March 15, 2022
De parte de Terraindomite
177 puntos de vista

Cuando COVID-19 lleg贸 a dominar las noticias por primera vez en marzo de 2020, escrib铆 un art铆culo para el medio de comunicaci贸n independiente OffGuardian, advirtiendo de los graves peligros que podr铆amos enfrentar. No me refer铆a a la COVID-19 y a la amenaza que pudiera haber planteado, sino a la posibilidad de que actores poderosos busquen explotar la crisis para promover agendas pol铆ticas y econ贸micas.

Haciendo una comparaci贸n con el 11 de septiembre, not茅 que las situaciones en las que el p煤blico estaba temeroso crearon condiciones propicias para la manipulaci贸n, en particular a trav茅s de la propaganda. En el caso del 11 de septiembre, el temor p煤blico al terrorismo marc贸 el comienzo de una 鈥榞uerra contra el terrorismo鈥 global, mientras que, como ahora sabemos por los documentos, el presidente estadounidense George Bush y el primer ministro brit谩nico Tony Blair se comunicaron sobre el inicio de una serie de 鈥 guerras de cambio de r茅gimen鈥 durante las semanas posteriores al 11 de septiembre. Blair le escribi贸 a Bush: 鈥淪i derrocar a Saddam es un objetivo principal, es mucho m谩s f谩cil hacerlo con Siria e Ir谩n a favor de la aquiescencia en lugar de atacar a los tres a la vez鈥.

Estas guerras ten铆an menos que ver con la lucha contra el 鈥渢errorismo fundamentalista isl谩mico鈥 que con la realizaci贸n de las aspiraciones geopol铆ticas de 鈥渃ambio de r茅gimen鈥.. En pocas palabras, el 11 de septiembre y el miedo al terrorismo fueron propagandizados para movilizar apoyo para objetivos geopol铆ticos m谩s amplios. M谩s de 20 a帽os despu茅s, todav铆a vivimos con las consecuencias de estas guerras de 鈥榗ambio de r茅gimen鈥 regime change war

Dos a帽os despu茅s del comienzo del COVID-19, para muchos se ha hecho evidente que ha sido un evento que involucr贸 altos niveles de propaganda y en el que las agendas pol铆ticas y econ贸micas se han adelantado bajo su cubierta. 

Por ejemplo, ahora sabemos que los cient铆ficos del comportamiento se utilizaron en el Reino Unido para aumentar los niveles de miedo con el fin de obligar a las poblaciones a cumplir con el bloqueo y otras medidas. Muchas personas han sido presionadas para aceptar una serie de inyecciones a cambio de libertades esquivas.

 Ahora tambi茅n sabemos que las actividades de propaganda han incluido campa帽as de difamaci贸n contra cient铆ficos disidentes y, al menos en un caso importante, fueron iniciadas por funcionarios de alto nivel.: En oto帽o de 2020, Anthony Fauci, director m茅dico del presidente de EE. UU., y el director del Instituto Nacional de Salud, Francis Collins, discutieron la necesidad de cerrar r谩pidamente la Declaraci贸n de Great Barrington , cuyos autores abogaban por una respuesta alternativa al COVID-19 centrada en la protecci贸n  enfocada en la verdadverdad y no   -poner en riesgo a las personas y evitar as铆 medidas destructivas de confinamiento. Collins escribi贸 en un correo electr贸nico que esta 鈥減ropuesta de los tres epidemi贸logos marginales鈥 parece estar recibiendo mucha atenci贸n鈥 Tiene que haber un r谩pido y devastador derribo publicado de sus instalaciones鈥

M谩s que un debate cient铆fico civilizado y s贸lido, sigui贸 una campa帽a de desprestigio. Ahora tambi茅n est谩 quedando claro para muchos que las pol铆ticas de bloqueo e inyecci贸n masiva, precisamente aquellas pol铆ticas promovidas por el miedo generalizado a un virus, son profundamente problem谩ticas. Una gran cantidad de cient铆ficos y profesionales m茅dicos ahora advierten clara y repetidamente a los gobiernos y las poblaciones que los bloqueos son da帽inos e ineficaces , mientras que la inyecci贸n masiva de poblaciones tambi茅n puede estar haciendo m谩s da帽o que bien.

Con respecto al avance de las agendas pol铆ticas y econ贸micas, algunos analistas argumentan que los principales eventos econ贸micos y pol铆ticos han ido de la mano con el COVID-19. 

Estos incluyen un impulso hacia la Moneda Digital del Banco Central (CBDC) en el contexto de una gran crisis inminente en los mercados financieros que surgi贸 durante el oto帽o de 2019 , y un proyecto pol铆tico-econ贸mico articulado por el Foro Econ贸mico Mundial (WEF) y m煤ltiples l铆deres con respecto a 鈥 El gran reinicio鈥

Con respecto al proyecto pol铆tico-econ贸mico, el WEF ha jugado un papel clave en la promoci贸n de ideas espec铆ficas sobre la Cuarta Revoluci贸n Industrial (4RI) y la 鈥榮ociedad digitalizada鈥 (por ejemplo, 鈥楽mart Cities鈥)

El libro COVID-19: El gran reinicio se public贸 en julio de 2020 y el autor Klaus Schwab declar贸 que: 鈥淟a pandemia representa una ventana de oportunidad rara pero estrecha para reflexionar, re imaginar y restablecer nuestro mundo para crear un futuro m谩s saludable, m谩s equitativo y m谩s pr贸spero鈥. Tambi茅n cree que la cuarta revoluci贸n industrial conducir谩 a una 鈥榝usi贸n de nuestras identidades f铆sica, digital y biol贸gica鈥. Es evidente que el WEF, como fuerza organizadora, tiene un alcance considerable. 

