en / fr / es / pt / de / it / ca / el

Federaci贸n Anarquista 馃彺

馃敶 Noticias anarquistas y informaciones libertarias de m谩s de 400 colectivos 鈷


Las noticias de 443 colectivos anarquistas se publican autom谩ticamente aqu铆
Fuente de noticias actualizado cada 5 minutos

Digna Rebeld铆a y Organizaci贸n Social 驴Para d贸nde vamos?


May 14, 2021
De parte de Radio Zapatista
201 puntos de vista


14 may 2021

Colombia se mantiene en pie de lucha luego de 16 d铆as del Paro Nacional 2021

Por: Medios Libres Cali | 13 Mayo 2021

驴Qui茅nes, por qu茅 y c贸mo paramos?

鈥淧aramos porque no aguantamos m谩s鈥: la mejor descripci贸n de este paro la han dado las comunidades populares que relacionan el paro con una olla express, el paro es la manifestaci贸n de un c煤mulo de inconformidades que juntas se levantaron en una sola a voz. Entre ellas el paquete de 4 reformas nefastas que recaen sobre las comunidades m谩s empobrecidas y beneficia a sectores ya privilegiados: la reforma tributaria que pretende ponerle IVA del 19% a la canasta b谩sica; la reforma a la salud que privatiza el servicio y elimina las posibilidades de acceder al derecho; la reforma a la pensi贸n que pretende pasarse a fondos privados; y la reforma laboral que podr铆a flexibilizar el salario m铆nimo.

Pero el paquete de reformas en realidad son la gota que reboz贸 el vaso. Hablamos de una sociedad golpeada por la pobreza y la desigualdad; un pa铆s que vive en guerra desde hace d茅cadas y es gobernado por un narcoestado que cada vez muestra su cara m谩s real, pues d铆a a d铆a se va quitando el manto de democracia para mostrar su rostro de dictadura. Es por ello que las comunidades no se aguantaron las reformas, porque en realidad no pod铆an con m谩s. Ya en 2019 en medio de la ola de protestas por el llamado 鈥減aquetazo de Duque鈥, el cual desencaden贸 movilizaciones masivas que paralizaron el pa铆s por casi dos meses, conocidas como el 21N (21 de noviembre 2019, fecha en que inicia dicho paro), el gobierno -con auspicio del uribismo-, realiz贸 la firma del decreto a puerta cerrada y a altas horas de la noche que le dio vida al Grupo Bicentenario, un holding financiero estatal, pese a que las protestas hab铆an denominado el retiro de dicho proyecto como uno de los 10 puntos inamovibles del paro. Este grupo est谩 conformado por 19 empresas financieras como el Banco Agrario, Findeter, Finagro, el Icetex y el Fondo Nacional del Ahorro y sigue desde entonces.

Y es que pareciera no ser suficiente con el asesinato desmedido de l铆deres y lideresas sociales, m谩s de 900 desde 2016 seg煤n Indepaz, 101 en el 2020 seg煤n el informe de la Unidad de Investigaci贸n y Acusaci贸n [UIA] de la JEP; el desplazamiento de comunidades en los campos, 28.509 personas fueron desplazadas y confinadas en 2020 por hechos violentos, seg煤n la Defensor铆a del Pueblo de Colombia; la econom铆a totalmente quebrada por la pandemia, la vergonzosa cifra de m谩s de 30.000 personas desparecidas que est谩n siendo buscadas por sus familiares desde 1985 hasta la fecha seg煤n la Comisi贸n de la Verdad, el ataque a los movimientos sociales, el golpe sistem谩tico a las comunidades ind铆genas. Hablamos de un pa铆s que vive con hambre, a mediados del 2020 ingresaron 9.151 casos de ni帽os y ni帽as menores de 5 a帽os a los que se les atribuye desnutrici贸n aguda seg煤n el Instituto Nacional de Salud, un pa铆s nutrido de violencia. Hablamos del pa铆s de las 6.402 personas asesinadas extrajudicialmente y la cifra sigue en aumento.

Tanta inconformidad junta hizo que mucha gente sintiera el paro como suyo, por eso tantas personas se solidarizaron y se volvieron con rabia a las calles, pero m谩s importante a煤n, salieron sin miedo; miles de personas sin nada que perder tomaron el rumbo de un paro que lleva ya 14 d铆as. Entonces el paro lo hace la gente, el barrio, las vecinas, las madres, los trabajadores, el estudiantado, el movimiento social, las barras bravas, los obreros, las comunidades afro e ind铆genas, camioneros, taxistas, los y las campesinas, las mujeres y todo el parche LGTBIQ+. En especial, este paro lo hace la juventud popular del pa铆s.

