January 21, 2021
De parte de Indymedia Argentina
229 puntos de vista


No hay que esperar grandes cambios en la econom铆a mundial del 2021 respecto de lo acontecido el pasado a帽o e incluso, de los inmediatos anteriores, aun cuando pesa y mucho el impacto del COVID19 en el 2020, lo que agrav贸 el proceso recesivo, o de desaceleraci贸n, verificable desde la gran crisis del 2007/09, o si se quiere desde el 2001 estadounidense. En aquella oportunidad todo se resolvi贸 con mayor emisi贸n y deuda p煤blica, lo que se repiti贸 a los pocos a帽os y volvi贸 a potenciarse y extenderse en el presente, con una deuda que alcanza al 110% del PIB estadounidense. Al lado de los usos monetarios se despleg贸 la ofensiva militarista para sostener la dominaci贸n estadounidense y 鈥渙rdenar鈥 el sistema capitalista en funci贸n de la l贸gica de acumulaci贸n de sus capitales de origen. Un 鈥渙rden鈥 que con Trump empez贸 a mutar en 鈥渄esorden鈥, uno 鈥渘orma鈥 que no podr谩n superar los dem贸cratas en la nueva gesti贸n gubernamental. EEUU no puede frenar los cambios que operan en el orden mundial capitalista y solo puede intentar demorar su p茅rdida de peso relativo, con las formas espec铆ficas de Biden o de Trump. Este no es un loco enajenado, sino expresi贸n de las dificultades de la econom铆a capitalista estadounidense.

Asunci贸n militarizada de Joe Biden en Estados Unidos. Foto: AP.

Son d茅cadas, entre 2001 y 2021, de bajo crecimiento y acumulaci贸n de serios problemas en la situaci贸n mundial del capitalismo. La algarab铆a de los 90, ruptura de la bipolaridad entre socialismo y capitalismo, del Siglo XX encontr贸 sus l铆mites materiales en la valorizaci贸n de los capitales, con la emergencia de nuevos territorios para la acumulaci贸n, especialmente China, que si hace 40 a帽os apenas exist铆a en la ponderaci贸n de la producci贸n mundial, hoy disputa la primac铆a con EEUU. Hacia el 2001, con EEUU en crisis, China reci茅n iniciaba su estrategia de proyecci贸n internacional en el marco de la liberalizaci贸n empujada por EEUU desde la restauraci贸n conservadora de Reagan en 1980. EEUU aceler贸 entonces la intervenci贸n estatal desde las pol铆ticas monetarias sustentadas desde el Tesoro y la Reserva Federal, cuando China y su pol铆tica de modernizaci贸n aventajaba con a帽os de planificaci贸n estatal e inversiones cient铆ficas, t茅cnicas y tecnol贸gicas que ahora hacen visible una tendencia a la ofensiva en el control de la innovaci贸n y la producci贸n mundial. Es un proceso que involucra de manera acelerada la internacionalizaci贸n de la moneda china en desmedro de la hegemon铆a del d贸lar establecida desde 1944/45.

Xi Jimping presidiendo el Comit茅 Central del Partido Comunista de China en octubre de 2020. Foto: Xinhua.

Por eso, al pensar los problemas del capitalismo contempor谩neo, reconocemos, por un lado, la merma del poder铆o relativo de EEUU, que inaugura nueva administraci贸n desde enero y con expectativas de cambios en la regulaci贸n financiera y la reanimaci贸n de la econom铆a bajo la gesti贸n Biden-Yellen. Algunos imaginan, como si ello fuera posible, una nueva ronda de pol铆ticas keynesianas, con importante intervenci贸n estatal en las pautas macroecon贸micas, obviando que el problema trasciende la esfera de la macroeconom铆a y se asienta en la falsedad de la liberalizaci贸n del mundo empresario, o de la microeconom铆a, tal como les gusta a los profesores de manuales explicar el funcionamiento de la econom铆a. La macro bajo dominio del Estado, la micro bajo las decisiones del capital privado. Una ilusi贸n hace un siglo y mucho m谩s en la actualidad. Por eso tambi茅n insistimos que el otro fen贸meno en la econom铆a mundial es la emergencia de China, la que creci贸 de manera destacada en este lapso, para competir en la actualidad no solo la primac铆a econ贸mica en el 谩mbito global, sino la potencia de un nuevo ciclo de dominaci贸n mundial.

