March 16, 2023
De parte de Portal Libertario OACA
1,700 puntos de vista

El dicho po茅tico 鈥渄e Madrid al cielo鈥 tiene un origen incierto y difuso. Hay diferentes ideas entre las cuales parece enraizar esta prosaica expresi贸n clerical, aunque para algunos la que m谩s peso pueda adquirir al parecer es la que se asienta sobre unos versos de Qui帽ones de Benavente. Pero no investigaremos aqu铆 cu谩l es su g茅nesis, m谩s bien su contrario, desbrozaremos muy someramente porqu茅 Madrid no conduce al cielo, sino al infierno.

Esta creencia popular respecto a esta ciudad seg煤n la percepci贸n de los que aceptan la prosaica expresi贸n es por extensi贸n a que no falta nada en ella. Al ser la capital, supuestamente se abren todas las puertas profesionales pudiendo de este modo desarrollar tambi茅n la necesidad personal de un proyecto vital, ya sea individual o familiar, por ende, se abren las puertas del presente y futuro. Asimismo, como a帽adido, se ofrece un amplio abanico de entretenimiento (m谩s que cultural) inclusive el ocio nocturno, en este sentido, se despliega una inmensa oferta del narc贸tico en todas sus formas.

Pero que en esta ciudad se abra el horizonte del presente y futuro puede ser tan solo un espejismo. Ya en el siglo XVIII Madrid era la ciudad con m谩s pobres del pa铆s a la que llegaban desde todo el territorio nacional debido a que es donde m谩s ricos se asentaban. Vivir de la limosna era el destino de la mayor铆a excepto de los m谩s afortunados que vivir铆an de la servidumbre domestica en alguna casa sirviendo a los ricos. Y  es que es muy dudoso que los ricos generen riqueza, m谩s bien pobreza y servidumbre, y este tipo de Madrid se empe帽an en hacerlo perdurar en el tiempo.

Desde que Madrid dejara de ser una villa para convertirse en la capital de Espa帽a y otra gran urbe internacional, han cambiado numerosas veces las cosas, aunque siempre existi贸 en ella una realidad com煤n que no es precisamente arm贸nica, m谩s bien de tensi贸n, dureza y peligros. Pobreza y represi贸n social y pol铆tica. Iremos descubriendo que por mucho que intentemos encajar la po茅tica premisa 鈥渄e Madrid al cielo鈥, ninguna avenida ni puerta de esta ciudad, ni siquiera la de Alcal谩, conduce a dicho lugar, sino a su contrario religioso.

En el Madrid de nuestros d铆as, las puertas al cielo se cierran no solo debido a que su realidad celeste sufre una aplastante contaminaci贸n atmosf茅rica en continuo agravamiento. En las urbes ya hace mucho tiempo que desaparecieron las estrellas del firmamento debido a la contaminaci贸n lum铆nica y atmosf茅rica. Si vas al cielo desde Madrid, siento decir vulgarmente que ser谩 porque te pongan anticipadamente un pijama de madera debido a los altos niveles de contaminaci贸n que a d铆a de hoy superan por cuatro los l铆mites establecidos por la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS), siendo una ciudad sancionada por el Tribunal de Justicia de la Uni贸n Europea por incumplimiento sistem谩tico de los l铆mites de contaminaci贸n legales. Cient铆ficamente se ha demostrado que el nocivo aire de Madrid, enferma y mata.

