May 13, 2022
De parte de ANRed
250 puntos de vista

La muerte de Shireen Abu Akleh ocurri√≥ casi un a√Īo despu√©s de que un ataque a√©reo israel√≠ destruyera el edificio en Gaza donde se encontraban las oficinas del canal Al Jazeera y de la agencia de noticias AP. Foto: Al Jazeera

Miles de personas despidieron hoy en Jerusal√©n a la periodista Shireen Abu Akleh, asesinada el mi√©rcoles mientras cubr√≠a una redada del Ej√©rcito israel√≠ en Cisjordania. El funeral estuvo marcado por una mezcla de bronca y tristeza, donde no faltaron episodios de represi√≥n policial. Ayer Mahmud Abbas rechazo la propuesta del Estado de Israel de hacer una investigaci√≥n conjunta y pidi√≥ el apoyo de organismos internacionales para la misma. Hoy, mientras el cuerpo era trasladado hacia Jerusal√©n del Este, la polic√≠a reprimi√≥ a manifestantes, golpe√°ndolos con bastones estando cerca de hacer caer el ata√ļd de la periodista. Organismos palestinos informaron que 6 personas fueron hospitalizadas hoy por la represi√≥n israel√≠ Por ANRed.


Shireen Abu Akleh, muri√≥ el pasado mi√©rcoles durante una redada del ej√©rcito israel√≠ en la ciudad de Yen√≠n, al norte de Cisjordania. La corresponsal falleci√≥ despu√©s de que una bala le alcanzara en la cabeza, mientras que otro periodista, Ali al Samudi, fue herido con una bala en la espalda. Ambos llevaban sus chalecos identificados como prensa y ella llevaba trabajando para Al Jazeera desde el inicio de la Segunda Intifada. Era una veterana muy reconocida entre sus compa√Īeros y compa√Īeras, siempre presente en las crisis m√°s complicadas que jalonan el conflicto, y cuyo rostro era muy popular entre los palestinos y los √°rabes israel√≠es.

El Ej√©rcito israel√≠ indic√≥ que durante una redada en el campo de refugiados de Yen√≠n, ‚Äúsospechosos armados‚ÄĚ abrieron fuego contra las fuerzas de seguridad y arrojaron explosivos, por lo que los agentes tuvieron que disparar en respuesta.

‚ÄúEl Ej√©rcito est√° investigando lo ocurrido, en particular la posibilidad de que un periodista fuera alcanzado por fuego real de un palestino‚ÄĚ, se√Īalaron sobre la muerte de Abu Akleh.

La versión del Gobierno israelí

El primer ministro israel√≠, Naftali Bennett, ha acusado, pese a esa investigaci√≥n abierta, a ‚Äúpalestinos armados‚ÄĚ de ser los responsables de esta muerte. ‚ÄúSeg√ļn la informaci√≥n que hemos recopilado, parece probable que fueran palestinos armados -quienes disparaban indiscriminadamente- fueran los responsables de la desafortunada muerte de la periodista‚ÄĚ, indic√≥ Benet en un comunicado.

El Gobierno israel√≠ apoya sus argumentos en un v√≠deo viralizado en las redes sociales, supuestamente de la redada de hoy en el campo de refugiados de Yen√≠n, en el que se ve a palestinos disparando y alardeando de que hab√≠an dado a un soldado. ‚ÄúDimos a un soldado, est√° tirado en el suelo‚ÄĚ, se escucha decir alguien en √°rabe, lo que seg√ļn Benet es una prueba de que el disparo alcanz√≥ por error a la periodista.

Israel ha ofrecido a los palestinos realizar an√°lisis patol√≥gicos y una investigaci√≥n conjunta, para averiguar el origen del disparo en la cabeza que mat√≥ a Akleh, oferta hasta ahora rechazada por los palestinos‚ÄĚ, indic√≥ Benet.

La réplica palestina

Sin embargo, tanto las autoridades palestinas como la direcci√≥n de Al Yazira y el Gobierno de Catar han acusado directamente al Ej√©rcito israel√≠ del asesinato de la reconocida periodista palestina, de 51 a√Īos.

El presidente palestino, Mahmud Abb√°s, conden√≥ hoy ese ‚Äúcrimen de ejecuci√≥n por parte de las fuerzas de ocupaci√≥n israel√≠es‚ÄĚ contra la periodista. El movimiento palestino islamista Ham√°s, que gobierna en Gaza, tambi√©n conden√≥ este ‚Äúasesinato atroz y premeditado‚ÄĚ, del que responsabiliz√≥ a Israel.