Ambos fen贸menos de la trayectoria de EEUU y de China en estas d茅cadas, m谩s all谩 de la guerra comercial y monetaria entre ambos pa铆ses, actualizan la agenda de discusi贸n sobre la producci贸n y circulaci贸n de bienes y servicios, tanto como las alianzas internacionales, algo verificado en el reciente acuerdo comercial entre China y la Uni贸n Europea, ahora menguada con la salida brit谩nica por el Brexit, que induce nuevos problemas a la din谩mica de la circulaci贸n capitalista europea y global. Del orden emergente del 45 del siglo pasado al desorden contempor谩neo se pueden observar los movimientos de una compleja estrategia de renovaci贸n del capitalismo mundial. Hemos sostenido que las crisis mundiales renuevan las formas de expresi贸n de los mecanismos esenciales de la explotaci贸n de la fuerza de trabajo y los mecanismos extra-econ贸micos de apropiaci贸n de la riqueza socialmente generada, exacerbando en el presente el papel de la renta, del suelo, petrolera, minera, financiera, etc. La producci贸n capitalista se resignific贸 en cada crisis mundial, hacia 1870, 1930, 1971 y claramente en este presente continuo entre 2001 y 2021.

El tema es grave, por eso, aquellos que imaginaron un rebote r谩pido de la econom铆a mundial deber谩n esperar, seg煤n afirman las distintas valoraciones sobre el presente a帽o de los organismos internacionales y otros 谩mbitos de estudio sobre la coyuntura de la econom铆a mundial. M谩s all谩 de los pron贸sticos, nadie aventura hoy una r谩pida recuperaci贸n, con un horizonte incierto sobre los impactos econ贸micos y sociales, incluso de temas estrat茅gicos como el cambio clim谩tico, los cambios regresivos en cuesti贸n de empleo y la creciente desigualdad en la apropiaci贸n del ingreso y la riqueza[1]. Dice el BM: 鈥淪e espera que la econom铆a mundial se expanda un 4 % en 2021, suponiendo que la distribuci贸n inicial de las vacunas contra la COVID-19 (coronavirus) se ampl铆e a lo largo del a帽o鈥. Suponiendo dice el informe, un vocablo que no otorga seguridad y anima lo que denominamos 鈥渋ncertidumbre鈥. Contin煤a el organismo: 鈥淧ara superar los impactos de la pandemia y contrarrestar los factores adversos que afectan las inversiones, es necesario dar un gran impulso a la mejora del entorno empresarial, aumentar la flexibilidad del mercado laboral y de productos, y reforzar la transparencia y la gobernanza鈥. Leemos el 茅nfasis en la micro, a lograr con flexibilidad laboral, o sea, todo a la ganancia y en contra del ingreso salarial y sus condiciones de trabajo y de vida. Nada nuevo en la reconversi贸n capitalista para relanzarse luego de la crisis en curso. Ni siquiera la aparici贸n de vacunas en el presente resuelven en el corto plazo la inmunidad sanitaria de la poblaci贸n, haciendo m谩s compleja la recuperaci贸n plena de la capacidad instalada de la producci贸n mundial. La desigualdad creciente posterga toda visi贸n optimista sobre objetivos socio econ贸micos establecidos y avizora la emergencia de una conflictividad social en la demanda de derechos socio econ贸micos deliberadamente restringidos en casi medio siglo de reaccionarias reformas a nombre de la libertad de mercado.

Campamento de indigentes -homeless- en Los Angeles durante los primeros d铆as de la pandemia, el 19 de marzo de 2020. La crisis multiplic贸 desde entonces la cantidad de personas sin hogar en ese pa铆s. Foto: David Rodr铆guez, The Salinas Californian.

Una libertad cuestionada por la inmensa intervenci贸n estatal en el salvataje de la econom铆a, proceso enfatizado en los pa铆ses de mayor desarrollo capitalista, aun bajo distintos gobiernos, tanto en EEUU, como en Europa o Jap贸n, tambi茅n China (obvio). La intervenci贸n del Estado resulta esencial para explicar que la situaci贸n no sea m谩s grave de lo que la realidad muestra con dram谩ticos datos que afectan a millones de personas desfavorecidas, no solo por razones sanitarias, caso del COVID19, sino por la marginaci贸n social, el desempleo, la pobreza y la indigencia. La intervenci贸n estatal no se discute, sino, en favor de qu茅 sectores socioecon贸micos y para atender cu谩les demandas. El eje central del accionar del Estado capitalista est谩 en el restablecimiento de la l贸gica de la ganancia, por lo que crece la preocupaci贸n sociopol铆tica del pensamiento cr铆tico por atender las demandas sociales y econ贸micas de la mayor铆a de la poblaci贸n marginada de la mercantilizaci贸n creciente de la vida cotidiana.

