December 10, 2021
De parte de La Haine
695 puntos de vista

De ganar Boric ante el fascista Kast, no solo el parlamento cerrar谩 cualquier cambio, sino que su moderaci贸n llevar谩 probablemente a mayores crisis con su base

La noticia de las elecciones fue el triunfo Jos茅 Antonio Kast de la ultra derecha en primera vuelta presidencial, con su mayor fuerza en el sur del pa铆s, arriba 2 puntos de Gabriel Boric, de Apruebo Dignidad, que gan贸 en la capital y centro del pa铆s. Ambos pasaron al ballotage del 19 de diciembre, la segunda vuelta m谩s polarizada desde la transici贸n.

Los candidatos de los viejos partidos de los 30 a帽os, Chile Vamos y Concertaci贸n salieron derrotados y el populista de derechas Franco Parisi fue sorpresa en el tercer puesto con 13% de los votos, con fuerza en el norte. La alta abstenci贸n (53% del padr贸n electoral) sigue siendo una de las expresiones de una crisis org谩nica que vive el pa铆s. El parlamento se reconfigur贸, con la derecha asegurando la mitad del Senado, lo que ser谩 un bloqueo a cambios claves, lo que dej贸 tranquilos a los mercados. La C谩mara de Diputados qued贸 reconfigurada en una especie de 鈥渢res tercios鈥 empantanados (sin ninguna fuerza con qu贸rum propio para reformas claves), con una inicial polarizaci贸n pol铆tica.

Estos resultados abrieron importantes discusiones en la izquierda y en sectores obreros, juveniles y populares. C贸mo enfrentar a la extrema derecha de Kast es una de ellas. Tambi茅n ha surgido un fuerte sentimiento de ir al 鈥渕al menor鈥. En esta nota buscamos desarrollar c贸mo llegamos hasta qu茅 y c贸mo luchar por una alternativa consecuente para enfrentar a Kast. Hoy las alternativas son o un fascistizante como Kast o uno que termina proponiendo una copia del r茅gimen contra el que millones nos levantamos. 驴Qu茅 pas贸?

驴C贸mo pasamos de la revuelta a Kast?

Hay preocupaci贸n que Kast gane la presidencia el 19 de diciembre. Tiene la mayor probabilidad y es apoyado por la derecha y ahora por la mayor铆a de la gran burgues铆a. Sin embargo, la elecci贸n est谩 abierta. El electorado de Parisi es difuso y est谩 por verse la participaci贸n electoral.
Pero los resultados de las elecciones, muestran que hubo un giro a derecha en el clima y la situaci贸n pol铆tica nacional, con muchos l铆mites y contradicciones.

驴C贸mo sucedi贸 esto? 驴C贸mo pasamos a Kast despu茅s de una rebeli贸n popular de movilizaciones, protestas y huelgas m谩s grandes en d茅cadas, que estuvieron a punto de echar a Pi帽era del poder y cuestion贸 el Chile neoliberal?

Los grandes grupos econ贸micos, el gobierno y grandes medios, hicieron una campa帽a de terror con el desorden p煤blico, supuesto aumento de inseguridad y delincuencia, vinculando 茅sta a la protesta social, 鈥渘arco-terrorismo鈥 en el sur vincul谩ndolo al pueblo-naci贸n mapuche, inmigraci贸n 鈥渄escontrolada鈥 para inflar el odio xen贸fobo y racista. El sentido com煤n que crea la 鈥渙pini贸n p煤blica鈥 nunca es espont谩neo, sino dirigido.

Pero ese desplazamiento de la agenda desde los 鈥渃ambios鈥 鈥搒alud, pensiones, educaci贸n, salario, vivienda- al discurso del 鈥渙rden鈥, atraves贸 un proceso que le abri贸 condiciones a esa instalaci贸n. La 鈥渞eacci贸n鈥 a una revuelta 鈥揔ast- para cerrar la etapa abierta por 茅sta (derrotarla) no es natural, as铆 como tampoco a煤n 鈥揹e ganar Kast- est谩 asegurado que imponga su programa. Hubo condiciones sociales, econ贸micas y pol铆ticas, y luchas pol铆ticas abiertas. Qu茅 rol y responsabilidad tuvieron los partidos 鈥搒obre todo quienes tienen peso dirigente- y en la izquierda es parte clave de esa ecuaci贸n.

