November 26, 2020
De parte de Amor Y Rabia
254 puntos de vista

El uso agresivo de sanciones por parte de Estados Unidos pone en peligro el reinado del d贸lar

Desde que el d贸lar consolid贸 su papel como la moneda dominante del mundo en la d茅cada de 1950, ha quedado claro que la posici贸n de Estados Unidos como la 煤nica superpotencia financiera le otorga una influencia extraordinaria sobre los destinos econ贸micos de otros pa铆ses. Pero es solo bajo el presidente Donald Trump que Estados Unidos ha utilizado sus poderes de manera rutinaria y en toda su extensi贸n, emple谩ndolos en una guerra financiera. Los resultados han sido temibles e impactantes. Al mismo tiempo, han llevado a otros pa铆ses a buscar liberarse de la hegemon铆a financiera estadounidense.

En 2018, el Tesoro de los Estados Unidos estableci贸 medidas legales que impidieron que Rusal, una empresa rusa de aluminio estrat茅gicamente importante, accediese libremente al sistema financiero basado en el d贸lar, con un efecto devastador. Durante la noche no pudo tratar con muchas contrapartes. Las c谩maras de compensaci贸n occidentales se negaron a liquidar sus t铆tulos de deuda. El precio de sus bonos colaps贸 (las restricciones se levantaron m谩s tarde). EEUU tiene ahora m谩s de 30 programas de sanciones financieras y comerciales activos. El 10 de enero, anunci贸 medidas que, seg煤n dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, “eliminar谩n miles de millones de d贸lares de apoyo al r茅gimen iran铆”. Mientras tanto, el Departamento de Estado dijo que Iraq podr铆a perder el acceso a su cuenta del gobierno en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Eso restringir铆a el uso de los ingresos petroleros por parte de Irak,causando una crisis de efectivo y aplanando su econom铆a.

Las sanciones de EEUU contra Rusal y sus consecuencias

Estados Unidos est谩 en una posici贸n 煤nica para utilizar la guerra financiera al servicio de su pol铆tica exterior. El d贸lar se usa globalmente como una unidad de cuenta, dep贸sito de valor y medio de cambio. Al menos la mitad de las facturas comerciales transfronterizas est谩n en d贸lares. Eso es cinco veces la participaci贸n de Estados Unidos en las importaciones mundiales de bienes, y tres veces su participaci贸n en las exportaciones. El d贸lar es la moneda preferida de los bancos centrales y los mercados de capitales, ya que representa cerca de dos tercios de las emisiones mundiales de valores y las reservas de divisas.

El ritmo de las finanzas mundiales es estadounidense: cuando cambia las tasas de inter茅s o el apetito de riesgo de Wall Street, los mercados globales responden. La fontaner铆a financiera mundial tambi茅n tiene la huella del t铆o Sam. La mayor铆a de las transacciones internacionales se liquidan en d贸lares a trav茅s de Nueva York por los bancos “corresponsales” estadounidenses. EEUU tiene un control estricto sobre el principal sistema de mensajer铆a transfronterizo utilizado por los bancos, SWIFT, cuyos miembros se comunican 30 millones de veces al d铆a. Otra parte de la red centrada en los EEUU es CHIPS, una c谩mara de compensaci贸n que procesa 1.500 billones de d贸lares en pagos diarios. EEUU usa estos sistemas para monitorear la actividad. Si se deniega el acceso a esta infraestructura a una organizaci贸n, esta se a铆sla y, por lo general, queda paralizada financieramente. Las personas e instituciones en todo el planeta est谩n, por lo tanto, sujetas a la jurisdicci贸n estadounidense y son vulnerables al castigo.

EEUU comenz贸 a flexionar sus m煤sculos financieros despu茅s de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Impuso enormes multas a los bancos extranjeros por lavado de dinero y no repetar sus sanciones; en 2014, una multa de 9.000 millones de d贸lares contra BNP Paribas hizo que temblase el sector bancario franc茅s. Trump ha llevado el armamento de las finanzas a un nuevo nivel (Gr谩fico 1). Ha utilizado sanciones para estrangular a Ir谩n, Corea del Norte, Rusia, Turqu铆a (brevemente), Venezuela y otros. Su arsenal tambi茅n incluye aranceles y asaltos legales a compa帽铆as, sobre todo Huawei, que Trump acusa de espiar para China. Las sanciones “secundarias” se tienen como objetivo a las empresas de otros pa铆ses que comercian con estados en su lista negra. Despu茅s de que EEUU se retir贸 de un acuerdo nuclear con Ir谩n en 2018, las empresas europeas huyeron de Ir谩n, incluso cuando la UE los alent贸 a quedarse. SWIFT r谩pidamente se aline贸 con EEUU cuando Washington amenaz贸 con actuar si no expulsaba a los bancos iran铆es tras su reimposici贸n de las sanciones en 2018.

