July 4, 2021
De parte de SAS Madrid
260 puntos de vista


“Ayuso y su equipo patrimonializan las instituciones y desprestigian la pol铆tica, est谩n actuando sin cortapisas 茅ticas, sin verg眉enza. Y lo est谩n haciendo sin esconderse, porque no lo necesitan”, reflexiona Noelia Ad谩nez.

Esta semana ha muerto Lauren Berlant mucho antes de lo que los est谩ndares de esperanza de vida occidentales nos dicen que corresponder铆a. Esto es siempre motivo de tristeza, pero es que adem谩s se ha ido una cr铆tica cultural, acad茅mica y activista original y prol铆fica, queer, en茅rgica y poderosamente inteligente. Sus lectoras esperamos como agua de mayo la publicaci贸n de su 煤ltimo trabajo que, como todos los libros de Berlant, despierta inter茅s desde el t铆tulo mismo: On the Inconvenience of Other People

Mientras llega esa 鈥渘ovedad鈥, recupero en estos d铆as uno de sus textos m谩s conocidos, una referencia indiscutible en el campo de los estudios culturales, titulado 鈥揾ablando de t铆tulos sugerentes鈥 Optimismo cruel, publicado en 2011 y reci茅n traducido al castellano en la editorial argentina Caja Negra. La entrada al libro es complicada, pero si ustedes no son del bando de los que sufren aversi贸n a la complejidad, les recomiendo que al menos se asomen a sus p谩ginas. Vayan, lean fragmentariamente, d茅jense llevar por la imaginaci贸n de Berlant; d茅jense afectar por hallazgos como 茅ste: 鈥淣uestros objetos crueles no nos transmiten una sensaci贸n de amenaza, tan solo nos resultan agotadores鈥. D茅jense afectar; suelten un rato el m贸vil 鈥揺l m谩s cruel de todos los objetos鈥 si pueden 鈥

Y todo esto, 驴qu茅 demonios tiene que ver con Ayuso? Les explico. 

Berlant supo interpretar el 鈥渇en贸meno Donald Trump鈥 muy pronto. En parte porque para 2016 llevaba m谩s de una d茅cada explicando que toda pol铆tica es emocional, que no lo es solo un tipo concreto de pol铆tica que defienden quienes, por lo general, se encuentran en las ant铆podas de lo que nos gusta; que Trump entend铆a esto y lo utilizaba para difundir su ret贸rica alucinada en la que, sin embargo, se entreveraban algunas verdades, lo que otorgaba plausibilidad a su discurso; y que su pretensi贸n era manejar el poder en nombre de una narrativa que, en Estados Unidos, concita una adhesi贸n masiva: el sue帽o americano

En esa interpretaci贸n, el sue帽o americano sirve muy bien para explicar c贸mo se condensa el optimismo cruel, una condici贸n en virtud de la cual deseamos, justamente, lo que contraviene nuestro bienestar. Nuestros anhelos, en la medida en que est谩n anclados en este tipo de narrativas triunfalistas, individualistas y jactanciosas que apuntan en la direcci贸n de 鈥渓o imposible鈥, no van a verse satisfechos nunca y, sin embargo, nos aferramos a ellas, desarrollamos con ellas relaciones de apego. Adem谩s, por m谩s que sepamos en nuestro fuero interno que para creer en el sue帽o americano o, pongamos por caso, en 鈥渓a libertad鈥 鈥搚 aqu铆 viene D铆az Ayuso asomando la patita鈥 tal vez estamos entregando el poder a quienes har谩n imposible el cumplimiento de nuestras expectativas de una vida buena, nos aferramos a ese apego porque, bajo determinadas circunstancias, le da sentido a las cosas, infunde confianza, nos da un respiro

