November 5, 2022
De parte de Nodo50
239 puntos de vista

Plataforma civil contra el ISDS.

Rogamos que la lean y consideren la posibilidad de firmarla mediante el siguiente formulario (Fecha l铆mite: viernes 4 de noviembre)

Tambi茅n puede firmarse a t铆tulo individual desde aqu铆.

La soluci贸n de diferencias entre inversores y Estados (ISDS) es una amenaza para la acci贸n clim谩tica. En el momento en que comienza la conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima (COP 27), pedimos a los gobiernos de todo el mundo que pongan fin a este sistema injusto y peligroso.

Muchos acuerdos de comercio e inversi贸n incluyen mecanismos de ISDS. El mecanismo ISDS empodera a las corporaciones transnacionales para denunciar a los gobiernos en tribunales secretos, al margen de los sistemas jur铆dicos nacionales, por los cambios legislativos y normativos que temen que puedan reducir sus beneficios.

Durante muchos a帽os, las empresas petroleras, de gas, mineras, extractivas y energ茅ticas han presentado cientos de casos de demandas ISDS contra pa铆ses, y los casos relacionados con la energ铆a y la miner铆a representan el 42 % de los casos de demandas ISDS conocidos[1]. Actualmente hay cada vez m谩s casos que cuestionan directamente la pol铆tica clim谩tica. Las corporaciones de combustibles f贸siles ya est谩n denunciando por la eliminaci贸n progresiva del carb贸n, la cancelaci贸n de un oleoducto de arenas bituminosas, la prohibici贸n de las perforaciones petrol铆feras en alta mar y la reglamentaci贸n de la fracturaci贸n hidr谩ulica. Los propios expertos del sector prev茅n que estos casos pueden ser solo un anticipo, dada la magnitud de los 鈥渁ctivos varados鈥 de los combustibles f贸siles[2].

El informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Clim谩tico de este a帽o deja claro que la ISDS conlleva el riesgo de bloquear la eliminaci贸n progresiva de los combustibles f贸siles[3]. En 茅l se destaca espec铆ficamente el Tratado sobre la Carta de la Energ铆a (TCE), que muchas de las corporaciones de combustibles f贸siles est谩n utilizando y al que actualmente se est谩 presionando a los pa铆ses en desarrollo para que se adhieran.

Los principales riesgos derivados de la ISDS para hacer frente a la crisis clim谩tica son:

  • Aumento del costo de la acci贸n clim谩tica
    Las corporaciones pueden reclamar enormes cantidades de dinero de los contribuyentes por medio de la ISDS, a menudo mucho m谩s elevadas que en los tribunales nacionales. Las reclamaciones en casos recientes relacionados con el clima han sido de miles de millones, y con frecuencia incluyen una gran cantidad por hipot茅ticos beneficios futuros. Esto sobrepasa la capacidad de pago de muchos pa铆ses, lo que provoca que la transici贸n clim谩tica no sea asequible.
  • Enfriamiento reglamentario
    El temor a ser denunciados puede hacer que los pa铆ses retrasen o decidan no tomar las medidas necesarias en materia clim谩tica. Algunos pa铆ses ya han admitido que esto est谩 ocurriendo[4]. La amenaza de la ISDS puede utilizarse con miras a amedrentar a los gobiernos para que den marcha atr谩s. Tras d茅cadas de inacci贸n, el mundo sencillamente no puede permitirse que las empresas de combustibles f贸siles utilicen la ISDS para demandar al mundo y llevarlo a la par谩lisis clim谩tica.

Las comunidades que se encuentran en la primera l铆nea de la crisis clim谩tica a menudo est谩n en el centro de las demandas bajo ISDS a trav茅s de las luchas contra la miner铆a destructiva y otros proyectos extractivos.

Debemos librarnos urgentemente del sistema ISDS. Las pruebas de a帽os de perjuicios al medio ambiente, la tierra, la salud y la libre determinaci贸n de los pueblos de todo el mundo son contundentes, y la urgencia renovada del imperativo clim谩tico est谩 fuera de toda duda. Las propuestas de reforma son d茅biles, ineficaces y totalmente inadecuadas para lo que se necesita. Los gobiernos deben adoptar medidas inmediatas para poner fin a los riesgos asociados al mecanismo ISDS.

Sabemos que se puede lograr, porque algunos pa铆ses han empezado a hacerlo. Pa铆ses como Sud谩frica, la India, Nueva Zelandia, Bolivia, Tanzan铆a, el Canad谩 y los Estados Unidos de Am茅rica han tomado medidas para acabar con la ISDS.

Entre las opciones pr谩cticas para actuar se encuentran las siguientes:

  • Dejar de:
    • negociar, firmar o ratificar cualquier nuevo acuerdo que incluya mecanismos ISDS, como los tratados de la UE con M茅xico y Chile;
    • unirse a los acuerdos existentes que incluyen mecanismos ISDS, como el Tratado de la Carta de Energ铆a, el CETA (Acuerdo Econ贸mico y Comercial Global) o el CPTPP (Tratado Integral y Progresista de Asociaci贸n Transpac铆fico);
    • ampliar los acuerdos existentes para incluir mecanismos ISDS, como el RCEP (Partenariado Econ贸mico Comprehensivo Regional) o la AfCFTA (Zona de Libre Comercio Continental Africana).
  • Poner fin o salir de los acuerdos existentes con ISDS, como el TCE.
  • Renunciar al uso de ISDS y negar el consentimiento al mismo.
  • Explorar alternativas a ISDS, incluida la resoluci贸n de diferencias entre Estados, los seguros de riesgo de inversi贸n, la colaboraci贸n internacional para reforzar los sistemas jur铆dicos nacionales y los mecanismos de derechos humanos.

Ahora que los pa铆ses se re煤nen para la COP 27, pedimos a los gobiernos que se comprometan a acabar con la amenaza que supone el mecanismo ISDS para los objetivos clim谩ticos, eliminando este sistema injusto y peligroso.


[1] IISD, Investor-state disputes in the fossil fuel industry, 2021.

[2] AFP, 鈥Governments risk 鈥榯rillions鈥 in fossil fuel climate litigation鈥, France 24, 2021.

[3] IPCC, Climate change 2022: mitigation of climate change, 2022, p谩gs. 14-72 y p谩gs. 14-81.

[4] Elizabeth Meager, 鈥淐op26 targets pushed back under threat of being sued鈥, Capital Monitor, 2022.

ATTAC no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas en los art铆culos, que son responsabilidad de los autores de los mismos.




Fuente: Attac.es