January 11, 2021
De parte de ANRed
320 puntos de vista


Nelson Escalona fue despedido a pesar de haber sufrido un accidente mientras trabajaba en una finca en San Carlos, Mendoza. Fue obligado a realizar tareas sin tener en cuenta que uno de sus brazos estaba inmovilizado. Hoy mantiene un conflicto con los empresarios Vega, quienes piden su desalojo y el de su familia en una casa de la finca que no posee ni agua ni luz. Sin obra social ni salario, los abogados lo amenazaron con consecuencias penales por hacer público su situación. Por ANRed


El caso de Nelson es uno de los tantos que se dan en las fincas de la provincia cuyana. Ya pudimos observar cuando se decretó la cuarentena obligatoria el 20 de marzo del año pasado que cientos de trabajadores golondrinas fueron desligados de sus tareas y abandonados por los empresarios y por el gobernador Suárez cuando pretendían volver a sus casas en otras provincias. Familias durmiendo en la terminal de ómnibus sin fecha de vuelta que solo fueron auxiliadas por organizaciones sociales y vecinos/as que se acercaban con alimentos y abrigos.

Hoy, el caso de Nelson Escalona quizá es el testimonio que evidencia el trato en las fincas de miles de laburantes en los viñedos. Con más de 6 años de antigüedad, Nelson ingresó en el 2014 los primeros años en negro. Luego se instaló a vivir en la finca, con su mujer y sus tres hijos “Mi esposa también empezó a trabajar junto conmigo, yo vengo haciendo reclamos desde hace mucho pero en la Subsecretaria de Trabajo no han tomado mis denuncias, entonces es difícil probar muchas cosas”. Nelson aclara que han perdido un cuarto hijo debido a las malas condiciones de vida. “Hoy peleamos para ver como le damos de comer a nuestros hijos”.

Nelson ha tenido muchos accidentes durante los años trabajados en la finca pero el 6 de febrero del 2020 al cruzar una acequia se patinó y cayó de espaldas. Eran las 3 de la mañana, había ido a regar pues aquel día había tocado el turno noche. “Me pegue un tirón y me golpie con el codo en un cabecero (un poste de punta) Esto me trajo problemas, estuve casi tres meses con fisioterapia y los estudios. La ART lo único que dijo es que tenía lesiones crónicas y me dieron el alta así como estaba”.

Pero mientras tenía parte de enfermo el patrón lo obligo a seguir trabajando “No le gusto que no pueda trabajar. Esto lo puedo probar, tengo llamadas, mensajes, con fotos, videos. He tenido que trabajar con una sola mano y cuando me dieron el alta me empezaron a dar trabajos mas pesados. A desorillar, a trabajar con palas, con barretas, con zapas, y terminó despidiéndome porque me derivaron para la obra social pero no había medico por la pandemia. En julio recién me vio un medico y el patrón me dijo que yo lo estaba estafando y me despidió”. En el despido a Nelson le ofrecieron solo la indemnización de 4 años trabajados, a esa altura ya tenía una lesión también en el brazo derecho.

Su familia vive en una casa emplazada en uno de los campos, al ser despedido la patronal le corto los servicios de agua y luz para que abandone la casa. “Cuando me cortaron la luz intente hacer denuncias en la policía pero no me tomaron ninguna. Mi abogada presentó una medida precautoria que salió a mi favor y el juez ordeno que tenía que devolverme trabajo y la casa en condiciones. Al enterarse de esto vino y destruyo la pilastra y desde ahí no tengo salarios y la casa sin servicios. “Yo no tengo a donde ir. No puedo dejar mi familia en la calle y encima sin plata”.

Los empresarios Carlos y Paulo Vega son productores de uva para bodegas.Tienen 4 fincas de no más de 10 hectáreas con un plantel de trabajadores fijos y luego trabajadores temporarios que llegan en épocas de cosecha. El abogado de los Vega, Daniel Gustavo Alvarez, intimo a través de una carta documento a Nelson por hacer publico su situación en un “escrache público” contra los empresarios. Como explicó en las redes sociales «por extorsionar a mis clientes”.

La familia Escalona hoy hace más de dos meses que no cobran salarios y viven sin agua y sin luz. La empresa lo ha despido y exige que desocupe la casa. Tampoco tienen sin obra social a pesar que Nelson continua con dolores.





Fuente: Anred.org