September 16, 2021
De parte de ANRed
226 puntos de vista


Foto: Matías Adhemar/Archivo Presentes

Lourdes Ibarra tenía 36 años. Defensora de los derechos de las personas trans, falleció en el hospital de Palpalá, donde tantas veces la maltrataron y donde tanto trabajó contra la discriminación. La despidieron el martes con una olla popular y críticas al gobierno jujeño. La policía quiso labrar una infracción por la ceremonia. Destacada luchadora por los derechos de las personas del colectivo LGBTIQ, Lourdes Ibarra, una de las hacedoras de la fundación Damas de Hierro, falleció el lunes último por la tarde, a la edad de 36 años, en su casa de la ciudad de Palpalá (Jujuy) a consecuencia de un cáncer. Organizaciones hermanas y de derechos humanos se dieron cita para despedirla ayer en la plazoleta del Puente Espíndola de la Ciudad de Hierro, cerca de la casa familiar donde vivió toda su vida. Ahí se hizo una olla popular y se armó un santuario para homenajearla. Por Presentes.


La despedida fue con críticas al gobierno de Gerardo Morales, del que afirmaron que la abandonó en la enfermedad; y al sistema de salud jujeño, al que denunciaron públicamente por actos de maltrato y discriminación por la identidad de género de Lourdes. Pero lo central de esta ceremonia popular fue recordar la alegría y la energía de Lourdes, y comprometerse a seguir la línea que marcó con su vida.

Nacida en el seno de una familia “muy unida” que siempre la acompañó y respetó su identidad, Lourdes Ibarra terminó sus estudios superiores recibiéndose de profesora de teatro. Aunque nunca pudo ejercer la docencia, debido precisamente a la discriminación, recordaron ante Presentes Sara Correa, coordinadora general de Damas de Hierro y residente en San Pedro de Jujuy, y Jorge Wierna, de la Asociación Civil NOA Diversa.

Foto: Jorge Wierna

Las luchas de Lourdes por la igualdad

Lourdes comenzó su activismo a los 14 años, junto a Wierna, con quien formaron la primera organización de lucha por los derechos de las personas que viven con VIH+/sida. Al año siguiente, “en 2001 armamos la primera organización social civil de lucha contra el Sida en el Hospital San Roque, la asociación civil Ayni”. Y ella integró la primera comisión directiva fundadora, la recordó Wierna, para quien la muerte de la joven militante “es una gran pérdida para Jujuy, y para el país”.En 2003 Lourdes quedó a cargo de esta organización Ayni en el Hospital Gallardo, de Palpalá, el mismo donde fue atendida mientras transitaba su enfermedad.

Le siguió luego un proceso de aprendizaje y activismo por los derechos de las personas trans en la provincia norteña. En ese camino se encontró con Sarita Correa, y también con Dayra Vigabriel, cofundadora de Damas de Hierro. “Nos conocemos de los 18 años, nunca más nos hemos soltado la mano. Fue como mi hermana”, la recordó Dayra. Quien la calificó como “Una gran amiga, una gran compañera, una gran luchadora que me abrió este espacio y me hizo soñar con que algún día íbamos a tener una fundación y la tuvimos, lo logramos. Era a nivel nacional reconocida, hizo muchas cosas y tenía muchas cosas por hacer pero el cáncer me la llevó”.

Sarita Correa la conoció “hace seis, siete años” en el activismo y desde entonces compartieron luchas. La última fue el Banderazo por la memoria trans, del que Lourdes solo participó un momento al final, ya debilitada. Además de recordar a las chicas trans víctimas de hechos de violencia, reclamaron la aprobación del cupo laboral trans y que se cumpla en el caso del municipio de San Pedro, el único cuyo Concejo Deliberante aprobó este derecho, en 2018, pero “hasta ahora no hay ninguna chica trans trabajando”.

También Sarita destacó la personalidad de Lourdes: “era una persona muy alegre, inteligente, preparada, con estudios, era profesora de teatro” y que se destacaba en la elaboración de proyectos.

