January 24, 2022
De parte de Nodo50
236 puntos de vista

Pr贸logo

Despu茅s de la detenci贸n de mi hijo, llegaron horas extra帽as. Buscar abogados, insistir en la inocencia de mi hijo frente a amigos que le铆an las noticias de diarios que no se molestaron en contrastar la informaci贸n. Ese miedo a estar marcado. Reuniones con coordinadoras que nos propon铆an movilizarnos para exigir la retirada de cargos. Ya digo, momentos muy extra帽os porque a煤n pens谩bamos que si nuestro hijo era inocente, no podr铆an caerles las penas que ped铆a la fiscal铆a. Y nos equivocamos.

He rescatado para este diario momentos que, creo yo, pueden servir a otras familias que puedan estar pasando por algo similar. Para que sepan a qu茅 enfrentarse, a qui茅nes se enfrentan, y despu茅s decidan. Algunos comentarios en Twitter despu茅s del art铆culo de la semana pasada quer铆an apoyar a las familias. Gracias a todas las que compartisteis en RRSS. Eso nos da aliento, no nos deja solos ante un dolor insondable, que se lleva todo lo dem谩s. Nos da 谩nimo, hac茅is que el caso sea cada vez m谩s conocido y eso, aunque es un arma de doble filo, nos tranquiliza. Nosotros ya hemos sido sentenciados hasta en dos ocasiones y, a la espera de la decisi贸n del Supremo, s贸lo nos queda esperar.

Este diario tiene una intenci贸n expositiva. Nos exponemos como familia, me expongo como padre, y lo hacemos porque creemos que esta infamia tiene un componente pol铆tico y est谩 planificada, tiene un patr贸n y se repite en otros casos similares. Quiero que, con mi humilde aportaci贸n, madres y padres de futuras v铆ctimas de criminalizaci贸n de la protesta, sepan que sus hijos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario y que, muchas veces, una sentencia no demuestra 鈥渓o contrario鈥, m谩s bien, muestra el trabajo que tenemos por hacer todav铆a como democracia en sectores p煤blicos que inciden en la libertad de la ciudadan铆a.

Dec铆a que 鈥渁lgunos鈥 comentarios eran de apoyo para diferenciarlos de los que eran para insultarnos. Al exponerte as铆 es a lo que te arriesgas. No me amedrantan. No me amilano ante la canaller铆a fascista que insiste en salir impune del debate. Presumen de que sus hijos han sido bien educados, y nunca har铆an algo as铆. 驴鈥淎lgo鈥, como ir a una manifestaci贸n? Entonces lo has educado bien, pero bien sumiso. Tambi茅n se me acusa de adoctrinar. Los cat贸licos. Ellos que, usan un libro con una idea 煤nica del mundo, me acusan de adoctrinar. Los patriotas. Ellos que, usan una bandera para comunicar una idea 煤nica de patria, me acusan de adoctrinar. Los honrados. Ellos que, usan la honradez para confundirla con la correcci贸n, con la pleites铆a y la reverencia ante los que nos oprimen y oprimen a los de m谩s abajo, me acusan. Yo a mi hijo le di la libertad. S贸lo as铆 pudo elegir una ideolog铆a que traspasa cualquier doctrina. Esa que puede resumirse en el 鈥渧ive y deja vivir鈥, pero lucha para que todos puedan tener las mismas oportunidades que t煤. Solidaridad, fraternidad y antifascismo. No son doctrinas. Son las bases mismas del amor. A los que le recomiendan leer m谩s, no se preocupen, lee mucho. Estudi贸 filosof铆a, y el 煤nico regalo que ha recibido de su padre han sido libros. A ese acuerdo llegamos hace tiempo. Ahora os da m谩s miedo, 驴verdad? 隆Rojo y le铆do!

