March 21, 2021
De parte de Nodo50
245 puntos de vista


Organizaciones de derechos humanos y apoyo al pueblo saharaui presentaron el jueves 18 de marzo una denuncia en la que exponen la ilegalidad de la venta de una fragata a Marruecos, anunciada el pasado 8 de enero. El escrito, registrado ante el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en Madrid, fundamenta c贸mo la venta de este patrullero de altura contravendr铆a la legislaci贸n estatal en materia de comercio de armas, as铆 como el derecho internacional.

En un contexto de vuelta a las hostilidades tras la ruptura del alto al fuego por parte de Marruecos el pasado 13 de noviembre, las doce organizaciones jur铆dicas y sociales que promueven la actuaci贸n recuerdan al Estado espa帽ol sus obligaciones legales, las cuales conllevar铆an denegar las autorizaciones de exportaci贸n de material militar al pa铆s vecino.

El marco legal, detalladamente descrito en las 30 p谩ginas del documento, est谩 definido por la Ley 53/2007 sobre el control del comercio exterior de material de defensa, el Real Decreto 679/2014  que fija el Reglamento de aplicaci贸n de dicha ley, y la Aplicaci贸n de la Posici贸n com煤n 2008/944/PESC aprobada por el Consejo de la Uni贸n Europea el 8 de diciembre de 2008, y que define las normas comunes que rigen el control de las exportaciones de tecnolog铆a y equipos militares.

Los denunciantes recuerdan asimismo la ola de represi贸n que ejecuta el estado alauita y reprochan a la ministra de Hacienda, Maria Jes煤s Montero, que anunci贸 la construcci贸n de la fragata en una visita a las instalaciones de Navantia en San Fernando, que asocie las oportunidades econ贸micas para una poblaci贸n castigada por el desempleo a un movimiento de comercio exterior de armas ilegal. A estos efectos, el pasado 27 de febrero una manifestaci贸n llamaba la atenci贸n frente a la sede de la empresa p煤blica de construcci贸n naval de lo que implicar铆a esta venta.

El lugar que ocupa Espa帽a es tambi茅n fundamental, seg煤n argumentan los autores de la demanda, pues como antigua metr贸poli, el pa铆s sigue siendo potencia administradora de iure del territorio no aut贸nomo del Sahara. Un rol que, recordaban los activistas, es reconocido por 鈥減or Naciones Unidas y la propia justicia espa帽ola y europea鈥.

As铆, para las entidades demandantes, la anunciada venta choca con numerosos l铆mites que afectan al comercio de armas atendiendo a los consensos internacionales y 鈥渢eniendo en cuenta que la ocupaci贸n de Marruecos vulnera los principios de autodeterminaci贸n, de prohibici贸n de la amenaza y el uso de la fuerza armada y que la actitud de Espa帽a, suministrando armamento militar a Marruecos, como parte agresora, es completamente contraria al Derecho Internacional鈥.

Las entidades demandantes recuerdan el comunicado oficial del ministerio de exteriores, el pasado 13 de noviembre, en el que se compromet铆a a dar su 鈥渁poyo a la ONU para garantizar el alto el fuego en el S谩hara Occidental鈥. El alto al fuego, que se remonta a 1991, fue roto por el pa铆s alauita al reprimir violentamente la manifestaci贸n pac铆fica de saharauis en el paso de Guerguerat. Las autoridades saharauis llevaban tiempo denunciando el uso unilateral de este territorio en la frontera con Mauritania en violaci贸n a los acuerdos internacionales.

La denuncia demanda transparencia por parte de la administraci贸n, solicitando que se haga p煤blica la situaci贸n respecto a esta venta en t茅rminos de si ha sido ya autorizada o no. Por otro lado exigen la 鈥渄enegaci贸n, suspensi贸n o revocaci贸n a Navantia S.A. para la exportaci贸n de patrullero de altura al Reino de Marruecos鈥.

Las organizaciones demandantes, que defienden su legitimidad para personarse en esta causa como parte interesada, recuerdan que los supuestos de la Ley 53/2007, de 28 de diciembre de 2007 sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso, cuestionan la legalidad de esta operaci贸n, pues considera en su art铆culo 8.1 que no se autorizar谩n las ventas de este material 鈥淐uando existan indicios racionales de que (鈥) puedan ser empleados en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad en un 谩mbito mundial o regional, puedan exacerbar tensiones o conflictos latentes, puedan ser utilizados de manera contraria al respeto debido y la dignidad inherente al ser humano, con fines de represi贸n interna o en situaciones de violaci贸n de derechos humanos鈥. Condiciones todas ellas que se dar铆an en este caso.




Fuente: Elsaltodiario.com