Altar en su homenaje, 14 de septiembre, Jujuy. | Foto de la ceremonia: Jorge Wierna

“Toda la vida siempre interactuamos sobre todo en lo que tenía que ver con campañas de prevención ”, sobre VIH sida al principio, y junto a otras organizaciones que fueron surgiendo, unieron fuerzas para pelear “en lo que tenía que ver con la presentación de leyes en la Legislatura”. “Lourdes fue una de las impulsoras junto a nosotros de la presentación de la ley de cupo laboral trans en la provincia de Jujuy que hasta el día de hoy no logramos que se apruebe el proyecto, porque se presentó varias veces y fue rechazado por el actual gobierno”, recordó Wierna.

Hacía poco más de un año había sido incorporada al Consejo Provincial de la Mujer y la Diversidad de Jujuy, “en teoría, dentro de lo que sería el cupo laboral trans, adhiriendo supuestamente al decreto que había sacado el Presidente. A través de eso pudo ella incorporar a dos compañeras más de Damas de Hierro”, dijo Wierna, quien también la describió como “una persona con mucha luz, con mucha energía, mucha fuerza”. “Muy luchadora, siempre pendiente de los demás”.

“Fue una gran compañera, sumamente militante, luchadora por las causas, y buscando siempre la igualdad con sus compañeras, concientizando sobre derechos. Siempre estuvo involucrada en diferentes organizaciones hasta que logró constituir su fundación Damas de Hierro. Allí empezó a agrupar a varias chicas trans, buscar empoderarlas y visibilizar esas historias tan tristes”, que “carecen de salud pública, carecen de trabajo, ahí levantó también la bandera de lucha por el cupo trans, se involucró con diferentes fuerzas políticas. En la última elección provincial fue candidata a concejal en Palpalá por el oficialismo”, la describió la periodista jujeña Mariana Mamaní.

Mamaní sumó que, además, se ocupó de â€œvisibilizar a los niños trans, hablar con equipos de salud para poder ayudar a los padres”. “Con mucho cariño, muy amorosa, acompañó a diferentes papás y mamás, acompañó ese camino de la famosa ley de identidad de género que ella decía ‘tenemos ley pero se tiene que implementar’”. Lourdes accedió al cambio de identidad de género en junio de 2012 y recibió su DNI en ese año: “sentí que ese hecho me cambió la vida porque es reconocerte como te autopercibís”, recordó luego en una entrevista con la agencia de noticias Télam.

Lourdes también fue uno de los principales motores desde la Fundación Damas de Hierro de la primera Casa Trans de Jujuy gestionada por personas trans. Abrió en febrero de 2020 en Palpalá, a 15 minutos de San Salvador, con la idea  de alojar a las chicas de otros pueblos.

Wierna adelantó que las organizaciones del colectivo trans jujueño analizan presentar una denuncia formal contra el Estado provincial porque entienden que hubo un abandono a Lourdes Ibarra. “Fue abandonada prácticamente durante todo este duro proceso (de la enfermedad) que estuvo atravesando por el estado provincial, tal es así que ella pidió ayuda y le rechazaron todo tipo de ayuda. Nunca se acercaron con ningún tipo de ayuda”, aseguró.

Según Wierna, esta situación fue la más terrible para Lourdes. “Lo que peor la tenía era esta situación de abandono por parte del Estado, por parte de sus compañeros del Consejo de la Mujer” a lo que sumó “todo lo que tuvo que vivir” en el sistema de salud, “situaciones de violencia, de maltrato, cada vez que caía en la guardia del Hospital Gallardo”, circunstancia que era especialmente dolorosa para ella porque trabajó mucho con prevención y sensibilización sobre el trato a personas trans en este centro sanitario. Wierna dijo que por respeto a la familia, y especialmente a la madre, “que es la que más sufre”, esperarán unos días “para ver qué acciones vamos a tomar en contra del Estado por esta situación”.

Lourdes fue internada de urgencia, el lunes pasado el mediodía en el Hospital Gallardo, donde falleció poco después de las 16. Hasta ese momento estaba en su casa, porque “No quería saber ya nada de hospitales y menos de la guardia porque tenía siempre el mismo problema que no la atendían, demoraban para atenderla y su estado era bastante complicado”.

En la lista de deudas del Estado con Lourdes Ibarra anotó, igual que Sarita Correa, que nunca pudo ejercer la docencia. “Se fue sin lograr su sueño que era el de poder ejercer la docencia como profesora de teatro”, dijo. Y recordó que era una “muy buena actriz”, puso en escena obras “Raquel”, “Cita con sorpresa”, “Abrazos del cañaveral”, “Microteatro de los sexos”, “Soy”, también referidas a la comunidad LBGTIQ, y fue reconocida por su arte, convertido por ella en otra forma de activismo.

