November 1, 2020
De parte de El Libertario
195 puntos de vista


 




Expandiendo
la
Revuelta




 



Este
escrito
pretende
ser
una
cr铆tica
a
nuestras
propias
actitudes
y
posicionamientos
an谩rquicos,
as铆
como
tambi茅n
una
tensi贸n
que
apunta
a
la
radicalidad
de
nuestras
acciones,
y
nunca
a
una
limitaci贸n
de
manual
hacia
quienes
se
sientan
apuntados
en
las
opiniones
que
ac谩
se
plantean.



 



Si
bien
esta
publicaci贸n
parte
desde
y
hacia
el
territorio
denominado
buenos
aires,
el
termino
liviandad
viene
de
una
visi贸n
abiertamente
globalizada
y
por
lo
general
hace
referencia
a
este
momento
pol铆tico,
social
y
econ贸mico
dentro
del
sistema
capitalista,
en
que
asesinadas
las
anticuadas
plataformas
marxistas
(en
todas
sus
variantes)
por
las
dictaduras
en
esta
regi贸n
del
mundo,
nos
encontramos
con
un
vac铆o
tanto
en
las
practicas
y
posibilidades
revolucionarias
como
en
una
posici贸n
antag贸nica
al
estado
y
el
capital,
en
este
sentido
no
es
sorprendente
que
parte
de
una
generaci贸n
haya
sido
f谩cilmente
sumada
a
las
filas
del
c贸modo
progresismo,
sabiendo
al
mismo
tiempo
que
la
izquierda,
a
quien
nada
le
pedimos
m谩s
que
su
desaparici贸n,
nunca
puede
representar
un
peligro
real
al
orden
imperante.



 



Dentro
de
este
vac铆o
es
en
donde
la
anarqu铆a
encuentra
su
lugar
y
se
expande
como
propuesta
negadora
de
esta
realidad,
encontrando
afinidades
entre
quienes
no
se
resignan
a
la
tortura
y
al
asesinato
en
los
barrios,
o
en
las
comunidades
de
distintos
pueblos
originarios
que
enfrentan
con
dignidad
envidiable,
en
muchos
casos,
el
avance
del
estado
en
su
versi贸n
abiertamente
genocida,
versi贸n
que
muchxs
parec铆an
haber
olvidado
en
los
煤ltimos
a帽os.



 



Es
en
este
caminar,
en
medio
de
una
mediatizaci贸n
exacerbada
por
todos
los
medios
de
comunicaci贸n
y
bajo
la
lupa
represora
con
la
mira
en
lxs
anarquistas,
que
es
pertinente
pensar
nuestras
limitaciones
y
potencialidades,
con
la
firmeza
necesaria
para
no
caer
en
paranoias
y
alentar
nuevamente
la
revuelta.



 




Pensarnos
en
la
liviandad




 



Lo
liviano
es
digerible,
transportable,
intercambiable,
lo



liviano
se
comporta
como
la
informaci贸n,
en
un



intercambio
sencillo
en
t茅rminos
de
movimiento,
de
difusi贸n,
de
imagen,
lo
liviano
es
el
medio
en
que
nos
movemos,
pero
tambi茅n
la
etiqueta
de
nuestras
ideas
y
en
muchos
casos
nuestras
acciones,
lo
liviano
como
forma
ajena
a
la
materia,
o
desintegrador
de
la
materia,
como
una
foto
de
la
miseria,
un
tatuaje
de
corta
duraci贸n
con
nuestras
convicciones,
liviandad
porque
no
pesa
en
nuestros
hombros,
por
el
contrario,
los
atrofia
por
la
falta
de
peso,
como
una
gravitaci贸n
alrededor
de
los
hechos,
alrededor
del
mundo
y
de
lo
que
cre铆amos
como
verdad.