D铆as previos: los 鈥淟asala S.A.鈥

Despu茅s de las detenciones, llegaron los d铆as previos al juicio. Supusimos que ser铆a impensable una sentencia de culpabilidad sin pruebas, y menos con penas de c谩rcel. Y se nos advirti贸 de algunas decisiones de parte que hab铆a tomado Carlos Lasala, el juez de la audiencia provincial de Zaragoza que nos hab铆a tocado. El apellido viene de una saga de jueces. Durante el franquismo, otro Lasala, su padre, firm贸 sentencias de c谩rcel basadas en la orientaci贸n sexual de los acusados. La tan afamada transici贸n, le permiti贸 transitar del Tribunal de Orden P煤blico a la Audiencia Provincial con total impunidad, y todas sus v铆ctimas jodidas y acalladas de por vida. La historia del estado espa帽ol sigue siendo una extra帽a huida hacia delante en la que se le exige a las v铆ctimas que olviden y callen. Yo no s茅 si ese padre-juez educ贸 a su hijo-juez para que no se metiera en l铆os. O que valores de bien puede transmitir un ejecutor de los deseos de la dictadura. 隆Qu茅 sabr茅 yo! Quiz谩 鈥渆n l铆os鈥 s贸lo nos podemos meter las gentes que luchamos por mejorar la sociedad como en l铆os se met铆an los que su padre encerraba por maricones y rojos.

Y s铆. Contra el heredero del peque帽o negocio familiar de jueces Lasala SA 鈥搕ambi茅n es juez su otro hijo, Rafael Lasala-, se enfrent贸 mi hijo, un estudiante de filosof铆a y trabajador, como los otros cinco acusados, todos de clase obrera. Y de haber sabido la impunidad de estos filibusteros hubiera empezado esta campa帽a mucho antes.

D铆as del juicio: principio de indefensi贸n

Las familias, con el miedo en el cuerpo, acompa帽amos a nuestros hijos en los d铆as que duraron las vistas del juicio. Fuimos prudentes. No hicimos declaraciones. En sede judicial hubo un trasiego de testigos de la defensa, de la fiscal铆a y de la abogac铆a del Estado. Se distaba mucho de los que dec铆an unos y otros. Ya me advirtieron que tuvi茅ramos cuidado con la presunci贸n de veracidad que se le otorga a la polic铆a. Yo supuse que un juicio donde se piden penas privativas de libertad, el juez se cuidar铆a muy mucho de que esa presunci贸n estuviera sujeta a alguna prueba. Y despu茅s de que diversos abogados demostraran las contradicciones de algunos agentes a la hora de identificar a los acusados, me sent铆 aliviado. Hoy s茅 que est煤pidamente aliviado. S铆, al final, te hacen sentir est煤pido. Los d铆as previos a la sentencia, cuando se esperaba que la fiscal铆a presentara unas pruebas objetivas contra los acusado, rehusaron hacerlo. Era la grabaci贸n de los servicios de seguridad del campus universitario. Ellos quer铆an presentarlo como prueba, pero nuestros abogados nos dijeron que si no lo hab铆an hecho era porque no se ve铆a a ninguno, y recalco, a ninguno de los seis en el lugar desde el que se lanzaron objetos. Aprovecharon nuestros abogados para presentar la prueba ante el juez, pensando que, ante lo irrefutable de la misma, la sentencia deb铆a de ser no culpables o directamente sobreseerse el caso.

No fue as铆. Sigui贸 el juicio. Hubo un per铆odo de deliberaci贸n donde, supongo, se redacta la sentencia. Despu茅s de verla, a uno le queda la duda si la sentencia la fue rellenando en cuanto le cay贸 el caso en su tribunal, perd贸n audiencia, perd贸n que no es suya, que la pagamos nosotras.

La sentencia fue brutal. Recog铆a dos penas m谩ximas de tres a帽os, y la 煤nica vara de medir fueron los atestados policiales y la veracidad que se le presume por ley a la polic铆a. Una pr谩ctica muy espa帽ola que el Consejo de Europa inst贸 a reformar por 鈥渟u potencial represivo鈥, al no estar compensada, la presunci贸n de veracidad, con medidas de control. 驴La justicia espa帽ola cuestionada en Europa? 驴Puigdemont, Valt貌nyc? 驴Os suenan de algo? Ni B茅lgica, ni Italia, ni Alemania, han tenido a bien extraditar鈥 pero volvamos con los 6 de Zaragoza.

