May 11, 2021
De parte de Lobo Suelto
344 puntos de vista


1. En todas partes y en todas las 茅pocas, el arte y la religi贸n han sido el refugio de las cartograf铆as existenciales basadas en una asunci贸n de ciertas rupturas de sentido existencializantes.

El arte y la religi贸n siempre han conformado dos grandes v铆as de escape para los hombres y sus dudas existenciales.

2. No s贸lo no se constata relaci贸n de causa a efecto entre el crecimiento de los recursos t茅cnico-cient铆ficos y el desarrollo de los progresos sociales y culturales, sino que parece evidente que asistimos a una degradaci贸n irreversible de los operadores tradicionales de regulaci贸n social.

Las nuevas tecnolog铆as influyen en gran medida y directamente en nuestras relaciones socioculturales.

3. Esos segmentos catal铆ticos existenciales pueden continuar siendo portadores de denotaci贸n y de significaci贸n. De ah铆 la ambig眉edad, por ejemplo, de un texto po茅tico que puede transmitir un mensaje y a la vez denotar un referente sin dejar de funcionar esencialmente sobre redundancias de expresi贸n y de contenido.

El arte de la poes铆a puede ser un medio de comunicaci贸n muy poderoso, con 茅l podemos expresarnos muy libremente.

4. Lo que se podr铆a decir, usando el lenguaje de la inform谩tica, es que, evidentemente, un individuo siempre existe, pero s贸lo en tanto terminal; esa terminal individual se encuentra en la posici贸n de consumidor de subjetividad. Consume sistemas de representaci贸n, de sensibilidad, etc. , que no tienen nada que ver con categor铆as naturales universales.

Gracias a los ordenadores y las nuevas tecnolog铆as, podemos desarrollarnos en la sociedad de una forma que antes no era posible. Los medios de comunicaci贸n actuales son muy diferentes a los que exist铆an anta帽o.

5. Los psicoanalistas de hoy en d铆a, m谩s a煤n que los de ayer, se escudan en lo que podr铆amos llamar una estructuralizaci贸n de los complejos inconscientes. En su teorizaci贸n, eso conduce a una esterilidad y a un dogmatismo insoportable y, en su pr谩ctica, eso desemboca en un empobrecimiento de sus intervenciones, en estereotipos que los hacen impermeables a la alteridad singular de sus pacientes.

Una profunda cr铆tica hacia los psicoanalistas de su propia 茅poca, Guattari sin duda destac贸 notablemente entre todos ellos.

6. La ecolog铆a social deber谩 trabajar en la reconstrucci贸n de las relaciones humanas a todos los niveles del socius. Jam谩s deber谩 perder de vista que el poder capitalista se ha deslocalizado, desterritorializado, a la vez en extensi贸n, al extender su empresa al conjunto de la vida social, econ贸mica y cultural del planeta, y en intenci贸n, al infiltrarse en el seno de los estratos subjetivos m谩s inconscientes.

El capitalismo nos afecta de forma directa en todos los aspectos de nuestra vida, muchas de estas afecciones no las llegamos siquiera a percibir.

7. Una misma intenci贸n 茅tico-pol铆tica atraviesa los problemas del racismo, del falocentrismo, de los desastres legados por un urbanismo pretendidamente moderno, de una creaci贸n art铆stica liberada del sistema del mercado, de una pedagog铆a capaz de inventar sus mediadores sociales, etc. Esta problem谩tica es, a fin de cuentas, la de la producci贸n de existencia humana en los nuevos contextos hist贸ricos.

Conforme la sociedad avanza hacia el futuro, sus valores 茅ticos y morales cambian con ella.

8. Propiamente, la cultura de masas produce individuos: individuos normalizados, articulados unos con otros seg煤n sistemas jer谩rquicos, sistemas de valores, sistemas de sumisi贸n; no se trata de sistemas de sumisi贸n visibles y expl铆citos, como en la etolog铆a animal, o como en las sociedades arcaicas o precapitalistas, sino de sistemas de sumisi贸n mucho m谩s disimulados.

La sociedad introduce en nuestra forma de pensar unas determinadas conductas, estas conductas dirigir谩n nuestros esfuerzos en la vida hacia un determinado fin. En cierta forma estamos controlados por la sociedad en la que vivimos.

9. Nuestra cr铆tica del psicoan谩lisis, a partir de la creaci贸n est茅tica y de implicaciones 茅ticas, no presupone sin embargo una 芦rehabilitaci贸n禄 del an谩lisis fenomenol贸gico que, en nuestra perspectiva, se encuentra mutilado por un 芦reduccionismo禄 sistem谩tico que lo conduce a limitar sus objetos a una pura transparencia intencional.

Guattari ayud贸 a mejorar con sus trabajos el psicoan谩lisis que exist铆a hasta la fecha, creando unas nuevas bases para los pr贸ximos psicoanalistas.

10. De la misma manera que en otras 茅pocas el teatro griego, el amor cort茅s o las novelas de caballer铆as se impusieron como modelo, o m谩s bien como m贸dulo de subjetivaci贸n, hoy el freudismo sigue habitando nuestras formas de sostener la existencia de la sexualidad, de la infancia, de la neurosis鈥

La influencia que Freud ejerci贸 fue sin duda important铆sima en su 茅poca, siendo incluso a d铆a de hoy relevante en las formas de pensar de muchas personas.

11. Es siempre necesario para el intelectual estar seguro de s铆 mismo, ser singular, ser valiente, y para continuar trabajando, resistir a la fascinaci贸n de la academia, de los medios y de otras instituciones por el estilo.

Como personas debemos ser valientes y creer en nuestras propias cualidades, de esta forma seremos mucho m谩s efectivos en nuestros oficios.

12. El sujeto no es evidente; no basta pensar para ser, como lo proclamaba Descartes.

En esta cita Guattari nos habla sobre la famosa frase de Ren茅 Descartes, 鈥減ienso, luego existo鈥.

13. Sucede como si un s煤per-ego cientificista exigiera ratificar las entidades ps铆quicas e impusiera aprehenderlas solamente a trav茅s de coordenadas extr铆nsecas. En tales condiciones, no debe sorprendernos que las ciencias humanas y las ciencias sociales se hayan condenado ellas mismas a no alcanzar las dimensiones intr铆nsecamente evolutivas, creadoras y autoposicionantes de los procesos de subjetivaci贸n.

Las ciencias muchas veces se ponen a s铆 mismas ciertos l铆mites, estos l铆mites pueden llegar a estancar su evoluci贸n con el tiempo.

14. Tengo la convicci贸n de que la cuesti贸n de la enunciaci贸n subjetiva se plantear谩 cada vez m谩s a medida que se desarrollen las m谩quinas productoras de signos, de im谩genes, de sintaxis, de inteligencia artificial鈥so significa una recomposici贸n de las pr谩cticas sociales e individuales que yo ordeno seg煤n tres r煤bricas complementarias: la ecolog铆a social, la ecolog铆a mental y la ecolog铆a medioambiental, y bajo la 茅gida 茅tico-est茅tica de una ecosof铆a.

Guattari pensaba que las nuevas tecnolog铆as cambiar铆an nuestras formas de comunicaci贸n, y con ellas tambi茅n cambiar铆an nuestras relaciones sociales.

