August 19, 2022
De parte de Indymedia Argentina
240 puntos de vista

Lo dijo Alberto Sarlo, abogado y educador popular en cárceles de la Provincia de Buenos Aires. En su paso por el programa Hora Libre, de Radio La Retaguardia, habló de la situación actual de los penales. También contó acerca del trabajo que realizan desde la editorial “Cuenteros, verseros y poetas”, de la que forma parte.

Foto: Procuraduría General de la Nación.

Entrevista: Rodrigo Ferreiro/Natacha Bianchi. Redacción: Julián Bouvier. Edición: Pedro Ramírez Otero.

El abogado y educador popular Alberto Sarlo se refirió a la situación actual de los penales de la Provincia de Buenos Aires y la dificultad de instalar las problemáticas intramuros por el histórico cerco mediático que existe antes estos temas: “A nivel general hay una tensa calma, y con tensa calma hablamos de continuos actos de represión y no menos de un muerto por semana. Este nefasto número se compara con el reporte habitual que habla de un muerto cada dos días. En 2021 hubo 203 muertos, y por supuesto que hoy siguen. Todo tapado, porque a los medios hegemónicos, de un lado y del otro, les sirve taparlo”. Sarlo trabaja en la Unidad de Máxima Seguridad N° 23 de Florencio Varela donde hubo un cambio de director y, según contó, hay una voluntad de mejorar la situación y que no haya violaciones a los derechos humanos. “Hay que ver cómo sigue, estamos a la expectativa. En las demás unidades hay golpes y tiros todos los días, hay muertos muy frecuentemente, sin llegar a preverse en lo inmediato grandes explosiones. Lamentablemente, con la gran injerencia de los negociados de alimentación, droga y venta de pabellones, logran contener. Hay una paz comprada a base de asociación con el Servicio Penitenciario y los propios presos. Es tan desbordante la corrupción que con ese sistema nefasto se controla que no se hagan grandes motines o reclamos. No hay expectativa de cambios. Yo tengo la certeza de que esto va a traer explosiones muy graves y sangrientas en lo mediato”, agregó.

Sarlo contó también acerca de las represalias que reciben los pibes privados de su libertad por expresarse y denunciar las injusticias que viven: “Hace algunos meses, la situación era muy complicada. No muy distinta de la actual, con comida podrida, vejaciones a los familiares y nula asistencia sanitaria. Lo que conllevó a varios muertos por peritonitis. Imagínense que el promedio de edad de los presos es de 35 años. Así que son muertes evitables, son asesinatos institucionales. Entonces los chicos decidieron hacer un habeas corpus colectivo. Como abogado no soy muy amigo de los habeas corpus, porque si bien es una herramienta válida, después viene la venganza. Porque el juez tiene la obligación de darte una audiencia, analizar tu situación física, psicológica y de derechos, y actuar en consecuencia. Cada vez que presentás un habeas, te vuelve una vendetta a vos o a un familiar cercano, o a un compañero tuyo, porque a los directores no le gustan los habeas corpus. Y si es colectivo, peor. Los chicos lo hicieron en comunidad. Yo no me negué, pero advertí que tengan cuidado porque puede haber represalias. Y dicho y hecho. Le tocó a un juez muy cobarde, al juez de ejecución Federico Merlini, de Quilmes, que dice ser progresista pero que nunca lo vi en una cárcel. Hay un montón de alumnos míos en la Unidad que tienen a ese juez de ejecución y no lo conocemos. Nunca va a la cárcel, dice que tiene miedo. Y este juez rechazó el habeas corpus y pidió un informe al Servicio Penitenciario. El Servicio respondió que eso no es así, que está todo bien, como si fuéramos Noruega. Entonces, se rechazó, no dio a lugar. Así funciona la justicia. El problema no es solo Comodoro Py, hay 60 mil presos pobres, que como son negros, tienen 20 mil comodoros Py y nadie dice nada. El juez les dijo abiertamente a los chicos que hicieron el habeas corpus que iban a tener que seguir el protocolo de la revisión. Y empezaron a sacarle la ropa a las niñas, niñes, y a las esposas. Una familia marginal, para ir a la cárcel, tiene que llevar toda la comida del mes para su familiar y va una vez por mes, porque las visitas están acotadísimas. Entonces, te jugás el todo por el todo. Ponés la plata, perdés el día, y si no querés entrar, no ves a tu familiar por más de un mes. Después, con capucha no te dejan entrar, entonces entraban en remera, en pleno invierno. A los chiquitos los hacen desnudarse, a las mujeres también, y las tocan. Yo denuncié todo esto en Facebook. Lo que duele es que esto es una decisión política”.