Usar el d贸lar para extender el alcance de la ley y la pol铆tica estadounidense se ajusta al credo de “Estados Unidos primero” de Trump. Otros pa铆ses lo ven como un abuso de poder. Eso incluye adversarios como China y Rusia; El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dice que se utiliza el d贸lar como  un “arma pol铆tica”. Y esto incluye aliados de EEUU, como Gran Breta帽a y Francia, a quienes preocupa que Trump corra el riesgo de socavar el papel de Estados Unidos como garante del orden en el comercio global. Eventualmente puede conducir a la desaparici贸n de la hegemon铆a financiera de EEUU, ya que otros pa铆ses buscan destronar a su poderosa moneda.

GRAFICO 1
De arriba a abajo, de Izda. a Dcha.: Porcentaje del d贸lar en los flujos
comerciales globales; porcentaje del d贸lar como divisa de reserva
global; reducci贸n del uso del d贸lar en Rusia entre 2013 y 2019;
crecimiento de la lista de sanciones de EEUU desde principio de siglo.

 

La nueva era de la experimentaci贸n monetaria internacional presenta la desdolarizaci贸n de los activos, las soluciones comerciales utilizando monedas locales y swaps (lineas de suministro de divisas de los bancos centrales, AyR), y nuevos mecanismos de pago entre bancos y monedas digitales. En junio, los presidentes chino y ruso dijeron que ampliar铆an el uso de sus propias monedas en el comercio bilateral. Al margen de una cumbre reciente, los l铆deres de Ir谩n, Malasia, Turqu铆a y Qatar propusieron el uso de criptomonedas, monedas nacionales, oro y trueque para el comercio. Dicha actividad marca un “punto de inflexi贸n”, dice Tom Keatinge de RUSI, un grupo de expertos. Los pa铆ses que sol铆an quejarse del poder financiero de Estados Unidos ahora est谩n respondiendo.

Rusia ha ido m谩s lejos. Ha designado entidades sacrificables para llevar a cabo el comercio con pa铆ses que Am茅rica considera rebeldes, para evitar poner en riesgo a bancos y empresas importantes. Promsvyazbank PJSC, una empresa estatal, se utiliza para el comercio de armas a fin de proteger a los bancos m谩s grandes como Sberbank y VTB de la amenaza de sanciones.

Rusia tambi茅n ha estado ocupada desdolarizando partes de su sistema financiero. Desde 2013, su banco central ha reducido la participaci贸n en d贸lares de sus reservas de divisas de m谩s del 40% al 24%. Desde 2018, las tenencias del banco de Bonos del Tesoro estadounidense han ca铆do de casi 100,.000 millones $ a menos de 10.000 millones. El Ministerio de Finanzas de Rusia anunci贸 recientemente planes para reducir la participaci贸n en d贸lares de su fondo de riqueza soberana de 125.000 millones de d贸lares. “No pretendemos abandonar del d贸lar”, dijo Putin. “El d贸lar nos est谩 abandonando”.

 La zona del d贸lar: Intensidad de la conexi贸n de una divisa con el d贸lar (2014)

Elvira Nabiullina, la gobernadora del banco central de Rusia, dice que la medida fue motivada en parte por las sanciones estadounidenses (que fueron impuestas despu茅s de la anexi贸n de Crimea por Rusia en 2014), pero tambi茅n por un deseo de diversificar el riesgo cambiario. “Veo un cambio global en el estado de 谩nimo”, dice. “Estamos avanzando gradualmente hacia un sistema monetario internacional m谩s multidivisa”. La Sra. Nabiullina se hace eco de Mark Carney, el gobernador del Banco de Inglaterra, quien dijo en agosto que el sistema centrado en el d贸lar “no se sostendr谩”.

