February 14, 2022
De parte de Algrano Sembrando La Duda
1,591 puntos de vista
Arranca la Semana contra la Pobreza Energ茅tica, en la que se desarrollar谩n diversas actividades reivindicativas que culminar谩n con una concentraci贸n el domingo 20 de febrero.
路 Las organizaciones demandan al Gobierno la creaci贸n de una tarifa social que garantice el derecho a la energ铆a limpia para las personas m谩s vulnerables, la prohibici贸n de cortes de suministros b谩sicos de agua, luz y gas, y medidas para asegurar la eficiencia energ茅tica y contra la concentraci贸n de poder de los oligopolios.
路 La inversi贸n p煤blica y local, el impulso al autoconsumo, tanto individual como colectivo, y las comunidades energ茅ticas deben ser prioritarias para reducir la pobreza energ茅tica y facilitar la soberan铆a energ茅tica a la sociedad. 
En la Semana Europea de Lucha contra la Pobreza Energ茅tica, alrededor de 30 organizaciones, entre ellas Ecologistas en Acci贸n, se unen un a帽o m谩s para exigir soluciones con varias actividades reivindicativas, bajo el lema 鈥淟a pobreza energ茅tica mata鈥. Adem谩s, el 20 de febrero se celebra el D铆a Mundial de la Justicia Social. Las organizaciones consideran que no hay mayor injusticia social que la relaci贸n directa entre el nivel econ贸mico y el impacto en la salud y la calidad de vida. 鈥淓n definitiva, en el derecho a una vida digna鈥, exponen. La sociedad civil no es culpable de sufrir pobreza energ茅tica, sino v铆ctima del modelo: el problema est谩 en asumir la energ铆a como un producto financiero y no como un derecho. 
Con la actual crisis de precios energ茅ticos, para no dejar a nadie atr谩s es necesario considerar legislativamente el suministro de energ铆a como un derecho y garantizar el acceso universal a este suministro b谩sico, que permite unas condiciones de vida dignas seg煤n los est谩ndares actuales. Para ello, las organizaciones exigen la implementaci贸n de una tarifa social energ茅tica que contribuya a la igualdad social, de la misma manera que el acceso al sistema sanitario, y la garant铆a de una cantidad m铆nima de agua para usos personales y dom茅sticos. La implementaci贸n de esta tarifa dar铆a respuesta a la ineficiencia que sigue demostrando la aplicaci贸n del bono social y del bono t茅rmico, que contin煤a excluyendo a millones de personas que sufren pobreza energ茅tica.
Las organizaciones recuerdan que en la Ca帽ada Real llevan 500 d铆as sin luz. No existe ninguna explicaci贸n coherente para esta negligencia. Hay personas que necesitan un suministro b谩sico para la vida. En lugar de acceder por derecho, dependen de las condiciones de una empresa privada, propietaria en 鈥渕onopolio natural鈥 de la red de distribuci贸n que les facilita el acceso. 
Los altos precios de la electricidad, impulsados por la tensi贸n geopol铆tica del gas f贸sil, ponen en evidencia, a juicio de las organizaciones, el 鈥渙bsceno funcionamiento del mercado el茅ctrico鈥, con un modelo marginalista que no tiene en cuenta el coste real de generaci贸n y recurre a un opaco 鈥渃oste de oportunidad鈥 en la fijaci贸n de sus precios. La escasa transparencia en la conformaci贸n de precios se produce por la elevada concentraci贸n de este mercado en muy pocas empresas (oligopolio) y su integraci贸n vertical en todas las actividades del sistema energ茅tico: generaci贸n, transporte o distribuci贸n y comercializaci贸n, lo que dificulta la entrada de nuevos actores como las comunidades energ茅ticas o los agregadores de demanda. Adem谩s, el Tratado de la Carta de la Energ铆a (TCE), del que el Estado espa帽ol forma parte, supone una gran barrera de cara a implementar medidas encaminadas a reducir el precio de la electricidad y a asegurar el acceso a la energ铆a de toda la poblaci贸n, ya que una modificaci贸n profunda en el modelo energ茅tico actual podr铆a desencadenar demandas millonarias contra el Estado. Por ello, es imprescindible la salida inmediata del TCE.
Esto lleva a las organizaciones a exigir una decisi贸n pol铆tica firme y contundente para acabar con la concentraci贸n del actual oligopolio energ茅tico. Tambi茅n se debe adoptar la regulaci贸n adecuada y llevar a cabo la transposici贸n inmediata de las Directivas Europeas de Mercado El茅ctrico para impedir la formaci贸n de nuevos oligopolios. Solo as铆 se evitar谩n posiciones de dominio de empresas cuyos intereses econ贸micos son contrarios al cambio de un modelo energ茅tico centralizado y especulativo (basado en un crecimiento constante de oferta y demanda y en la concentraci贸n) por otro m谩s eficiente, descentralizado, distribuido y democr谩tico, con nuevos actores y servicios con un elevado valor social, como exige Europa. 
La ra铆z del problema de la pobreza energ茅tica sigue siendo la misma: 
1. Un injustificado alto precio de la energ铆a (precio que no responde a su realidad de costes, considerado como un producto de lujo cuando se trata de un servicio esencial y de un derecho instrumental a otros derechos fundamentales).
