June 24, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
226 puntos de vista


Gustos, usos y costumbres de tiempos y tierras lejanas que persisten hasta nuestros d铆as, tienen su origen en la enorme influencia y creatividad de un personaje del que poco se supo hasta hace algunos a帽os. Estamos hablando de Abu l-Hasan, un kurdo que lleg贸 a las cortes andaluzas del siglo IX y revolucion贸 la est茅tica y los placeres mucho m谩s all谩 de los palacios.

Una noche en Estambul, mi querido amigo Zana me dijo: 鈥溌縑os sab铆as que el 鈥榩adre del flamenco鈥 era kurdo?鈥. Yo pens茅 que no hablaba en serio, porque de hecho siempre brome谩bamos con que 鈥渢odo empezaba y terminaba en Kurdist谩n鈥, aunque en el medio no sab铆amos bien qu茅 pasaba, por esto de que Kurdist谩n no est谩 dibujado en los mapas y entonces algunos se atreven a decir que 鈥渘o existe鈥. O quiz谩s, porque Kurdist谩n solo es real en la imaginaci贸n y 鈥渆n el coraz贸n鈥 de los kurdos, como dice la canci贸n de 艦ivan Perwer, vaya uno a saber. 隆Pero no! Zana hablaba muy en serio.

Hab铆a conocido esta historia en una de las tantas noches de zambra y flamenco con los gitanos en alguna cueva granadina del Sacromonte por las que supo andar y que luego pude reconstruir con algunas de sus recomendaciones y de informaci贸n sacada un poco de aqu铆 y otro poco de all谩.

Zana estaba hablando de Abu l-Hasan, un erudito legendario nacido en Mosul, all谩 por el siglo IX, en la regi贸n que hoy conocemos como Irak. De un padre kurdo y una madre negra, que hab铆a sido esclavizada y luego liberada, y que por su origen 茅tnico, su tez oscura y una voz de esas que hacen pensar en lo sublime, comenzaron a llamarlo Ziry茫b, una palabra que proviene del persa y significa 鈥減谩jaro negro鈥.

Ziry茫b sirvi贸 originalmente al califato abas铆, fundado all谩 en el a帽o 750 por un descendiente de Abb谩s, t铆o de Mahoma, quien fue el que traslad贸 la capital de Damasco a Bagdad, convirti茅ndola en uno de los principales centros de la civilizaci贸n mundial durante el califato de Har煤n al-Rashid, uno de los personaje de 鈥淟as mil y una noches鈥.

Ziry茫b se traslad贸 a esa ciudad fascinante siendo muy joven, y fue all铆 donde inici贸 gran parte de sus estudios. Al poco tiempo se convirti贸 en un m煤sico genial y en el disc铆pulo preferido de Ish茫q, el m煤sico oficial de la Corte del califa -cuyo nombre completo es m谩s dif铆cil de pronunciar que todos los anteriores. Claro que ten铆a una personalidad un tanto exc茅ntrica para la 茅poca, y as铆 como generaba fascinaci贸n, tambi茅n generaba celos, envidias y enemistades a su paso, tantas como para terminar empuj谩ndolo al exilio.

Abandon贸 Bagdad a los 24 a帽os y se traslad贸 al pa铆s de Sham, a la regi贸n que hoy conocemos como Siria. Luego anduvo vagando por el norte de 脕frica, en lo que luego fue T煤nez, donde permaneci贸 por un tiempo en la corte de los aglab铆es, cuyo emir Ziyadat Allah lo aloj贸 con honores y favores hasta que un d铆a se ofendi贸 por unos versos de su autor铆a y lo castig贸 con unos cuantos latigazos antes de desterrarlo.

Pero esto no pareci贸 sorprenderlo demasiado, ya que hac铆a alg煤n tiempo le hab铆a escrito al pr铆ncipe omeya Al-Hakam I para ofrecerle sus servicios, y aunque este emir ya andaba gan谩ndose fama de ser el m谩s cruel y d茅spota de todo el califato, Ziry茫b no dud贸 en mudarse definitivamente a Al-脌ndalus. As铆 llamaban los musulmanes a la pen铆nsula ib茅rica en la Edad Media.