15. La rutina de la vida diaria y la banalidad del mundo tal como nos lo presentan los medios de comunicaci贸n, nos rodean de una atm贸sfera reconfortante en la que todo deja de tener verdadera importancia. Nos tapamos los ojos; nos obligamos a no pensar en el paso de nuestros tiempos, que velozmente deja atr谩s nuestro pasado conocido, que borra formas de ser y de vivir que a煤n est谩n frescas en nuestra mente y empasta nuestro futuro en un horizonte opaco cargado de densas nubes y miasmas.

Debemos vivir el presente y hacer en nuestra vida todo lo que deseemos, no debemos dejarnos llevar por los medios de comunicaci贸n o los intereses de terceras personas.

16. La historia no garantiza el tr谩nsito irreversible por las fronteras progresivas. S贸lo las pr谩cticas humanas como el voluntarismo colectivo, pueden protegernos de caer en a煤n peores barbaridades. En este sentido, ser铆a completamente ilusorio ponernos en manos de los imperativos formales para la defensa de los 芦derechos del hombre禄 o de los 芦derechos de las gentes禄. Los derechos no los garantiza una autoridad divina, dependen de la vitalidad de las instituciones y formaciones de poder que alimentan su existencia.

Las leyes y el gobierno deben asegurar los derechos de sus ciudadanos, adapt谩ndose con el paso del tiempo a las necesidades del momento.

17. En todas las sociedades, la sexualidad es normalizada. Eso no es ninguna novedad. Lo que interesa es la manera en la que es utilizada, incorporada, en la constituci贸n de la fuerza colectiva de trabajo, en la producci贸n de consumidores, en el conjunto de los sistemas de producci贸n inherentes al capitalismo. Antes, la sexualidad era reservada al dominio privado, a las iniciativas individuales, a los clanes y a las familias. Ahora, la m谩quina de desear es una m谩quina de trabajar. En ese nivel los flujos de deseo encuentran reservas con capacidad de expresar rebeld铆a. Y el sistema act煤a sobre 茅ste de manera preventiva, como una compa帽铆a de seguros.

En la sociedad actual la sexualidad est谩 completamente aceptada, el sistema capitalista se aprovecha de este hecho sacando tajada de ello.

18. La solidaridad internacional ya s贸lo es asumida por asociaciones humanitarias, cuando hubo un tiempo en el que concern铆a en primer lugar a los sindicatos y a los partidos de izquierda. Por su parte, el discurso marxista se ha devaluado (no el texto de Marx, que conserva un gran valor). Corresponde a los protagonistas de la liberaci贸n social volver a forjar referencias te贸ricas que iluminen una posible v铆a de salida a la historia, m谩s llena de pesadillas que nunca, que atravesamos actualmente. Pues no s贸lo desaparecen las especies, sino tambi茅n las palabras, las frases, los gestos de la solidaridad humana. Se utilizan todos los medios para aplastar bajo una capa de silencio las luchas de emancipaci贸n de las mujeres y de los nuevos proletarios que constituyen los parados, los emarginatti, los inmigrantes鈥

En la actualidad la solidaridad brilla por su ausencia, al capitalismo no le interesa nada que no produzca m谩s capitalismo.

19. Al mismo tiempo, la ciencia y la tecnolog铆a han evolucionado a una extrema velocidad, facilitando al hombre los medios para resolver pr谩cticamente todos sus problemas materiales. Pero la humanidad no ha sacado partido de estos medios, y sigue perpleja, impotente ante los retos a los que se enfrenta. Contribuye pasivamente a la contaminaci贸n del agua y del aire, a la destrucci贸n de los bosques, al cambio clim谩tico, a la desaparici贸n de una gran cantidad de especies, al empobrecimiento del capital gen茅tico de la biosfera, a la destrucci贸n de los paisajes naturales, a la asfixia en que viven sus ciudades y al progresivo abandono de los valores culturales y de las referencias morales acerca de la solidaridad y la fraternidad鈥 La humanidad parece haber perdido la cabeza o, m谩s espec铆ficamente, la cabeza ya no trabaja en sinton铆a con el cuerpo.

Todos debemos contribuir con nuestro granito de arena en la conservaci贸n del medio natural.

20. Ni el individuo ni el grupo pueden evitar un salto existencial al caos. Esto es lo que hacemos cada noche al vagar al mundo de los sue帽os. La pregunta fundamental es saber qu茅 ganamos con este salto: 驴Un sentimiento de desastre o el descubrimiento de nuevos contornos de lo posible? 驴Qui茅n controla el caos capitalista actual? 隆El mercado de valores, las multinacionales y, en menor grado, los poderes del Estado! 隆En su mayor parte, organizaciones descerebradas! La existencia de un mercado mundial es sin duda indispensable para la estructuraci贸n de las relaciones econ贸micas internacionales. Pero no podemos esperar que este mercado milagrosamente regule el intercambio entre seres humanos en este planeta.

Es muy probable que el sistema capitalista internacional en el futuro llegue al colapso, 驴Hemos alcanzado ya el punto de no retorno?

21. Chernobil y el sida nos han revelado brutalmente los l铆mites de los poderes t茅cnico-cient铆ficos de la humanidad y las 芦sorpresas禄 que puede reservamos la 芦naturaleza禄. Sin duda alguna, se impone una responsabilidad y una gesti贸n m谩s colectiva para orientar las ciencias y las t茅cnicas hacia finalidades m谩s humanas. No podemos abandonarnos ciegamente a los tecn贸cratas de los aparatos de Estado para controlar las evoluciones y conjurar los peligros en esos dominios, regidos, en lo esencial, por los principios de la econom铆a del beneficio.

Durante toda la historia el ser humano no ha dejado de superar todas aquellas nuevas dificultades que se le han presentado, en la actualidad sucede lo mismo con el famoso coronavirus. Debemos ser positivos y saber esperar lo mejor.

22. Una condici贸n fundamental para conseguir fomentar con 茅xito una nueva conciencia planetaria se apoyar铆a, por tanto, en nuestra capacidad colectiva para la creaci贸n de sistemas de valores que se escapen de la laminaci贸n moral, psicol贸gica y social de la valorizaci贸n capitalista, que s贸lo est谩 enfocada al beneficio econ贸mico. La alegr铆a de vivir, la solidaridad y la compasi贸n hacia otros son sentimientos que est谩n al borde de la extinci贸n y deben ser protegidos, reavivados e impulsados en nuevas direcciones.

El ser humano alcanzar谩 su etapa m谩s productiva cuando actuemos como una sola especie, debemos entendernos entre nosotros y actuar en beneficio de todos.

23. Las fuerzas productivas, debido al desarrollo continuo del trabajo maqu铆nico, desmultiplicado por la revoluci贸n inform谩tica, van a liberar una cantidad cada vez mayor del tiempo de actividad humana potencial. Pero, 驴Con qu茅 fin? 驴El del paro, la marginalidad opresiva, la soledad, la ociosidad, la angustia, la neurosis, o bien el de la cultura, la creaci贸n, la investigaci贸n, la reinvenci贸n del entorno, el enriquecimiento de los modos de vida y de sensibilidad?

驴Cre茅is que la automatizaci贸n en la industria es positiva para el mercado laboral? Ciertas personas incluidas este fil贸sofo no parecen tenerlo claro.

