January 28, 2021
De parte de Confoederatio Think Tank
248 puntos de vista


Por Peter Gelderloos para Crimethinc

No es ning煤n secreto que tanto la democracia como el capitalismo est谩n en crisis. Durante m谩s de medio siglo, los planificadores estatales y sus expertos solo tuvieron que justificar la democracia como 芦mejor que el comunismo (estatal)禄. Para los a帽os 鈥90 y la mayor铆a de los 2000, no ten铆an que ofrecer ninguna justificaci贸n. La democracia era la 煤nica posibilidad imaginable, el destino teleol贸gico de toda la humanidad.
Hoy en d铆a, ese ya no es el caso. En el escenario mundial, las instituciones democr谩ticas de cooperaci贸n interestatal est谩n en ruinas, y el surgimiento de nuevas alianzas y nuevas posturas sugiere que una alternativa est谩 comenzando a unirse. A nivel de estados nacionales espec铆ficos, el terreno central que permiti贸 un amplio consenso social durante muchas d茅cadas casi se ha erosionado. Hay movimientos crecientes en el derecho a reformular el contrato social, y, en los m谩rgenes m谩s alejados, para acabar con la democracia por completo, mientras que la izquierda est谩 preparando un terreno para renovar la democracia y suavizar sus contradicciones al renovar el sue帽o de inclusi贸n universal e igualdad. Ambos movimientos sugieren que la democracia tal como existe actualmente no puede continuar.
Mientras tanto, la crisis financiera mundial de 2008 no se resolvi贸, sino que simplemente se evit贸 mediante la privatizaci贸n masiva de los recursos p煤blicos y la creaci贸n de nuevas burbujas financieras a煤n m谩s grandes para absorber temporalmente el exceso de capital. El capitalismo necesita desesperadamente un nuevo territorio al que expandirse. Cualquiera que sea la estrategia que adopten los capitalistas, tendr谩 que ofrecer un crecimiento exponencial en oportunidades de inversi贸n rentables y una soluci贸n al desempleo masivo que podr铆a afectar a m谩s de la mitad de la fuerza laboral mundial, ya que la Inteligencia Artificial y la robotizaci贸n la vuelve redundante.
Estas dos crisis est谩n 铆ntimamente conectadas. Los capitalistas apoyar谩n los modelos gubernamentales que protegen sus intereses, mientras que solo el Estado puede abrir nuevos territorios para la acumulaci贸n de capital y sofocar la resistencia que siempre surge.
Tirando de las costuras expuestas en este intersticio, podemos comenzar a realizar un diagn贸stico del futuro que quienes est谩n en el poder est谩n tratando de poner en orden para tratar de enterrar las posibilidades divergentes y emancipatorias que tenemos ante nosotros.
Si no hacemos nada, esta M谩quina contra la que estamos luchando corregir谩 sus fallas. Si analizamos esos fallos de funcionamiento y las soluciones propuestas, podemos actuar de
manera m谩s inteligente. La crisis nos ofrece una oportunidad para una revoluci贸n que podr铆a abolir el Estado y el capitalismo, pero solo si entendemos c贸mo evoluciona la dominaci贸n y nos proponemos bloquear su avance, en lugar de allanar el camino para nuevas formas de dominaci贸n como lo han hecho tantos revolucionarios en el pasado.
Para lograr esto, examinaremos la arquitectura del sistema mundial actual e identificaremos exactamente qu茅 falla en este sistema mundial. El diagn贸stico explicar谩 qu茅 necesita el capitalismo para salir de la crisis actual y qu茅 propuestas le ofrecen el horizonte m谩s prometedor, centr谩ndose en la posibilidad de una expansi贸n bioecon贸mica. Paralelamente, analizaremos la crisis de la democracia, tanto a nivel de la naci贸n-estado como a nivel de la cooperaci贸n interestatal, global, comparando las perspectivas de soluciones fascistas, democr谩ticas progresistas, h铆bridas y tecnocr谩ticas para restablecer la paz social y satisfacer las necesidades de los capitalistas. Dentro de esta discusi贸n, veremos el cambio clim谩tico, entendi茅ndolo como un eje que condiciona las crisis gubernamentales y econ贸micas y tambi茅n sugiere, o incluso requiere, una s铆ntesis en las respuestas a esas dos crisis.
Finalmente, abordaremos lo que todo esto significa para nosotros y nuestras posibilidades de acci贸n.

Descargar art铆culo en pdf desde Library Genesis



on Twitter


on Facebook




Fuente: Confoederatio.noblogs.org