March 22, 2021
De parte de ANRed
162 puntos de vista

«Un sobreviviente de gatillo fácil. Una causa armada. Un pibe inocente preso. Una Fiscalía que no recibe las pruebas ‘porque la Fiscal piensa que es culpable’. Un allanamiento lleno de violencia. Una madre que grita desesperada para lograr la nulidad», sostiene un video difundido por La Garganta Poderosa en sus redes sociales, donde denuncia el caso de Sebastián Ventorino, un joven de 19 años sobreviviente de gatillo fácil y víctima de una causa armada. «Sebastián a comienzos de la pandemia, en abril, fue víctima de gatillo fácil por parte de un comisario de la Comisaría 5° de Wilde. A mi pibe lo detienen con un amigo en una motito, en la época en la que no debajan salir a los pibes ni siquiera a la vereda. Le dijo ‘corré pibe, corré’. A 60 metros le tiraron por la espalda y le dieron un balazo en la pierna derecha. Fue a parar al Finochietto. Después la guardia lo despacha para la 5° y ahí lo torturan y me lo dejan agonizando. Después de cinco horas lo encuentro muy maltrecho. Lo metieron en una causa en la que él no tuvo nada que ver. Ellos armaron la causa. Le pidieron guita a mi pibe. Mi pibe no puso la guita y ahí lo dejaron como culpable», denuncia María, su madre. Por ANRed.


«Ellos armaron la causa. Le pidieron guita a mi pibe. Mi pibe no puso la guita y ahí lo dejaron como culpable», comienza el video de denuncia difundido en las redes de la Garganta Poderosa, donde entrevistan a María, madre de Sebastián Ventorino.

«Sebastián tiene 19 años. Es geminiano. Nació un 21 de junio, un día de invierno. El quiere ser abogado. Se estaba arreglando una camionetita para trabajar. Y no llegó. No le dieron la posibilidad ni siquiera de aprobar las materias del secundario», comienza el relato de María.

«A comienzos de la pandemia, en abril, fue víctima de gatillo fácil por parte de un comisario de la Comisaría 5° de Wilde. A mi pibe lo detienen con un amigo en una motito, en la época en la que no debajan salir a los pibes ni siquiera a la vereda. Le dijo ‘corré pibe, corré’. Y corrió. A 60 metros le tiraron por la espalda y le dieron un balazo en la pierna derecha. Fue a parar al Finochietto. Después la guardia lo despacha en un patrullero para la 5° y me lo dejan agonizando. Yo busqué por todo zona sur. Comiaría 6°, Comisaría 4°. No nos daban el paradero. Después de cinco horas lo encuentro en la Comisaría 5° de Wilde muy lastimado, maltrecho, ya casi en shock y con la pierna totalmente destruida. Lo metieron en una causa en la que él no tuvo nada que ver, que sucedió un 15 de enero a las 14.30 del mediodía, una entradera en Sarandí. Mi pibe estaba en ese momento en Wilde en una gomería, con sus amigos, cocinando fideos caseros».

Asimismo, María agrega: «ellos armaron la causa. Le pidieron guita a mi pibe. Mi pibe no puso la guita y ahí lo dejaron como culpable – continúa el relato de María – El oficial lo torturaba, se empezó a reir de él. Lo cargaba. La oficial que se encargaba de sumariarlo, le dice que como era domingo y ella tiene hijos, le dice: ‘mirá pibe, ¿cómo me podés ayudar vos a mi para que yo te pueda ayudar a vos?’. Y Seba ya llorando le dicer que él no puede ayudar en nada y que no tiene nada que ver. Le pidió 20 mil pesos», denuncia María.

«Ahora esta detenido. Imputado en una causa que es tremenda. Y encima cuando yo denuncio frente a la Procuración General de La Plata, frente a un fiscal, a mi pibe lo apuñalan. Y esto no nos enteramos. Luego mi pibe consigue un celular, me llama y llorando me dice: ‘mamá, yo no aguanto más, me quiero ir de acá’. Nosotros estamos pidiendo la nulidad completa de la causa«, remarca.





Fuente: Anred.org