24. El capitalismo post-industrial que, por mi parte, prefiero calificar de Capitalismo Mundial Integrado (CMI), tiende cada vez m谩s a descentrar sus n煤cleos de poder de las estructuras de producci贸n de bienes y de servicios hacia las estructuras productoras de signos, de sintaxis y de subjetividad, especialmente a trav茅s del control que ejerce sobre los medios de comunicaci贸n, la publicidad, los sondeos, etc茅tera.

El control de los medios de comunicaci贸n, es actualmente uno de los negocios m谩s rentables que existe.

25. La subjetividad es producida por agenciamientos de enunciaci贸n. Los procesos de subjetivaci贸n o de semiotizaci贸n no est谩n centrados en agentes individuales (en el funcionamiento de instancias intraps铆quicas, egoicas, microsociales), ni en agentes grupales. Esos procesos son doblemente descentrados. Implican el funcionamiento de m谩quinas de expresi贸n que pueden ser tanto de naturaleza extrapersonal, extra-individual (sistemas maqu铆nicos, econ贸micos, sociales, tecnol贸gicos, ic贸nicos, ecol贸gicos, etol贸gicos, de medios de comunicaci贸n de masas, esto es, sistemas que ya no son inmediatamente antropol贸gicos), como de naturaleza infrahumana, infraps铆quica, infrapersonal (sistemas de percepci贸n, de sensibilidad, de afecto, de deseo, de representaci贸n, de imagen y de valor, modos de memorizaci贸n y de producci贸n de ideas, sistemas de inhibici贸n y de automatismos, sistemas corporales, org谩nicos, biol贸gicos, fisiol贸gicos, etc.).

Como buen fil贸sofo Guattari se interes贸 por todo aquello que rodea al ser humano y a sus interacciones. C贸mo nos comunicamos entre nosotros determina en gran medida nuestro propio devenir.

26. Las sociedades capital铆sticas expresi贸n bajo la que yo incluyo, junto a las potencias del Oeste y del Jap贸n, los llamados pa铆ses del socialismo real y las Nuevas Potencias Industriales del Tercer Mundo, fabrican desde ahora, para ponerlos a su servicio, tres tipos de subjetividad: una subjetividad serial que corresponde a las clases asalariadas, otra a la inmensa masa de los 芦no-asegurados禄 y, por 煤ltimo, una subjetividad elitista que corresponde a las capas dirigentes. La 芦massmediatizaci贸n禄 acelerada del conjunto de las sociedades tiende as铆 a crear una separaci贸n cada vez m谩s pronunciada entre esas diversas categor铆as de poblaci贸n. Entre las 茅lites, encontramos una disponibilidad suficiente de bienes materiales, de medios de cultura, una pr谩ctica m铆nima de la lectura y de la escritura y un sentimiento de competencia y de legitimidad en las decisiones. Entre las clases sometidas, encontramos, por regla general, un abandono al orden de las cosas, una p茅rdida de esperanza de dar un sentido a su vida.

Sin duda, la clase social a la que pertenecemos nos permite alcanzar un objetivo en la vida u otro, si no disponemos de ciertos medios no somos igual de competitivos entre nosotros.

27. Nuestra sociedad produce esquizos como produce champ煤 鈥淒op鈥 o coches 鈥淩enault鈥, con la 煤nica diferencia de que no pueden venderse.

La salud mental es efectivamente muy importante, por eso mismo el estado debe poner todos los medios a su disposici贸n para la cura y tratamiento de estas enfermedades.

28. Lo propio del cinismo radica en pretender el esc谩ndalo all铆 donde no lo hay y en pasar por audaz sin audacia.

No debemos ser c铆nicos en nuestra vida personal, la honestidad nos llevar谩 en el futuro hacia donde realmente debamos estar.

29. Los criterios que distinguen clases, castas y rangos no deben ser buscados en el lado de lo fijo o de la permeabilidad, del cierre o de la abertura relativas; estos criterios se revelan siempre como decepcionantes, eminentemente enga帽osos.

Efectivamente las clases o castas pueden ser muy maleables, estas pueden cambiar radicalmente con el paso de los a帽os o incluso llegar a desaparecer.

30. Mas siempre hacemos el amor con mundos. Y nuestro amor se dirige a esta propiedad libidinal del ser amado, de abrirse o cerrarse a mundos m谩s vastos, masas y grandes conjuntos. Siempre hay algo estad铆stico en nuestros amores, y leyes de los grandes n煤meros.

Todos sentimos la vital necesidad de ser amados o amadas y para conseguir este hecho, llevamos a cabo mil peripecias personales que nos llevan a investigar todo tipo de mundos.

31. En Freud hab铆a todo esto, fant谩stico Crist贸bal Col贸n, genial lector burgu茅s de Goethe, Shakespeare, S贸focles, Al Capone enmascarado.

Como podemos ver Guattari no era un gran seguidor de Sigmund Freud, de hecho a lo largo de su carrera escribi贸 diversas cr铆ticas sobre el llamado padre del psicoan谩lisis.

32. Si el capitalismo es la verdad universal, lo es en el sentido en que es el negativo de todas las formaciones sociales: es la cosa, lo innombrable, la descodificaci贸n generalizada de los flujos que permite comprender a contrario el secreto de todas estas formaciones, codificar los flujos, e incluso sobre codificarlos antes de que algo escape a la codificaci贸n. Las sociedades primitivas no est谩n fuera de la historia, es el capitalismo el que est谩 en el fin de la historia: es el resultado de una larga historia de contingencias y accidentes y provoca el advenimiento de este fin.

El capitalismo fue su tema favorito cuando escrib铆a sobre pol铆tica, al ser Marxista su ideolog铆a personal chocaba frontalmente con este sistema econ贸mico.

33. El deseo no tiene por objeto a personas o cosas, sino medios enteros que recorre, vibraciones y flujos de todo tipo que desposa, introduciendo cortes, capturas, deseo siempre n贸mada y emigrante cuya caracter铆stica primera es el gigantismo.

El deseo puede llegar a albergar dentro de 茅l cualquier cosa que podamos imaginar, como bien nos dice Guattari en esta cita no tienen porque ser personas o cosas.

34. El paseo del esquizofr茅nico es un modelo mejor que el neur贸tico acostado en el div谩n. Un poco de aire libre, una relaci贸n con el exterior.

La esquizofrenia es una de las enfermedades mentales sobre la que m谩s se ha hablado, Guattari estaba muy interesado en su investigaci贸n.

35. Es cierto que es dif铆cil conseguir que las personas salgan de s铆 mismas, se olviden de sus preocupaciones m谩s inmediatas y reflexionen sobre el presente y el futuro del mundo. Le faltan motivaciones colectivas para hacerlo. Casi todos los medios antiguos de comunicaci贸n, de reflexi贸n y de di谩logo se han disuelto en favor de un individualismo y una soledad a menudo equiparables a ansiedad y neurosis. Por eso yo abogo por la invenci贸n -bajo los auspicios de una nueva confluencia de la ecolog铆a medioambiental, la ecolog铆a social y la ecolog铆a mental- de un nuevo montaje colectivo de enunciados en lo que se refiere a la familia, al colegio, al barrio, etc. El funcionamiento de los medios de masas actuales, y de la televisi贸n en particular, es contraria a esta perspectiva. El telespectador permanece pasivo frente a la pantalla, preso de una relaci贸n semi hipn贸tica, aislado del otro, vac铆o de conciencia de responsabilidad.

