December 5, 2020
De parte de Asociacion Germinal
1,555 puntos de vista

Dorothy Day: una activista social que podr铆a ser declarada santa

No era sencillo, a mediados del siglo XX, ser una periodista y activista comprometida con los pobres y rechazar el comunismo. Es llamativo que una mujer abortara voluntariamente y firmara posteriormente una declaraci贸n a favor de la vida鈥

art铆culo de Jos茅 Ignacio Moreno / www.aceprensa.com / jueves 24 de enero de 2013

No era sencillo, a mediados del siglo XX, ser una periodista y activista comprometida con los pobres y rechazar el comunismo. Tampoco resulta f谩cil defender la propiedad privada y criticar severamente planteamientos econ贸micos conservadores. No es menos chocante, en plena segunda guerra mundial, ser norteamericana y oponerse al mismo tiempo a Hitler y a participar en la guerra. Es llamativo que una mujer que tuvo un aborto voluntario firmara posteriormente una declaraci贸n a favor de la vida y en contra de la resoluci贸n pro aborto de la Corte Suprema de Estados Unidos del 22 de enero de 1973. Pero quiz谩s lo m谩s asombroso es que una mujer que levant贸 ampollas a derechas e izquierdas, haya recibido el pasado noviembre el apoyo un谩nimemente de los obispos cat贸licos norteamericanos para abrir su causa de canonizaci贸n.

Dorothy Day (1897-1980) naci贸 en Brooklyn (Nueva

A帽adir leyenda

York), pero pronto su familia se traslad贸 a San Francisco y posteriormente a Chicago. Dorothy estuvo en la universidad de Illinois, pero, sin concluir sus estudios, fue a Nueva York para trabajar como periodista. Se involucr贸 en las causas del sufragio de la mujer y de la paz, y form贸 parte de un c铆rculo de las principales figuras literarias y art铆sticas de su 茅poca. Trabaj贸 para la Liga Anti-imperialista de Estados Unidos, en la que tambi茅n particip贸 el escritor Mark Twain.

Ideas sociales

Antes de su conversi贸n al catolicismo, tuvo diversas relaciones amorosas, un matrimonio fracasado, un intento de suicidio y un aborto voluntario, del que posteriormente se lamentar铆a. En 1926, tras el nacimiento de su hija Tamara, Dorothy abraz贸 el catolicismo, que elev贸 sus inquietudes sociales a una nueva dimensi贸n. En 1932, en plena Gran Depresi贸n, junto con Peter Maurin comenz贸 a editar el peri贸dico Catholic Worker, y m谩s adelante puso en marcha comedores y casas de acogida para marginados. En la puesta en pr谩ctica de estas actividades lleg贸 a ser tiroteada.

Sus ideas sociales pudieron parecer de sesgo anarquista, pero se insertan en lo que ella denomin贸 鈥減ersonalismo鈥. Una doctrina similar al distributismo formulado por Gilbert K. Chesterton y Hilaire Belloc. Seg煤n Tom Cornell, di谩cono que trabaj贸 en una de las casas asociadas al Catholic Worker, Day entendi贸 por personalismo una filosof铆a que reconoce que las personas est谩n conectadas entre s铆, no en una guerra de todos contra todos, como en el capitalismo salvaje. Tampoco est谩n disueltas en un todo estatal, como en el modelo colectivista. M谩s bien, todos son individuos formados en, por y para la comunidad. Las personas nunca son medios para un fin, sino que son fines en s铆 mismos, y no deben ser ultrajadas en cuerpo, mente o esp铆ritu.

Cr铆ticas conservadoras

Day escribi贸 su autobiograf铆a The Long Loneliness (La Larga Soledad), en 1952. En ella dec铆a que 鈥渆l estado

no es nuestro salvador鈥 y era partidaria del principio de subsidiariedad, que aplicado a EE.UU. Formulaba as铆: el gobierno federal no debe hacer lo que puede ser realizado por los estados, ni el estado lo que puede hacer el condado, ni el condado lo que es propio de la ciudad, y as铆 hasta llegar a la familia. Incluso recomend贸 a las familias que practicaran frecuentemente la hospitalidad con los marginados, de acuerdo con las ense帽anzas b铆blicas.

Day fue objeto de cr铆ticas conservadoras que la tachaban de filocomunista. Frente a estas opiniones, Chad C. Pecknold, profesor de teolog铆a hist贸rica y sistem谩tica en la Universidad Cat贸lica de Am茅rica, afirma que 鈥淒orothy Day constantemente vivi贸 su vida de acuerdo con una 鈥榦bediencia m谩s alta鈥 que no fue objeto de instrumentalizaci贸n pol铆tica鈥. 鈥淔ue una hija leal y obediente de la Iglesia鈥, afirma Cornell. Robert Ellsberg, el editor de Orbis Books, dice que 鈥渆lla no solo se relacionaba con los cat贸licos. Estaba en contacto con los protestantes, jud铆os y no creyentes, tratando de buscar puntos comunes鈥.

Aun siendo una activista social, en su vida interior ten铆a como santa favorita a Teresa de Lisieux, que practic贸 una espiritualidad hecha de peque帽as cosas.

Muri贸 en Maryhouse (Nueva York), en una de las casas que fund贸.

En 1996 se realiz贸 una pel铆cula sobre su vida titulada Entertaining Angels: The Story of Dorothy Day, dirigida por Michael Ray Rhodes, con Moira Kelly y Martin Sheen en los papeles principales. Su figura ha sido tratada tambi茅n en el documental Dorothy Day: Don鈥檛 Call Me a Saint, de la directora Claudia Larson, estrenado en 2005.

Feminista provida

En marzo de 2000, Juan Pablo II autoriz贸 a la di贸cesis de Nueva York a empezar el proceso para promover su causa de beatificaci贸n. The New York Times destaca el inter茅s por esta causa del cardenal Timothy M. Dolan de Nueva York, actual presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos. Day, tras su conversi贸n, fue 鈥渦na defensora de todo lo que se refiere a la dignidad de la persona humana y a la sacralidad de la vida鈥, afirma Dolan.

Leslie Fain ha recordado recientemente en The Catholic World Report que el 28 de junio de 1974, Day fue una de los siete firmantes de una Declaraci贸n de defensa de la vida del ni帽o no nacido contra la sentencia Roe contra Wade, que legaliz贸 el aborto. Tal Declaraci贸n afirmaba. 鈥淟a decisi贸n del Tribunal Supremo del 22 de enero de 1973 sobre el aborto priva a todos los no nacidos de cualquier protecci贸n contra los atentados a su derecho a la vida; y por ello crea una situaci贸n moralmente intolerable contra la que nos sentimos obligados a protestar鈥 Desde el punto de vista de la ciencia biol贸gica el feto es una vida humana individual. (鈥) Nadie tiene el derecho de decidir sobre la vida o la muerte de otro, pues asumir ese poder siempre ha sido reconocido como la forma m谩s extrema de la opresi贸n鈥.

Todos los contrastes de la vida de Dorothy Day pueden explicarse desde una 贸ptica, la del Evangelio. La feminista y periodista de los pobres es la misma mujer piadosa y fiel a la Iglesia, que est谩 en camino de los altares. El camino de Dorothy fue un camino en el que caben los de un lado y los de otro鈥 Un buen camino para la concordia y la tolerancia

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org