Cuando lleg贸 all铆 en el a帽o 822, se encontr贸 con que Al-Hakam hab铆a muerto. Pero su hijo no s贸lo sostuvo la invitaci贸n de su padre sino que incluso antes de o铆rlo cantar, la mejor贸. Aunque las cifras no est谩n muy claras, se dice que recib铆a un salario mensual de unos 200 dinares de oro que al parecer, no eran pocos para ese entonces, aunque tuviera que distribuirlos en 20 dinares para cada uno de sus ocho hijos varones. As铆 dicen que era el acuerdo. Sobre sus dos hijas mujeres, casi nada se ha escrito al respecto, pero le hubiera alcanzado. No lo sabemos. Lo que s铆 sabemos es que adoraban a su padre y entre todos armaron una especie de emprendimiento familiar vinculado a la m煤sica, ya sea como propagandistas o como disc铆pulos y luego algunos de ellos, como maestros.

A medida que fue ganando confianza y comenz贸 a mostrar sus dones, el dinero dej贸 de ser un problema para 茅l. Pronto Ziry茫b comenz贸 a crecer en prestigio y su irrupci贸n en las tierras andaluzas signific贸 un cambio irreversible en las costumbres europeas, muchas de las cuales llegaron hasta aqu铆 y hasta nuestros d铆as. Cosas que consideramos o asumimos como 鈥渙ccidentales鈥 en origen, hoy sabemos que fueron introducidas e inventadas por este kurdo bastante an贸nimo hasta hace muy pocos a帽os.

Ziry茫b fue un gran profesor, adem谩s de ser poeta, saberes y talentos que alternaba con su curiosidad por la astronom铆a, la geograf铆a, meteorolog铆a, bot谩nica, cosm茅tica, arte culinario y tambi茅n por la moda.

Fue el primero en introducir y transformar el la(ud) en Europa, que luego fue tomando otras formas hasta llegar a la guitarra espa帽ola. Fue el responsable de hacerlo m谩s liviano, de agregarle una quinta cuerda -entre la segunda y la tercera- y el que comenz贸 a usar una pluma de 谩guila para tocar, en lugar de la habitual p煤a de madera, lo cual generaba un sonido muy particular. Tambi茅n ti帽贸 las cuatro cuerdas de un color para simbolizar los humores aristot茅licos y la quinta cuerda de otro, para representar el alma. Esa relaci贸n cercana entre el origen m谩gico y religioso de la m煤sica y 鈥渓a cosmolog铆a, la medicina, las matem谩ticas y la 茅tica鈥 estaba presente en las ense帽anzas de Zyriab.

As铆 lo cuenta Mahmoud Guettat, un prestigioso music贸logo tunecino en su libro 鈥淟a escuela musical de al-Andalus a trav茅s de la obra de Ziry茫b鈥, donde tambi茅n rescata de los registros de la corte del Califa detalles que 茅l mismo relata sobre el proceso y los materiales que utilizaba para la construcci贸n de sus instrumentos.

Creador de un estilo 煤nico e influyente de interpretaci贸n musical, escribi贸 canciones que fueron interpretadas y transmitidas en Iberia de generaci贸n en generaci贸n y tambi茅n es considerado el fundador de las tradiciones musicales andaluzas del norte de 脕frica. Hoy en d铆a, muchos lo llaman 鈥渆l padre del flamenco鈥, se ve que mi amigo ten铆a raz贸n. Aunque en realidad fue el precursor de un cierto tipo de guitarra y el flamenco no creo que necesite de un padre, pero ya casi nadie niega su influencia. Hasta Paco de Luc铆a hizo un disco con su nombre.

