October 20, 2022
De parte de Nodo50
85 puntos de vista

<br /> Dimite la primera ministra británica, Liz Truss, y el laborismo exige elecciones | Mundo | Naiz<br />

Bienvenido a las noticias de suscriptor/a

Has accedido a una noticia de pago y has consumido un clic de tu cuenta personal.

20 OCT. 2022 – 14:38h

NAIZ

Londres

Liz Truss ha anunciado su dimisi├│n como primera ministra de Reino Unido, tras el caos pol├ştico y las desavenencias econ├│micas en el seno de su Ejecutivo. Tras conocerse su renuncia, la libra esterlina ha subido y los laboristas han exigido la convocatoria inmediata de elecciones.

Truss, cabizbaja en su despedida del 10 de Downing Street.
Truss, cabizbaja en su despedida del 10 de Downing Street. (Andrew Leal | AFP)

La primera ministra brit├ínica, Liz Truss, ha anunciado su dimisi├│n como l├şder del Partido Conservador y dejar├í la jefatura del Gobierno en cuanto se elija a su sucesor en una elecci├│n interna la semana pr├│xima.

┬źReconozco que, dada la situaci├│n, no puedo cumplir el mandato para el que fui elegida por el Partido Conservador. He hablado con su majestad el rey para decirle que renuncio como l├şder del Partido Conservador┬╗, ha se├▒alado en un breve mensaje a las puertas de su residencia en el 10 de Downing Street.

Truss ha abierto su declaraci├│n con una referencia al ┬źmomento de gran inestabilidad econ├│mica e internacional┬╗ en la que lleg├│ al cargo, que asumi├│ el pasado 6 de septiembre tras vencer en unas primarias de su partido.

┬źHemos ofrecido resultados en las facturas energ├ęticas y rebajando la cotizaci├│n social. Hemos planteado una visi├│n para econom├şa de baja fiscalidad y alto crecimiento que aprovechar├şa las libertades del Brexit┬╗, ha considerado Truss, antes de reconocer que en la actual situaci├│n no podr├í cumplir sus objetivos.

En las ├║ltimas horas, el n├║mero de diputados conservadores que ped├şan su dimisi├│n se hab├şa disparado, lo que hac├şa pr├ícticamente insostenible su continuidad al frente del Ejecutivo.

Antes de comparecer ante los medios, la premier brit├ínica se ha reunido en Downing Street con su n├║mero dos, Therese Coffey, considerada su principal aliada dentro del Gobierno, y tambi├ęn con el responsable del comit├ę tory que puede promover una moci├│n de censura contra ella, Graham Brady.

Los laboristas piden elecciones

Tras conocerse la renuncia de Truss, el l├şder del Partido Laborista brit├ínico, Keir Starmer, en la oposici├│n, ha exigido la convocatoria de elecciones generales ┬źahora┬╗.

┬źEl Partido Conservador ha demostrado que ya no tiene mandato para gobernar. Despu├ęs de doce a├▒os de fracaso conservador, el pueblo brit├ínico se merece algo mucho mejor que esta puerta giratoria del caos┬╗, ha afirmado Starmer en una declaraci├│n.

Ha asegurado que ┬źun Gobierno de los laboristas traer├í la estabilidad y el liderazgo necesarios┬╗. ┬źPor nuestra econom├şa. Por nuestro crecimiento. Por nuestra clase trabajadora. Elecciones generales ya┬╗, ha concluido.

Pero los conservadores no se plantean unos comicios y se vuelcan de nuevo en buscar una persona que sustituya a Truss. Ahora se abre la puerta a varias posibilidades, entre ellas la del exministro de Hacienda Rishi Sunak; la del ministro de Defensa, Ben Wallace; la de la l├şder tory en la C├ímara de los Comunes, Penny Mordaunt; la de la ef├şmera exministra del Interior, Suella Braverman, o la m├ís sorprendente, la del propio Johnson, favorito entre la militancia, seg├║n una ├║ltima encuesta.

Sobre esta cuesti├│n, Brady ha dicho a los periodistas que ser├í posible que haya un nuevo jefe del Gobierno antes de que el 31 de este mes el ministro de Econom├şa, Jeremy Hunt, presente su plan fiscal a medio plazo, con el que revertir├í la estrategia econ├│mica de la primera ministra Liz Truss.

┬źHe hablado con el presidente del partido, Jake Berry, y me ha confirmado que ser├í posible realizar una votaci├│n y concluir una elecci├│n al liderazgo para el viernes 28 de octubre┬╗, dijo Graham Brady, tras visitar a Truss en Downing Street.

┬źPor lo tanto, deber├şamos tener un nuevo l├şder antes de la declaraci├│n fiscal que tendr├í lugar el d├şa 31┬╗, ha a├▒adido.

Sube la libra

Tras el anuncio, la libra esterlina ha subido, mientras que la Bolsa de Londres y los intereses sobre la deuda soberana tienden a la baja en un ambiente de volatilidad.