Los medios de comunicaci贸n pueden llegar a ser muy perjudiciales para la sociedad, deber铆a haber un mayor control sobre ellos y sobre el contenido que emiten.

36. En adelante, lo que estar谩 a la orden del d铆a es la liberaci贸n de campos de virtualidad 芦futuristas禄 y 芦constructivistas禄. El inconsciente s贸lo permanece aferrado a fijaciones arcaicas en la medida en que ning煤n comportamiento tire de 茅l hacia el futuro. Esta tensi贸n existencial se realizar谩 por medio de temporalidades humanas y no humanas. Por estas 煤ltimas entiendo el desplegamiento o, si se quiere, el despliegue, de devenires animales, de devenires vegetales, c贸smicos, pero tambi茅n de devenires maqu铆nicos, correlativos de la aceleraci贸n de las revoluciones tecnol贸gicas e inform谩ticas (as铆 es como vemos desarrollarse ante nuestros ojos la expansi贸n prodigiosa de una subjetividad asistida por ordenador). A esto hay que a帽adir que conviene no olvidar las dimensiones institucionales y de clase social que regulan la formaci贸n y el 芦tele dirigismo禄 de los individuos y de los grupos humanos.

El futuro puede traer consigo grandes cambios en la tecnolog铆a que muchos de nosotros usamos cada d铆a, cambiando con ello todos los aspectos de la sociedad en la que vivimos.

37. El capitalismo no cesa de agarrotar los flujos, de cortarlos y de retroceder el corte, pero 茅stos no cesan de expansionarse y de cortarse a s铆 mismos seg煤n esquicias que se vuelven contra el capitalismo y lo entallan.

El capitalismo somete a la sociedad a una gran represi贸n, pero la sociedad tiende una y otra vez a revelarse contra 茅l.

38. La familia nunca es un microcosmos en el sentido de una figura aut贸noma, incluso inscrita en un c铆rculo mayor al que mediatizar铆a y expresar铆a. La familia por naturaleza est谩 excentrada, descentrada.

La familia solo es un peque帽o n煤cleo de la gran sociedad en la que vivimos, 驴Cre茅is que deber铆a tener una mayor relevancia? F茅lix Guattari cre铆a en esta idea.

39. El esquizofr茅nico se mantiene en el l铆mite del capitalismo: es su tendencia desarrollada, el excedente de producto, el proletario y el 谩ngel exterminador.

Sin duda los esquizofr茅nicos tienen una visi贸n de la vida que otra persona no puede tener, Guattari sent铆a un gran inter茅s en c贸mo estos entend铆an la sociedad.

40. 隆Di que es Edipo o si no recibir谩s una bofetada!

Edipo fue un rey m铆tico griego el cual cometi贸 parricidio y posteriormente se cas贸 con su madre. Una historia que sin duda todos debemos conocer.

41. No queremos que el tren sea pap谩 y la estaci贸n mam谩. Tan s贸lo queremos la inocencia y la paz y que se nos deje tramar nuestras peque帽as m谩quinas, oh, producci贸n deseante.

Todos somos de cierta manera manipulados por la sociedad, esta dirige nuestros pensamientos y deseos desde que nacemos.

42. El conocimiento cient铆fico como increencia es verdaderamente el 煤ltimo refugio de la creencia y, como dice Nietzsche, siempre hubo una sola psicolog铆a, la del sacerdote. Desde el momento que se introduce la carencia en el deseo se aplasta toda la producci贸n deseante, se la reduce a no ser m谩s que producci贸n de fantasma; pero el signo no produce fantasmas, es producci贸n de lo real y posici贸n de deseo en la realidad.

En esta cita Guattari analiza la visi贸n que ten铆a Nietzsche, sobre la llamada 鈥減sicolog铆a del sacerdote鈥 y de c贸mo esta nos afecta en nuestras vidas.

43. Michel Foucault ha mostrado de un modo profundo el corte que la irrupci贸n de la producci贸n introduc铆a en el mundo de la representaci贸n. La producci贸n puede ser del trabajo o del deseo, puede ser social o deseante, apela a fuerzas que ya no se dejan contener en la representaci贸n, a flujos y cortes que la agujerean, la atraviesan por todas partes: 芦un inmenso mantel de sombra禄 extendido debajo de la representaci贸n.

El mundo actual est谩 centrado en la producci贸n, como en cualquier sociedad capitalista, esto es forzosamente as铆.

44. El inconsciente ignora la castraci贸n del mismo modo como ignora a Edipo, los padres, los dioses, la ley, la carencia鈥os movimientos de liberaci贸n de las mujeres tienen raz贸n cuando dicen: no estamos castradas, se os enmierda.

En el inconsciente s贸lo hay cabida para nuestros pensamientos personales, indagando en 茅l podremos llegar a conocer qu茅 deseamos en realidad.

45. El inconsciente ignora las personas.

Nuestro inconsciente se rige por nuestros propios pensamientos y emociones, dentro de 茅l solo estamos nosotros.

46. Piensen lo que piensen algunos revolucionarios, el deseo en su esencia es revolucionario, el deseo, 隆No la fiesta! Y ninguna sociedad puede soportar una posici贸n de deseo verdadero sin que sus estructuras de explotaci贸n, avasallamiento y jerarqu铆a no se vean comprometidas.

Para poder hacer realidad todos nuestros deseos personales deberemos romper los l铆mites que la sociedad nos impone. Esto es algo que en la pr谩ctica es realmente complicado de poder hacer.

47. Todo vuelve a pasar, todo vuelve de nuevo, los Estados, las patrias, las familias. Esto es lo que convierte al capitalismo, en su ideolog铆a, en la pintura abigarrada de todo lo que se ha cre铆do.

El capitalismo es en la actualidad mucho m谩s relevante que cualquier ideolog铆a o que cualquier religi贸n, es quiz谩s la forma de control de la poblaci贸n m谩s efectiva que existe.

48. Siempre preparado para ensanchar sus l铆mites interiores, el capitalismo permanece amenazado por un l铆mite exterior que corre el riesgo de llegarle y hendirle desde dentro cuanto m谩s se ensanchen los l铆mites interiores. Por ello, las l铆neas de fuga son singularmente creadoras y positivas: constituyen una catexis del campo social, no menos completa, no menos total que la catexis contraria.

El capitalismo puede con el tiempo, demostrarnos que no es un sistema econ贸mico eficaz en el mundo global en el que nos encontramos. Esto puede suponer un grave perjuicio para todos sus ciudadanos si este entra en colapso.

49. La identidad entre deseo y trabajo no es un mito, sino m谩s bien la utop铆a activa por excelencia que designa el l铆mite a franquear del capitalismo en la producci贸n deseante.

El capitalismo intenta crear una falsa percepci贸n de libertad, sometiendonos usando en nosotros nuestros propios deseos y fomentando nuevos que perseguir.

50. La fuerza de Reich radica en haber mostrado c贸mo la represi贸n depend铆a de la represi贸n general.

Sin duda, el r茅gimen nazi logr贸 alcanzar los m谩s altos niveles de represi贸n hacia su propio pueblo, nuestros propios vecinos pod铆an ser nuestros mayores carceleros.