2. La mala calidad de la edificaci贸n (ineficiencia energ茅tica del parque inmobiliario), barrera adem谩s insuperable en el caso de la poblaci贸n que vive en situaci贸n de pobreza energ茅tica, ya que suelen vivir en r茅gimen de alquiler sin acceso a medidas de rehabilitaci贸n.
3. Las bajas rentas de una gran parte de la poblaci贸n. (*)  
Pero adem谩s, seg煤n los datos actualizados de la 鈥Estrategia Nacional contra la pobreza energ茅tica鈥 para 2020, hay 5,2 millones de personas que no son capaces de mantener una temperatura adecuada con los criterios de bienestar en su vivienda durante el periodo invernal en nuestro pa铆s. Por ello, sus objetivos para 2025 son muy pobres, sobre todo para las personas que est谩n sufriendo esta lacra social.
Por eso, un a帽o m谩s, las organizaciones reivindican:
1. Una tarifa social que garantice el derecho a los suministros b谩sicos de energ铆a de manera limpia y sostenible.
2. Prohibici贸n de cortes de suministros b谩sicos de agua, luz y gas e implementaci贸n del principio de precauci贸n, entendido como la obligaci贸n de las empresas suministradoras de consultar a los Servicios Sociales sobre la situaci贸n de las familias antes de efectuar cualquier corte de luz, agua o gas, cumpliendo con los compromisos asumidos en la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energ茅tica 2019-2024. 
3. Aplicaci贸n de medidas para la eficiencia energ茅tica y contra el despilfarro, con especial atenci贸n y prioridad a los hogares en situaci贸n de vulnerabilidad. Elaboraci贸n de un plan de acci贸n para abordar un aislamiento adecuado y una calefacci贸n sostenible con bombas de calor, que deben ser considerados como servicios b谩sicos y obligatorios tanto para las viviendas en alquiler como en propiedad. Se trata de asegurar el derecho a vivir en hogares que proporcionen un adecuado confort t茅rmico con la m铆nima demanda energ茅tica necesaria, asegurando que la calefacci贸n y la refrigeraci贸n provengan de energ铆as renovables, y con acceso asequible a electricidad y/u otra fuente de energ铆a verde. 
4. La separaci贸n horizontal total y efectiva entre las actividades liberalizadas (generaci贸n, comercializaci贸n y agregaci贸n) y las reguladas (distribuci贸n o transporte) de energ铆a, de manera que no puedan ser realizadas por las mismas empresas o grupos empresariales (permitiendo un oligopolio energ茅tico) para evitar la concentraci贸n de poder sectorial.
5. La inversi贸n p煤blica y local en este proceso y el impulso al autoconsumo y las comunidades energ茅ticas deben ser prioritarias, porque la energ铆a comunitaria es una herramienta con gran poder para reducir la pobreza energ茅tica y otorgar soberan铆a energ茅tica a la sociedad. 
La emergencia clim谩tica obliga a realizar la transici贸n energ茅tica de manera r谩pida y urgente, pero esta se debe llevar a cabo de manera participada, equitativa, inclusiva y democr谩tica, con criterios medioambientales y de justicia social, y con un nuevo marco de generaci贸n de energ铆a renovable accesible para todos los hogares al m铆nimo precio posible. 
Del Gobierno depende que la ciudadan铆a pueda ejercer su derecho a participar en el sistema energ茅tico. Es a quien corresponde crear y activar los marcos jur铆dicos y mecanismos econ贸micos necesarios para asegurar que se pueda ejercer este derecho como lo indican las directivas de la UE. Y es a la propia ciudadan铆a a la que corresponde exigir a sus gobernantes que cumplan sus obligaciones de servicio p煤blico y b谩sico para el inter茅s com煤n y la cobertura de las necesidades energ茅ticas.
Las organizaciones llaman a la ciudadan铆a a participar en las actividades planificadas durante esta semana contra la pobreza energ茅tica (en el calendario adjunto), que culminan con una concentraci贸n este domingo para exigir el fin de la pobreza energ茅tica. 
(*) La 煤ltima encuesta de Condiciones de Vida (ECV) del Instituto Nacional de Estad铆stica (INE) de 2020 indica que la tasa AROPE (riesgo de pobreza o exclusi贸n social) es del 26,4% de la poblaci贸n residente en Espa帽a.
驴Qu茅? Concentraci贸n contra la pobreza energ茅tica.
驴Cu谩ndo? Domingo 20 de febrero, a las 12:00.
驴D贸nde? Lugar por determinar. 

Listado de organizaciones implicadas:

Ecologistas en Acci贸n
Plataforma por un Nuevo Modelo Energ茅tico
Greenpeace
Fundaci贸n Renovables
Amigos de la Tierra
CGT
EQUO Cantabria
AeioLuz
Stop Desahucios M贸stoles
Plataforma contra la privatizaci贸n del Canal Isabel II
Feministas por el Clima
Fridays for Future Madrid
Coordinadora Vivienda Madrid
CCOO
Anticapitalistas
IU
CECU
Yay@flautas Madrid
ATTAC
Pensionistas M贸stoles
SOCAIRE
Campa帽a No a los Tratados Comercio e Inversi贸n
Asociaci贸n ALSHOROK

Ecologistas en Acci贸n es una confederaci贸n de m谩s de 300 grupos ecologistas distribuidos por pueblos y ciudades. Forma parte del llamado ecologismo social, que entiende que los problemas medioambientales tienen su origen en un modelo de producci贸n y consumo cada vez m谩s globalizado, del que derivan tambi茅n otros problemas sociales, y que hay que transformar si se quiere evitar la crisis ecol贸gica.




Fuente: Algranoextremadura.org