驴Y las contradicciones en el testimonio policial? Carlos Lasala redact贸:

鈥淓n cuanto a las supuestas contradicciones detectadas entre lo manifestado por algunos de los agentes en las comparecencias practicadas en la instrucci贸n con lo declarado en sede plenaria no cuestionan su veracidad.鈥

Cuando el 煤nico argumento para la condena de nuestros hijos fue la presunci贸n de veracidad, s铆, claro que deber铆a ser exculpatorio para los acusados, presuntos culpables, que la polic铆a no recuerde con exactitud algunos hechos. Una contradicci贸n, no es supuesta, o lo es o no lo es. Y esto no es s贸lo una opini贸n jur铆dica, es una certeza ling眉铆stica. El p谩rrafo entrecomillado nos demuestra dos cosas: que la labor del juez no iba a ser la de impartir justicia, m谩s bien, la de encajar un relato de culpabilidad y que, el se帽or juez, necesita unas clases de redacci贸n para que las locativas no invadan la subordinada y aparezcan, tambi茅n, algunas comas. El p谩rrafo es indigno para la justicia y para la literatura jur铆dica. Pero con ese apellido qui茅n necesita ser bueno en lo suyo. A nosotras, a las familias de los condenados, se nos rompi贸 el alma como en cristalitos finos, picudos. Se nos hel贸 la sangre. Mi hijo estaba destrozado y la vez perplejo, y su abogado no entend铆a nada. Rele铆amos la sentencia y la estupefacci贸n pas贸 a ser pasmo.

驴Y las grabaciones? Esto dijo para descalificar la 煤nica prueba objetiva presentada en el juicio:

鈥溾a identificaci贸n de la identidad de las siluetas que aparecen en la mentada grabaci贸n result贸 imposible para la Sala debido a su deficiente calidad y a la falta de luz dada la hora de los hechos鈥︹

De nuevo, si analizamos el texto, nos encontramos con una premisa que condicionada todo lo dem谩s, las llama 鈥渟iluetas鈥. Lo que nos lleva a preguntarnos si en ese v铆deo no hab铆a personas detr谩s de esos contornos. Igual, pens贸 que no eran personas las que lanzaban objetos, igual pens贸 en demonios rojos, comunistas con cuernos y rabo. Lo cierto es que escribi贸 鈥渟iluetas鈥 y que, desafortunadamente, 茅l no pudo, 鈥渞esult贸 imposible鈥, identificar. Desconozco el m谩ster que tiene Lasala en comunicaci贸n audiovisual, pero s铆 conozco la posibilidad que se le brinda a un juez durante un proceso de contratar peritos que analicen pruebas cuyos cometidos excedan a su comprensi贸n. No lo hizo. Tenedlo claro. Iban a por los seis de Zaragoza porque se manifestaron contra el odio de la ultraderecha. Lo veremos en pr贸ximos d铆as. Con pr贸ximas sentencias.

Despedida y cierre

Me gustar铆a animar, a qui茅nes pasen por algo parecido, a dejar el anonimato. El 鈥渕ejor calladitos鈥, no funciona. Hoy nos arrepentimos. Me gustar铆a proponer a pol铆ticos y activistas que busquemos f贸rmulas para crear una agencia que coordine a nivel estatal este tipo de desmanes judiciales y busque, no s贸lo cambiarlos, sino la manera de que estos actos no puedan salir impunes. Los j贸venes de Altsasu siguen presos por las mismas trampas judiciales que me han tra铆do a exponerme. Y s茅 que de alguna manera, a exponeros tambi茅n a vosotras, ante un dolor, sea porque empatiz谩is con 茅l o porque os causo rechazo.

Ojal谩, nunca hubiera tenido que exponer mi dolor.


馃搶 Todos los art铆culos de Diario de un padre antifascista




Fuente: Arainfo.org