En 2017, Schwab se jact贸 :

鈥淐uando menciono nuestros nombres como la Sra. Merkel, incluso Vladimir Putin, etc., todos han sido J贸venes L铆deres Globales del Foro Econ贸mico Mundial. Pero de lo que estamos muy orgullosos ahora es que la generaci贸n joven como el primer ministro Trudeau, el presidente de Argentina, etc., penetramos en los gabinetes. As铆 que ayer estuve en una recepci贸n para el Primer Ministro Trudeau y sabr茅 que la mitad de su gabinete o incluso m谩s de la mitad de su gabinete son en realidad J贸venes L铆deres Globales del Foro Econ贸mico Mundial鈥 eso es cierto en Argentina, y es cierto en Francia ahora con el presidente un Joven L铆der Global鈥.

Con respecto a los eventos econ贸micos, ahora se establece que una gran crisis en los mercados de repos durante el oto帽o de 2019 fue seguida por una planificaci贸n de alto nivel destinada a intentar resolver una crisis financiera inminente de mayores proporciones que la crisis bancaria de 2008. Una respuesta parece haber sido un impulso hacia el control de las monedas a trav茅s de los Bancos Centrales (Moneda Digital del Banco Central, CBDC). Por ejemplo, el Gerente General del Banco de Pagos Internacionales (BIS), Agust铆n Carstens, afirm贸 en octubre de 2020  que:

鈥淧retendemos establecer la equivalencia con efectivo y ah铆 hay una diferencia enorme, por ejemplo en efectivo no sabemos qui茅n est谩 usando un billete de 100 d贸lares hoy鈥 la diferencia clave con la CBDC es que el banco central tendr谩 el control absoluto sobre las reglas y regulaciones que determinar谩n el uso con respecto a esa expresi贸n de responsabilidad del banco central y tambi茅n tendremos la tecnolog铆a para hacer cumplir eso鈥.

Un ejemplo reciente y revelador del tipo de poder que pueden ejercer los gobiernos en el 谩mbito financiero fue el intento del gobierno canadiense de reprimir las protestas de los camioneros contra los mandatos de vacunas, mediante la incautaci贸n de cuentas bancarias .

Estas agendas pol铆ticas y econ贸micas tienen importantes consecuencias potenciales para nuestras sociedades y, posiblemente , conducen a una profunda y altamente problem谩tica concentraci贸n de poder y restricci贸n de la democracia. Un temor leg铆timo  es que estemos presenciando un impulso hacia un sistema de cr茅dito social al estilo chino, en el que la integraci贸n de datos personales y dinero a trav茅s de la identificaci贸n digital permite que las autoridades saqueen activos y, en t茅rminos m谩s generales, niveles sin precedentes de control sobre las vidas de la gente.

Sin duda, est谩 claro que las democracias liberales est谩n experimentando severas restricciones a las libertades civiles y la libertad de expresi贸n (observen los recientes acontecimientos en Canad谩) y una persistente crisis econ贸mica y pol铆tica.

 Es claro y emp铆ricamente demostrable que las poblaciones han sido objeto de intentos coercitivos y agresivos para limitar su autonom铆a., incluidas las restricciones a la circulaci贸n, el derecho a manifestarse, la libertad de trabajo y la libertad de participaci贸n en la sociedad.

 En particular, se ha requerido a un n煤mero cada vez mayor de personas que se inyecten a intervalos regulares para permitir su participaci贸n en la sociedad.

 Estos acontecimientos han ido acompa帽ados de declaraciones a menudo abiertamente agresivas y discriminatorias de los principales l铆deres pol铆ticos con respecto a las personas que se resisten a las inyecciones. Podr铆a decirse que la amenaza a las libertades civiles y la 鈥榙emocracia como de costumbre鈥 no tiene precedentes.

Sin embargo, la resistencia ha sido sustancial. Fuimos, hasta la semana pasada, testigos de una integraci贸n del debate sobre la eficacia de los bloqueos y la sabidur铆a de las inyecciones obligatorias. 

El gigante estadounidense de podcast Joe Rogan transmiti贸 una discusi贸n sobre el WEF hace solo dos semanas, mientras que el principal programa de entretenimiento Saturday Night Live (SNL) emiti贸 un sketch de comedia que se burlaba de las obsesiones de la clase media con respecto a las m谩scaras y los refuerzos. Otro gigante popular de YouTube, Russell Brand, ha estado transmitiendo repetidamente charlas que cuestionan m煤ltiples aspectos de la respuesta al COVID-19, adem谩s de resaltar enga帽os y manipulaciones.de personas que han estado sujetas en los 煤ltimos dos a帽os. 