Abderraman II, ese hijo sucesor que lo acogi贸 en su Califato, era un adorador de las artes y Ziry茫b supo aprovechar ese impulso y toda la libertad con la que contaba, casi para todo lo que se le antojara. Hasta le permiti贸 establecer una de las primeras escuelas de m煤sica de C贸rdoba. Una escuela que incorpor贸 a hombres y mujeres entre sus estudiantes e introdujo algunas pruebas bastante peculiares con el objetivo -seg煤n 茅l- de potenciar sus capacidades vocales. Trozos de madera en la boca para que aprendan a mantenerla abierta mientras vocalizaban, fajas atadas a la cintura para que respiren de una determinada manera, y los hac铆a cantar sostenidamente casi a los gritos para medir el alto y el largo de sus voces y su capacidad pulmonar.

Pero Ziry茫b hizo mucho m谩s que eso, porque introdujo h谩bitos y comportamientos en la cultura y sociedad europea de la 茅poca, que modific贸 por completo el estilo de miles de millones para siempre.

En lo dom茅stico, introdujo los manteles o hules de cuero fino y sobre ellos, los platos adornados para hacerlos m谩s atractivos al comensal. Adi贸s a las copas de metal, que fueron reemplazadas por las de cristal para sentir mejor el gusto del vino. Pero tambi茅n se encarg贸 de innovar en los sabores de la cocina de C贸rdoba. La vista, el o铆do, el paladar 鈥 Ziry茫b no dej贸 sentido por estimular.

Hace unos a帽os, publicaron en Espa帽a un libro que se llama 鈥淟a cocina de Ziryab鈥 y seg煤n all铆 cuentan, tambi茅n a 茅l se le atribuye el uso de los esp谩rragos y su cultivo, la creaci贸n de las alb贸ndigas y el escabeche y el uso de las almendras, pistachos y pi帽ones en much铆simos platos. A 茅l est谩 asociada una po茅tica propia tambi茅n en la pasteler铆a y es quien cre贸 esa especie de bu帽uelos fritos, de distintas formas, algunos muy parecidos a los churros que nosotros comemos aqu铆, pero en Medio Oriente se comen repletos de alm铆bar.

Este asunto de cambiar la ropa seg煤n el clima y la estaci贸n, fue una costumbre impuesta por Ziry茫b. Sugiri贸 tambi茅n diferentes tipos de vestimenta para las ma帽anas, las tardes y las noches.

Los polvos de rosas, albahaca, jazm铆n, 谩mbar o almizcle los reemplaz贸 por un tipo de desodorante para deshacerse de los malos olores y tambi茅n promovi贸 los ba帽os matutinos y vespertinos. Casi un obsesivo de la higiene personal. Se cree que Ziry茫b invent贸 algo as铆 como una pasta de dientes, que populariz贸 en toda la Iberia isl谩mica. Los ingredientes exactos de esta pasta dental no se conocen actualmente, pero hay registros que sostienen que eran 鈥渇uncionales y agradables al gusto鈥.

Seg煤n su bi贸grafo, el no menos controvertido historiador Al-Maqqari (1578-1632), hispanista y escritor argelino, hasta el corte de pelo cambi贸 entre las personas de al-Andalus, Antes de 茅l, hombres y mujeres llevaban su largo cabello separado en el medio y colgando hasta los hombros. Ziry茫b se lo cort贸 y se empez贸 a dejar el flequillo hasta las cejas, adem谩s de popularizar el afeitado entre los hombres. Tambi茅n introdujo el uso de sal y aceites arom谩ticos para acondicionar el cabello. A Ziryab no se le escapaba nada. Dicen que hasta una especie de Instituto de Belleza fund贸, en el que se ense帽aban las t茅cnicas de peluquer铆a. Pero aqu铆 un detalle: ya sabemos a qui茅n maldecir los que todav铆a nos seguimos depilando (a veces) 隆S铆! Ziry茫b tambi茅n tuvo que ver en esto.

Quiz谩s lo m谩s interesante de estos cambios en los gustos y las costumbres que introdujo Ziry茫b, es que desbordaron los muros de las mansiones y palacios cordobeses y no estuvieron restringidos a los placeres y el bienestar s贸lo de la elite gobernante. Ziry茫b revolucion贸 el arte y las costumbres trascendiendo el tiempo y las fronteras. Los kurdos suelen hacer esas cosas. No s茅 por qu茅 deber铆a sorprendernos.

FUENTE: Nathalia Benavides / Tramas

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org