51. Plejanov se帽ala que el descubrimiento de la lucha de clases y de su papel en la historia proviene de la escuela francesa del siglo XIX, bajo la influencia de Saint-Simon; ahora bien, precisamente esos mismos que cantan la lucha de la clase burguesa contra la nobleza y la feudalidad se detienen ante el proletariado y niegan que pueda haber diferencia de clase entre el industrial o el banquero y el obrero, sino s贸lo fusi贸n en un mismo flujo como entre la ganancia y el salario.

La lucha de clases siempre ha existido dentro de la sociedad, tanto en el feudalismo como en el capitalismo.

52. El capitalismo no ha podido digerir la Revoluci贸n rusa m谩s que a帽adiendo sin cesar nuevos axiomas a los viejos, axioma para la clase obrera, para los sindicatos, etc. Siempre est谩 preparado para a帽adir nuevos axiomas, los a帽ade incluso para cosas min煤sculas, por completo irrisorias, es su propia pasi贸n que no cambia en nada lo esencial.

El capitalismo, con el paso de los a帽os, ha aumentado los l铆mites que impone a su sociedad, consiguiendo de esta manera poder mantener el control sobre la clase obrera.

53. La escritura nunca fue objeto del capitalismo. El capitalismo es profundamente analfabeto.

Mantener una poblaci贸n generalmente analfabeta puede ayudar a mantener un sistema capitalista bajo control.

54. El capitalismo es la 煤nica m谩quina social, como veremos, que se ha construido como tal sobre flujos decodificados, sustituyendo los c贸digos intr铆nsecos por una axiom谩tica de las cantidades abstractas en forma de moneda.

El capitalismo somete a todos los seres humanos que se encuentran dentro de 茅l, pero los l铆mites que este impone muchas veces son imperceptibles para sus usuarios.

55. Las clases son el negativo de las castas y de los rangos, las clases son 贸rdenes, castas y rangos decodificados.

Las clases sociales son una forma de entender la sociedad que es ampliamente usada en la actualidad, jerarquizando sus clases podemos realizar un esquema muy detallado de su funcionamiento.

56. Desde el principio, la relaci贸n psicoanal铆tica est谩 moldeada por la relaci贸n contractual de la medicina burguesa m谩s tradicional: la fingida exclusi贸n del tercero, el papel hip贸crita del dinero al que el psicoan谩lisis aporta nuevas justificaciones bufonescas, la pretendida limitaci贸n en el tiempo que se desmiente a s铆 misma al reproducir una deuda hasta el infinito, al alimentar una inagotable transferencia, al alimentar siempre nuevos conflictos.

Como podemos ver Guattari, era un gran detractor del capitalismo, este fil贸sofo odiaba todos los aspectos de este sistema econ贸mico.

57. El inter茅s puede ser enga帽ado, desconocido o traicionado, pero no el deseo.

Cuando deseamos algo, lo deseamos de verdad. El deseo puede ser el motivo por el cual hacemos muchas cosas en nuestro d铆a a d铆a.

58. La imagen del intelectual maestro-pensador est谩 totalmente en desuso.

El hombre intelectual como tal, ya no existe en la sociedad actual. Esta imagen de hombre pensador ha cambiado y se ha adaptado a nuevos est谩ndares.

59. El intelectual, hoy, es colectivo, potencialmente, en el sentido de que la gente lee, reflexiona y se informa en las diferentes profesiones.

En la actualidad, muchas personas se sientan m谩s interesadas por la b煤squeda del conocimiento.

60. Nos hace falta una reapropiaci贸n de los saberes, que utilice las 芦tecnolog铆as de la inteligencia禄 de las que habla Pierre L茅vy.

Debemos saber utilizar las nuevas tecnolog铆as en nuestro favor, y poder con ellas mejorar nuestro propio conocimiento.

61. Pero desconfiemos de la 芦E禄 may煤scula que se concede al Estado. El Estado es contradictorio: puede ser al mismo tiempo r铆gido e inteligente. En todo caso, no concebimos nunca a los agentes del Estado como neutros pol铆ticamente.

Los intereses pol铆ticos y econ贸micos de nuestros dirigentes tienen un gran impacto en la vida de todos nosotros.

62. Uniendo democracia y eficacia, las asociaciones pueden ofrecer un coeficiente de libertad que el Estado no permitir谩 jam谩s.

De una forma u otra el Estado siempre pone a sus ciudadanos unos ciertos l铆mites, estos l铆mites coartan nuestras libertades y merman nuestras oportunidades de poder prosperar en la vida.

63. El principio de 茅tica fundamental es: el proceso vale m谩s que la inercia. Esto no pasa por la convicci贸n, la propaganda, el proselitismo. Es un proceso, un deseo de creatividad lo que hay que transmitir.

La 茅tica cambia con el paso de los a帽os y evoluciona continuamente, adapt谩ndose a las necesidades sociales del momento.

64. Fen贸menos complejos como ese exigen respuestas complejas.

Las grandes respuestas necesitan forzosamente una gran pregunta que responder.

65. La gran revoluci贸n por venir ser谩 la de la uni贸n de la pantalla individual y la pantalla inform谩tica. As铆, la televisi贸n es portadora de interactividad, de un nuevo tipo de transversalidad posible. Toda nuestra jerarqu铆a social y productiva parecer谩 entonces totalmente fuera de onda, del mismo modo que hemos visto volverse obsoletos los grandes conglomerados de carb贸n y de acero. Estamos en un periodo ultra parad贸jico, al borde de mutaciones radicales. Pueden llegar ma帽ana, pero pueden tambi茅n tardar veinte a帽os.

Guattari ya nos vaticinaba en el pasado, que las nuevas tecnolog铆as tendr铆an un gran impacto en nuestras vidas.

66. La extrema derecha ha adquirido, sin duda, una posici贸n muy peligrosa a nivel pol铆tico.

La extrema derecha en la actualidad, ha conseguido una mayor popularidad que la que ten铆a en el pasado.

67. Una corriente social conservadora sostiene a la derecha y a la extrema derecha o, m谩s bien, empuja a la derecha hacia el extremismo.

La derecha y la extrema derecha han conseguido a d铆a de hoy en Francia, una base de votantes muy s贸lida.

68. Ning煤n poder de izquierda o de derecha ha podido influir en las fuerzas populares.

Poder influir en gran medida dentro de la sociedad, es algo realmente complicado de hacer durante unos comicios.

69. La soluci贸n no radica en un regreso al arca铆smo, a la nacionalidad ancestral, sino en la formaci贸n de un nuevo tipo de identidad europea.

Los pa铆ses integrantes de la Uni贸n Europea deber铆an sin duda, fomentar una mejor integraci贸n social y mayor sensaci贸n de pertenencia hacia ella.

70. Yo creo que 茅ste es el esp铆ritu de la 茅poca. La transversalidad la vemos claramente en el periodo renacentista, donde se expresan afinidades entre campos muy heterog茅neos, con pr谩cticas completamente diferentes en el orden est茅tico, cient铆fico, tecnol贸gico, social, y en el campo de los grandes descubrimientos.

La transversalidad en la pol铆tica puede ser algo muy positivo y que adem谩s afecte a toda la sociedad.

DELEUZE

1. El arte es lo que resiste: resiste a la muerte, a la servidumbre, a la infamia, a la verg眉enza.

El arte puede acompa帽arnos en todas las situaciones de nuestra vida, incluso en las m谩s complicadas.

2. Se carece de o铆dos para escuchar aquello a lo cual no se tiene acceso desde la vivencia.

La experiencia personal a veces es totalmente necesaria para poder entender algo.