驴C贸mo explicar este desplazamiento a la derecha? La revuelta fue desviada a lo que llamaron la 鈥渟alida institucional鈥. La rebeli贸n puso entre las cuerdas a Pi帽era y al r茅gimen de la transici贸n, pero no lo derrib贸. En los 鈥渄铆as decisivos鈥 tras el paro nacional de 12 de Noviembre de 2019, el punto m谩s alto de la rebeli贸n, para desviar ese proceso y sacar a las calles de la escena, se fragu贸 entre cuatro paredes en el reaccionario Congreso Nacional, el 鈥淎cuerdo por la Paz鈥 firmado desde la UDI pinochetista hasta el Frente Amplio. No fue un 鈥渢riunfo鈥 de la movilizaci贸n como ha construido el relato de la izquierda institucional, sino un 鈥渄esv铆o鈥 de 茅sta. Gabriel Boric fue la pieza clave en ese acuerdo, incluso contra su propio partido, que despu茅s legitim贸 su acci贸n.

Sin entrar directamente en ese acuerdo el PC, 茅ste desde las burocracias sindicales junto al FA 鈥揺n CUT, Colegio de Profesores o No m谩s AFP- desmovilizaron (antes abandonaron el programa de fuera Pi帽era y asamblea constituyente) y establecieron una 鈥渢regua鈥 de hecho con el gobierno y se fueron a sus c贸modos salones hasta el d铆a de hoy. La 鈥渙posici贸n鈥 en el parlamento rechaz贸 la primera acusaci贸n constitucional, y mientras consolidaban el desv铆o, el FA vot贸 a favor de legislar la ley 鈥渁nti-protestas鈥 que le entreg贸 a Pi帽era en bandeja nuevas herramientas de persecuci贸n y criminalizaci贸n de la protesta social mientras 茅l, su personal pol铆tico, la polic铆a y los militares sellaron su impunidad.

En pleno desv铆o y desmovilizaci贸n de la gran mayor铆a social, mientras una franja grande pero minoritaria dentro de la sociedad se qued贸 movilizada (entre eso por la libertad de los presos pol铆ticos de la revuelta), sobrevino la pandemia y Pi帽era pudo imponer medidas a favor de las grandes empresas mientras jugaron con la vida de la poblaci贸n. Millones quedaban sin ingresos, otros perd铆an sus empleos o eran 鈥渟uspendidos鈥 viviendo de fondos de cesant铆a, cientos de miles de cuenta-propistas arruinados mientras el dinero del 鈥渁ut贸nomo鈥 Banco Central flu铆a al 鈥渕ercado鈥. Las grandes mayor铆as sobrevivieron arregl谩ndoselas, apoy谩ndose entre familias, surgieron cientos de ollas comunes. El rol de la 鈥渙posici贸n鈥 fue de comparsa de Pi帽era y sus ministros. No solo les votaron leyes que atacaron el trabajo (ley de suspensiones) sino que su presi贸n 鈥渋nstitucional鈥 no cumpli贸 ning煤n rol en luchar para que la crisis no la paguemos los trabajadores y el pueblo mientras los ricos se hicieron m谩s ricos. Lo que le arranc贸 al parlamento los retiros de fondos de las AFP para resistir la crisis, fue la ira y protesta popular y es lo 煤nico que deton贸 la ayuda del IFE ampliado este a帽o, solo arriba de la l铆nea de pobreza, y que ahora se acaba.

Las elecciones a la Convenci贸n Constitucional de mayo de 2021 resultaron un terremoto pol铆tico. La irrupci贸n de los 鈥渋ndependientes鈥 fue la noticia; la derecha no obtuvo el 鈥渢ercio鈥 que hab铆a sido su s铆mbolo en el acuerdo por la paz (la regla de dos tercios para aprobar la nueva constituci贸n) y qued贸 en minor铆a; la vieja concertaci贸n se hundi贸, y la irrupci贸n de la Lista del Pueblo, 鈥渕ovimientos sociales鈥 y pueblos originarios (muchos de todo este sector que hab铆an rechazado el acuerdo por la paz del 15 de noviembre de 2019), junto al triunfo del Frente Amplio y el PC (Apruebo Dignidad) les otorg贸 a ese amplio sector una mayor铆a 鈥渟imple鈥 insospechada antes de la elecci贸n. El Frente Amplio gan贸 la mesa ejecutiva r谩pidamente y en las primeras semanas aumentaron las ilusiones populares, y el s铆mbolo de una mujer mapuche 鈥揹e centro-izquierda- sentada en la Presidencia de la Convenci贸n fue la foto del pa铆s.