El pueblo colombiano est谩 cansado de no ser escuchado, de las marchas inoficiosas que llegan a los grandes centros de poder y que terminan en manos de sectores ama帽ados que negocian lo innegociable. Este paro se empez贸 a cocinar en el coraz贸n m谩s profundo de los barrios, en la boca de las abuelas y los vecinos, de las madres y profesoras que se preocupan por los y las j贸venes; no fue casual entonces que los puntos de paro enfocaran sus concentraciones en las entradas a las ciudades m谩s que en las plazas, en las intersecciones importantes m谩s que frente a las alcald铆as, en los barrios populares mejor que en las zonas tur铆sticas: lugares verdaderamente simb贸licos y representativos para la gente, para las mayor铆as.

Ni la renuncia de Carrasquilla (Ministro de Hacienda), ni el retiro de la reforma tributaria, ha logrado detener esta ola de protestas de digna rabia y coraz贸n ardiente. Entonces el paro tiene el color de nuestro pueblo y el rostro de nuestra gente, el sentimiento de los barrios. As铆, al interior de los puntos van apareciendo como protagonistas los que han sido invisibles en la sociedad por tanto tiempo, los que no tienen voz pero buscan tener un futuro. Aparecen h茅roes que defienden el pedazo como la Primera L铆nea, j贸venes organizados en contra del aparato represor estatal liderado por el ESMAD y su escuadr贸n de muerte; aparecen las improvisadas campa帽as m茅dicas, los enfermeros, auxiliares y param茅dicas de esta guerra citadina que nos deja tanta muerte, gente que cuida la gente, pueblo que cura a su pueblo; llegan las madres con su amor y su saz贸n a montar ollas comunitarias en las calles, prenden el fog贸n, montan la hoguera y tienen comida para miles, porque as铆 se logra el aguante y as铆 se mantiene un paro; y brillan con luz propia los y las defensoras de derechos humanos, que en medio de las balaceras escudan a su gente, protegen a su pueblo, velan porque lleguemos a casa en medio de las tinieblas de una dictadura solapada, y buscan hasta encontrarles a quienes otros insulsos cobardes han desaparecido.

驴C贸mo ha sido la respuesta del gobierno?

El gobierno colombiano se proclama como un estado social de derecho, sin embargo en Colombia nadie sabe qu茅 son los derechos, y el Estado s贸lo es reconocible por su abandono sistem谩tico y su fuerza en exceso que impacta nuestros territorios. Las cifras de los muertos y desaparecidos en el pa铆s son fr铆as y aterradoras, llevamos d茅cadas de acumulaci贸n en cifras nefastas, pueblos sembrados en sangre y olas de violencia que construyen la historia de nuestro suelo. Sin embargo, lo que ha sucedido durante estos 14 d铆as de paro nacional y protestas generalizadas, se inscribe en la memoria colectiva como el desenmascaramiento de un estado dictatorial, pues se ha vivido la militarizaci贸n de las ciudades, los excesos de fuerza policial, la violencia estatal, la muerte de inocentes en manos de la polic铆a, la desaparici贸n de personas, as铆 como el amparo y alineamiento de fuerzas paramilitares con la fuerza p煤blica. Todo esto es el vivo candor del legado uribista y sus estructuras de guerra paraestatal.

Las organizaciones Temblores ONG e Indepaz, entregaron un informe escandaloso y supremamente preocupante el pasado 9 de mayo donde se pueden apreciar cifras escalofriantes, con un total de 47 personas asesinadas, donde ha sido posible determinar que 39 de ellos se dieron por violencia policial. 36 de los casos se presentaron en el Valle del Cauca (35 en Cali y 1 en Yumbo). A lo anterior se le suman al menos 1.876 casos de violencia a nivel nacional por parte de la Fuerza P煤blica dentro de los cuales se pudieron identificar los siguientes:

278 v铆ctimas de violencia f铆sica

963 detenciones arbitrarias en contra de manifestantes

356 Intervenciones violentas en el marco de protestas pac铆ficas

28 v铆ctimas de agresiones oculares

111 casos de disparos de arma de fuego

500 personas desaparecidas

La modalidad de ataque y violencia estatal no tiene precedente en las ciudades hasta la fecha, pues se ha dado a la protesta social un tratamiento de guerra que no tiene nombre, donde el exceso de personal e instituci贸n policial para el control de las ciudades y el uso excesivo de la fuerza (pero en especial el uso excesivo de armas de fuego de alto y bajo calibre, en coordinaci贸n con francotiradores y helic贸pteros que disparan a la poblaci贸n indefensa), es parte del panorama absurdo que viven las ciudades m谩s abatidas del pa铆s, los barrios y las calles se han convertido en campo de guerra鈥 no olvidemos que las selvas y monta帽as, las veredas y corregimientos beben de la misma suerte hace d茅cadas.

