July 28, 2021
De parte de A Las Barricadas
198 puntos de vista


La Acci贸n Directa Econ贸mica contra el capitalismo y el estado

Cuando la editorial Descontrol se arriesg贸 a publicar Acci贸n directa econ贸mica, decid铆 no firmarlo por m谩s de tres razones, pero voy a mencionar s贸lo tres. Una: los nombres propios obstaculizan los debates, las ideas corren el peligro de ser aplaudidas por los amigos y abucheadas por los enemigos. Dos: no me considero autor de lo que he escrito (digo 芦autor禄 en el peor sentido posible, el de propietario). Tres: por precauci贸n. En estos tiempos de titiriteros y raperos presos, nadie est谩 a salvo.

El libro parte de una premisa m谩s simple que un sonajero: ninguna revoluci贸n se hizo ni se har谩 cumpliendo la ley. Me refiero a revoluciones que tengan por lo menos estas dos aspiraciones:

1) en lo pol铆tico, la anarqu铆a, la libre asociaci贸n de personas y la libre federaci贸n de las asociaciones.

2) en lo econ贸mico, el comunismo libertario.

Puesto que los revolucionarios estamos abocados a incumplir la ley tarde o temprano, conviene que nos vayamos acostumbrando. Esta es mi tesis y lo que ofrezco en Acci贸n directa econ贸mica son reflexiones sobre mi aventura delictiva, tan limitada como peculiar.

El capitalismo lo ha infectado todo: la educaci贸n, la sanidad, el sexo, el arte, la 茅tica, la vida鈥 Pero es una enfermedad de origen econ贸mico. Es un sistema que lo ensucia todo de econom铆a mediante un proceso llamado 芦mercantilizaci贸n禄: la sonrisa de un ni帽o, el agua, la tierra, un atardecer鈥 No hay nada que el capitalismo no pueda convertir en mercanc铆a. Barrerlo de la escuela y del consultorio m茅dico es como quitar chapapote de las playas y de las alas de las gaviotas: un voluntarismo in煤til si no se va a la causa del vertido. En otras palabras, no vale de nada desmercantilizar la educaci贸n o la sanidad si no desmercantilizamos tambi茅n la econom铆a. El capitalismo es ante todo un sistema econ贸mico, luego hay que poner otro sistema econ贸mico en su lugar. Y esto requiere conocimientos econ贸micos, estrategias econ贸micas, instrumentos econ贸micos. Por eso me especialic茅 en lo que llamo 芦acci贸n directa econ贸mica禄, un m茅todo de lucha que abarca desde la creaci贸n de grupos de consumo hasta expropiaciones bancarias o de fondos estatales, principalmente por la v铆a de la insumisi贸n fiscal.

Notad que no he dicho 芦fondos p煤blicos禄, he dicho 芦estatales禄. Hacienda no somos todos. Hacienda es el 贸rgano recaudador de una organizaci贸n armada. Pensar que el dinero del Estado es p煤blico es como pensar que el dinero de la Mafia es p煤blico porque parte de lo que obtiene extorsionando lo dedica a servicios de protecci贸n y beneficencia. El cuento de que no pagar impuestos es insolidario solo enga帽a a los que no conocen (ni siquiera conciben) la posibilidad de la autogesti贸n de hospitales, carreteras o escuelas. Detr谩s del argumento de la insolidaridad hay siempre una legitimaci贸n velada del Estado, uno de nuestros gigantescos enemigos.