3. Escribir no es imponer una forma de expresi贸n a una materia vivida. La literatura est谩 al lado de lo informe, de lo inacabado鈥 Escribir es un asunto con el devenir, siempre inacabado, siempre en curso, y que desborda cualquier materia vivible o vivida.

Podr铆amos escribir eternamente, somos nosotros mismos quienes decidimos cu谩ndo poner un punto y final.

4. Se nos ense帽a que las empresas tienen un alma, lo cual es, sin duda, la noticia m谩s terror铆fica del mundo.

Las empresas son creaciones del capitalismo, las cuales solo miran por su propia supervivencia. Una empresa nunca velar谩 por los intereses de sus trabajadores.

5. El traidor es muy diferente del tramposo: el tramposo pretende ampararse de propiedades establecidas, conquistar un territorio, e incluso instaurar un orden nuevo. El tramposo tiene mucho porvenir, pero no tiene ni el m谩s m铆nimo devenir.

Mediante el uso de trampas podemos quiz谩s alcanzar nuestro objetivo, pero este objetivo nos puede ser arrebatado de la misma forma.

6. El marketing es ahora el instrumento del control social, y forma la raza imp煤dica de nuestros amos.

En la actualidad, el marketing tiene la capacidad de guiarnos por ciertos caminos o de cambiar nuestra forma de pensar, sin duda es una herramienta muy peligrosa la cual debemos entender muy bien.

7. No cargar la vida bajo el peso de los valores superiores, incluso los heroicos, sino crear valores nuevos que sean los de la vida, que hagan de la vida lo ligero o lo afirmativo.

Debemos tener valores en la vida, pero tambi茅n ser flexivos con ellos. Tener unas expectativas demasiado altas puede hacernos personas muy infelices.

8. Muchos j贸venes reclaman extra帽amente ser motivados, piden m谩s cursos, m谩s formaci贸n permanente: a ellos corresponde descubrir para qu茅 se los usa, como sus mayores descubrieron, no sin esfuerzo, la finalidad de las disciplinas. Los anillos de una serpiente son a煤n m谩s complicados que los agujeros de una topera.

Los j贸venes tienen la dif铆cil tarea de innovar en un mundo saturado de tecnolog铆a, la llave de su futuro la tienen ellos mismos.

9. Cuando un cuerpo se encuentra con otro cuerpo distinto o una idea con otra distinta, sucede o bien que sus relaciones se componen formando un todo m谩s poderoso, o bien que una de 茅stas descompone a la otra y destruye la cohesi贸n de sus partes.

Efectivamente, las personas al igual que los Estados o Naciones, interactuamos positivamente entre nosotros o tendemos por el contrario a destruirnos entre nosotros.

10. Un creador es un ser que trabaja por gusto.

Aquel que realiza una obra por puro placer, sin duda pondr谩 m谩s cuidado en su realizaci贸n.

11. El sentido no es nunca principio ni origen, sino producto. No hay que descubrirlo, restaurarlo, ni reemplazarlo sino que hay que producirlo mediante una nueva maquinaria.

El capitalismo siempre busca la creaci贸n de nuevos productos los cuales poder vender, el producto es el motor que hace girar la rueda del capitalismo.

12. Cuando usted tiene un afecto triste, es que un cuerpo act煤a sobre el suyo, un alma act煤a sobre la suya en condiciones tales y bajo una relaci贸n que no conviene con la suya. Desde entonces, nada en la tristeza puede inducirlo a formar la noci贸n com煤n, es decir, la idea de algo com煤n entre dos cuerpos y dos almas.

Debemos saber desprendernos de aquellas relaciones que no aporten nada positivo a nuestras vidas.

13. Cada uno de nosotros tiene su l铆nea de universo por descubrir, pero no se la descubre sino traz谩ndola, trazando su trazo rugoso.

Todos tenemos nuestro propio camino en la vida y solo podremos saber a d贸nde este nos lleva recorriendolo.

14. Es verdad que la filosof铆a es inseparable de una cierta c贸lera contra su 茅poca, pero tambi茅n que nos garantiza serenidad. Ello no obstante, la filosof铆a no es un Poder. Las religiones, los Estados, el capitalismo, la ciencia, el derecho, la opini贸n o la televisi贸n son poderes, pero no la filosof铆a.

La filosof铆a es una herramienta que nos puede brindar un conocimiento, c贸mo usemos ese conocimiento depender谩 de nosotros.

15. El deseo es revolucionario porque siempre quiere m谩s conexiones y m谩s agenciamientos.

El deseo humano puede ser en muchos casos algo totalmente insaciable, pues el ser humano siempre desea poseer m谩s bienes y poder vivir m谩s placeres.

16. Lo propio de la m谩quina capitalista es hacer la deuda infinita.

Que las personas se endeuden es totalmente necesario para que esta espiral de consumo no se detenga nunca, para ello existe un jugador muy importante en este macabro juego: Los bancos.

17. El hombre sublime no tiene m谩s necesidad de Dios para sojuzgar al hombre. Ha reemplazado a Dios por el humanismo; el ideal asc茅tico por el ideal moral y el conocimiento. El hombre se inviste de s铆 mismo en nombre de valores heroicos, en nombre de valores del hombre.

Los hombres hemos tendido hacia el hedonismo desde la antig眉edad, solemos creer que somos alg煤n tipo de ser superior dentro de la creaci贸n. Debemos ser m谩s humildes y realistas, la vida que vivimos es un gran regalo que debemos aprovechar.

18. Los verdaderos grandes problemas s贸lo son planteados cuando son resueltos.

Para poder resolver un gran problema, primero debemos ser plenamente conscientes de 茅l, si no somos conscientes, no podremos resolverlo.

19. La filosof铆a nunca ha estado restringida a los profesores de filosof铆a. Es fil贸sofo aquel que se convierte en fil贸sofo, es decir, quien se interesa en esas creaciones tan peculiares del orden de los conceptos.

Todos podemos ser, en parte, fil贸sofos, siempre que decidamos dedicar tiempo de nuestra vida, a este particular estudio de los problemas que ata帽en al hombre.

20. Toda sensaci贸n es una pregunta, a煤n cuando s贸lo el silencio responda.

Cuando tenemos una cierta sensaci贸n, sabemos que algo sucede o que va a suceder. La intuici贸n es algo que puede ayudarnos mucho en la vida.

21. El espacio recorrido es pasado, el movimiento es presente, es el acto de recorrer. El espacio recorrido es divisible, e incluso infinitamente divisible, mientras que el movimiento es indivisible, o bien no se divide sin cambiar, con cada divisi贸n, de naturaleza.

Durante nuestra vida solo disponemos de un breve espacio de tiempo en el que poder actuar, ese espacio de tiempo es el ahora. 隆Vivamos el ahora con todo nuestro ser!

22. Nos plantan 谩rboles en la cabeza: el de la vida, el del saber, etc. Todo el mundo reclama ra铆ces. El poder de sometimiento, es siempre arborescente.

Desde que nacemos intentan introducir ideas en nuestra mente, las cuales son necesarias para ser sometidos por la sociedad. No debemos dejarnos llevar por las ideas o los intereses de los dem谩s, debemos vivir como nosotros deseemos.

23. Aquellos que leen a Nietzsche sin re铆rse y sin re铆rse mucho, sin re铆rse a menudo, y a veces a carcajadas, es como si no lo leyeran.

