April 14, 2021
De parte de Nodo50
337 puntos de vista


Varias decenas de personas siguen concentr谩ndose frente al centro de salud La Alameda, en Atocha, para pasear juntos hasta la calle Gobernador. All铆 reclaman que el edificio que fue el centro social la Ingobernable acoja el centro de salud del barrio. Fue la promesa que hizo Jos茅 Luis Mart铆nez Almeida en la campa帽a que en 2019 le convirti贸 en alcalde de Madrid. Una campa帽a que tuvo como tema central la lucha contra los okupas. Hoy, ese edificio, en el que varias decenas de colectivos organizaron actividades de todo tipo, sigue vac铆o, aunque no lo estar谩 por mucho tiempo. En contra de lo prometido en campa帽a, el Ayuntamiento intent贸 primero ceder el edificio de la calle Gobernador 39 por 50 a帽os a la Fundaci贸n Hispanojud铆a, presidida por el exalcalde Alberto Ruiz-Gallard贸n. Abortaron misi贸n y, finalmente, acaba de ser cedido, a pesar de las reclamaciones de los vecinos del barrio Las Letras, a la Fundaci贸n Sandretto Re Rebaudengo, presidida por la millonaria y coleccionista de arte italiana  Patrizia Sandretto. Al menos tendr谩 alg煤n uso, aunque no sea el que piden los vecinos. 

El edificio de la calle Gobernador 39 es la primera parada de un recorrido por los centros sociales ocupados que fueron desalojados en la 煤ltima d茅cada. Una suerte de turismo nost谩lgico, bastante deprimente, para ver edificios que antes ten铆an vida y que hoy, en su mayor铆a, se ven tapiados y abandonados, o han sido convertidos en apartamentos de lujo o tur铆sticos.

Desde que el Partido Popular tom贸 posesi贸n del Ayuntamiento de Madrid, han desalojado ocho centros sociales, la mitad en 2020, a pesar del estado de alarma provocado por el Covid-19. A ellos se suman otros tantos desalojos, la mayor铆a en la zona centro de la ciudad, y algunos repartidos por barrios como Moncloa, Carabanchel, La Elipa o Vallecas.

Nos dirigimos a nuestro siguiente destino: el edificio que el mismo colectivo de La Ingobernable ocup贸 el 4 de marzo de 2020 cerca de la iglesia de Los Jer贸nimos, en la calle Alberto Bosch n煤mero 4. El edificio, propiedad del Ministerio de Justicia y que durante alg煤n tiempo hab铆a albergado el Archivo General de Protocolos de la Comunidad de Madrid, llevaba entonces cinco a帽os vac铆o. Su ocupaci贸n reuni贸 a un centenar de personas que celebraron que el centro de Madrid volv铆a a tener espacios para el com煤n. Pero dur贸 muy poco. A pesar de que el estado de alarma decretado a ra铆z de la pandemia de coronavirus paraliz贸 los procesos administrativos en curso, el desalojo de este edificio se catalog贸 como prioritario y sigui贸 su curso. El 24 de abril de 2020 fue desalojado por la polic铆a, aunque no hab铆a nadie dentro a causa de la pandemia. Casi un a帽o despu茅s, el edificio sigue sin uso y varias c谩maras vigilan que no vuelva a ser ocupado.

Seguimos nuestro paseo por la zona de Malasa帽a, en la calle Acuerdo n煤mero 8. All铆 se levanta una corrala que durante a帽os fue el colegio Luz Casanova y qued贸 vac铆a durante ocho a帽os. El edificio hab铆a cambiado de manos. De C谩ritas pas贸 a formar parte del patrimonio del constructor Leopoldo Arnaiz, vinculado al PP de Esperanza Aguirre. Lleg贸 2007 y, en verano, el colectivo del Patio Maravillas abri贸 las puertas de este edificio y lo convirti贸 en centro social, hasta que fue desalojado el 5 de enero de 2010. Pocos meses despu茅s del desalojo, Arnaiz alquil贸 el edificio a la Parroquia Santiago el Mayor, que le volvi贸 a dar uso hasta que, en 2018, el edificio fue adquirido, por 2,2 millones de euros financiados con una hipoteca a bajo inter茅s de Bankia, por la socimi Entrecampos, el veh铆culo de inversi贸n patrimonial de la familia Segura Rodr铆guez. Su objetivo era transformar el edificio en una residencia de estudiantes, pero, tres a帽os despu茅s, la pintura desconchada de sus paredes y su estado de abandono muestran que la 煤nica vida que alberga hoy el edificio son algunas ratas.