De inmediato la derecha, los partidos del viejo r茅gimen, los grandes medios como El Mercurio, apoyados en la 鈥渞eforma constitucional del 27 de diciembre鈥 (que sancion贸 en el Congreso las reglas constitucionales del Acuerdo por la Paz) iniciaron una campa帽a para 鈥渟ometer鈥 a la Convenci贸n a este acuerdo por completo contra cualquier tipo de 鈥渟oberan铆a鈥 que un grupo de convencionales hab铆a declarado.

驴Qu茅 se hizo en la Convenci贸n? El FA estableci贸 alianzas y acuerdos con partidos e 鈥渋ndependientes鈥 de centro izquierda y con la derecha tambi茅n, incluso le dieron una 鈥渧icepresidencia鈥. La sumisi贸n a las reglas del acuerdo por la paz vino travestida de una declaraci贸n de apoyo a los presos pol铆ticos que se帽alaba que se someter铆an a las reglas impuestas por el parlamento donde no pod铆an tomar ninguna medida para resolver las cuestiones sociales y pol铆ticas de la rebeli贸n. Los presos pol铆ticos de la revuelta y procesados fueron dejados a su suerte y al apoyo de sus familias y de miles que siguen su lucha; sesionaron con asesinatos 鈥搚 ejecuciones- a luchadores mapuche y siguen sesionando con una brutal militarizaci贸n en La Araucan铆a (respaldada por un Estado de Excepci贸n de Pi帽era con el visto bueno de la 鈥渙posici贸n鈥 en el Congreso); y como guinda de la torta establecieron los 鈥渄os tercios鈥 tan queridos por el pinochetismo contra la 鈥渕ayor铆a simple鈥, consagr谩ndolo por 鈥渕ayor铆a simple鈥, una iron铆a de la historia.

驴Y el fin de las AFP? 驴Y los salarios y pensiones dignos? 驴Y la salud y educaci贸n p煤blica gratuita y de calidad, del fin de los negocios privados mientras en la salud p煤blica millones en listas de espera? 驴Y las demandas de las mujeres, por sus derechos reproductivos y sexuales? 驴Y el fin de la represi贸n al mapuche, la devoluci贸n de sus tierras y su derecho a auto-determinaci贸n? Lejos de las urgencias sociales y populares, la Convenci贸n 鈥揷ontrolada por Apruebo Dignidad y sin que otro sector les combatiera de forma consecuente- no tom贸 y no ha tomado ninguna medida audaz para resolver los problemas sociales de las grandes mayor铆as, ni en pensiones, salarios, salud, educaci贸n, vivienda, tierra.

Sumando los 鈥渇raudes鈥 de lo que fue la Lista del Pueblo, no hay que sorprenderse por el desgaste r谩pido de la Convenci贸n, por la desilusi贸n de amplios sectores que hab铆an vivido con ilusiones ese proceso mientras se los llamaba a desmovilizarse para esperar que desde la 鈥渧铆a institucional鈥 resolvieran los problemas. Todo ello fue desmoralizando a sectores de masas, aislando a los sectores m谩s activos. Las asambleas se fueron desvaneciendo, mientras las ollas comunes nacidas al calor de la crisis se las arreglaban con una amplia solidaridad desde abajo.

En las luchas que hubo este a帽o 鈥損or los presos, huelgas laborales, etc.- el FA y el PC las dej贸 a su suerte, sin impulsar campa帽as, buscar masificar esas causas, coordinarlas, unirlas. Tampoco frente a la ofensiva contra el pueblo mapuche en el sur, hoy militarizado, se hizo ninguna campa帽a para rechazar 茅sta, y buscaron alianzas con la 鈥渙posici贸n鈥 que le votaba los Estados de Excepci贸n en el sur a Pi帽era. La primera l铆nea de la salud p煤blica qued贸 librada a su suerte, y as铆 resistieron el agobio, la precariedad, y tambi茅n lucharon. La lucha por los retiros previsionales, con el importante paro portuario, en la medida que ni siquiera iniciaban las ayudas sociales con cuarentenas masivas, abrieron descontento, que arrancaron esas medidas del Congreso pese a la oposici贸n patronal.

