June 11, 2021
De parte de Indymedia Argentina
144 puntos de vista


En medio de un panorama alarmante, en donde el virus se muestra cada d铆a m谩s fuerte y letal en sus distintas cepas, es inadmisible que comunicadores negligentes conspiren abiertamente contra las pol铆ticas p煤blicas sanitarias sin que les quepa ning煤n tipo de responsabilidad por ello.

Viviana Canosa bebiendo una botella que seg煤n ella conten铆a di贸xido de cloro (CDS), un qu铆mico peligroso promocionado como supuesta cura para el COVID, en Canal 9 de la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires el 6 de agosto de 2020.

Hay personas que, aun hoy, siguen pensando que la tierra es plana. Y militan ese terraplanismo con argumentos de nulo sustento cient铆fico pero lo hacen pac铆ficamente. Me genera asombro y hasta alguna sonrisa esa creencia pero, qu茅 va, no le hacen mal a nadie. Qu茅 se yo, que piensen y opinen lo que quieran, all谩 ellos.

Ahora bien, el tema que me inquieta y me indigna es otro, un asunto literalmente de vida o muerte: la cantidad de personajes (periodistas, conductores, influencers, etc.) que salen a hablar -en medios de comunicaci贸n, portales y redes sociales- y dicen cualquier barrabasada sobre cuestiones estrictamente sanitarias en el contexto de una pandemia devastadora que, hasta el momento que escribo este art铆culo, se llev贸 la vida de 83.318 argentinos.

Muchas personas no se vacunan por la influencia que generan en ellos los negligentes que, por cuestiones ideol贸gicas/pol铆ticas o simple ignorancia, difunden confusos o falsos mensajes, atentando as铆 contra la salud p煤blica y la vida de los compatriotas.

Elisa Carri贸 (Juntos por el Cambio, ex Cambiemos) en el programa La Cornisa de Luis Majul, canal La Naci贸n +, tras realizar una presentaci贸n judicial por presunto 鈥渆nvenenamiento鈥 por la aplicaci贸n de la Sputnik V en el territorio argentino.

Desde que inici贸 el circo inescrupuloso de estos irresponsables me vengo haciendo una pregunta: En la particular coyuntura que estamos atravesando y en lo que respecta a opiniones sobre cuestiones sanitarias 驴la libertad de expresi贸n y la libertad de prensa deben ser absolutas e irrestrictas o se tendr铆an que establecer, de manera excepcional, ciertos l铆mites?

Digo, ponderar y sopesar Derechos Constitucionales: por un lado opiniones de 铆ndole sanitarias de personas 鈥渋nfluyentes鈥 y, por el otro, el cuidado de la salud p煤blica.

En otro orden de cosas, o no tanto, me viene dando vueltas por la cabeza una idea a la que estoy tratando de darle forma: si se puede clasificar como relaci贸n de consumo al v铆nculo que existe entre los medios/comunicadores y la sociedad en general.

Ello en relaci贸n al lazo que se genera con quienes reciben ese mensaje -ll谩mese televidentes, lectores, radioescuchas, etc.- que se encuentran en una incuestionable posici贸n de debilidad respecto al comunicador.

Por lo general, quien enciende un televisor, la radio o lee un diario, sella un contrato de adhesi贸n en el cual el sujeto solo se limita a recibir el mensaje.

En infinidad de ocasiones se ha hecho referencia a la sociedad en general como consumidores de medios, lo que reafirma la relaci贸n de consumo que existir铆a entre los comunicadores y 鈥渓a gente鈥 y, como tal, debe ser tutelada ya que, en este tipo de relaciones, al consumidor se lo considera la parte m谩s d茅bil del v铆nculo en tanto y en cuanto desconoce cuestiones esenciales de 茅sa relaci贸n que el comunicador maneja, sea el lobby empresarial o pol铆tico que se ejercen sobre periodistas y medios, conflicto de intereses, hacer publicidad simulando que se est谩 dando informaci贸n objetiva, etc.

