December 29, 2021
De parte de Avispa Midia
358 puntos de vista


El Concejo Indígena y Popular de Guerrero – Emiliano Zapata (Cipog-EZ) informó, por medio de un comunicado, que el 27 de diciembre el grupo narco-paramilitar Los Ardillos incursionó en las comunidades de Xochitempa, Nuevo Amanecer y Xolotepec. “Este tipo de incursiones han dejado en otras ocasiones muertos, heridos y daños graves en nuestras comunidades”, sostuvo Cipog-EZ.

Por ello, las comunidades dieron aviso a la Guardia Nacional, “apelando al llamado que la Comisión Nacional de Derechos Humanos hizo al gobierno de Guerrero el pasado 11 de diciembre de 2021, a la Secretaría General de Gobierno y a la Secretaría de Seguridad Pública del estado, así como al comandante de la Guardia Nacional, de â€˜realizar acciones pertinentes para garantizar la vida, integridad personal, patrimonio y seguridad individual y colectiva’ de las comunidades que integran al CIPOG-EZ”.

Frente al llamado a la Guardia Nacional, de acuerdo con el relato del Concejo, llegaron personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la policía estatal y municipal de Chilapa, y la fiscalía del estado de Guerrero.

Sin embargo, no detuvieron “la incursión de este grupo delincuencial”, sino que llegaron “para desarmar, golpear a cachazos y cachetadas a nuestra Policía Comunitaria, a compañeros y comandantes regionales en uno de los retenes que tenemos instalados en la comunidad de Xolotepec. Frente a la violencia de la Sedena y demás corporaciones, la comunidad, hombres y mujeres, les exigieron que se detuvieran y que si no ayudarían, mejor que se fueran”.

El Cipog-EZ informó además, en su comunicado, que el 28 de diciembre el secretario de gobierno del estado, Francisco Rodríguez Cisneros, se comprometió, en asamblea con las comunidades, “a llamar la atención a la Sedena, para que se respete a la población”, así como a continuar con el diálogo el próximo 7 de enero con los 3 niveles de gobierno en la comunidad de Alcozacán.

El Concejo advierte,“nosotras y nosotros no nos negamos al diálogo, pues paz es lo que queremos, pero también sabemos que los malos gobiernos nos han burlado muchas veces, por lo que esta vez anunciamos que si ocurre nuevamente una acción semejante, detendremos al personal de la Sedena, como pueblos originarios y comunidades organizadas que somos”.

Y hace un llamado: “No queremos más violencia, ni de los grupos delincuenciales, ni del Estado, por lo que les exigimos a las autoridades que hagan su trabajo, que desarticulen a los grupos delincuenciales, que respeten y dejen de hostigar al pueblo”.




Fuente: Avispa.org