January 16, 2021
De parte de Amor Y Rabia
292 puntos de vista



por Jorge Richter

19 de abril de 2020

El COVID libera las ansias de represi贸n y silenciamiento para implementar el modelo neoliberal

Desde sus espacios de aislamiento individual, la intelectualidad del mundo debate sobre las sociedades que irrumpir谩n despu茅s de la pandemia. Hoy pasan a revisi贸n innumerables elementos que hacen a la vida societal y de las naciones. En la visi贸n de unos, un nuevo orden internacional redistribuir谩 el poder mundial; quienes vivieron esperando la crisis final del sistema capitalista, encuentran que hoy est谩n ante el momento so帽ado; los m谩s optimistas discurren por la idea de una sociedad de conciencia reflexiva, solidaria en lo global y con vocaci贸n altruista. Frente a todos ellos, un grupo de pensadores entiende que lo medular est谩 en observar las tentaciones restrictivas de gobiernos que, apoyados en su 茅xito contra la peste del COVID-19, encuentran motivos suficientes para apostar por la cancelaci贸n de la ciudadan铆a y considerar que los sistemas de extrema vigilancia social y pol铆tica, apoyados en tecnolog铆as invasivas de la propiedad y los derechos privados, son el nuevo modelo de Estado.

LA PANDEMIA ANTE DOS MODELOS DE GOBIERNO

La debacle de los Estados Unidos ante la pandemia logra que las miradas giren a lo hecho por los pa铆ses asi谩ticos, en especial China. Las cifras oficiales son un matem谩tico misterio. Sin embargo, all铆, la contenci贸n del COVID-19 tiene soporte en un estado autoritario que ha devenido en Estado Policial Digital, que hace suya la utilizaci贸n absoluta del Big Data proporcionado por compa帽铆as telef贸nicas y de tecnolog铆a, esto con el fin de ubicar y contactar, hoy en el caso de la pandemia, a todos aquellos que dan se帽ales de ser portadores del virus. C谩maras con identificaci贸n facial de enorme sensibilidad, han convertido a sus ciudadanos en seres ultravigilados. Esta informaci贸n va a formar parte del historial del Sistema de Cr茅dito Social, una especie de tarjeta de cr茅dito donde el r茅gimen lleva cuentas del comportamiento individual, bueno o negativo, de cada ciudadano. Un modelo donde lo privado es un factor menor, pues la seguridad y el control colectivo constituyen el objetivo prioritario.

Sin necesidad de cuarentenas generales, este modelo que pulveriza la noci贸n de lo que se entiende por 鈥渋nformaci贸n privada鈥, va acompa帽ado de la l贸gica de partido 煤nico y un fuerte dispositivo militar que supervisa, milim茅tricamente, el cumplimiento del orden p煤blico. China hoy acredita un 茅xito que los pa铆ses europeos y Estados Unidos no pueden presentar con su sistema democr谩tico liberal, caracterizado por una tradici贸n cultural contrapuesta a a asi谩tica y con l贸gicas de Estados con menor interferencia y control sobre la vida individual y privada de los ciudadanos. Las distancias culturales entre occidente y oriente revelan esta aparente docilidad de la sociedad china ante el poder estatal, poblaciones con mayor obediencia y conciencia colectiva. Un pa铆s con mentalidad autoritaria, heredada de una larga tradici贸n cultural en el que todo est谩 ordenado en derredor del Estado y a la confianza que en 茅l depositan los ciudadanos.

Las advertencias de Giorgio Agamben, las propuestas de Zizek y las respuestas de Byun Chul Han, se sintetizan en sociedades que se debatir谩n entre dos modelos pol铆ticos, aquellos restrictivos de los derechos ciudadanos, soportados por estructuras policiales, con imponentes redes de digitalizaci贸n al servicio del control estatal, frente a sistemas democr谩ticos de tradici贸n republicana donde lo privado siga siendo un elemento central de la l贸gica pol铆tica y econ贸mica del sistema.

EL DEBATE EN LA REALIDAD BOLIVIANA

En un momento de sustituci贸n de 茅lites, gobernantes y econ贸micas, el nuevo eje del poder pol铆tico nacional avanza con la urgencia de restaurar el modelo conservador, hist贸ricamente elitario y asociado a sectores productivos capitalistas. Esto le impide inevitablemente un accionar -siquiera en lo formal- democr谩tico e institucionalista.

La pandemia COVID libera las ansias de represi贸n y silenciamiento para implementar el modelo neoliberal. El aislamiento sobreviene en dictadura sanitaria con ciudades militarizadas y decretos restrictivos de los derechos constitucionales. Dictadura sanitaria por causa noble, juicios abreviados por infringir el decreto supremo. Ciudadanos con sentencia de c谩rcel. Justicia selectiva y demonizaci贸n del enemigo pol铆tico y sus sectores de apoyo (este art铆culo est谩 escrito mientras gobernaban Bolivia los responsables del golpe de estado de 2019, AyR).

Sin las posibilidades del modelo chino, ni cultural ni menos tecnol贸gicamente, el poder pol铆tico boliviano enfrenta la pandemia con r煤sticas aproximaciones conceptuales, una implementaci贸n subdesarrollada del ideario de referencia. Prioriza lo represivo y reduce la ultravigilancia a una acci贸n manual que debe ser conducida por los 贸rganos de represi贸n del Estado. El Estado Policial Digital chino deviene un Estado Policial Anal贸gico, y el partido 煤nico se expresa en la reedici贸n de 茅lites sociales renovadoras de un viejo modelo de administraci贸n del Estado, que, fracasado en el tiempo, insiste en avanzar en la consumaci贸n de una democracia restrictiva y de contenci贸n demogr谩fica que, como se帽ala Habermas, detiene 鈥渓a inclusi贸n del otro鈥.

ESTADO POLICIAL ANAL脫GICO

Bajo formas discursivas de aparente democracia, libertad e igualdad, el modelo policial anal贸gico envuelve causas nobles y humanitarias. Son democracias con estados de excepci贸n, condicionantes de los derechos ciudadanos y estructuradas sobre un poder que controla la informaci贸n, que circunscriben al relato vertical y 煤nico, intolerantes con el disenso y la interpelaci贸n popular. Una ret贸rica que no deja espacio a la transparencia discursiva pues est谩 construida sobre material autoritario, de negaci贸n y acusatorio. Es un modelo de Estado que construye referencias: funcionarios endurecidos en su discurso del temor y la advertencia y alguien que busca un liderazgo intentando empatizar con una poblaci贸n contenida. La confianza se cambia por temor y el respeto es un silencio reprimido.

Liberal en lo econ贸mico e interventor en lo pol铆tico, el Estado Policial Anal贸gico agrega a la poblaci贸n que no le es funcional a su visi贸n elitista, no entrega su liderazgo en favor de sus ciudadanos y crea un segmento social de gente con derechos nominales a quienes contiene militarmente.

La peste te busca, dice la pieza comunicacional del miedo, la causa noble por tu salud es el momento para ajustar la presencia del Estado Policial Anal贸gico; antes fue la libertad, el narcotr谩fico y la democracia. Cuando Harry Truman accedi贸 a la presidencia de Estados Unidos, sustituyendo a Franklin D. Roosevelt en el a帽o 45, dej贸 sobre su escritorio un peque帽o letrero en el que se le铆a: 鈥淟a responsabilidad es m铆a鈥, era una referencia a no excusarse de las decisiones que se asum铆an. Ac谩 la responsabilidad de quien construye este Estado indeseable empieza a ser inexcusable.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com