February 9, 2022
De parte de SAS Madrid
304 puntos de vista

La Diputación Foral de Bizkaia ha firmado un contrato con el Igualatorio Médico Quirúrgico (IMQ) que deja en manos de esta aseguradora privada una parte importante del Servicio de Prevención de Riesgos y Salud Laboral. Durante 2022 y 2023, las analíticas del personal de Diputación las llevará a cabo IMQ, según se desprende de un contrato público de 72.000 euros adjudicado en octubre de 2021 y formalizado el pasado 20 de enero.

Los 23 meses del contrato se desglosan en 36.000 euros para este año, 35.500 para 2023 y 500 euros para el año anterior. Diputación de Bizkaia justifica la “idoneidad” de dicha vigilancia de la salud y la necesidad de externalizar esta tarea porque, según expone,  “el Servicio de Prevención de Riesgos y Salud Laboral no cuenta con laboratorio o medios suficientes para la realización de estas pruebas”. 

El contrato con IMQ detalla que existen hasta 15 precios unitarios para cada tipo analítica: desde la “detección de drogas en orina” (40,19 euros la unidad), hasta el veneno de abeja (11,16 euros cada prueba) o clamidia, bacterias y calcio, entre otras. La firma de este acuerdo se produce en un periodo clave para el sistema sanitario público vasco y su futuro —los sindicatos Satse, ELA, LAB, CC OO y UGT han convocado dos jornadas de huelga el 25 y 28 de febrero—. Prueba de ello es tanto el deterioro de la red pública como el alza de la  privada y concertada. El último embiste de la pandemia, protagonizado por la variante Ómicron, ha chocado con una plantilla de Osakidetza precarizada y cansada, a la que se sumó el despido el 4 de octubre de 4.000 profesionales contratadas de refuerzo.

El auge de IMQ

Los niveles de implantación de las coberturas privadas en Bizkaia (de un 30%) están al nivel de Madrid o Catalunya, zonas cero de la corrupción sanitaria. IMQ da cobertura a 354.000 pacientes y no para de abrir nuevos centros. El último, una consulta dental de 200 m² en Santutxu.

Los gestores de la empresa privada IMQ despidieron el pasado diciembre a 84 trabajadoras de limpieza, externas en la empresa, para “internalizar sus servicios” a partir del 1 de enero en sus clínicas de Zorrotzaurre y Virgen Blanca de Bilbao. Antes del despido, y con el anuncio de venta de acciones, la aseguradora calificó de “no aptas” a las trabajadoras que habían  convocado una huelga en demanda de un nuevo convenio que atajase, entre otras cosas, la brecha salarial.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (08/02/2022).




Fuente: Sasmadrid.org