October 20, 2021
De parte de CNT Comarcal Sur Madrid
147 puntos de vista


Foto: David F.Sabadell

No es una buena noticia. El anuncio de la marcha de Deliveroo delata dos situaciones que hacen un flaco favor a la mejora de las condiciones en el trabajo. Por una parte, que Deliveroo plantee que se va como lleg贸, evitando la legislaci贸n laboral. Por otro lado, las plataformas est谩n intentando eludir las resistencias a las situaciones de vulnerabilidad que han generado en el trabajo, como movilizaciones, organizaci贸n sindical y respuestas legislativas, que les imponen la subsanaci贸n de sus responsabilidades.

La aparici贸n de estas formas de trabajo que incorporan organizaci贸n algor铆tmica del trabajo, tecnolog铆as y mecanismos digitales novedosos supondr铆an una amenaza para las relaciones laborales y la organizaci贸n y representaci贸n de trabajadores y trabajadoras, suponiendo un reto para el sindicalismo. Sin embargo, las grandes plataformas y quienes las defienden utilizan como uno de sus principales argumentos que estas han supuesto un acceso a ingresos para mucha gente. Esto no deja de ser cierto en parte. Es necesario tener en cuenta que el trabajo en estas plataformas ha supuesto una v铆a de acceso y alivio a la situaci贸n de vulnerabilidad que se hab铆a generado en un debilitado mercado laboral como el espa帽ol. Esto es especialmente relevante entre quienes nunca hab铆an tenido experiencias en este mercado laboral o ten铆an un dif铆cil acceso, como la poblaci贸n joven, migrante o quienes hab铆an acumulado grandes periodos de desempleo, como hab铆a venido ocurriendo desde la crisis de 2008. Pero tambi茅n es cierto que estas formas de trabajo at铆pico est谩n sujetas a una gran precariedad, inestabilidad y poca seguridad en los ingresos y garant铆as sociales asociadas al trabajo.

Las grandes plataformas de reparto de comida y mensajer铆a llegaron a Espa帽a en 2015 evitando las legislaciones y responsabilidades legales que les correspond铆an, especialmente a nivel laboral. As铆 lo han determinado numerosas sentencias en los 煤ltimos a帽os, siendo las m谩s notorias y contundentes los fallos del Tribunal Supremo al respecto. A pesar de los intentos equilibristas de estas compa帽铆as para evitar que fuera reconocida la relaci贸n laboral con quienes trabajaban en sus plataformas, a trav茅s de las sucesivas sentencias se ha demostrado que las relaciones que establec铆an ten铆an un car谩cter laboral e implicaban una serie de obligaciones que no cumpl铆an.

Por otro lado, el Real Decreto-ley 9/2021 (popularmente conocido como ley Rider) amparar谩 desde el pr贸ximo 12 de agosto solo a una peque帽a parte del trabajo en las plataformas digitales. Esta ley solo aborda una realidad del trabajo en expansi贸n. Cada vez son m谩s las actividades que se realizan a trav茅s de plataformas digitales, siendo los m谩s conocidos el transporte de personas (Uber o Cabify) o el reparto y la mensajer铆a de comida u otros productos (Deliveroo, Glovo o UberEats). Pero tambi茅n son cada vez m谩s utilizadas para otros servicios como el cuidado de ni帽os y ni帽as, paseo de perros, tours para turistas, asistencia telem谩tica de distinto tipo o servicios legales. Todos estos trabajos a trav茅s de plataformas digitales no encuentran amparo finalmente en la actual ley, lo que sit煤a a sus trabajadores en una situaci贸n de indefensi贸n que obligar谩 a emprender acciones sindicales y de movilizaci贸n para mejorar y evitar situaciones de vulnerabilidad laboral, como suele ocurrir en estas plataformas como el trabajo por cuenta propia simulado, lo que solemos conocer como falsos aut贸nomos.

Los anteriores intentos por parte de las empresas de evitar estar sujetas a la generaci贸n de formas de trabajo m谩s estables y sujetas a derecho han pasado por distintas fases y estrategias. Desde adaptaciones de sus sistemas de organizaci贸n del trabajo que pretend铆an eludir las sentencias judiciales hasta los intentos de respuesta por la v铆a jur铆dica que les han resultado poco fructuosas, pasando por la incitaci贸n y estimulaci贸n de que quienes trabajaban en estas plataformas se organizasen en asociaciones profesionales para evitar las v铆as sindicales. Esto nos anticipa que estas plataformas seguir谩n poniendo en marcha recursos e intentos de evitar adaptarse a un marco regulatorio y de generaci贸n de empleo m谩s seguro y estable para quienes trabajan en ellas. A pesar de los impulsos en este sentido llevados a cabo hasta ahora por parte de las plataformas digitales, Riders x Derechos y los sindicatos han conseguido situarse como los interlocutores que ha hecho frente al progresivo deterioro de las condiciones del trabajo que ven铆an implantando estas plataformas.

Es por esto, que debemos extraer al menos dos conclusiones. Por una parte, tenemos que tener en cuenta que las acciones regulatorias y de presi贸n institucional (legislativas y judiciales) est谩n suponiendo un freno o, al menos, una erosi贸n a las formas de trabajo aparecidas en los 煤ltimos a帽os cada vez menos garantistas. Por otro, han sido responsable de esto la movilizaci贸n y acciones de car谩cter sindical a trav茅s de las denuncias, organizaci贸n y presi贸n hacia las instituciones. Finalmente, estas han sido las que han desembocado en una regulaci贸n que, a pesar de las posibles limitaciones, generan un marco de seguridad para quienes trabajan en las plataformas digitales. En s铆ntesis, es necesario entender que no es necesario que estas formas de organizaci贸n del trabajo desaparezcan en s铆 mismas, sino que se adapten a una realidad laboral que sea garantista con los derechos y la protecci贸n de quienes trabajan en ellas.

Francisco Fernandez-Trujillo Publicado en El Salto 6 Agosto 2021




Fuente: Comarcalsur.cnt.es