La Bolsa de Valores de Londres ha bajado un 0,16 %, mientras que la divisa brit├ínica ascend├şa un 0,50 % frente al d├│lar estadounidense, hasta 1,126 d├│lares; un 0,10 % ante el euro y un 0,53 % con el yen japon├ęs.

Los intereses sobre los bonos de deuda a 10 a├▒os sub├şan en unos 0,03 puntos porcentuales a esa hora, hasta un 3,90 %, y los de vencimiento a 30 a├▒os bajaban 0,002 puntos hasta un 3,98 %, si bien hab├şa una gran oscilaci├│n.

Los mercados siguen afrontando incertidumbre hasta que dentro de una semana el partido gobernante elija a un sucesor de Truss en un proceso de elecciones internas acelerado, tras lo cual el nuevo l├şder de la formaci├│n y primer ministro tendr├í que definir sus prioridades econ├│micas.

Truss se ha visto forzada a dimitir tras perder el apoyo de sus diputados despu├ęs de que su estrategia de crecimiento presentada el 23 de septiembre, basada en recortes de impuestos sin precisar c├│mo reducir├şa la deuda neta, sembrara el caos en los mercados financieros y dividiera a los conservadores.

Truss, la breve

Al anunciar su dimisi├│n 45 d├şas despu├ęs de ser designada como primera ministra brit├ínica por la reina Isabel II en sustituci├│n del tambi├ęn dimitido Boris Johnson, Truss ha sido la jefa de Gobierno m├ís breve en la historia del Reino Unido.

A la mandataria conservadora le quedaban 73 d├şas para superar la marca de George Canning, duque de Portland, que muri├│ en agosto de 1827, 118 d├şas despu├ęs de asumir la jefatura del Ejecutivo.

Su sucesor, Frederick John Robinson, primer vizconde de Goderich, un miembro de la aristocracia rural brit├ínica, tambi├ęn conservador, super├│ esa marca por unos pocos d├şas ÔÇômantuvo el Gobierno durante 143 d├şasÔÇô.

Andrew Bonar Law, el ├║nico canadiense que ha gobernado el Reino Unido, se mantuvo en el poder durante 211 d├şas, entre octubre de 1922 y mayo de 1923.

La nueva ÔÇśdama de hierroÔÇÖ, fundida

Liz Truss tom├│ las riendas de Gran Breta├▒a con la idea de proporcionar una sacudida neoliberal al pa├şs y resucitar el esp├şritu de Margaret Thatcher, pero seis semanas de errores de c├ílculo y torpeza pol├ştica han servido para fundir a quien aspiraba a convertirse en una nueva ÔÇśdama de hierroÔÇÖ.

Con su dimisi├│n, culmina uno de los per├şodos m├ís excepcionales y convulsos de la historia reciente brit├ínica, que acaba con el mandato m├ís breve de un primer ministro en Downing Street.

El pasado 6 de septiembre, con una visita a la reina Isabel II en su castillo de Balmoral, Truss iniciaba su mandato. No pod├şa ser un buen augurio que la monarca muriese solo dos d├şas despu├ęs de recibir a la l├şder tory.

La ex primera ministra alcanz├│ el cargo aupada en las primarias por las bases conservadoras, que apreciaron su discurso desacomplejado y su prop├│sito de dar un giro a la derecha en el rumbo del pa├şs.

Pese a ello, a nadie se la escap├│ que en las votaciones previas entre los propios diputados tories ella nunca hab├şa encabezado las preferencias y solo pas├│ a disputarse el liderazgo con el exministro de Econom├şa Rishi Sunak por apenas ocho votos.

Sin la legitimidad con la que contaba Johnson gracias a su aplastante victoria en 2019 ni un gran respaldo en sus propias filas, Truss aterriz├│ en Downing Street con pies de barro.

Eso no fue impedimento para que el 23 de septiembre su entonces ministro de Econom├şa, Kwasi Kwarteng, presentase la mayor bajada de impuestos en medio siglo, sin m├ís plan para financiarla que endeudar al pa├şs; los mercados respondieron disparando la prima de la deuda soberana y hundiendo la libra.

Ese d├şa fue el principio del fin para Truss. A partir de entonces solo pudo dedicarse a destituir a Kwarteng y enmendar una por una todas sus medidas, hasta llegar a la humillaci├│n final de ver al nuevo ministro de Econom├şa, Jemery Hunt, desmontar este lunes por completo ante el Parlamento un plan lleno de ┬źerrores┬╗.

Su rictus inexpresivo aquel d├şa, en la bancada detr├ís de Hunt, le vali├│ comparaciones en la despiadada prensa brit├ínica con un ┬źespectro┬╗ que segu├şa en el cargo pero vac├şo de poder.

Sus últimos movimientos a la desesperada, como aparecer en la BBC para hacer acto de contrición y pedir perdón, no sirvieron para nada más que para dilatar un destino que ya estaba escrito.




Fuente: Naiz.eus