November 25, 2022
De parte de Indymedia Argentina
242 puntos de vista

El hijo de “La China”, la mujer que es juzgada por “homicidio agravado por el vínculo” tras haber sufrido una emergencia obstétrica cuando estaba embarazada sin saberlo, afirmó este jueves en el juicio contra su madre que “ella no es capaz” de lo que la acusan. En la misma jornada, médicos que la atendieron en Venezuela confirmaron que presentaba enfermedades de base y que había tenido episodios similares en su país natal.

Se realizó la cuarta audiencia en el juicio a la “China” que se está llevando a cabo en el TOC 30 de CABA, donde se está dirimiendo su responsabilidad en la emergencia obstétrica que tuvo en el año 2020, a partir de haber sufrido un parto en avalancha en su propio hogar.

La China -un seudónimo puesto para resguardar su identidad- es una mujer venezolana de 43 años, contadora y madre de dos hijes.

En el año 2020 quedó embarazada pero nunca se percató de ello, ya que ella sufre síndrome de ovario poliquístico. En diciembre de 2020 sintió fuertes dolores, largó coágulos y mucha sangre, y descartó las sábanas para que sus hijes no las vean. Las mismas fueron encontradas, y a través de cámaras de seguridad es que pudieron dar con la China, quien fue detenida y en ese momento se anotició que lo que había sufrido fue un parto en avalancha.

En esta cuarta audiencia declararon a través de zoom el médico Edgar José Quiroz, director del Centro de Especialidades Anzoátegui, de Venezuela, donde fue atendida la China cuando vivía en Venezuela. Quiroz leyó la historia clínica de la misma donde figuraba que había ingresado con fuertes dolores, y había nacido muerto un niño de aproximadamente 30 semanas.

Luego, también por zoom, declaró el médico Hayr Madajian, médico gineco obstetra que explicó la emergencia obstétrica que sufrió la China en 2015, donde ingresó con una urgencia, y se le diagnosticó aborto incompleto, hemorrágico, espontáneo.

Por último, declaró el hijo mayor de la China, quien tiene hoy 19 años. El mismo dio cuenta de que nunca se percataron que su madre estaba embarazada, y que al momento del periodo menstrual la misma era muy cerrada ya que sufría fuertes dolores y mucha hemorragia.

“Ella no es capaz” de lo que la acusan, afirmó.

También describió cómo era en la vida cotidiana y cómo esto se modificó a partir de la detención.

Cuando terminaron los testimonios la defensa pidió al tribunal que resuelva el pedido de detención domiciliaria, ya que los informes obligatorios ya están realizados e informados al TOC, la fiscal no se opuso, en cambio el TOC se negó a resolver en el día dilatando de esta forma la posibilidad de que la China vuelva a su casa junto a sus dos hijos, señalaron desde la Coordinadora por la Absolución de la China.

La próxima audiencia es el día 28, donde nuevamente se presentarán testigos por la defensa.




Fuente: Argentina.indymedia.org