April 8, 2021
De parte de Nodo50
262 puntos de vista


  • El borrador de ley de cambio clim谩tico no mejora el anterior. Presenta objetivos insuficientes y no concreta medidas en sectores clave en la descarbonizaci贸n. 
  • Enfrentar la emergencia clim谩tica hace necesario un debate m谩s profundo sobre el reto civilizatorio que supone y que no se ve recogido en la ley.
  • El desarrollo de las piezas legislativas que emanan de la ley es una oportunidad para alcanzar un mayor compromiso clim谩tico, mientras que la revisi贸n al alza de los objetivos hasta ser suficientes deber铆a comenzar ya para prevenir las peores consecuencias del cambio clim谩tico.

Hace m谩s de dos a帽os que se inici贸 la tramitaci贸n del Anteproyecto de Ley de Cambio Clim谩tico y Transici贸n Energ茅tica que acaba de ser aprobado por la Comisi贸n del Congreso de los Diputados destinada a tal fin. A lo largo del proceso organizaciones como Ecologistas en Acci贸n han trasladado numerosas observaciones al texto, instando a los grupos pol铆ticos a a帽adir enmiendas m谩s ambiciosas, publicando notas de prensa y apoyando la organizaci贸n de movilizaciones sociales reclamando objetivos en l铆nea con las indicaciones cient铆ficas. A pesar de todo ese esfuerzo el texto finalmente aprobado apenas recoge las observaciones enviadas.

El texto aprobado poco dista en lo sustantivo de los planes iniciales presentados en febrero de 2019, tanto en el marco de la ley como en el Plan Nacional Integrado de Clima y Energ铆a. Como ya manifest贸 en su primera valoraci贸n en abril de 2019, Ecologistas en Acci贸n advierte de que los borradores presentados tiene numerosas deficiencias, entre las que destacan la insuficiencia de los objetivos y la falta de medidas clave en sectores como el transporte, la agricultura o la industria. As铆, en 2030 seguir谩n siendo necesarios m谩s de dos planetas para abastecer la demanda energ茅tica. Para la organizaci贸n ecologista la falta de inclusi贸n de estas medidas hace que esta ley sea una oportunidad perdida para el impulso de medidas destinada hacia un cambio de escala de lo global a lo local, reduciendo con ello importantes impactos clim谩ticos y sociales.

Las organizaciones ambientales han reclamado a lo largo de estos meses un debate p煤blico sobre si esta normativa es suficiente para evitar un incremento de la temperatura global superior a 1,5 潞C y cumplir con ella el Acuerdo de Par铆s. A la luz de las indicaciones cient铆ficas esto no es as铆. Naciones Unidas cuantificaban en un 7,6 % anual el descenso de las emisiones hasta 2030, lo que deber铆a llevar a una reducci贸n de al menos el 55 % de las emisiones, y no del 23 % que propone la ley.

La falta de acceso p煤blico a las negociaciones finales de las enmiendas de la ley genera que las organizaciones sociales y la ciudadan铆a tengan poca capacidad de influir para la mejora de los textos. Ecologistas en Acci贸n considera muy preocupante que los cambios de 煤ltima hora pueden rebajar la ya insuficiente ambici贸n del texto. Esto ha quedado de manifiesto con la eliminaci贸n de la palabra 鈥渁茅reo鈥 del art铆culo 11 referido originalmente a medidas concretas sobre la aviaci贸n, que abre la posibilidad de seguir incluyendo como renovables en todo el transporte a biocombustibles y otros carburantes alternativos. No es admisible que se le d茅 el mismo tratamiento a los combustibles destinados al transporte a茅reo que los destinados al terrestre o marino. El transporte terrestre se debe descarbonizar bajo los principios de reducci贸n de la demanda y m谩xima eficiencia. En lo que se refiere a la eficiencia, los combustibles avanzados est谩n muy por debajo en  uso directo de electricidad. Un reciente estudio se帽ala que para alimentar tan solo un 10 % de los coches, las furgonetas y los camiones peque帽os con hidr贸geno, y otro 10 % con e-di茅sel, en 2050 se necesitar铆a un 41 % m谩s de energ铆as renovables que si estos fueran veh铆culos el茅ctricos con bater铆as. Si la mitad de los camiones pesados funcionaran con hidr贸geno y la otra mitad con e-di茅sel, consumir铆an un 151 % m谩s de recursos renovables en 2050 que en el caso de los veh铆culos directamente electrificados. Por estos motivos, el uso de electrocombustibles debe estar muy restringido y en ning煤n caso dedicarse al transporte terrestre.

La responsabilidad ante la urgencia de la emergencia clim谩tica hace ser lo suficientemente prudente como para admitir la necesidad de aprobar una ley que llega con m谩s de una d茅cada de retraso. Tener una ley de cambio clim谩tico dar谩 un mejor marco para el desarrollo de importantes sectores renovables con capacidad para sustituir a las fuentes energ茅ticas f贸siles. La prohibici贸n de futuros proyectos de explotaci贸n de hidrocarburos o minerales radiactivos, el impulso de las comunidades energ茅ticas, el establecimiento de objetivos de rehabilitaci贸n energ茅tica de edificios o la obligatoriedad de adoptar en los municipios zonas de bajas emisiones son buenas noticias que deber铆an ser a煤n m谩s ambiciosas.

Enfrentar la emergencia clim谩tica hace necesario un debate m谩s profundo sobre el reto civilizatorio que supone y que no se ve recogido en la ley. Esta se centra m谩s en los procesos de sustituci贸n tecnol贸gica que en afrontar que cualquier futuro viable pasa por comprender y asumir la necesidad de reducir a煤n m谩s el consumo energ茅tico neto en los pr贸ximos a帽os, y con ello la reestructuraci贸n de la sociedad en base a los l铆mites territoriales y planetarios. Basar la apuesta de la transformaci贸n ecol贸gica 煤nicamente en medidas blandas basadas en incentivos o penalizaciones fiscales no parece el camino m谩s transformador. Por ello, son necesarios instrumentos legislativos m谩s detallados en materia de planificaci贸n vinculante y regulaci贸n. Mientras sigan siendo los grandes intereses empresariales los que determinen la ubicaci贸n, idoneidad o tama帽o de los proyectos necesarios para abordar la transici贸n energ茅tica, se seguir谩n agravando las tensiones territoriales, fragmentaciones e impactos en valiosos ecosistemas.

Ecologistas en Acci贸n sostiene que no se puede pensar que con esta ley se han cumplido suficientemente los objetivos clim谩ticos. Al contrario, se hace necesario continuar con una revisi贸n profunda de la normativa en l铆nea con las indicaciones cient铆ficas garantizando la plena compatibilidad de la lucha clim谩tica y la protecci贸n efectiva de la biodiversidad. El desarrollo de las piezas legislativas que emanan de la ley es una oportunidad para alcanzar un mayor compromiso clim谩tico, mientras que la revisi贸n al alza de los objetivos hasta ser suficientes deber铆a comenzar ya si se quieren prevenir las peores consecuencias del cambio clim谩tico.




Fuente: Ecologistasenaccion.org