La deuda de Rusia tambi茅n se est谩 desdolarizando. Las nuevas emisiones a menudo son en rublos o euros, y el gobierno est谩 explorando la venta de bonos denominados en yuanes. Las compa帽铆as rusas han reducido sus deudas externas en 260.000 millones $ desde 2014; de eso, 200.000 millones estaban denominados en d贸lares. Por el contrario, las empresas y los hogares rusos mantienen una afici贸n por los d贸lares cuando se trata de mantener activos internacionales: tienen 80.000 millones $ m谩s que en 2014. Dmitry Dolgin del banco ING, encuentra esto “desconcertante”, pero sospecha que podr铆a ser por los tipos de inter茅s de los activos en d贸lares, superiores a los de los equivalentes en euros, que superan el riesgo percibido de las sanciones.

Dasvidania, d贸lar

ING espera que el 62% de las exportaciones de bienes y servicios de Rusia se hayan liquidado en d贸lares en 2019, frente al 80% en 2013. Su comercio con China fue casi todo en d贸lares en 2013; ahora menos de la mitad lo es. El comercio con la India, en gran parte en el sector de defensa, sensible a las sanciones, pas贸 de realizarse casi por completo en d贸lares a rublos durante ese per铆odo. Una raz贸n para este cambio, dicen los funcionarios rusos, es que acelera el intercambio, ya que los pagos en d贸lares pueden retrasarse durante semanas a medida que los intermediarios financieros llevan a cabo controles de sanciones.

Las empresas de energ铆a y materias primas se encuentran entre los desdolarizadores m谩s activos de Rusia. El d贸lar es la moneda de referencia mundial para el comercio de petr贸leo, y escapar de su control es dif铆cil. “La clave para entenderlo es que la gesti贸n de riesgos, todo el complejo de derivados, est谩 en d贸lares”, explica el jefe de una empresa global de energ铆a. “Por ello, si desea tener una gesti贸n de riesgos, como comerciante de petr贸leo, comprador o productor, debe entrar en contacto con el sistema del d贸lar”.

No obstante, Rosneft, un productor estatal que representa m谩s del 40% de la producci贸n de crudo de Rusia, ha denominado sus contratos de licitaci贸n en euros. Surgutneftegas, otro productor, todav铆a tiene precios en d贸lares, pero ha a帽adido una cl谩usula a los contratos que dice que pueden cambiarse a euros a petici贸n suya: “un plan de respaldo en caso de que Trump tire mierda al ventilador”, dice un comerciante. En marzo pasado, Gazprom valor贸 por primera vez un env铆o de gas natural a Europa occidental en rublos. El costo de cambiar de d贸lares es modesto, dice un ejecutivo de una empresa mundial de comercializaci贸n de petr贸leo: “una persona adicional en el departamento de finanzas y un poco m谩s de riesgo cambiario”.

驴Seguir谩 China el camino trazado por Rusia? Trump ha expuesto la profunda vulnerabilidad de China al sistema financiero centrado en el d贸lar. La capacidad de EEUU para poner en la lista negra o maniatar a las empresas tecnol贸gicas chinas, como Huawei, depende en 煤ltima instancia de castigar a los proveedores y otras contrapartes que hacen negocios con ellos a trav茅s del sistema bancario y de pagos basado en el d贸lar. Seg煤n los informes, un caso legal estadounidense contra un alto ejecutivo de Huawei, que est谩 luchando contra la extradici贸n de Canad谩, se basa en parte en la evidencia de un supervisor de EEUU, un banco centrado en Asia dirigido desde Londres. En octubre, EEUU sancion贸 a ocho empresas tecnol贸gicas chinas de vanguardia por presuntos abusos contra los derechos humanos en la provincia de Xinjiang. La administraci贸n ha amenazado con bloquear las listas de empresas chinas en Nueva York y restringir las compras de acciones chinas por parte de inversores estadounidenses.

