June 27, 2022
De parte de Nodo50
204 puntos de vista

Es imposible no calificar de asesinato colectivo la muerte de las 37 personas que intentaban entrar ilegalmente en España, tal hubiera sido su delito, saltando la valla que separa Melilla de Marruecos, país al que pertenecen los policías que han realizado los disparos criminales.

Por si aún no se ha hecho la pregunta inevitable, la haré yo: ¿cree usted que Marruecos realizará una investigación a fondo de lo sucedido y juzgará y condenará a los culpables?

El 6 de febrero de 2014 fue imposible no calificar de asesinato
la muerte de 15 personas que intentaban entrar ilegalmente en España, tal
hubiera sido su delito, nadando por las aguas más heladas del invierno entre
Marruecos y Ceuta, desde donde 56 guardias civiles españoles les dispararon 145
balas de goma y 5 botes de humo para evitar que alcanzaran tierra firme en la
playa del Tarajal.

Por si aún no conoce la respuesta, le informaré yo: el día 2 de
este mismo mes de junio el Tribunal Supremo ha confirmado el archivo de la
causa planteada por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado y otras
entidades contra los guardias civiles que realizaron aquellos disparos
criminales.

El 2 de septiembre de 2015, es decir, un año y medio después de
la “Tragedia del Tarajal”, apareció el cadáver de un niño de tres años llamado
Aylán Kurdi. Nunca olvidaré, quizás usted tampoco, que yacía tumbado boca abajo
sobre la arena de una playa turca, que vestía una camiseta roja, unos
pantalones azules y que aún llevaba sus zapatitos puestos. El único responsable
de su muerte fue la sociedad en que vivimos. El mar es inocente, porque estaba
antes.

Quizás porque, de repente, nos dimos cuenta de lo que estamos
haciendo gracias a una foto que podía ser la de cualquiera de nuestros niños en
cualquiera de nuestras playas, su impacto fue brutal. Y quizás fue aquella
sacudida en millones de conciencias lo que llevó a los dirigentes de la UE a
firmar el 18 de marzo de 2016, es decir, sólo seis meses después de aquel día
de aquel niño, un acuerdo con Turquía sobre inmigración a cambio de miles de millones
de euros.

Han pasado más de seis años desde la firma de aquel acuerdo, muy
criticable por lo que dice de la actitud de Europa ante el problema humanitario
de los movimientos migratorios. No obstante, o estoy mal informado, o no se han
producido matanzas de inocentes ocasionadas por los disparos de policías turcos.
Quien sabe si no se pueden quitar de sus cabezas al niño de la playa.

En cambio, aquí no hace ni cuatro meses que nos enteramos, a
través de Marruecos, de que el Gobierno había dado un giro radical en su
posición respecto del Sáhara Occidental. Precisamente a favor de Marruecos.
Desde el primer momento quedó claro que la cosa tenía que ver con la actitud criminal
de ese reino en relación con el tema de la emigración.

Hoy, vistos los 37 asesinatos y al presidente Sánchez elogiando a
la policía y al gobierno marroquí en este trance, comprendemos que lo que se
buscaba era un sicario dispuesto a lo que fuera necesario para impedir que la
emigración siga llegando a España.

Siendo el reino Alauita el único candidato posible para un
“trabajo” que, de repente, España consideró prioritario, quien sabe si porque España,
arruinada, no puede pagar con dinero, tal como la UE hizo con Turquía, o por el
motivo que sea, lo cierto es que el coste de cada bala parece ser el argumento
principal en Marruecos a la hora de decidir el “modelo de gestión” que han de
aplicar para cumplir el contrato con España.

Ayer por la tarde envié a varios amigos la convocatoria
de un acto de protesta contra los asesinatos de Melilla y uno me dijo que
también habría que hacer algo ante las embajadas y consulados marroquíes.

Me puse a pensar y me di cuenta de que, cuando las cosas ocurren
de una manera determinada y no de otras, lo que hay que hacer es buscar la
explicación.

Entonces llegué a la conclusión de que, sean de donde sean las
fuerzas represivas que aprieten los gatillos, muchas de las personas a las que les
siga doliendo cualquiera de las víctimas inocentes que se multiplicarán tras la
componenda con Marruecos sobre el Sáhara perpetrada en el año 2022, seguirán
pensando que España seguirá siendo, para siempre, la responsable última y principal.
  

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Fuente: Rebelion.org