September 14, 2021
De parte de Asociacion Germinal
228 puntos de vista


Desde 2001, la llamada “guerra contra el terrorismo” ha actuado como una campaña de terror contra todo asomo de resistencia.

Sin embargo, esta campaña ha ampliado los programas racistas e imperialistas anteriores: la dominación occidental, la connivencia con los regímenes opresores y la extracción de recursos globales. Desde finales de la década de 1990, el grupo de presión neoconservador Proyecto para el Nuevo Siglo Americano había planteado un imperativo para que Estados Unidos presionara su ventaja global después de la Guerra Fría. Y en su informe de 2000, Rebuilding America’s Defences, llegó a afirma que Estados Unidos debería “promover el liderazgo global estadounidense» para remodelar el mundo por cualquier medio, incluido el militar.

Mientras tanto, el FBI definió el terrorismo de forma imprecisa, abarcando una amplia gama de actividades políticas. Reino Unido lo hizo formalmente con la Ley de Terrorismo de 2000, dirigida inicialmente a las comunidades de migrantes en Reino Unido que simpatizaban con la resistencia a los regímenes opresivos de los que habían huido. Todo esto generó nuevas demonologías para complementar o sustituir otras más débiles (como la “amenaza comunista” y la “guerra contra las drogas”).

Los atentados del 11-S se convirtieron en un pretexto para poner en práctica estas agendas como una campaña de “defensa” global y para eliminar la protección legal de los “sospechosos”. En sus discursos de mediados de septiembre de 2001, George Bush anunció una “guerra contra el terror” que sería “una guerra nueva y diferente: la primera, y esperamos que la única, del siglo XXI”. De hecho, redefinió el concepto mismo de guerra para que el mundo entero se convirtiera en un campo de batalla perpetuo contra un “terrorismo” vagamente definido.

El gobierno del Nuevo laborismo del Reino Unido ayudó a persuadir a la Unión Europea y a la ONU para que adoptaran sanciones legales al servicio de esa agenda “antiterrorista” de Estados Unidos. Los regímenes de todo el mundo se apresuraron a etiquetar a sus oponentes políticos como “terroristas” y a exagerar las amenazas violentas con el fin de obtener fondos “antiterroristas” de los patrocinadores occidentales, siguiendo el precedente de Estados Unidos y el Reino Unido.

En consecuencia, la “guerra contra el terror” ha servido para restaurar un sistema mundial de dominación por parte de la única superpotencia, Estados Unidos y sus aliados. Los medios incluyen: imposición de un cambio de régimen, ataques preventivos y dominio de espectro completo; supresión de los movimientos de liberación nacional; criminalización de las comunidades de migrantes y refugiados; demonización de los musulmanes; leyes antiterroristas que suspenden el habeas corpus y autorizan los arrestos domiciliarios; tribunales secretos; vigilancia extensiva, etc. Al mismo tiempo, los medios de comunicación corporativos apoyan una política del miedo bajo la cobertura de la “seguridad nacional”.

Todo esto ha sido diseñado para proteger un sistema de explotación en lugar de proteger al público de la violencia (lo que, por supuesto, no ha conseguido). Se han perpetrado grandes injusticias contra individuos y comunidades en todo el mundo. Y esta campaña de terror continuará a menos que una resistencia masiva la frene.

Fuente: ANF




Fuente: Asociaciongerminal.org