Los bloques monetarios globales: el bloque del d贸lar (rojonaranja), el bloque del Euro (Azul clarooscuro), el bloque sudafricano y Marruecos (verde)

El primer intento de China de evitar el d贸lar fue un fracaso. Despu茅s de la crisis financiera en 2007-09, promovi贸 el uso internacional del yuan y presion贸 para que se convirtiera en parte de los “Derechos especiales de giro” del FMI, recibiendo de hecho el imprimatur del fondo como moneda de reserva. China estableci贸 acuerdos de intercambio de divisas con bancos centrales extranjeros (ha hecho m谩s de 35). Se hablaba de que el yuan desafiar铆a al d贸lar por el primer puesto hacia 2020. Luego vino un p谩nico burs谩til en 2015 y el gobierno endureci贸 torpemente los controles de capital. La participaci贸n del yuan en el pago global por valor se ha mantenido en alrededor del 2% durante varios a帽os. Zhou Xiaochuan, ex gobernador del banco central de China, dijo que la internacionalizaci贸n del yuan, que promovi贸 mientras estaba en el cargo, era “un beb茅 prematuro”.

La exhibici贸n de poder de fuego financiero y las nuevas tecnolog铆as en Estados Unidos est谩n cambiando el c谩lculo nuevamente. China tiene algunos de los componentes b谩sicos para ser m谩s aut贸nomos. Tiene sus propios pagos internos y la infraestructura de liquidaci贸n, llamada CIPS. Lanzado en 2015, hasta ahora ha complementado SWIFT (que utiliza para la mensajer铆a interbancaria). Es peque帽o, proces贸 a lo largo de 2018 menos que SWIFT d铆ariamente. Pero simplifica los pagos transfronterizos en yuan, dando a los bancos muchos nodos para liquidaciones. Los informes sugieren que China, India y otros pueden estar explorando una alternativa SWIFT de gesti贸n conjunta .

Un testamento y un Huawei

Partes del sistema mundial de financiamiento de consumo est谩n bajo el dominio de China gracias a sus firmas de plataforma digital, que se han globalizado m谩s r谩pido que sus bancos convencionales. Los pagos a trav茅s de Alibaba (y su filial Ant Financial) son aceptados por comerciantes en 56 pa铆ses. El logotipo de Alipay es, en algunos lugares, tan com煤n como el de Visa. En los mercados de capitales, en 2018 China introdujo un contrato de futuros de petr贸leo crudo denominado en yuanes en una bolsa de Shanghai. Conocido como el “petroyuan”, algunos lo ven como un rival potencial para el d贸lar en el precio del petr贸leo. China tambi茅n ha alentado a las firmas importantes que cotizan en los EEUU a cotizar sus acciones m谩s cerca de casa. El 26 de noviembre, Alibaba, la compa帽铆a m谩s valiosa de China, que en 2014 vend铆a en Nueva York m谩s acciones que en Hong Kong o Shanghai, complet贸 13.400 millones de d贸lares en cotizaciones adicionales en Hong Kong (los fondos se recaudaron en d贸lares de Hong Kong). “Como resultado de la continua innovaci贸n y los cambios en el mercado de capitales de Hong Kong, podemos darnos cuenta de lo que lamentablemente nos perdimos hace cinco a帽os”, dijo Daniel Zhang, director ejecutivo de Alibaba.

Se informa que el banco central de China est谩 trabajando en una nueva moneda digital, aunque los detalles son escasos. Algunos especulan que quiere adelantar a EEUU en la construcci贸n de cualquier sistema internacional que surja para administrar los pagos en monedas digitales emitidas por el banco central. Discuti贸 la creaci贸n de una criptomoneda com煤n con otros pa铆ses BRICS (Brasil, Rusia, India y Sud谩frica) en una cumbre reciente. China puede terminar haciendo Bitcoin con un giro autoritario: en lugar del anonimato, puede querer que todos los datos sean rastreables y almacenados centralmente.

Que los rivales geopol铆ticos de EEUU quieran escapar del dominio del d贸lar no es una sorpresa. Quiz谩s lo m谩s sorprendente es que sus aliados tambi茅n est谩n coqueteando con esa idea. En su manifiesto para la temporada 2019-24, Ursula von der Leyen, la nueva presidenta de la Comisi贸n Europea, dijo: “Quiero fortalecer el papel internacional del euro”. Jean-Claude Juncker, su predecesor, calific贸 el dominio del d贸lar en el comercio energ茅tico europeo como una “aberraci贸n” (cuando tan solo el 2% de las importaciones provienen de EEUU). La comisi贸n est谩 trabajando en un nuevo plan de acci贸n, parte del cual implica alentar a los pa铆ses de la UE a eliminar la “referencia indebida” al d贸lar en pagos y facturaci贸n comercial, seg煤n un miembro del personal.