 



La
liviandad
que
sentimos
al
estar
horas
cada
d铆a
relacion谩ndonos
con
un
mundo
virtual,
llega
a
nuestras
proyecciones
y
en
un
mundo
de
slogans,
de
t铆tulos
panfletarios,
no
estamos
ajenos
a
sus
l贸gicas
y
definitivamente
a
su
influencia,
pero
el
punto
en
que
nos
distanciamos
y
rechazamos
la
mera
teorizaci贸n
y
su
banalidad,
es
en
que
sin
duda
rechazamos
este
mundo,
incluyendo
su
virtualidad
y
sus
l贸gicas
de
intercambio,
as铆
como
las
llamadas
鈥渞edes
sociales鈥
y
los
distintos
m茅todos
del
espect谩culo
que
nos
impone
una
sociedad
cada
d铆a
m谩s
refugiada
en
la
simulaci贸n
y
el
aislamiento.



 



Si
bien
la
cr铆tica
parece
ser
casi
obvia,
ya
que
por
ejemplo,
Facebook
y
todo
su
arsenal
medi谩tico
son
de
las
corporaciones
m谩s
visibles
del
capital,
es
en
esta
liviandad
donde
se
le
resta
importancia
a
la
participaci贸n
en
ellas
y
su
relaci贸n
directa
con
los
m茅todos
represivos,
la
misma
futilidad
con
la
que
terminamos
entendiendo
esta
civilizaci贸n
que
supuestamente
queremos
destruir.
No
resulta
menor
el
hecho
que
le
demos
a
la
polic铆a
nuestros
datos,
nuestras
ideas
鈥渞adicales鈥,
nuestra
IP
y
por
lo
tanto
la
direcci贸n
de
nuestra
casa,
y
nuestra
conexi贸n
con
otras
personas
igualmente
鈥渞adicales鈥
para
armar
un
expediente
y
ponerle
el
sello
de
asociaci贸n
il铆cita.



 



En
este
sentido
ser铆a
rid铆culo
afirmar
que
se
es
m谩s
o
menos
revolucionario
por
tener
o
no
un
Facebook,
el
punto
en
todo
caso
ser铆a
creer
que
la
virtualidad
es
un
lugar
a
tener
en
cuenta,
un
lugar
en
donde
publicar
nuestras
ideas
o
coordinar
proyectos,
ya
que
simplemente
si
los
aparatos
represivos
no
est谩n
interviniendo
en
tantas
habladur铆as
vac铆as,
es
porque
somos
solo
livianxs
y
no
un
peligro
real.



 



La
liviandad
se
refleja
tanto
en
nuestras
acciones
nimias
como
en
aquellas
grandilocuentes,
se
hace
presente
en
los
discursos
que
minimizan
la
lucha
y
transforman
cualquier
posicionamiento
en
un
nihilismo
pasivo,
son
las
palabras
de
la
resignaci贸n
repetidas
al
un铆sono
hasta
volverse
impedimento
de
acci贸n,
lo
liviano
se
manifiesta
en
las
relaciones
ef铆meras,
no
por
propia
decisi贸n,
sino
por
falta
de
voluntad,
en
la
tibieza
de
nuestras
convicciones
y
por
lo
tanto
en
nuestro
compromiso
con
la
guerra
social.



 



Entender
la
anarqu铆a
de
forma
liviana
puede
significar
olvidar
el
car谩cter
ofensivo
de
nuestra
propuesta,
como
tambi茅n
jerarquizar
nuestras
acciones
y
hacer
de
la
destrucci贸n
una
imagen
m谩s
a
ser
difundida
en
la
pantalla,
liviandad
como
falta
de
seguridad
y
por
lo
tanto
de
proyecci贸n
en
un
espejo
hedonista
sin
perspectiva
de
los
movimientos
propios
y
del
enemigo,
liviandad
como
falta
de
posici贸n,
como
espacio
abierto,
vac铆o
y
hasta
intercambiable
en
que
se
mezclan
discursos
y
posturas,
como
lo
alternativo,
lo
gen茅rico,
lo
cultural,
como
pluralidad
de
voces
que
se
esquivan
unas
a
otras
evitando
confrontarse
y
liviano
tambi茅n
como
la
tradici贸n
falta
de
cuerpo
que
se
escuda
en
la
ret贸rica
para
esquivar
la
barricada.



 



[Introducci贸n
y
primera
parte
del
folleto
del
mismo
titulo,
que
en
versi贸n
integral
es
accesible
en

https://expandiendolarevuelta.noblogs.org/files/2019/01/Liviandad-print.pdf
.]



 



 




Fuente: Periodicoellibertario.blogspot.com