En esta frase, Deleuze nos hace esta s谩tira sobre Nietzsche, sus ideas pol铆ticas eran totalmente contrarias entre s铆.

24. Se escribe siempre para dar vida, para liberar la vida all铆 donde est茅 presa, para trazar l铆neas de fuga.

La escritura es una afici贸n que puede permitirnos organizar nuestras propias ideas, todos deber铆amos escribir m谩s cada d铆a.

25. 驴Qui茅nes son los clientes de la televisi贸n? Ya no son los oyentes: los clientes de la televisi贸n son los anunciantes; ellos son los verdaderos anunciantes. Los oyentes reciben lo que quieren los anunciantes鈥

Las canales de televisi贸n est谩n dirigidos por grandes corporaciones o grupos empresariales, estos canales dir谩n lo que interese a sus inversores. La honestidad brilla por su ausencia en televisi贸n.

26. Yo trato de explicar que las cosas, las personas, est谩n compuestas de l铆neas muy diversas, y que no siempre saben sobre qu茅 l铆nea de s铆 mismos est谩n, ni por d贸nde hacer pasar la l铆nea que est谩n trazando; en una palabra, que en las personas hay toda una geograf铆a, con l铆neas duras, flexibles y de fuga.

Las personas somos influenciadas por diversos factores constantemente, muchos de los cuales no somos ni conscientes de ellos.

27. El hombre ya no es el hombre encerrado, sino el hombre endeudado.

El capitalismo nos esclaviza mediante el uso de la deuda, no es necesario poner barrotes en la actualidad. No debemos dejarnos llevar por el capitalismo salvaje y desenfrenado de la actualidad.

28. Un fil贸sofo no es solamente alguien que inventa nociones, tambi茅n inventa maneras de percibir.

La percepci贸n personal de un fil贸sofo afecta de gran manera a sus propias teor铆as, nadie est谩 exento de la influencia de nuestra propia percepci贸n.

29. El secreto del eterno retorno consiste en que no expresa de ninguna manera un orden que se oponga al caos y que lo someta. Por el contrario, no es otra cosa que el caos, la potencia de afirmar el caos.

El caos siempre ha existido en el universo, a煤n a d铆a de hoy no tenemos respuestas para todo el caos que existe dentro de 茅l.

30. El estallido, el esplendor del acontecimiento es el sentido. El acontecimiento no es lo que sucede (accidente); est谩 en lo que sucede el puro expresado que nos hace se帽as y nos espera. Seg煤n las tres determinaciones precedentes, es lo que debe ser comprendido, lo que debe ser querido, lo que debe ser representado en lo que sucede.

Nuestra percepci贸n puede mostrarnos un determinado acontecimiento, de una forma muy distinta a la realidad.

31. Beber es una cuesti贸n de cantidad.

Cuando sufrimos de un problema de alcoholismo, podemos llegar a beber grandes cantidades de alcohol diariamente. Nuestro propio cuerpo puede llegar a pedirnos mediante un s铆ndrome de abstinencia esta sustancia.

32. Pero como seres conscientes, nunca aprehendemos nada鈥ero s铆 los efectos de estas composiciones y descomposiciones: experimentamos la alegr铆a cuando un cuerpo se encuentra con el nuestro y entra en composici贸n con 茅l, y la tristeza cuando, por el contrario, un 贸rgano o una idea amenazan nuestra propia coherencia.

Todos deseamos el bienestar para nuestra propia existencia, y los problemas que puedan surgirnos durante esta, nos causar谩n forzosamente un gran malestar.

33. Cuando uno bebe, a lo que quiere llegar es al 煤ltimo vaso. Beber es, literalmente, hacer todo lo posible para acceder al 煤ltimo vaso. Eso es lo que interesa.

El alcoholismo puede llevarnos a perder el control de nuestros actos, haci茅ndonos caer en un c铆rculo vicioso realmente complicado de abandonar.

34. Plantear el problema no es simplemente descubrir, es inventar.

Para poder dar una gran respuesta a algo, primero debe existir una gran pregunta que responder. Encontrar esa pregunta es ya de por s铆 un gran logro.

35. No hay lugar para el temor, ni para la esperanza. S贸lo cabe buscar nuevas armas.

Durante cualquier conflicto b茅lico, estar en poder de las armas ser谩 vital para nuestra supervivencia.

36. La emoci贸n es creadora, en primer lugar, porque expresa la creaci贸n entera; en segundo lugar, porque crea la obra en la que se expresa; y finalmente, porque comunica a los espectadores u oyentes un poco de esa creatividad.

Expresar nuestra emociones nos permitir谩 crear mediante cualquier m茅todo de comunicaci贸n, una obra art铆stica.

37. Un libro es un peque帽o engranaje de una maquinaria exterior mucho m谩s compleja.

Los libros poseen un gran poder, el poder de dar conocimiento a todo aquel que lo lea.

38. Desear es construir un agenciamiento, construir un conjunto, el conjunto de una falda, de un rayo de sol鈥

Los deseos dirigen nuestra vida en gran medida, somos esclavos de nuestros propios deseos.

39. El descubrimiento ata帽e a lo que ya existe actual o virtualmente: era, pues, seguro que tarde o temprano ten铆a que llegar. La invenci贸n le da el ser a lo que no era y hubiera podido no llegar jam谩s.

Efectivamente, un descubrimiento nos revela algo que ya existe en la actualidad y una invenci贸n crea algo nuevo que antes no exist铆a.

40. S贸lo el acto de resistencia resiste a la muerte, sea bajo la forma de obra de arte, sea bajo la forma de una lucha de los hombres. Y 驴Qu茅 relaci贸n hay entre la lucha de los hombres y la obra de arte? La relaci贸n m谩s estrecha y para m铆 la m谩s misteriosa.

El arte siempre ha reflejado al hombre en todas su facetas, y en su lucha contra la injusticia que lo atormenta tambi茅n lo ha hecho.

41. No me considero en absoluto como un intelectual, no me considero alguien culto, por una sencilla raz贸n, y es que cuando veo a alguien culto, me quedo pasmado. No se trata tanto de admiraci贸n algunos aspectos me suscitan admiraci贸n, otros no lo hacen en absoluto, sino que me quedo pasmado. Alguien culto no deja de llamar la atenci贸n: se trata de una saber pasmoso acerca de todo.

Debemos valorar aquellas personas inteligentes que nos rodean, pues el d铆a de ma帽ana quiz谩s puedan aconsejarnos sobre alg煤n tema que no dominemos.

42. La verdadera libertad reside en un poder de decisi贸n, de constituci贸n de los problemas mismos: este poder, semidivino, implica tanto la desaparici贸n de los falsos problemas como el surgimiento creador de los verdaderos: la verdad es que, en filosof铆a e incluso en otros campos, se trata de encontrar el problema y, por consiguiente, de plantearlos m谩s a煤n que de resolverlos.

La filosof铆a necesita de problemas que resolver para poder existir. Sin problemas a los que dar respuesta, la filosof铆a carece de utilidad.

43. Los nombres propios designan fuerzas, acontecimientos, movimientos y m贸viles, vientos, tifones, enfermedades, lugares y momentos antes que personas. Los verbos en infinitivo designan devenires y acontecimientos que desbordan modas y tiempos.