En la Convenci贸n los entuertos del 鈥渞eglamento鈥 llevaron todo al viejo lodo parlamentarista. Junto al rol de la 鈥渙posici贸n鈥 en el Congreso y a la pasividad total de las conducciones de las grandes organizaciones sindicales, toda esa estrategia 鈥渋nstitucional鈥 permiti贸 un fortalecimiento del viejo r茅gimen y sus instituciones, y sobre esa base, el avance de Kast hoy a las puertas de llegar a La Moneda y buscar avanzar en su agenda de reacci贸n contra lo que signific贸 la rebeli贸n. Las traiciones del FA en la revuelta y su rol en la Convenci贸n es lo que abri贸 una relaci贸n de fuerzas favorable a que avance la extrema derecha.

Otra desilusi贸n fue la lista del Pueblo, que pas贸 cuestionando el acuerdo por la paz con un discurso contra todos los partidos y termin贸 disuelta r谩pidamente entre fraudes, esc谩ndalos y subordinaci贸n a todos los tiempos y ritmos de la 鈥渧铆a institucional鈥 que fragu贸 el acuerdo por la paz, y junto a los movimientos sociales, bajaron toda movilizaci贸n en aras de lograr la 鈥減articipaci贸n鈥 a base de puros reglamentos y maniobras est茅riles. Con la nueva relaci贸n de fuerzas en el Congreso, ya todos dicen que los 鈥減lebiscitos dirimentes鈥 quedaron en papel mojado.

No es casual que Kast pas贸 de estar cuasi enterrado en la revuelta y fue el puntal de una minor铆a del rechazo, a hoy aparecer como el principal contendiente a La Moneda. La 鈥渞eacci贸n鈥 sobre octubre no cay贸 del cielo.

驴C贸mo enfrentar a la ultraderecha, la derecha y los grandes empresarios?

Kast se trata de un fen贸meno de ultra-derecha, que buscar谩 hacer un gobierno reaccionario y avanzar contra lo que signific贸 la rebeli贸n. Buscar谩 arremeter contra el movimiento de trabajadores y jubilados, dar m谩s poder a las empresas y llevar a cabo un ajuste fiscal. Contra las disidencias y contra las mujeres. Buscar谩 fortalecer la polic铆a y aplicar谩 m谩s represi贸n contra quienes luchen. Contra el resistente pueblo-naci贸n mapuche aplicando m谩s militarizaci贸n que la de Pi帽era, pues recordemos que all谩 rige actualmente un 鈥淓stado de Excepci贸n Constitucional鈥 donde los milicos tienen poder de mando, aprobado dos veces por Diputados y Senadores, oficialistas y de 鈥渙posici贸n鈥.

Kast tiene a su detr谩s el partido Republicano, que fue creciendo estos 煤ltimos a帽os, y sobre todo gan贸 fuerza al calor del desv铆o institucional y la pandemia, y que en esta elecci贸n conquist贸 15 Diputados y 2 Senadores. Entre ellos, un 鈥渘acional-libertario鈥 de extrema derecha en la Regi贸n Metropolitana que se帽al贸 la posibilidad de quitar el derecho a sufragio a las mujeres porque supuestamente 鈥渧otaban contra sus propios intereses鈥. Los grandes empresarios se han fortalecido 鈥 隆y ganaron m谩s que nunca en pandemia! 鈥 y vienen por m谩s ataques a nuestras condiciones de vida. Esos ataques solo pueden frenarse mediante la m谩s amplia organizaci贸n y lucha.

驴C贸mo enfrentamos a la ultra derecha, la derecha y los grandes empresarios? Con la estrategia de espera de la v铆a institucional nos tienen en un punto muerto en el cual no hemos logrado por lo que luchamos y ahora vemos amenazadas las pocas conquistas y derechos. 驴Con que programa y m茅todos enfrentar a Kast y todo lo que representa? Esa es la cuesti贸n.

Los podremos enfrentar con la m谩s amplia unidad de las filas de los trabajadores, sindicatos, coordinadoras y movimientos sociales, de mujeres y disidencia, organizaciones sociales y territoriales, familiares y organizaciones de los presos, de Derechos Humanos, y desarrollar ampliamente asambleas y comit茅s de lucha, desarrollando la autoorganizaci贸n democr谩tica de base para defender todos nuestros derechos elementales y conquistar las demandas por las que millones salimos a la calle y siguen m谩s vigentes que nunca. Esta pelea debe ir unida a un programa que partiendo de la defensa de los derechos elementales, plantee salarios y pensiones dignos que no se los coma la inflaci贸n, contra la precariedad laboral, por salud y educaci贸n p煤blica gratuita y de calidad, por vivienda digna, por tierra para el pueblo mapuche.