Asimismo, no puede englobarse a los consumidores de medios como un todo homog茅neo y uniforme. Existen diversos grados de entendimiento y discernimiento entre todos ellos. No tendr铆a la misma capacidad de an谩lisis un joven instruido que la vecina Rosa de 87 a帽os (la que decidi贸 no vacunarse porque 鈥渢iene miedo de que le toque la rusa que es un veneno鈥). Por otro lado, hay quienes est谩n todo el d铆a frente a un TV, computadora, radio o Smartphone sobrecarg谩ndose de informaci贸n. Todo es tan vertiginoso y atado a resultados que en la inmensa mayor铆a de los casos, esa informaci贸n que circula en todo este limbo inabarcable jam谩s se chequea.

El farmac茅utico antivacunas Marcelo Peretta, asesor de Patricia Bullrich, con, una vez m谩s, Viviana Canosa.

Todos estos aspectos son los que exponen a un evidente estado de desventaja al 鈥減煤blico鈥 y conforman una relaci贸n de consumo riesgosa y, como tal, debe ser regulada por una autoridad competente.

El art铆culo 42 de la Constituci贸n Nacional expresa que 鈥渓os consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relaci贸n de consumo, a la protecci贸n de su salud, seguridad e intereses econ贸micos; a una informaci贸n adecuada y veraz; a la libertad de elecci贸n, y a condiciones de trato equitativo y digno.鈥 Sumado a ello, existen Principios fundamentales que sirven como directrices, integr谩ndose con las normas internacionales y nacionales, y tiene el objetivo de tutelar los Derechos de Consumidores:

  • El sistema de protecci贸n del consumidor es de orden p煤blico y, como tal, no puede ser dejado de lado por los particulares;
  • Principio de buena fe: El sistema de protecci贸n al consumidor se asienta en la buena fe de las partes intervinientes en el contrato. Como expresara ut supra, si tuvi茅semos que enmarcar formalmente la relaci贸n entre los medios y las personas podr铆a ser un contrato de adhesi贸n en el cual los receptores/consumidores, debido a la falta de transparencia y 茅tica profesional que suele reinar en este 谩mbito, desconocen los intereses subjetivos ocultos 鈥揳 veces no tanto- de los emisores y sus patrones.
  • Principio de armonizaci贸n: Resulta fundamental armonizar los intereses de los participantes de las relaciones de consumo, haciendo compatible una adecuada protecci贸n y tutela de los derechos de los consumidores con el desarrollo econ贸mico y tecnol贸gico, siempre fundamentado en la buena fe y el equilibrio en las relaciones entre consumidores y proveedores;
  • El sistema de protecci贸n del consumidor protege especialmente a grupos sociales afectados por una vulnerabilidad agravada derivada de circunstancias especiales, en particular ni帽as, ni帽os y adolescentes, adultos/mayores, personas con problemas de salud o con discapacidad, entre otras;
  • Principio de prevenci贸n de riesgos: Los proveedores actuar谩n preventivamente cuando exista probabilidad razonable de una amenaza derivada de productos o servicios que afecten la salud o la seguridad de los consumidores. Esto referido a la responsabilidad de medios y periodistas en cuanto a lo que comunican, a saber: 鈥渆l di贸xido de cloro ayuda a combatir el virus鈥;
  • El sistema de protecci贸n al consumidor debe asegurar a 茅ste una reparaci贸n integral en caso de da帽os derivados de las relaciones de consumo, debiendo preverse la disponibilidad de medios efectivos de soluci贸n de controversias y de compensaci贸n;
  • Principio de Informaci贸n: Los proveedores deben suministrar a los consumidores informaci贸n clara, veraz y suficiente que les permita hacer elecciones adecuadas a sus deseos y necesidades. De raigambre constitucional y estrecha vinculaci贸n con el art铆culo 42 de la ley suprema.
Testimonio en redes sociales.

驴Sujeto social activo o espectador pasivo?

En t茅rminos generales, existen dos abordajes distintos que pueden hacerse respecto a la etimolog铆a del t茅rmino consumidores:

  • Una noci贸n estricta, la cual hace referencia a los adquirentes de bienes o servicios para su uso privado.
  • Otra noci贸n amplia que incluye a todos los ciudadanos en tanto sujetos que aspiran a tener una adecuada calidad de vida.

Esta 煤ltima acepci贸n, m谩s abarcativa y abstracta, es la que mejor representa a los usuarios y consumidores de medios de comunicaci贸n.

