December 16, 2021
De parte de La Haine
342 puntos de vista
16/12/2021 :: Nacionales E.Herria
x AZET Etxebizitza sindikatua
El nuevo propietario ha llegado al barrio con un objetivo claro: revalorizar las viviendas y sustituir los alquileres que pag谩bamos por rentas m谩s altas.

3 FAMILIAS TENDR脕N QUE ABANDONAR HOY SUS VIVIENDAS POR CONSECUENCIA DE LA EN脡SIMA OPERACI脫N ESPECULATIVA EN EL CASCO VIEJO DE BILBAO

Somos las vecinas de Erribera 9 y queremos denunciar, junto al Sindicato de Viviendas AZET, la en茅sima operaci贸n especulativa que se est谩 dando en el Casco Viejo. El pasado verano nos enteramos de que nuestras casas hab铆an sido vendidas a un gran propietario con varias propiedades en el barrio y hemos tenido escasos meses para meter en cajas los recuerdos de 20 a帽os y marcharnos.

El nuevo propietario ha llegado al barrio con un objetivo claro: revalorizar las viviendas y sustituir los alquileres que pag谩bamos por rentas m谩s altas. Y en sus planes, claro, quienes sobramos somos las vecinas. Por lo tanto, 3 de las 5 familias que llevamos d茅cadas en el bloque, tendremos que irnos de casa hoy mismo.

Bertold Brecht-ek horrela esan zuen:

鈥淗ay muchas maneras de matar.

Pueden meterte un cuchillo en el vientre.

Quitarte el pan.

No curarte de una enfermedad.

Meterte en una mala vivienda.

Empujarte hasta el suicidio.

Torturarte hasta la muerte por medio del trabajo.

Llevarte a la guerra, etc…

Y s贸lo pocas de estas cosas est谩n prohibidas en nuestro Estado鈥.

Una de las razones de que estemos aqu铆 hoy es denunciar que tambi茅n existen muchas y variadas formas de desahuciar. Desahuciar es mandar la polic铆a, con orden judicial en mano y toda la impunidad, a tirar la puerta de tu casa y echarte a la calle, como pasa cada vez m谩s a menudo. Pero esta no es la 煤nica herramienta que tiene la clase propietaria para arrancarnos de nuestras casas y barrios.

鈥 Cuando unos matones contratados por la propiedad te sacan de casa bajo amenazas y de forma violenta, tambi茅n te est谩n desahuciando

鈥 Cuando te suben el alquiler de forma que no puedas asumirlo, tambi茅n se trata de un desahucio 鈥 Cuando la propiedad no te renueva un contrato de renta antigua tambi茅n lo es.

鈥 Cuando se vende un bloque a un especulador, forzando las familias que han vivido all铆 toda su vida a abandonar sus viviendas, tambi茅n se trata de un desahucio.

Hay muchas formas de desahuciar, y TODAS SON LEGALES EN NUESTRA CIUDAD. Nuestro caso, el de Erribera, es un desahucio que no aparecer谩 en las estad铆sticas oficiales. Son desahucios sutiles, que pasan desapercibidos, desahucios que se ejecutan con total impunidad y gozando de la complicidad institucional.

El nuestro, lamentablemente, no es un caso aislado. Hace a帽os que nuestros barrios, calles y vidas han sido puestos a la venta y convertidos en mercanc铆as. En este contexto, este tipo de operaciones especulativas no son s贸lo maniobras individuales de propietarios perversos y sin escr煤pulos. La cuesti贸n de la vivienda es un problema estructural que debemos enmarcar en una estrategia m谩s general de la clase propietaria. Se trata de una ofensiva contra las clases despose铆das, la cual se lleva a cabo con la complicidad de las instituciones. El problema de la vivienda es estructural e imprescindible para el funcionamiento del capitalismo. La especulaci贸n, por tanto, no es una disfunci贸n de este sistema, sino un mecanismo para seguir acumulando capital, sobre todo en momentos de crisis.

Respecto al caso de la Ribera, no podemos no se帽alar la PARTICIPACI脫N ACTIVA que ha tenido INMOBILIARIA SOMERA en esta operaci贸n especulativa, quien ha hecho de intermediario en el proceso de compra del inmueble. No es la primera vez que nos encontramos delante las empresas inmobiliarias: estas son unos de los principales responsables del problema de la vivienda, con el papel que juegan en el mercado especulativo y en la destrucci贸n de los barrios populares.

Por un lado, queremos se帽alar el papel de estos agentes como actores especulativos y participes de la guerra contra a los pobres: respecto a este 煤ltimo punto, cabe se帽alar el tristemente conocido fen贸meno del 鈥渞acismo inmobiliario鈥 (que consiste en no alquilar o poner m谩s trabas a personas migrantes o racializadas); o, la m谩s reciente pr谩ctica de los 鈥渟eguros de impago鈥, con el que las inmobiliarias ofrecen a los propietarios un servicio de 鈥渕ediaci贸n鈥 parecido al de las empresas de desokupaci贸n.

Por otro lado, vemos como el papel de las inmobiliarias transciende la cuesti贸n del mercado de la vivienda, para entrelazarse con otro fen贸meno que desde hace tiempo estamos viviendo en nuestros barrios: la gentrificaci贸n. Las empresas inmobiliarias son el principal responsable de ello, por un lado, como sujetos activos de la turistificaci贸n y, por otro, como polos que atraen gran capital financiero para invertir en el mercado inmobiliario (como es el caso de Erribera).

Por todo ello grandes propietarios, empresas inmobiliarias e instituciones -quienes ponen la alfombra roja a la especulaci贸n- no son m谩s que diferentes caras de la misma moneda. Diferentes s铆ntomas del capitalismo, ese sistema que nos deja en la miseria, que encuentra cada vez m谩s forma para despojarnos de nuestras viviendas, de nuestras necesidades b谩sicas y de nuestra vida. Tienen muchas maneras de desahuciarnos, muchas formas de matarnos y much铆simas maneras de forzarnos a vivir en la miseria y seguir sacando beneficios de ella. Lo que no saben es que nosotras tambi茅n estamos encontrando diferentes formas de resistir y responder a su violencia, diferentes formas de romper con el aislamiento, de organizarnos juntas, diferentes formas de mostrar solidaridad de clase y de no enfrentarnos solas a este mundo de mierda.

Frente a la especulaci贸n, frente al colaboracionismo institucional, frente a los que quieren condenarnos a la miseria, las despose铆das nos estamos organizando y un indicador de esto es la comunidad pol铆tica que se est谩 construyendo desde los sindicatos de vivienda en diferentes barrios y pueblos de Euskal Herria.

Para acabar, decir que hoy no estamos aqu铆 solo para denunciar esta operaci贸n especulativa. Tambi茅n estamos aqu铆 para apoyar a las vecinas que se quedan. En este sentido, desde el sindicato exigimos a la nueva propiedad:

1. Que respete los contratos que nuestras vecinas firmaron con el antiguo propietario, tanto respecto a la duraci贸n, como al precio del alquiler. No vamos a aceptar otros desahucios encubiertos, ni aumentos en el precio del alquiler.

2. Que toda obra de recalificaci贸n y reforma del edificio sea acordada y consensuada con las actuales inquilinas, sin molestar sus vidas y cotidianidad.

GURE BIZITZAK HAIEN JABETZEN GAINETIK DAUDELAKO, BORROKAN JARRAITUKO DUGU! GORA AUZODEFENTSA ETA GORA KLASE ELKARTASUNA!




Fuente: Eh.lahaine.org