En efecto, el gobierno nacional y los altos mandos de la Fuerza P煤blica han promovido de forma vulgar el uso desproporcionado de la fuerza y la tolerancia al uso de armas de fuego como m茅todo de terror contra la protesta social. La censura medi谩tica ha sido parte del ejercicio de ocultamiento de la verdad, se han implementado el uso de acciones vand谩licas por parte de la misma fuerza p煤blica para inculpar a los protestantes y arg眉ir, as铆 mismo, el uso desproporcionado del poder de su fuerza.

La estrategia del miedo ha sido macabra, con actores de odio que con nombre propio hacen afirmaciones sediciosas: hablamos de cargos importantes entre ellos el expresidente, exsenador y director del partido de gobierno Centro Democr谩tico, 脕lvaro Uribe V茅lez; as铆 como el director de las FFAA, General Eduardo Zapateiro, y el Ministro de Defensa Diego Molano; la Fiscal铆a de la naci贸n, ministros y senadores uribistas y de ultraderecha que han declarado la guerra directa a los manifestantes y la protesta pac铆fica con mensajes y acciones de guerra, as铆 como afirmaciones falsas sobre la misma. Es de notar con preocupaci贸n el ejercicio discursivo que elabora el aparataje uribista, usando t茅rminos como 鈥渢erroristas鈥 para referirse a protestantes, afirmando vinculaci贸n de la minga ind铆gena con grupos guerrilleros o la infiltraci贸n de armas en puntos de bloqueo, para alimentar el odio y sugerir, incitar y proteger a grupos elitistas blancos de la ciudad en su respuesta armada contra la protesta.

Muy a pesar de que se cuenta con cientos de videos de miembros de la Fuerza P煤blica, ESMAD, polic铆as y miembros de organismos de inteligencia, as铆 como ciudadanos armados y organizados, que atacan las concentraciones y arremeten reuniones pac铆ficas con armas de fuego direccionadas hacia la multitud, sembrando el terror entre los y las manifestantes y en m煤ltiples ocasiones disparando, asesinando, hiriendo y masacrando en las calles; a pesar de esto, los medios nacionales no s贸lo han ocultado de manera vergonzosa la realidad de la situaci贸n, sino que han disfrazado las acciones de protesta a favor de un discurso estatal, a favor de la militarizaci贸n y en contra de la protesta misma. La denuncia de m谩s de 500 personas desaparecidas, despu茅s de haber sido detenidas en medio de las protestas, muestra la gravedad de las violaciones a los derechos humanos por parte de los agentes del Estado. Dos de esos desaparecidos fueron encontrados muertos el d铆a 7 de mayo de 2021 seg煤n la organizaci贸n Temblores ONG.

La masacre es sistem谩tica, ha habido fuego directo hacia las y los manifestantes que con ollas comunitarias y algunas barricadas improvisadas con rocas y palos, hac铆an cierre de v铆as ejerciendo su derecho a protestar. Pero lo m谩s peligroso han sido los distintos ataques organizados mancomunadamente entre poblaci贸n civil armada con la fuerza p煤blica: una turba de gente rica, uribista, clasista y racista que muy a las maneras de los supremacistas blancos, apoyados y protegidos por la polic铆a, atacan de manera organizada y sin ning煤n tipo de retaliaci贸n a la gente que se manifiesta. 驴Hablamos de dictadura? 驴de para-estado?

Cali ha sido usada como laboratorio militar en los 煤ltimos a帽os en el ejercicio del control de la protesta social, a saber, las organizaciones sociales hacen lecturas importantes sobre el uso en la ciudad de pr谩cticas represivas organizadas que luego tienen r茅plica en otras latitudes del pa铆s. Durante este paro nacional de 2021 han habido pr谩cticas de una sistematicidad alarmante: entre ellas podemos ver los apagones de energ铆a en los puntos de concentraci贸n acompa帽ados de arremetida armada por parte de las fuerzas policiales; las acciones vand谩licas expresadas en la destrucci贸n y robo de almacenes de cadena, o la supuestas entradas masivas a condominios de apartamentos para robar o destruir impulsadas por agentes infiltrados en las protestas; as铆 como la manipulaci贸n y censura ya demostrada por diversas entidades frente al acceso a Internet y a las publicaciones en redes sociales. T谩cticas como poner en contra a distintos sectores de la ciudad usando los medios de comunicaci贸n para mostrar situaciones irreales, y as铆 alimentar el odio entre clases y generar como respuesta la acci贸n armada de ambas partes. Son muchas las estrategias de guerra y confusi贸n que el Estado prueba en la ciudad de Cali para ir a repartir su represi贸n ya testeada, al resto del pa铆s.