Un programa y una estrategia que ponga al centro las necesidades de las grandes mayor铆as trabajadoras y populares, no de la agenda de 鈥渙rden鈥 y 鈥渟eguridad鈥 que impone la derecha y que hoy est谩 tomando el candidato Boric. Su giro al 鈥渃entro鈥 en esta segunda vuelta no solo est谩 tomando pol铆ticas propias de la derecha (m谩s polic铆as) sino incluso enterrando la pelea por la libertad de los presos, sin casi mencionar siquiera la agenda de octubre. Ese giro a una especie de 鈥淐oncertacionismo 2.0鈥 le hace m谩s el juego a la derecha.

Estos d铆as, desde diversos sectores han salido a rechazar a Kast. Los trabajadores portuarios, el Colegio de Profesores. Se han organizado reuniones y asambleas de coordinadoras y organizaciones feministas, de mujeres y de las disidencias sexuales, asambleas estudiantiles. Burocracias sindicales como la Federaci贸n de Trabajadores del Cobre 鈥搎ue no movieron un dedo en la revuelta- llaman a votar a Boric para derrotar a Kast, pero no convocan ni asambleas de deliberaci贸n en las minas, ni un plan de lucha o acci贸n. Lo mismo las burocracias de la CUT, que siguen en una tregua escandalosa hasta ahora y han sido responsables de la pasividad y desmovilizaci贸n que han permitido a la derecha reaccionaria levantar la cabeza despu茅s que estaban en el suelo. Hoy no llaman a enfrentar a la derecha de Kast con autoorganizaci贸n, asambleas de deliberaci贸n, programa de necesidades obreras y populares y un plan de lucha, sino 鈥渃omandos por Boric鈥 sin ninguna cr铆tica a este y sin lucha ni organizaci贸n.

Ah铆 mismo se cuela la extorsi贸n anti-democr谩tica de la 鈥渟egunda vuelta鈥 pues se trata de un mecanismo del r茅gimen para obligar a votar por dos candidatos sin considerar que la gran mayor铆a del electorado no fue a votar, pues esta mayor铆a sigue siendo la abstenci贸n, en el marco de un r茅gimen 鈥減residencialista鈥 impuesto por Pinochet que ning煤n sector ha cuestionado.

Solo una pol铆tica independiente a la estrategia institucional de Boric y Apruebo Dignidad puede avanzar consecuentemente a enfrentar a Kast y quienes lo sostienen.

Hay que exigirle a las conducciones sindicales que dirige FA y el PC que rompan la vergonzosa tregua y salgan de su comodidad, que convoquen a asambleas y un plan de lucha para enfrentar seriamente a la extrema derecha, la derecha y los empresarios, sin confianza en Boric. Los gritos de 鈥渆nfrentar al fascismo鈥 sin asambleas, sin organizaci贸n de base, sin amplia discusi贸n pol铆tica, y sin un programa claro para defender las conquistas y avanzar a conquistar las demandas de octubre irresueltas, desgastan las energ铆as esperando que la 鈥渧铆a institucional鈥 resuelva algo.

Desde La Izquierda Diario estamos impulsando una amplia campa帽a para enfrentar a Kast, la derecha y los grandes empresarios, y desde el PTR estamos participando de asambleas e impulsando esta pol铆tica. Estamos dispuestos a impulsar todo tipo de acuerdos concretos para revitalizar la autoorganizaci贸n en todos los lugares donde podamos, y desde all铆 luchamos para exigirle conducciones que dejen su comodidad e impulsen esta pelea. Si pierde Kast, no significa que se evaporar谩, pues ya se ha fortalecido y aunque su bancada sea una peque帽a minor铆a reaccionaria dura, ha radicalizado a la derecha, y desde el Senado y Diputados, junto al conservadurismo concertacionista y probablemente sectores del 鈥減rogresismo neoliberal鈥, bloquear谩n cualquier cambio real.