Somos nosotros mismos quienes con nuestros actos decidimos el devenir de la sociedad.

44. La anarqu铆a y la unidad son una sola y misma cosa, no la unidad de lo Uno, sino una m谩s extra帽a unidad que s贸lo se reclama de lo m煤ltiple.

La anarqu铆a es una filosof铆a pol铆tica que ha conseguido perdurar en el tiempo hasta la actualidad, siendo 茅sta representada por personas de todas las clases sociales.

45. La filosof铆a se ha ocupado siempre de conceptos, y hacer filosof铆a es intentar crear o inventar conceptos.

La filosof铆a como fuerza de creaci贸n posee un potencial enorme, las sociedad se ha guiado en infinidad de ocasiones por las sabias palabras de los fil贸sofos.

46. Se sabe que en Nietzsche, la teor铆a del hombre superior es una cr铆tica que se propone denunciar la mistificaci贸n m谩s profunda o m谩s peligrosa del humanismo: el hombre superior pretende llevar la humanidad hasta la perfecci贸n, hasta la culminaci贸n.

La teor铆a de Nietzsche del llamado 鈥渉ombre superior鈥, es sin duda una de las m谩s controvertidas de la historia, siendo base fundamental de diversos movimientos supremacistas.

47. Me interesaban los movimientos, las creaciones colectivas, y no tanto las representaciones. En las instituciones hay todo un movimiento que se distingue a la vez de las leyes y de los contratos.

Estar dentro de las instituciones, puede ense帽arnos una forma de entender la vida diferente de como se hace en la calle.

48. Al comienzo me interes茅 m谩s por el derecho que por la pol铆tica. Yo encontraba en Hume una concepci贸n muy creadora de la instituci贸n y del derecho.

El derecho es uno de los pilares esenciales por los cuales se crea una naci贸n, una naci贸n sin derecho nunca podr谩 perdurar en el tiempo.

49. No es que me interese la ley ni las leyes (ley es una noci贸n vac铆a y leyes son nociones serviles) ni siquiera el derecho a los derechos; lo que me interesa es la jurisprudencia.

La jurisprudencia es un aspecto fundamental de cualquier estado, c贸mo 茅sta se aplique puede variar en gran medida la vida de sus ciudadanos.

50. En cuanto a mi paso a la pol铆tica lo viv铆 en carne propia en Mayo del 68, a medida que entraba en contacto con problemas precisos y gracias a Guattari, gracias a Foucault, gracias a Elie Sambar. El Anti-Edipo fue por completo un libro de filosof铆a pol铆tica.

Este grupo de pensadores fue sin duda los mejores de su 茅poca, los cuales sentaron las bases de muchas corrientes intelectuales de la actualidad.

51. A煤n hoy, el trabajo de Fran莽ois Ewald para restituir una filosof铆a del derecho me parece esencial.

Ewald fue el asistente de Michel Foucault durante la d茅cada de los 70, y sus propios trabajos sobre el estado del bienestar son ampliamente recomendados en la actualidad.

52. No se trata de una oposici贸n entre lo eterno y lo hist贸rico, ni entre la contemplaci贸n y la acci贸n: Nietzsche habla de aquello que se hace, del acontecimiento mismo o del devenir.

Como todo buen fil贸sofo, Gilles Deleuze, estudi贸 en profundidad el trabajo de su an谩logo alem谩n Friedrich Nietzsche.

53. Sin la historia, la experimentaci贸n quedar铆a indeterminada, incondicionada, pero la experimentaci贸n no es hist贸rica.

Los historia puede ayudarnos a elegir qu茅 camino debemos tomar, pero nuestras experiencias personales pueden ser tan importantes como la propia historia,

54. Creo que ni F茅lix ni yo abandonamos el marxismo, aunque de dos maneras diferentes tal vez.

Gilles Deleuze y F茅lix Guattari siempre se han sentido en parte marxistas, pero cada uno a su propio estilo.

55. Tomemos el ejemplo de la Europa actual: los pol铆ticos occidentales y los tecn贸cratas han hecho un esfuerzo enorme para construirla uniformizando reg铆menes y reglamentos, pero lo que comienza a sorprender es, por una parte, las explosiones entre los j贸venes, entre las mujeres, en relaci贸n con el simple ensanche de los l铆mites (esto no es tecnocratizable).

Los tiempos cambian y los j贸venes cambian con ellos, que las instituciones se adapten a sus necesidades es esencial.

56. Los movimientos revolucionarios y tambi茅n los movimientos art铆sticos son as铆, m谩quinas de guerra.

Las personas podemos cambiar mediante movimientos sociales organizados, el devenir de cualquier naci贸n.

57. En el capitalismo s贸lo hay una cosa universal, el mercado.

Para el capitalismo, el mercado y su control es lo m谩s importante.

58. No hay Estado universal justamente porque hay un mercado universal del que los Estados son centros o Bolsas.

Un Estado que adopte el capitalismo como sistema econ贸mico, nunca podr谩 tener el control total sobre su propia econom铆a.

59. No hay Estado democr谩tico que no est茅 comprometido hasta el fondo en esta producci贸n de miseria humana.

El sistema econ贸mico que un Estado elige para s铆 mismo es mucho m谩s importante que cualquier organizaci贸n pol铆tica.

60. Las minor铆as y las mayor铆as no se distinguen por el n煤mero. Una minor铆a puede ser m谩s numerosa que una mayor铆a. Aquello que define la mayor铆a es un modelo al que hay que conformarse: por ejemplo, europeo medio, adulto, var贸n, habitante de las ciudades. Mientras que una minor铆a no tiene modelo, es un devenir, un proceso.

Una minor铆a puede muy numerosa en cuanto a individuos, el problema es que no suelen estar organizadas ni bien representadas dentro de la sociedad.

61. Se puede decir que la mayor铆a no es nadie.

Lo que conforma la llamada 鈥渕ayor铆a鈥, son una serie de conceptos, los cuales un n煤mero indeterminado de individuos tienen en com煤n.

62. Cuando una minor铆a crea modelos es porque desea volverse mayoritaria, y sin duda es inevitable para su supervivencia o su salvaci贸n.

Cualquier minor铆a desea lograr por todos los medios hacerse con el dominio de un territorio, dentro de ese territorio ellos mismos ser谩n la mayor铆a.

63. La utop铆a no es un buen concepto: lo que hay es m谩s bien una fabulaci贸n com煤n al pueblo y al arte.

Lo que llamamos una 鈥渦top铆a鈥 puede ser realmente una simple f谩bula. Como bien nos dice Deleuze, una utop铆a no es un buen concepto, pues pueden existir tantas diferentes como personas hay en el mundo.

64. Entramos en sociedades de control que ya no funcionan por encierro sino por control continuo y comunicaci贸n instant谩nea.

En la actualidad estamos controlados las 24 horas del d铆a, aunque a veces no nos demos cuenta.

65. Las nuevas aperturas cerebrales, las nuevas maneras de pensar, no se explican por micro-cirug铆a; sin embargo, la ciencia debe esforzarse en saber lo que puede haber ocurrido en el cerebro cuando se empieza a pensar de manera diferente.

En los 煤ltimos a帽os, el hombre ha desarrollado una forma de pensar diferente a como lo hac铆a en el pasado, 驴Tendr谩 esto una repercusi贸n en nuestra biolog铆a?




Fuente: Lobosuelto.com