La realidad madrile帽a destruye tanto la visibilidad de la b贸veda celeste como la salud y cualquier aspiraci贸n de vida razonable. La 煤nica puerta que dejan abierta a las clases medias y trabajadoras es la de la precariedad y sufrimiento. A estas clases no solo les enferma y mata la contaminaci贸n atmosf茅rica, sino tambi茅n la violencia econ贸mica, social y pol铆tica que despliega contra ellas la dogm谩tica ideolog铆a neoliberal que impera con af谩n continuista de preservar aquella pobreza y servidumbre. Es adem谩s la 煤nica ciudad europea donde venci贸 y asent贸 el fascismo y no fue derrotado, y de aquellos lodos, estos barros. En Madrid, llevan siglos detestando, explotando y excluyendo a los pobres y trabajadores, aprovech谩ndose de ellos, desarrollando pol铆ticas para que un proyecto vital sea inviable excepto para los ricos, y llevamos d茅cadas viendo como esto se evidencia y recrudece nuevamente.

Madrid, es, a saber, la ciudad de la inmigraci贸n nacional (y hoy tambi茅n internacional), una ciudad levantada ladrillo a ladrillo por esclavos y obreros que duermen en extrarradios y votan a sus verdugos, los ricos que les explotan y niegan sus derechos y condenan a la pobreza, precariedad e indignidad perpetua.

En t茅rminos l贸gicos, podemos decir que la poblaci贸n madrile帽a viola sistem谩ticamente en las urnas el principio de no-contradicci贸n neg谩ndose a s铆 misma haciendo del t铆tulo de 鈥渃iudadano鈥 una reducci贸n al absurdo. (Aceptaremos como ciudad madrile帽a tambi茅n su 谩rea metropolitana como ya no puede ser de otra manera).

El llamamiento a las masas a la ociosidad con el eufemismo de 鈥渓ibertad鈥 no es m谩s que el velo que enmascara la hist贸rica oposici贸n entre poder y pobreza, el poder que oculta y a铆sla a los pobres, la represi贸n y violencia econ贸mica, social y pol铆tica que ejerce contra ellos y a todo lo que se interponga a los intereses de los ricos. En resumidas cuentas, en Madrid se ha pasado directamente del absolutismo que se opon铆a a acabar con la esclavitud y pobreza y la manten铆a con caridad y gestos de filantrop铆a, a la dictadura franquista y actual dictadura neoliberal de los mercados que ejerce sofisticada represi贸n y sost茅n con mismos fines.

A d铆a de hoy no cabe duda que Madrid es una ciudad m谩s sin esencia, sin alma propia. A no ser que se帽alemos el etnocentrismo provinciano y nacionalismo castellano como tal. Lo que evidencia la pobreza espiritual en la que est谩 sumergida la ciudad. Tan solo es una gran urbe m谩s de la globalizaci贸n, unas, copias de otras, en la cual, los grandes capitales se han encargado de destruir la convivencia para implantar el mercado sin ley, y a esto, lo llaman 鈥渓ibertad鈥. Pero bien sabemos que sin 鈥渋gualdad鈥 no existe 鈥渓ibertad鈥, sino el privilegio para unos pocos de poder disfrutarla y la desgracia de la mayor铆a de tan solo poder so帽arla atrapados en una vida de sufrimiento y miseria.

Es a los ricos a quienes Madrid una vez m谩s abre sus puertas de par en par. En la ciudad actual sus c茅ntricas avenidas son la constataci贸n de que las personas no transitan ya por un espacio p煤blico para la vida humana, sino que transitan en masa por un espacio restringido para el negocio. Un obsceno parque tem谩tico de consumo con un despliegue hipertrofiado del capitalismo desregulado que incapacita y destruye por completo el equilibrio entre actividad lucrativa y cualquier proyecto vital o uso comunitario, generando un severo conflicto entre lo p煤blico y lo privado.

Es evidente que hemos olvidado c贸mo y por qu茅 emerge la 鈥渃iudad鈥, una entidad p煤blica de fundamento filos贸fico y pol铆tico para tratar las cuestiones humanas y encontrar el mejor modo de organizarnos para una vida social en comunidad en la que podamos solventar y atender mejor los problemas y necesidades comunes. Pero se impone el olvido y el mercado impone sus normas basadas en la desarticulaci贸n del Derecho y Ciudadan铆a, expulsi贸n de familias y vecinos a extrarradios y m谩s all谩 dejando a la poblaci贸n en un limbo entre la Espa帽a vaciada y la urbe privatizada. S贸lo hay cabida para las grandes empresas y  el 鈥渉omo consumer鈥 tras sus desgraciadas jornadas de 鈥渁nimal laborans鈥.