En las últimas semanas, una comisión del Senado aprobó la modificación del régimen disciplinario en cárceles, por una recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al Estado argentino, alegando que había un atraso en esta materia. El educador popular se refirió a esto y a las responsabilidades políticas que hacen que no se respeten los derechos humanos en las instituciones de encierro. “Todo lo que está en la ley, en la cárcel no existe. Entonces, así haya una modificación donde manifiesten que han mejorado la situación, es mentira. Si te dicen que vacunaron a 20 mil personas presas, es mentira. Empezaron a vacunar en noviembre del año pasado. Cuando ya había más de 18 millones de vacunas aplicadas en la Provincia de Buenos Aires, en los penales no había ni una sola. Y los jueces lo saben, pero hablan con los directores de los penales y les dicen que no es cierto, que la cosa está andando bien y no pasa nada. Los jueces no vienen a los penales y sacaron a los supervisores. Esa es una política de Julio Alak (Ministro de Justicia de la Provincia de Buenos Aires), que la siguió de la de María Eugenia Vidal. El gobierno de Daniel Scioli, de la mano de Ricardo Casal (quien fuera su Ministro de Justicia), nefasto, corrupto y con muchas muertes, por lo menos, tenían conocimiento del territorio. Casal es nefasto pero es penitenciario, conocía la cárcel. Entonces sabía que no había que joder tanto con las familias y había que conocer la versión del Servicio Penitenciario y la del Ministerio de Justicia, las dos fuentes. Cuando vino Vidal sacó a todos los supervisores del Ministerio de Justicia y dejó solamente la voz de mando del Servicio Penitenciario. ¿Y qué te va a decir el Servicio Penitenciario? ¿Va a haber autocrítica? Entonces la única información que tiene Alak, por decisión propia, para no confrontar, es la que le da el Servicio Penitenciario. Es una decisión política. Y eso conlleva muertes. Tres récords de muertes en estos últimos tres años, con este gobierno nacional y popular, que yo voté”, dijo, y remarcó que desde la vuelta de la democracia no morían tantas personas privadas de su libertad como ahora. “138 muertos en 2019 en la Provincia de Buenos Aires, 175 en 2020 y 203 en 2001. Y claro, a medios como La Nación no les conviene que salga esto, porque quieren más mano dura. Y a Página 12 tampoco, porque si lo decis sos funcional a la derecha. Entonces no tenemos voz, no salimos en ningún lado”, detalló.

Por último, Sarlo habló de la editorial que fundó, “Cuenteros, verseros y poetas”. Los chicos que la integran tienen una banda de rock, “El Gueto de Varsovia”, y en las últimas semanas han sacado un videoclip de una de sus canciones. “Les pido que se metan en el Facebook de la editorial y de la banda y escuchen el tema. Grabado, filmado y editado por los propios pibes, dentro del pabellón. Es hermoso, es toda una declaración política. Ahí en el Facebook está toda la información de los talleres. Hay música, boxeo. Y están los libros que editamos”, dijo.


Fuente: https://laretaguardia.com.ar/2022/08/desde-la-vuelta-de-la-democracia-que-no-morian-tantos-presos-como-los-que-estan-matando-ahora.html




Fuente: Argentina.indymedia.org