‚ÄúEste crimen atroz contra la prensa y la libertad de expresi√≥n obliga al mundo y a todas las instituciones internacionales a condenar este crimen y responsabilizar a los l√≠deres de la ocupaci√≥n, que han transgredido todos los valores, normas y leyes internacionales‚ÄĚ, indic√≥ la direcci√≥n de Ham√°s en un comunicado.

Qatar, por su parte, donde radica la cadena Al Jazeera, ha tildado esta muerte de ‚Äúcrimen atroz‚ÄĚ y una ‚Äúviolaci√≥n flagrante del derecho internacional humanitario y de la libertad de prensa‚ÄĚ. Doha hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que tome ‚Äúmedidas urgentes‚ÄĚ con el fin de evitar que ‚Äúlas autoridades de ocupaci√≥n (Israel) cometan m√°s violaciones contra la libertad de expresi√≥n e informaci√≥n, y para que se tomen todas las medidas para detener la violencia contra los palestinos y los trabajadores de los medios‚ÄĚ.

No ceden

‚ÄúLas fuerzas de seguridad continuar√°n con sus operaciones antiterroristas para poner fin a la ola mortal de terror y restaurar la seguridad de los ciudadanos de Israel‚ÄĚ, ha indicado tambi√©n Bennet, sobre la oleada de ataques que han ocurrido en Israel desde finales de marzo, un total de seis cometidos por palestinos o √°rabes-israel√≠es en los que han muerto 18 personas.

A finales de abril, el palestino Lufti Labadi, de 18 a√Īos, tambi√©n muri√≥ por fuego israel√≠, cuatro d√≠as despu√©s de ser alcanzado por una bala durante otra redada en la zona de Yen√≠n.

Las fuerzas de seguridad israel√≠es han intensificado en el √ļltimo mes las redadas y ‚Äúoperaciones de contraterrorismo‚ÄĚ en toda Cisjordania ocupada, y en particular en la zona de Yen√≠n, en respuesta a la ola de ataques. Una treintena de palestinos han muerto durante esos operativos, algunos de ellos civiles desarmados y sin v√≠nculos con las milicias palestinas, y decenas han sido detenidos.

Funeral con represión

El servicio de emergencias palestino Media Luna Roja inform√≥ de que 33 personas debieron ser atendidas producto de la carga policial contra los asistentes, y seis de ellas tuvieron que ser trasladadas a un hospital. Por su parte, la Polic√≠a israel√≠, se√Īal√≥ que ¬ęalborotadores lanzaron piedras y otros objetos hacia las tropas, que en respuesta actuaron para dispersarlos¬Ľ. Uno de los principales elementos de tensi√≥n, tanto en la salida del hospital como durante el resto de la jornada, fue que muchos de los presentes ondearon banderas palestinas, algo que las fuerzas de seguridad israel√≠es consideran una incitaci√≥n a la violencia y una alteraci√≥n de la paz.

Luego de los episodios de represi√≥n, el ata√ļd fue trasladado en un veh√≠culo f√ļnebre a una iglesia greco-cat√≥lica melquita de la Ciudad Vieja, tambi√©n ubicada en la parte oriental ocupada. All√≠ se congregaron cientos de fieles, tanto dentro como fuera de la iglesia, donde la esperaban amigos, vecinos, familiares y miembros de la comunidad local, as√≠ como diplom√°ticos y autoridades religiosas.

Una vez en el cementerio, se acabaron los gritos y la tensi√≥n dio paso a la tristeza, que se apoder√≥ de los miles que se congregaron all√≠ para dar el √ļltimo adi√≥s a la reportera  cristiana, oriunda de esa tierra, y que contaba con doble ciudadan√≠a: palestina y estadounidense.

Otro ataque a la libertad de prensa

El asesinato de Shireen es un nuevo ataque a la libertad de prensa y se suma a otros, tanto en la regi√≥n como en el mundo. Hace exactamente un a√Īo, durante los ataques a la Franja de Gaza, Israel derrumb√≥ un edificio donde funcionaban las principales agencias de noticias, tales como  The Associated Press AP o la propia Al-Jazeera. Esta misma semana, tambi√©n falleci√≥ la periodista chilena Francisca Sandovalquien hab√≠a sido baleada mientras cubr√≠a la represi√≥n del primero de mayo pasado en el pa√≠s trasandino.

Ambos asesinatos fueron repudiados por sindicatos de prensa y colegas en distintas partes del mundo. El Sindicato de Prensa de Buenos Aires repudió el asesinato de Shireen adhiriendo al reclamo del Sindicato de Periodistas Palestinos y la Federación Internacional de Periodistas.





Fuente: Anred.org