March 29, 2021
De parte de Capuche Informativa
375 puntos de vista


Por Brigadistas de la Memoria Popular, 2006.

Fue el 29 de marzo de 1985. Era una combativa jornada de protesta en contra de la dictadura. Horas antes se hab铆an producido los secuestros de los profesionales Guerrero, Parada y Nattino. El marco social-pol铆tico se caracterizaba por una fuerte alza de las luchas por el t茅rmino de la dictadura de Pinochet. Y 茅ste, como siempre, respond铆a de la manera que mejor sab铆a, reprimiendo y asesinando. 

Villa Francia, y sus alrededores, es un lugar que siempre se ha destacado por la organizaci贸n, unidad y acci贸n de sus pobladores. Esa vez no era la excepci贸n. Por el contrario, ya entrada la tarde, comenzando a oscurecer, se acrecentaba la movilizaci贸n de la gente, especialmente de los j贸venes. Ah铆, como siempre, estaban Rafael y Eduardo, junto a sus compa帽eros pobladores. Y ah铆 fueron asesinados, en el sector de Las Rejas con 5 de abril. 

Los hermanos Vergara Toledo pertenec铆an a una familia que es y ha sido muy comprometida con la organizaci贸n poblacional, muy ligada a las comunidades cristianas del sector. Por lo mismo, eran permanentemente hostigados y vigilados por el aparato represivo de la dictadura. Es entonces, f谩cil de imaginar que hubo concertaci贸n para producir la muerte de los dos j贸venes. A nadie le caben dudas de los seguimientos, del corte de luz en el momento de los disparos por la espalda en contra de Eduardo y para rematar a Rafael herido, en el interior de un furg贸n de carabineros de la 21 Comisar铆a. 

Enseguida se produce el allanamiento de la casa de la familia, en un operativo muy violento, bajo las burlas de los represores, con un ensa帽amiento cobarde y desquiciado. Y despu茅s, lo de siempre, una historia oficial que niega todos los hechos, que estigmatiza a las v铆ctimas motej谩ndolas de delincuentes, que cierra toda informaci贸n, que enreda judicialmente el caso. Los culpables directos son sobrese铆dos en 2002 por los tribunales militares. S枚lo en 2004 se logra llegar a la justicia civil. 

Pero la verdad es porfiada y se ha ido imponiendo por sobre todas las zancadillas puestas por el poder. La lucha conmovedora de la familia, acompa帽ada siempre por los pobladores, lo ha logrado. Y, pese a que la justicia judicial a煤n no resuelve, los hermanos Eduardo y Rafael Vergara Toledo han sido ungidos como H茅roes Juveniles por el pueblo , en un acto de justicia real. 

Han pasado 21 a帽os y la memoria no se pierde, m谩s bien se mantiene y acrecienta con los hermanos. En Villa Francia, lugar en que fueron asesinados, hasta hoy existe una fuerte identificaci贸n y solidaridad con su recuerdo. Especialmente de los j贸venes. Cuentan Manuel y Luisa, los padres, que muchos ni帽os nacidos en estos 21 a帽os son bautizados con los nombres de Rafael y Eduardo, como homenaje y admiraci贸n. 

Es tan fuerte el peso de la memoria en este caso que, hasta hoy, todos los 29 de marzo, se conmemora el D铆a del Joven Combatiente, como reconocimiento a los hermanos que entregaron sus vidas por la ca铆da de la dictadura, por sus principios, por la libertad de este pa铆s; as铆 como tambi茅n lo hizo Pablo, el otro hermano, que junto a Araceli Romo fueron asesinados en Temuco, el 5 de noviembre de 1988. 

Es preciso que las cosas se aclaren, que se paguen las deudas que hay. La muerte de los hermanos Vergara Toledo, as铆 como la de muchos m谩s, especialmente j贸venes, es aporte indispensable para la derrota de la dictadura militar y no es patrimonio de nadie m谩s que del pueblo chileno. No es posible que la justicia a煤n no falle para esta situaci贸n. Cuando as铆 sucede la justicia se constituye en parte de la violencia. 鈥淧ropicia que persista la injusticia y la impunidad鈥, como dice Luisa Toledo. 

La memoria de las luchas de los pobladores est谩 llena de p谩ginas de entrega y hero铆smo que es obligatorio rescatar y difundir. Si durante la dictadura la prensa tuvo una actitud c贸mplice con las versiones de la dictadura en los atropellos a los derechos humanos, ahora ya es majadera la actitud que tiene de circunscribir la informaci贸n solo a los enfrentamientos que se producen en las poblaciones, en la noche del 29 de marzo, descontextualizando el hecho hist贸rico y humano. 

Adem谩s, es muy injusta, por decir lo menos, la actitud de los gobiernos de la concertaci贸n en los d铆as 29 de marzo. No puede ser que los que antes fueron luchadores por la democracia, con sus Tomas de Terreno, sus protestas territoriales contra la dictadura; hoy sean estigmatizados como lumpen, rest谩ndole toda dignidad a sus inquietudes. 

Rendimos, pues, un sentido y reconocido homenaje a la memoria de quienes se han ganado un justo lugar en el coraz贸n del pueblo y la juventud chilena, los hermanos Vergara Toledo. 

Adherimos, as铆 mismo, a la campa帽a por el esclarecimiento de la situaci贸n judicial del asesinato de Rafael y Eduardo, iniciada en marzo de 2006.

Compartir:



Fuente: Capuchainformativa.org