El neoliberalismo ha cambiado el derecho, dignidad y felicidad de las personas por el privilegio del lucro de los mercados anteponiendo el negocio a la vida. Es una oscura y falsa ideolog铆a que ha convertido Madrid en una burda verbena, un escaparate nacional de expropiaci贸n y destrucci贸n masiva de Derechos y Capitales P煤blicos en beneficio del hist贸rico fest铆n de los ricos, evidenciando una deshumanizaci贸n y barbarie en forma de libre mercado que reduce la libertad a mera elecci贸n de consumo, destruye la democracia e impone una sociedad nihilista altamente instrumentalizada, alienada y narcotizada que se limita a intentar no perecer en la jungla asf谩ltica. 

Madrid, ofrece unas condiciones de vida infernal a presente y futuro, el proyecto vital de cualquier persona media o sencilla se hace ut贸pico y quim茅rico. Ni tan siquiera se puede acceder a una vivienda digna en alquiler y menos a煤n en propiedad si no eres un peque帽o o completo burgu茅s. Se han construido unas urbes disparatadas y en concreto un Madrid como claro ejemplo que muestra c贸mo mediante la destrucci贸n del concepto de 鈥渃iudad鈥 y 鈥渃omunidad鈥 se implanta el para铆so para los ricos y sus mercados. Han hecho un Madrid insoportable, lleno de poluci贸n, ruido estridente, bullicio, estr茅s, tr谩fico y grandes atascos, contaminaci贸n ac煤stica y toxica de diversa 铆ndole, agresividad, hostilidad, tensi贸n, ansiedad, explotaci贸n, empujones, codazos, crispaci贸n, gritos, depravaci贸n, prostituci贸n, alcoholismo, pornograf铆a, prost铆bulos, drogas y violencia, precariedad, delincuencia y corrupci贸n pol铆tica, e incluso, emana nuevamente un hedor neofascista y neofranquista cada vez m谩s groseramente visible.

Estamos pues legitimados a decir: de Madrid al infierno. Porque en esta ciudad es inviable desarrollar un proyecto vital, no tiene cabida alguna. Es una ciudad muerta al uso. Deshumanizada y atomizada en la que impera la desconfianza y soledad masiva. Ya no ejerce funci贸n de ciudad, de acoger para vivir y convivir en comunidad ocup谩ndose de los problemas comunes ya que aqu铆 no gobiernan para el bien de todos, sino en beneficio de la clase rica minoritaria. Madrid es una lucha constante, solo tiene cabida la tensa coexistencia atropellada. Madrid ha muerto, su funci贸n filos贸fica, pol铆tica, antropol贸gica y social de ciudad ha muerto. Madrid no acoge. Madrid maltrata, instrumentaliza, explota, roba y expropia, expulsa, enferma y mata. La vida en Madrid se descompone y destruye, es una aut茅ntica picadora de carne humana y causa desequilibrante de la salud mental de las personas. Una ciudad maldita que ha dado la espalda al cristianismo de amar al pr贸jimo imponiendo la guerra hobbesiana de todos contra todos como estado natural del ser humano, en la que impera el individualismo, la maldad, el odio, el ego铆smo, la codicia, deshumanizaci贸n y violencia en todas sus formas, sobre todo econ贸mica y pol铆tica contra la clase trabajadora.

Por tanto, de Madrid no se va al cielo. De Madrid, se va al infierno.

Marcos Ferrero

隆Haz clic para puntuar esta entrada!

(Votos: 0 Promedio: 0)




Fuente: Portaloaca.com