Premisas para un horizonte alternativo

El problema es continuar haciendo aquello cuyos resultados conocemos y con regresivos resultados. Hace ya medio siglo que las pol铆ticas hegem贸nicas inducen un desmantelamiento de la seguridad social gestada en el medio siglo precedente en los pa铆ses capitalistas, quienes confrontaban desde 1930 con las condiciones sociales de la reorganizaci贸n civilizatoria expresada por el socialismo en ciernes desde la revoluci贸n rusa en 1917. El desarme de los derechos sociales es un fen贸meno exacerbado en las 煤ltimas tres d茅cadas luego de la ruptura de la bipolaridad en el sistema mundial. Es una tarea inacabada en este comienzo de la tercera d茅cada del Siglo XXI, cuya tendencia se agudiz贸 en los 煤ltimos a帽os, aun con algunas ventanas de esperanza, abiertas a contramano, caso del cambio pol铆tico operado en la primera d茅cada de este siglo en Nuestram茅rica. Un proceso que fue contrarrestado con fuerte intervenci贸n medi谩tica y propagand铆stica, sin menoscabar otras fuentes tradicionales de intervenci贸n para revertir procesos cuestionadores a la liberalizaci贸n y mercantilizaci贸n de la cotidianeidad.

La experiencia del cambio pol铆tico debe ser discutida, muy especialmente en lo relativo al cambio econ贸mico, a la potencialidad de reformas en las relaciones econ贸mico sociales m谩s all谩 de la intervenci贸n estatal, donde destaca la orientaci贸n hacia formas comunitarias y cooperativas de larga tradici贸n en la regi贸n y en el mundo. Es un tema que recogi贸 el nuevo constitucionalismo en Nuestram茅rica, muy especialmente en las reformas del 2009 en Bolivia y en Ecuador. Son referencias institucionales que requieren pasar a constituirse en pol铆tica del Estado y de la Sociedad, con gran participaci贸n social en la toma de decisiones para la discusi贸n sobre el sentido de la producci贸n y la distribuci贸n, los que supone analizar los sujetos econ贸micos del cambio social y pol铆tico. En rigor, supone discutir un marco referencial diferente para la situaci贸n actual de la econom铆a en la regi贸n y en el mundo. Los an谩lisis de la CEPAL insisten en las desventajas de la regi贸n para la producci贸n y el comercio mundial, incluso la escasa expectativa en ser receptores de inversi贸n externa, salvo para profundizar el saqueo sobre los bienes comunes y una mayor explotaci贸n de la fuerza de trabajo.

Un nuevo paradigma de producci贸n se requiere para satisfacer las demandas sociales de los pueblos en nuestra regi贸n y en el mundo. Las experiencias recientes, de la primera d茅cada del Siglo XXI dejaron un conjunto de instituciones que constituyen programa para pensar en respuestas creativas en nuestro tiempo. Se trata de una orientaci贸n hacia pol铆ticas soberanas en materia de alimentaci贸n, energ铆a, o finanzas. En este 煤ltimo caso implica la posibilidad de transitar una nueva arquitectura financiera que ponga freno a la fuga de recursos generados socialmente con el esfuerzo del trabajo de nuestros pueblos. Cuando en Davos se discute el 鈥渞einicio鈥 luego de la crisis, los pueblos necesitan recrear el programa alternativo, en contra y m谩s all谩 del capitalismo.

La crisis convoca a renovar al capitalismo, pero tambi茅n a desafiar el orden civilizatorio sustentado en la explotaci贸n y el saqueo, que afecta a los seres humanos y a la propia naturaleza. El COVID19 es expresi贸n de ese fen贸meno, del modelo productivo capitalista. Por ello es que se debe pensar y actuar cr铆ticamente, en la b煤squeda de un nuevo orden econ贸mico social sustentado en el cuidado de la naturaleza y la satisfacci贸n de las amplias necesidades sociales. El orden capitalista y sus incertidumbres del presente solo auguran mayores miserias para los pueblos del mundo e impone la necesaria construcci贸n de otro orden social No se trata de resetear al capitalismo, sino que se requiere combatirlo y desplegar nuevas relaciones socioecon贸micas entre las personas. Como siempre sostenemos, no es solo econom铆a, sino pol铆tica, dos esferas de la actividad humana indisociables.

Buenos Aires, 20 de enero de 2021


[1] Puede leerse: a) FMI. Perspectivas de la Econom铆a Mundial, en: https://www.imf.org/es/Publications/WEO; b) Banco Mundial. La econom铆a mundial se expandir谩 en un 4 % en 2021, en: https://www.bancomundial.org/es/news/press-release/2021/01/05/global-economy-to-expand-by-4-percent-in-2021-vaccine-deployment-and-investment-key-to-sustaining-the-recovery ; c) Foro econ贸mico Mundial. Riesgos globales 2021: futuro fracturado, en: http://reports.weforum.org/global-risks-report-2021/global-risks-2021-fractured-future/




Fuente: Argentina.indymedia.org