Aunque la tipificaci贸n penal con que se juzga nuestras acciones sea la misma, 芦defraudaci贸n tributaria禄, un neoliberal evade impuestos con fines muy distintos a los de un anarquista que practica la insumisi贸n fiscal. Un neoliberal perpetuar谩 con los euros evadidos el capitalismo, el r茅gimen de la propiedad y el trabajo asalariado. Un anarquista, por el contrario, intentar谩 que los euros expropiados sirvan a la revoluci贸n. Ahora bien, lo intentar谩 en vano o con unos efectos muy limitados, ya que el euro no es una herramienta apropiada para la revoluci贸n. Si acaso puede ser necesaria mientras no seamos capaces de generar alternativas. Lo mismo se puede decir de otros tipos de dinero que no est茅nn controlados por el Estado, pero que hayan sido dise帽ados con las mismas l贸gicas capitalistas. Los bitcoins, por ejemplo, est谩n siendo manejados por anarquistas y por neoliberales 鈥攜 por fascistas y por pederastas y por adventistas del s茅ptimo d铆a鈥 con los prop贸sitos m谩s variopintos. Por ello, tomar una parte por el todo y calificar el manejo de bitcoins de 铆ntrinsicamente m谩s 芦neoliberal禄 que el de euros es una reducci贸n aparentemente absurda, pero de ning煤n modo inocente. Las dos son monedas capitalistas de las que nos tenemos que liberar. Mostrar preferencia por una de ellas es un ejercicio parecido al de mostrar preferencia por los socialdemocratas respecto a los dem贸cratas cristianos.

La confusi贸n entre el neoliberalismo 鈥攔adicalmente capitalista鈥 y el anarquismo 鈥攔adicalmente anticapitalista鈥 podr铆a acaso disculparse por ignorancia, pero otra causa frecuente de esta lamentable confusi贸n es el aprecio al Estado. Los confundidos son comunistas m谩s o menos autoritarios, estalinistas, socialdem贸cratas, etc., gente que aprecia tanto al Estado que s贸lo ve a los neoliberales y a los anarquistas como un pu帽ado de despreciadores del Estado.

Desde mi perspectiva anarquista, tan detestable es el capitalismo como el Estado. De hecho, todo apunta a que son inseparables, que no se puede matar a uno sin matar al otro. Por eso recelo de quien critica a uno sin criticar al otro. En mi experiencia particular, la denostaci贸n vehemente de lo neoliberal suele ocultar frecuentemente la defensa a ultranza de lo estatal. Y viceversa.

Estas reflexiones no son azarosas. Las escribo aqu铆 despu茅s de leer el art铆culo de Jos茅 Luis Carretero publicado el pasado 18 de junio en Kaos en la Red bajo el t铆tulo Las criptodivisas y los movimientos sociales. Cr铆tica de las posiciones libertarianas. En su art铆culo, Carretero tacha a Acci贸n directa econ贸mica de 芦libertariano禄, 芦anarcocapitalista禄 y 芦neoliberal禄, tres adjetivos que valen como sin贸nimos de 芦capitalista禄. Parad贸jicamente, el motivo de la descalificaci贸n parece ser mi aversi贸n al dinero capitalista por excelencia: los d贸lares y los euros controlados por el Estado. Como es el dinero capitalista por excelencia, los neoliberales aman los d贸lares y los euros sobre todas las cosas[1]. Un neoliberal jam谩s tocar铆a un bitcoin que no pudiera cambiarse a d贸lares o euros. Pero Carretero parece no reparar en este detalle. Para 茅l, s贸lo el manejo de criptodivisas merece el reproche de 芦neoliberal禄, no as铆 el manejo de d贸lares o de euros. Y al atacar s贸lo el dinero no regulado por el Estado, acaba defendiendo por omisi贸n la funci贸n regulatoria del Estado, al menos respecto al dinero.

Yo he gastado dos cap铆tulos y cuarenta p谩ginas del libro en explicar por qu茅 creo que no hay nada menos revolucionario que guardar euros en un banco. Por lo tanto sugiero varias ideas sobre lo que el lector con ahorros podr铆a hacer con sus euros antes que guardarlos en un banco; como quemarlos, por ejemplo. A los compa帽eros ahorradores que piensen que todav铆a no ha llegado el momento anhelado de la incineraci贸n, les sugiero otras operaciones que he llamado 芦inbersiones禄 y 芦expeculaciones禄, por distinguirlas de las inversiones y especulaciones que los bancos realizan con los euros depositados en sus cuentas. Y en las 煤ltimas posiciones de la lista menciono la compra de criptomonedas, compra sujeta a la condici贸n de que los posibles beneficios reviertan 铆ntegramente en la financiaci贸n de proyectos autogestionados. Pues bien, lo que Carretero destaca de todo lo que acabo de resumir es lo siguiente: 芦sobre la base de un an谩lisis absolutamente libertariano y anarcocapitalista del dinero y sus funciones en el capitalismo, [Acci贸n directa econ贸mica] anima a los activistas a especular en los mercados de criptoactivos禄. En otro lugar tambi茅n dice que estos 谩nimos que yo doy a los activistas se basan en 芦una interesada confusi贸n entre los conceptos de 鈥榤oneda social鈥 y de 鈥榤oneda digital鈥櫬. Como si no hubiera monedas sociales digitales鈥 En fin鈥

