos son efectos del mismo fen贸meno.
驴Qui茅n ganar谩? A caso nos importa? Si ganan las 茅lites
acaparadoras locales sufriremos un r茅gimen opresivo
que no
solucionar谩 nuestros problemas, y si ganan las internacionales lo
mismo
. Explotar谩n unos recursos que nunca disfrutaremos y se
quedar谩n con los beneficios, por que por definici贸n es lo que hacen
las 茅lites de propietarios.

Conclusi贸n

No sabemos si en el futuro lejano la
茅lite mundial se unir谩 para explotarnos en un 煤nico organismo,
totalitario, fascista y onniscientes, el llamado Nuevo Orden Mundial.
Tal vez una simple IA. Si se formaran varios bloques econ贸micos y
militares, el mundo multipolar. Si las corporaciones monopol铆sticas
barrer谩n la faz de la tierra, lo cual damos por hecho, o si
acabaremos hablando chino, como hicimos con el ingl茅s. Es decir, si
lo lograr谩n antes de colapsar.

Est谩 claro es que el viejo r茅gimen
productivo basado en la expansi贸n, contaminaci贸n, el residuo y el
desperdicio cay贸 por su propio peso.

De lo que estamos seguro es de que
van a ser escasas, deslocalizadas, inalcanzables y que no ser谩n
capitalistas. Ni practicar谩n econ贸micamenten ninguno de sus
derivados
: capitalismo de estado, fascismo, social-capitalismo,
anarcocapitalismo… sus planes de dominio mundial funcionar谩n, pero
no por mucho tiempo. Nada funcionar谩, porque nada puede devolver los
recursos desgastados, empleados en la resoluci贸n de desastres o el
terreno habitable perdido por el desastre clim谩tico. A dem谩s, por
efecto de la robotizaci贸n no ser谩 posible seguir acumulando como
conoc铆amos. Hablamos de movimientos mundiales coet谩neos
surcados por crisis irresueltas y guerras que interfieren en las
capacidades acumulativas. Su suerte estar谩 echada cuando no puedan
mantener sus caros ej茅rcitos.

Este es un tema interesante, porque los
ej茅rcitos rob贸ticos consumen muchos recursos materiales, muchos de ellos estrat茅gicos, y se apoyan
en muchas infraestructuras que pueden ser cr铆ticas. Mientras que los
ej茅rcitos humanos necesitan sangre joven, una sangre que no queda en
las sociedades senectes del S.XXI. La mejor carta que pueden y van a
jugar es el control social por medio de IAs y escaneo de redes,
evitando el acceso a bienes y servicios a parte de su poblaci贸n,
como ya se hace en China. Estas pueden ser las sociedades m谩s
golpeadas por una desescalada tecnol贸gica.




Fuente: Tarcoteca.blogspot.com