Detr谩s de este tipo de integraci贸n de la disidencia ha habido protestas persistentes y generalizadas contra las restricciones de COVID-19 y una multitud de  grupos y movimientos bien organizados que rechazan varias pol铆ticas relacionadas con COVID-19.

La guerra en Ucrania, sin embargo, ha cambiado radical y profundamente el foco de atenci贸n de la pol铆tica y los medios de comunicaci贸n. Est谩 bien establecido en la literatura acad茅mica que las situaciones de guerra van acompa帽adas de niveles masivos de propaganda y censura, emociones intensas y una relativa facilidad con la que las autoridades pueden dictar los contornos del debate p煤blico y pol铆tico. 

Este ciertamente parece ser el caso en relaci贸n con la invasi贸n rusa de Ucrania. Pero independientemente de los aciertos y errores de este conflicto en particular, existe un peligro muy real de que las autoridades lo instrumentalicen para desviar la atenci贸n de los m煤ltiples problemas que han estado surgiendo con respecto al COVID-19. Esto es sumamente preocupante para quien busca entender el accionar de las autoridades durante el evento del COVID-19, la corrupci贸n y peligros presenciados en relaci贸n con la inyecci贸n de ARNm , y para obtener  y aceptar su responsabilidad.

Pero tambi茅n, quiz谩s lo m谩s importante, es que a fiebre de la guerra tambi茅n podr铆a servir como una nueva distracci贸n de las agendas pol铆ticas y econ贸micas subyacentes sobre las que algunos analistas nos han estado advirtiendo. 

De hecho, la guerra en Ucrania tiene un potencial significativo para servir como un nuevo evento habilitador que facilite el impulso hacia las restricciones a las libertades y el despliegue de agendas sobre las que, por ejemplo, el Foro Econ贸mico Mundial ha estado entusiasmado durante dos a帽os. 

Un p煤blico distra铆do y aterrorizado por la guerra ser谩 f谩cil de manipular mientras se introducen pol铆ticas como la identificaci贸n digital , las inyecciones obligatorias y las monedas digitales del Banco Central.

De hecho, el impulso actual hacia la expansi贸n de los poderes de la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) es un claro ejemplo de los peligros de una mayor centralizaci贸n del poder: Bajo la apariencia de preparaci贸n para una pandemia , el objetivo es permitir que la OMS obligue a los estados a implementar el tipo de medidas restrictivas que hemos visto en los 煤ltimos dos a帽os. El Consejo de la Uni贸n Europea anunci贸 , el 3 de marzo de 2022, que iban a comenzar las negociaciones con respecto a esta nueva legislaci贸n

La posibilidad de un r茅gimen global de bioseguridad, que reste poder radicalmente a la autonom铆a local y comunitaria, deber铆a ser motivo de gran preocupaci贸n para todos nosotros.

Simplemente no podemos darnos el lujo de seguir dando tumbos y saltando de una crisis muy publicitada a la siguiente y permitir que quienes ejercen el poder pol铆tico y econ贸mico aprovechen nuestras emociones. Muchas personas en los 煤ltimos dos a帽os han aprendido mucho sobre temas como la propaganda, el sesgo de los principales medios de comunicaci贸n y los niveles de corrupci贸n o conflictos de intereses que existen en las instituciones nacionales y mundiales . 

Es importante que esas lecciones se mantengan enfocadas y no se vean empa帽adas por los acontecimientos en Ucrania. Ahora es el momento de realizar evaluaciones tranquilas y racionales de los acontecimientos que estamos viviendo y, m谩s que nunca, de un compromiso decidido con una mayor comprensi贸n p煤blica de las agendas que muchos ahora creen que han sido la base del COVID-19.

Esto incluye la necesidad de cuestionar la propaganda y la manipulaci贸n a la que las poblaciones han estado sujetas en los 煤ltimos dos a帽os y las respuestas pol铆ticas cada vez m谩s desacreditadas que involucran cierres e inyecciones masivas.

 A煤n m谩s importante, el examen cr铆tico y la conciencia de la concentraci贸n de poder [鈥 inherente a desarrollos como la identificaci贸n digital y las monedas digitales CBDC, y su interconexi贸n con visiones pol铆ticas con respecto a 4RI y la sociedad digitalizada, es m谩s vital que nunca. 

Son estos procesos los que presentan la amenaza m谩s grave y sustantiva para las personas, lo que podr铆a marcar el comienzo de una era de lo que algunos describen como totalitarismo global.. Finalmente, se debe estar atento a c贸mo la crisis de Ucrania podr铆a estar alimentando y permitiendo los procesos pol铆ticos y econ贸micos ya avanzados durante COVID-19.

M谩s que nunca antes, debemos tener la confianza para desafiar a aquellos en posiciones de poder pol铆tico y econ贸mico. Estamos, sin duda, en un momento crucial de nuestras historias. La gente debe mantenerse enfocada en el panorama general.

Piers Robinson




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org