Si llevas un a帽o sometida a una situaci贸n de restricci贸n de movimientos, de estr茅s colectivo, de miedo al contacto humano, a la enfermedad y a la muerte, y alguien viene a decirte que lo que necesitas y est谩 en su mano darte es 鈥渓ibertad鈥, puede suceder que te dejes llevar por un optimismo cruel y decidas ignorar todas las se帽ales en rojo que se encienden en tu proceloso camino hasta las urnas. Se帽ales que alertan sobre cuestiones de orden te贸rico 鈥搚a hay libertad en una Espa帽a constitucional; ning煤n pol铆tico va a proporcionarte m谩s libertad de la que tienes鈥 y otras de orden pr谩ctico -D铆az Ayuso parece muy poco comprometida con la sanidad p煤blica en un momento en el que de su buen funcionamiento dependen miles de vidas humanas; D铆az Ayuso miente continuamente y esto es f谩cil de verificar; D铆az Ayuso no parece tener las cualidades necesarias para desempe帽ar el cargo que ostenta 鈥︹ y que, sin embargo, no van a impedir que, en un acto de optimismo cruel, te adhieras al discurso de la libertad, como los votantes de Trump lo hicieron al de un sue帽o americano 2.0 despu茅s de Barack Obama.

Trump ha durado una legislatura. 驴Qu茅 pasar谩 con D铆az Ayuso? 

Creo que tanto las votantes de Ayuso como las que no lo somos nos hemos sentido estafadas, enga帽adas e iracundas cuando hemos conocido la noticia del nombramiento de un pol铆tico desacreditado y arribista, Toni Cant贸, como director de una 鈥渙ficina del espa帽ol鈥 que nace sin funciones, ni atribuciones, ni m谩s prop贸sito ni justificaci贸n que la de pagarle un sueldo del erario p煤blico al mentado politicastro. 

Algunas, adem谩s, hemos reparado en que, en seguimiento de la estrategia de comunicaci贸n a la que nos tiene acostumbradas la presidenta de la Comunidad de Madrid, esta noticia se da en parte con el prop贸sito de distraer la atenci贸n de otros sucesos del d铆a que tienen un fondo y un recorrido m谩s relevante, seg煤n me parece: las vacunaciones por empresas privadas 鈥揈l Corte Ingl茅s, Acciona y el Banco Santander鈥 de forma simult谩nea al cierre de centros sanitarios de atenci贸n primaria; o el nombramiento como viceconsejero de Empleo de Alfredo Timermans, que era el secretario de Comunicaci贸n de Jose Mar铆a Aznar cuando el 11-M y al que cabe por tanto atribuir el m茅rito de difundir deliberadamente informaci贸n falsa sobre aquellos atentados.  

D铆az Ayuso toma decisiones escandalosas y las comunica sin pa帽os calientes. Al fin y al cabo fueron muchos los madrile帽os y las madrile帽as que la votaron, que se adhirieron a su narrativa de la libertad, que prefirieron dar por buenos sus embustes en campa帽a y dirigir sus afectos pol铆ticos hacia las banderas y dem谩s oropeles patrios porque, llevados por un optimismo cruel, pensaron que 鈥揷on suerte鈥 el gobierno de Ayuso les ayudar铆a a 鈥減rogresar鈥. 驴Qu茅 piensan y sienten estos d铆as esas personas?

Ayuso y su equipo patrimonializan las instituciones y desprestigian la pol铆tica, est谩n actuando sin cortapisas 茅ticas, sin verg眉enza. Y lo est谩n haciendo sin esconderse, porque no lo necesitan. Todo esto es deprimente y aun as铆, hay esperanza.

En 2002 Lauren Berlant fund贸, junto con otras acad茅micas, artistas y activistas feministas el colectivo Public Feelings. Uno de sus esl贸ganes rezaba as铆: 鈥溌緿eprimido? Puede ser pol铆tico鈥. Pues eso, si la pol铆tica es el origen de la infecci贸n, en la pol铆tica estar谩 la cura. Frente a D铆az Ayuso, hagamos pol铆tica, cada quien donde pueda y le corresponda y siempre, siempre, de manera deliberadamente desobediente con su narrativa y sus estrategias de comunicaci贸n. De momento, las quejas sobre las tropel铆as del gobierno de Ayuso ya tenemos donde dirigirlas para desahogo ciudadano: a la oficina del espa帽ol, cuando la abran 鈥搒i la abren鈥 y sepamos d贸nde se ubica. 

Enlace relacionado LaMarea.com 02/07/2021.




Fuente: Sasmadrid.org