Hasta ahora, la principal iniciativa de la UE ha involucrado a Ir谩n. Ha tratado de crear una v铆a para que sus bancos y empresas puedan negociar con 茅l, mientras los protege de la ira de EEUU. Pero Instex, una c谩mara de compensaci贸n creada para este prop贸sito por Gran Breta帽a, Francia y Alemania, con el apoyo de la comisi贸n, es tosca y limitada. Es esencialmente un mecanismo de trueque y no cubre las ventas de petr贸leo (se limita al comercio humanitario no sancionado). Fue estructurado para permitir a las empresas participar en el comercio sin recurrir al d贸lar o SWIFT, pero estas  se han mantenido alejadas por temor a incurrir en sanciones secundarias.

El tartamudeo de Instex refleja el alcance del alcance de EEUU. Como se帽ala Adam M. Smith, experto en sanciones de Gibson Dunn, una firma de abogados, EEUU puede reclamar jurisdicci贸n si una transacci贸n tiene alguna “conexi贸n” estadounidense, incluso si no est谩 denominada en d贸lares. Esto incluye transacciones que dependen de bancos bajo jurisdicci贸n estadounidense, o donde una contraparte extranjera depende de ciudadanos estadounidenses para aprobar, facilitar o procesar la transacci贸n, o cuando una de las partes utiliza un sistema de pago, contabilidad o correo electr贸nico que se almacena en servidores en America.

A pesar de esto, algunos funcionarios europeos siguen siendo optimistas. El 29 de noviembre, otros seis estados de la UE dijeron que planeaban unirse a Instex. 鈥淓s cuesti贸n de diez a veinte a帽os, y es de esperar que no solo cubra Ir谩n. No se pueden deshacer d茅cadas de pol铆tica en un a帽o鈥, dice un funcionario franc茅s. Y, si Europa logra reformar el funcionamiento interno del euro, su alcance financiero se ampliar谩. “Necesitamos completar el proyecto primero: uni贸n bancaria, integraci贸n fiscal, uni贸n genuina de los mercados de capitales, etc.”, dice otro funcionario franc茅s. Es probable que las potencias europeas desempe帽en un papel de liderazgo en los esfuerzos del banco central para crear una moneda electr贸nica global. El a帽o pasado, Carney plante贸 la idea de una red de dinero digital del banco central que podr铆a servir como una moneda de facturaci贸n global. Si se logra, EEUU puede no ser invitado.

Un refugio superior

La verdadera prueba de cualquier moneda de reserva es una crisis financiera. Eswar Prasad, de la Universidad de Cornell, autor de “The Dollar Trap”, se帽ala que el d贸lar se beneficia en tiempos de agitaci贸n. La crisis de 2007-09, que se origin贸 en EEUU, parad贸jicamente fortaleci贸 su estatus como refugio seguro. Cuando el comercio mundial, el ahorro, el endeudamiento y las reservas est谩n en gran parte en una moneda, estas fortalezas se refuerzan mutuamente. Ning煤n otro mercado de capitales se acerca al de EEUU por su profundidad y liquidez, un factor clave al elegir una moneda para el comercio.

Sin embargo, la supremac铆a financiera depende de una combinaci贸n embriagadora de influencia econ贸mica, titularidad y legitimidad. Y el enfoque marcial que EEUUs ha adoptado amenaza el dominio del d贸lar, reconoce Jeffrey Frankel, de la Universidad de Harvard. Un ex secretario del Tesoro estadounidense est谩 de acuerdo. En 2016, mientras a煤n estaba en el cargo, Jack Lew le dijo a una audiencia en Washington: 鈥淓s un error pensar que [las sanciones] cuestan poco. Y si hacen que el entorno empresarial sea demasiado complicado o impredecible, o si interfieren excesivamente con el flujo de fondos en todo el mundo, las transacciones financieras pueden comenzar a moverse fuera de los Estados Unidos por completo, lo que podr铆a amenazar el papel central de los EEUU sistema financiero global, sin mencionar la efectividad de nuestras sanciones en el futuro”. A medida que la administraci贸n Trump contin煤e usando las sanciones agresivamente, los esfuerzos para evadirlas se acelerar谩n. EeuU no tiene el monopolio del ingenio financiero.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com