Podr铆a estar equivocado, faltar铆a m谩s, no tengo el don de la infalibilidad marxista, pero yo dir铆a que mi an谩lisis no es 芦absolutamente libertariano禄 ni 芦anarcocapitalista禄 y que lo que pasa en realidad es que el an谩lisis de Jose Luis Carretero s铆 es un poco socialdem贸crata. Y voy a decir lo me interesa de verdad, que no es precisamente confundir lo social con lo digital. Me interesa que dejemos de descalificar nuestros an谩lisis y nos centremos en compartirlos, compararlos, debatir en serio sobre ellos. Mi inter茅s no es ret贸rico. La segunda parte de la Acci贸n directa econ贸mica, que publicar谩 tambi茅n la editorial Descontrol, se titula justamente Dineros. Me interesa mucho el 芦an谩lisis del dinero y sus funciones en el capitalismo禄 al que alude Carretero, c贸mo no, pero me interesa a煤n m谩s el an谩lisis del dinero y sus funciones en el anarquismo. Me asombra que haya todav铆a comunistas libertarios que se desinteresen de esta cuesti贸n inaplazable. 驴Por qu茅 铆bamos a interesarnos 鈥攑ensar谩n algunos鈥, si aspiramos a la destrucci贸n del dinero? Pues precisamente por eso: no hay nadie en este mundo con m谩s responsabilidad de interesarse por el dinero que un comunista libertario, porque el dinero es como el c谩ncer, para destruirlo hay que investigarlo.

Terminar茅 por donde empec茅. No he firmado Acci贸n directa econ贸mica. No me mueve el af谩n de notoriedad ni el lucro (por lo que a m铆 respecta, pod茅is piratearlo o tomarlo prestado de la estanter铆a que teng谩is m谩s a mano). Con esa ligereza de equipaje, me permito animaros a que lo le谩is y juzgu茅is por vosotros mismos y os adelanto un pasaje de Dineros, cuya publicaci贸n est谩 prevista para finales de 2022:

芦En el colegio nunca nos ense帽aron c贸mo se crea el dinero y cuando nos pusimos a aprender por nuestra cuenta descubrimos por qu茅: porque es muy f谩cil, en realidad. Dec铆a Einstein que si alguien no sabe explicar una cosa es que no la ha comprendido bien. 驴Es posible que las autoridades monetarias no comprendan bien el dinero? En nuestra opini贸n, sucede m谩s bien lo contrario: que las autoridades monetarias no nos explican bien el dinero para que no lo podamos comprender. En paralelo a esta intoxicaci贸n premeditada corre la intoxicaci贸n accidental de los economistas. Por lo general, su ignorancia no es fingida, es veraz: el n煤mero de los que en su vida profesional tienen ocasi贸n de proyectar una moneda y ponerla en circulaci贸n es 铆nfimo. Los textos te贸ricos sobre el dinero est谩n redactados normalmente por expertos sin experiencia, que no han pasado nunca por la pr谩ctica elemental de dise帽ar una moneda. Son manuales de uso, no de fabricaci贸n. No se pensaron para ense帽arnos a crear monedas, del mismo modo que las instrucciones del Ikea no se pensaron para ense帽arnos a crear estanter铆as. Puesto que su fin es adiestrarnos en el manejo de d贸lares, euros, etc., y lo que nosotras queremos es dejar de manejarlos, los libros de consulta sobre el dinero son inservibles en su mayor parte禄.

[1] Presupongo que despu茅s de d茅cadas de ver como el Estado regala miles de millones de euros a bancos y grandes multinacionales no es necesario explicar que los neoliberales en realidad s贸lo odian al Estado de boquilla. Su lema podr铆a ser: 鈥淧rivatizar beneficios, socializar p茅rdidas鈥.




Fuente: Alasbarricadas.org