Una cuesti贸n eminentemente cultural y problem谩tica de esta relaci贸n es que la sociedad en general no se autopersibe como consumidores sino como espectadores, oyentes, lectores, etc. De considerarse como verdaderos consumidores de medios de comunicaci贸n, el comportamiento frente a 茅stos ser铆a diferente. Seguramente, se tratar铆a de hacer un uso m谩s racional de los mismos a la vez que se a帽adir铆a a ese papel de part铆cipe pasivo un acto volitivo y racional que los emplazar铆a en una posici贸n m谩s cr铆tica y activa. Adem谩s, al saberse consumidores, gozar铆an de Derechos amparados por todo el cuerpo normativo vigente y tendr铆an una amplia capacidad de acci贸n cuando considerasen que esos Derechos han sido vulnerados.

En este sentido, Ignacio Ramonet expresa que 鈥渜uerer informarse sin esfuerzo es una ilusi贸n m谩s acorde con el mito publicitario que con la movilizaci贸n c铆vica鈥.

Nadie reclama un derecho que no conoce.

Existe en nuestro pa铆s un marco legal que regula las relaciones de consumo pero, por lo general y como ya se mencion贸 antes, se lo asocia estrictamente a la compraventa de bienes y servicios.

En estos tiempos de sobreinformaci贸n y fake news, hay una demanda c铆vica -y la urgente necesidad- de tener como receptor a un p煤blico participativo, cr铆tico y activo en el proceso de comunicaci贸n medi谩tica.

Es m谩s que evidente que, quienes administran contenidos, informaci贸n y entretenimiento, tienen fuertes intereses en juego y son parte de un complejo entramado de poder. Esto inmerso en el contexto de que, en algunos casos, a la marioneta se le ven los hilos. En otros m谩s sofisticados, est谩n un tanto m谩s difusos y solapados. Pero m谩s all谩 de las diferencias existentes, ambos convergen y coinciden en un mismo punto: autoproclamarse independientes.

En lo que a m铆 respecta, considero que la neutralidad en Argentina en materia informativa no existe. Hay que tomarse el trabajo, como sujeto social, de analizar tanto el mensaje como el emisor y el medio.

Volviendo a Ramonet, 茅ste afirma que 鈥淚nformarse cuesta y es a ese precio que el ciudadano adquiere el derecho a participar inteligentemente en la vida democr谩tica鈥. En nuestro car谩cter de consumidores de medios, debi茅ramos contar con herramientas legales claras y accesibles a todos que nos permitan defender el Derecho que nos corresponde a informarnos de manera veraz, responsable, prudente y oportuna. Alguien podr铆a decir 鈥減ara ello est谩 el control remoto. Si no te gusta algo cambi谩 de canal鈥. En mi opini贸n, creo que eso no alcanza y mucho menos en la coyuntura actual. Menos aun si se considera la significativa asimetr铆a que reina en este mercado en el que un conglomerado de medios dispone, directa o indirectamente, de aproximadamente 80% de la oferta.

Regulaci贸n Estatal y compromiso de los medios de comunicaci贸n.

En este contexto actual de pandemia, se debe considerar el insoslayable papel del Estado como regulador de contenidos en todas sus formas y en la defensa de los Derechos de los consumidores de medios. En el mismo sentido, los propios medios debieran establecer alg煤n tipo de 鈥渇iltro鈥 respecto a las imprudentes opiniones de los comunicadores que trabajan en sus empresas.

Una persona con cierto grado de influencia en la sociedad, no puede decir lo primero que le venga a la cabeza sin considerar el da帽o que 茅ste puede ocasionar y la responsabilidad que le compete por tales declaraciones.

La limitaci贸n de libertades es un tema extremadamente sensible pero, como ocurre en un estado de sitio, tiene sus excepcionales limitaciones.

En medio de un panorama alarmante, en donde el virus se muestra cada d铆a m谩s fuerte y letal en sus distintas cepas, es inadmisible que comunicadores negligentes conspiren abiertamente contra las pol铆ticas p煤blicas sanitarias sin que les quepa ning煤n tipo de responsabilidad por ello.

Es imperioso y necesario tomar medidas al respecto. Quedar谩 por ver qui茅n le pone el cascabel al gato.


Juan Manuel Mancuso es Abogado, Tomo VI Folio 75 C.A.P.




Fuente: Argentina.indymedia.org