驴Y qu茅 hace Boric y Apruebo Dignidad para enfrentarlos? Acuerdos con los dirigentes de la concertaci贸n; rechaza liberar a todos los presos de la revuelta; discurso de 鈥渙rden鈥; iguala la violencia del Estado y de los grupos mapuche; ficha como asesores a ex miembros de seguridad del aparato concertacionista; ficha asesores econ贸micos a 鈥渘eoliberales progresistas鈥. Todo eso significa, considerando el Senado dominado por la derecha, un bacheletismo 2.0 que no llevar谩 a nada nuevo. Su estrategia de cambios 鈥済raduales鈥 ahora ser谩 junto a 鈥渙rden y seguridad鈥. El PC que obtuvo su mejor resultado en d茅cadas, con una bancada de 12 Diputados y 2 Senadores, se ha subordinado a esta pol铆tica derechista, con sus figuras aprobando el rechazo de Boric a la libertad de los presos de la revuelta, y no convoca a enfrentar a la extrema derecha desarrollando la organizaci贸n amplia en todos los lugares para discutir un programa de defensa de los derechos y por la conquista de las necesidades obreras y populares y un plan de lucha para llevarlo a cabo. Por eso, la lucha contra Kast, la extrema derecha, la derecha y las grandes patronales, debe ser sin confianza en Boric y Apruebo Dignidad.

Esto no se trata de volver a una 鈥渞evuelta鈥 ni a peque帽as protestas aisladas. La lucha de 鈥渃alles鈥 y 鈥渁cci贸n directa鈥 sin pol铆tica es una pol铆tica est茅ril para combatir al reformismo y para ganar a las grandes mayor铆as populares para una agenda contra la derecha. Sin programa alternativo y una organizaci贸n amplia para conquistarlo, las protestas aisladas llevar谩n solo a mayores impotencias.

Prepararse hacia mayores choques de la lucha de clases

La polarizaci贸n que se expresa en estas elecciones, no s贸lo es una consecuencia del escenario pos rebeli贸n 2019, tambi茅n es un preanuncio de los eventos m谩s agudos de la lucha de clases que seguramente se desarrollar谩n en el pa铆s, a partir de los ajustes que est谩 preparando la clase patronal.

Un congreso con una especie de 鈥渆mpate de fuerzas鈥 no permitir谩 imponer ning煤n cambio profundo de los que se reclamaron en el levantamiento.

Si gana Kast por el contrario, buscar谩 hacer todo lo que dijimos arriba contra el movimiento obrero, popular, de mujeres y disidencias, contra el pueblo mapuche, contra inmigrantes y pobladores. Pero estar谩 condicionado por la relaci贸n de fuerzas de la lucha de clases: la rebeli贸n popular fue desviada y la pol铆tica de AD le abri贸 el camino a Kast, pero no ha sido derrotada las fuerzas de la revuelta. En el propio parlamento no tendr谩 mayor铆a para implementar su programa, y las condiciones econ贸micas e internacionales no son auspiciosas. Tampoco Kast se trata de un fen贸meno 鈥渇ascista鈥 como se le llama livianamente 鈥搖n 鈥渕iedo鈥 paralizante que levantan sectores de izquierda-, pues no estamos hablando del ascenso 鈥揳煤n- de destacamentos de combate de sectores fachos para aplastar un ascenso obrero y de la izquierda revolucionaria.

La 鈥渕oderaci贸n鈥 de su programa por un lado (no bajar impuestos sino gradualmente, no cerrar la Convenci贸n ni el ministerio de la mujer) y la renuncia de J. K谩iser a republicanos, muestra que ya est谩 condicionado por cierta relaci贸n de fuerzas sociales y pol铆ticas. De avanzar a un r茅gimen m谩s 鈥渂onapartista鈥 por otro lado, tendr铆a que apoyarse en sectores de las fuerzas armadas frente a las viejas fuerzas, lo que implicar铆a mayores choques pol铆ticos y sociales cuyo resultado no est谩 para nada definido, y no es algo que hoy cae bien en el gran empresariado. No est谩 descartado una situaci贸n as铆, y que incluso quiera cerrar la Convenci贸n y otras cosas peores, pero para avanzar hacia all谩 deber谩n producirse grandes choques. Que gane, no significa que no es d茅bil para implementar su agenda, ya en v铆as de moderaci贸n.

Chile transita en un momento donde no est谩n resueltas las cuestiones sociales de las grandes mayor铆as, probablemente tambi茅n vendr谩 estancamiento econ贸mico m谩s inflaci贸n, y la crisis org谩nica irresuelta en el pa铆s continuar谩. Vamos a mayores choques de lucha de clases. De ganar Boric, no solo el parlamento cerrar谩 cualquier cambio, sino que su moderaci贸n llevar谩 probablemente a mayores crisis con su base.

Izquierda Dario




Fuente: Lahaine.org