Ante tanta confusi贸n y frente al panorama de guerra y de exploraci贸n militar al que se exponen los y las cale帽as que protestan, nuestro territorio se viste de lucha, la ciudad se ha armado de valor y ha reclamado a gritos sus derechos y sus libertades. Ha denunciado la guerra impuesta y ha hecho que prime la alegr铆a, la dignidad y la rabia, hermosas protagonistas de este Paro que hoy cambia la historia de una ciudad para siempre. Nuestros muertos y muertas se sembrar谩n en la memoria colectiva, sus rostros ya pintados en muros imprimen el recuerdo en la ciudad: este Paro nos cost贸 sangre, son m谩s de 35 j贸venes que entregaron su vida a esta lucha, por ellos y ellas y las 120 personas desaparecidas en la ciudad, el paro grita lucha y para adelante鈥 vamos firme Cali rebelde que el mundo entero grita tu nombre.

Bast贸n de mando en mano, banderas verdirrojas del CRIC (Consejo Regional Ind铆gena del Cauca), chivas (transporte tradicional parecido a un bus) atiborradas de gente y comida. La minga ind铆gena llega con la voz de las autoridades tradicionales de los territorios que saludaron a las comunidades alzadas en paro y ofrecieron su fuerza y cuidado para continuar el proceso del Paro Nacional 2021 que est谩 siendo saboteado por el Estado. La guardia ind铆gena es recibida con respeto y cari帽o, con ella vuelve la esperanza a las calles de Cali, 鈥淎delante compa帽eros dispuestos a resistir, defender nuestro derecho as铆 nos toque morir, Guardia Guardia, Fuerza Fuerza, por mi raza por mi tierra鈥 pregona el himno de la guardia que al sonar en la ciudad, deja un halo de esperanza y valent铆a colectiva.

Son rostros diferentes, vienen de los diez pueblos ind铆genas del Cauca, 鈥渧enimos al paro porque el gobierno no ha respondido a nuestras peticiones鈥, dec铆a una mayora Nasa a cargo de una de las cocinas. 鈥淣os quedaremos hasta que el gobierno se comprometa a no presentar ninguna reforma tributaria, a retirar las iniciativas de salud, en materia laboral y de pensiones鈥, manifestaba en otra parte un comunero que cubr铆a su cabeza con la pa帽oleta rojiverde representativa del CRIC. 鈥淰enimos a defender a la ciudad que el estado ha abandonado, porque a la gente en Cali la est谩n matando y lo que necesitan ahora es apoyo en su lucha, que es de todos鈥, expresa una autoridad que coordina las comisiones humanitarias que brinda la Minga a los puntos de Paro.

Fue un nefasto devenir el que planeaba la Cali uribista, la Cali racista y paraca que a punta de fuego y arma, atac贸 de manera desproporcionada a los y las comuneras ind铆genas que se dirig铆an a la asamblea popular que ten铆a lugar en la Universidad del Valle. 9 compa帽eros y compa帽eras han ca铆do heridos y luchan por sus vidas en diversos centros m茅dicos de la ciudad. La minga ha sido atacada a bala, la democracia directa ha sido atacada a bala, la organizaci贸n barrial ha sido atacada a bala, es verdad que les produce mucho miedo que nuestra gente se junte a planear su futuro. Ahora vienen 12.000 ind铆genas m谩s: 鈥淎 ver si pueden matarnos a todos鈥 dice un guardia lleno de indignaci贸n; 鈥渃reyeron que matando a uno nos aplacar铆an a todos y al contrario nos hicimos millones鈥, ese es el poder de la lucha y el ejemplo de estos guerreros milenarios, porque MINGA somos todos y todas.

驴Para d贸nde vamos?

El caminar de la lucha ha sido complejo por las acciones gubernamentales que tratan de sabotear las acciones del Paro Nacional, sin embargo la rabia siempre lucha y la dignidad se levanta sobre las calles ensangrentadas. Los puntos se organizan en asambleas populares, las ciudades se coordinan en movilizaci贸n y el Paro no para.

Muchos puntos de concentraci贸n, paro y bloqueo plantean en sus asambleas populares como organismos de decisi贸n directa de los diversos territorios, que ning煤n paro se levanta y ning煤n punto se desbloquea sin antes llegar a unos principios b谩sicos, entre ellos:




Fuente: Radiozapatista.org
Comentar En El Foro


S铆GUENOS
EN TWITTER
S铆GUENOS
EN MASTODON
S铆GUENOS
EN TUMBLR




Anarchist news | Noticias anarquistas | Actualit茅 anarchiste | Anarchistische Nachrichten | Not铆cias Anarquistas | Notizie anarchiche | Not铆cies anarquistes | 螒谓伪蟻蠂喂魏萎 螣渭慰蟽蟺慰谓未委伪

Las opiniones son las de los colaboradores y no necesariamente est谩n respaldadas por Federacionanarquista.net [Descargo de responsabilidad]