“Y con título y todo jamás pudo ejercer su profesión por el simple hecho de que era trans, siempre ella lloraba, nos decía que ella con título y todo nunca pudo ejercer su profesión y a veces teniendo más o más puntaje que otros compañeros no la tomaban por el solo hecho de ser trans”, añadió Correa.

En este escenario de tristeza, el Estado jujeño hizo sentir ayer su presencia en la reunión que se hizo en la plazoleta para despedir a Lourdes Ibarra. Allí la Policía pretendió labrar un acta por una presunta infracción contravencional contra Damas de Hierro. La acción fue impedida por la presencia de una abogada y la llegada de la diputada provincial Leila Chaer, pero generó enojos en un momento de especial congoja.

Ayer, policías en un intento de labrar un acta de infracción. | Foto: Jorge Wierna

Wierna recordó que habían pedido al gobierno que apoyara donando carne para ofrecer una comida “a las compañeras de toda la provincia que fueron a despedirla”, pero no les dieron ninguna ayuda y, en cambio, “La Policía nos quiso correr, pero se resistió”, sostuvo Vigabriel.

Wierna agregó que no le sorprende esta actitud del gobierno jujeño. “No es la primera vez que pasa. Ya nos pasó con la compañera Aylén Chambi”, fallecida activista trans fallecida en octubre de 2014. “No tenía ni cajón, no le reconocieron la identidad de género” en el seguro de sepelio, “tuvimos que pedir colaboración y la que le terminó dando el cajón y pagando todo fue Milagro Sala, y ahora no está Milagro Sala, porque, si no, estoy seguro de que hubiera hecho hasta lo imposible para que Lourdes estuviera no solo mejor atendida, sino bien atendida como tendría que haber estado, porque no tenía ni ayudante ni enfermera, la poca que se acercó a ayudar por el tema del cuidado de Lourdes era gente allegada, amigos o amigas o amigues que la conocían mucho, la querían mucho y se acercaron a ayudar”, dijo.

En marzo del 2018, la Fundación Damas de Hierro promovió junto a la Dirección Provincial de Estadística y Censo (Dipec) el primer censo de personas trans femeninas en Jujuy. Los datos obtenidos revelaron que, de un total de 163 personas trans, la mayoría se encontraba en “un alto grado de vulnerabilidad”, debido a la falta de acceso a una vivienda y un trabajo formal.

Con las banderas y proyectos de Lourdes

Mamaní consideró que el trabajo de Lourdes “va a quedar en cada una de las organizaciones de diferentes espacios políticos, que esas banderas van a seguir muy fuerte acá en Jujuy. Fue una gran referente”. Vigabriel le dio la razón: puso énfasis en que la fundación seguirá el activismo. “Esta lucha sigue. Este legado va a seguir. Me tendré que poner al frente con las chicas Sé que va a costar ahora porque no está ella pero, hay que seguirla, no queda otra”, afirmó.

La Fundación está trabajando ahora mismo con el proyecto de los Nodos Trans, una especie de sucursales u oficinas de la Fundación de las que ya se habilitaron en San Pedro, San Salvador, Monterrico, Perico y “pronto en Ledesma (Libertador General San Martín)”. En esos nodos se llevan adelante actividades de contención y consejería a personas trans.

Correa añadió que seguirán bregando por la aprobación del cupo laboral trans en la provincia, y en cada uno de los municipios, “como tiene que ser, respetar a nuestra comunidad”. Dijo que éste y el de los Nodos Trans “Son los dos proyectos que me dejó Lourdes para que los termine”.

Para Wierna, al lograr su inclusión en el Consejo de la Mujer provincial, Lourdes y las organizaciones aliadas consiguieron que el estado jujeño reconociera de hecho a la ley de identidad de género, aunque hasta hoy en día no está reglamentada en la provincia. “Y es una de las actividades o metas o objetivos con Lourdes para insistir antes de la marcha del Orgullo de noviembre”.

En Eva, cortometraje dirigido por Dana Gómez, Lourdes Ibarra trabajó de lo quería: ser actriz.

Ver fotogalería completa: https://agenciapresentes.org/2021/09/15/despedida-y-homenaje-a-la-activista-trans-lourdes-ibarra-en-jujuy/





Fuente: Anred.org