El mismo 5 de enero en que los activistas del Patio Maravillas fueron expulsados del edificio de la calle Acuerdo, entraron en el de la calle Pez, que entonces era propiedad de la inmobiliaria Procasa, que estaba en concurso de acreedores, y despu茅s pas贸 a formar parte de la cartera de propiedades de la inmobiliaria Nivel 29. Durante cinco a帽os, el centro social fue sede de colectivos como Juventud sin Futuro, Yo S铆 Sanidad Universal, Oficina Precaria y tantos otros m谩s. Tambi茅n alberg贸 varias de las reuniones que sirvieron como germen a Ahora Madrid, que gan贸 el ayuntamiento de la ciudad en las elecciones de 2015. 

Tres d铆as antes de que Manuela Carmena tomara posesi贸n del cargo de alcaldesa madrile帽a, la Polic铆a Nacional desaloj贸 el Patio Maravillas. Hoy la fachada del edificio de la calle Pez, 21 sigue siendo bonita. Adornada, como buena parte de la calle con figuras, botellas pintadas y otros objetos que le dan color. No ha sido obra de la propietaria del edificio, que lo mantiene vac铆o y tapiado, sino de iniciativas de arte urbano del vecindario.

A unos minutos de la calle Pez est谩 otro de los edificios ocupados por el colectivo del Patio Maravillas. La de Corredera Baja de San Pablo 20 fue una ocupaci贸n que dur贸 poco. Apenas dos meses: de enero a marzo de 2011. El edificio hab铆a sido comprado por el Ayuntamiento en 1991 por 11 millones de euros junto con el de calle Barco para vivienda de alquiler social y equipamientos sociales que nunca llegaron. En 2014, tres a帽os despu茅s de su desalojo, el Ayuntamiento vendi贸 los dos edificios a una empresa llamada Prime Cities Spain, con sede en Holanda, por 2 millones de euros, cinco veces menos de lo pagado veinte a帽os antes por el Consistorio. Ahora se han convertido en pisos de lujo en alquiler por 2.150 euros o en venta por 1,18 millones de euros. 

El de Divino Pastor, otro de los edificios que fueron brevemente ocupados por el Patio Maravillas 鈥攄e junio a agosto de 2015, poco m谩s que el tiempo que llev贸 limpiarlo鈥, tambi茅n ha  tenido el mismo destino, pero con el apellido Capriles como propietario. Miguel 脕ngel Capriles, primo del opositor venezolano Henrique Capriles, le compr贸 el edificio al Ayuntamiento por 1,7 millones de euros. Otra ganga de 853 euros el metro cuadrado frente a los 3.192 que tiene de media la zona. Ahora sus viviendas se alquilan por unos 2.000 euros o por 124 euros por noche como apartamentos tur铆sticos. 

En diciembre de 2020 tambi茅n fue desalojado el solar Antonio Grilo, durante m谩s de siete a帽os abierto a los vecinos. El Ayuntamiento de Madrid, tambi茅n propietario de este inmueble, afirma que se convertir谩 en un centro de salud, pero el proyecto, que se ha repetido durante a帽os, sigue sin presupuesto.

La Morada y Casablanca, dos de los centros sociales que m谩s espacio han dado a los colectivos sociales relacionados con el 15M, tambi茅n se han convertido en pisos de lujo. La historia de Casablanca, en la calle Santa Isabel n煤meros 21 y 23, est谩 ligada a las tramas de corrupci贸n del Partido Popular. Era propiedad del grupo inmobiliario Monteverde SL, especializado en pisos de lujo y gestionado por Carlos Monteverde, uno de los condenados por el caso Malaya. Estuvo ocupado desde abril de 2010 hasta septiembre de 2012, a pesar de que la causa por usurpaci贸n contra algunos de los activistas del centro social hab铆a sido archivada. El desalojo fue apenas unos d铆as antes del primer Rodea el Congreso y dej贸 dentro del inmueble, ya tapiado, todo el material que all铆 guardaban los colectivos que lo usaban adem谩s de una biblioteca colaborativa compuesta por m谩s de 10.000 libros procedentes de la acampada que ocup贸 la plaza del Sol durante los primeros meses del 15M. 

El edificio de Santa Isabel pas贸 en 2016 a manos de Lone Star, un fondo buitre estadounidense que un a帽o despu茅s tambi茅n hizo negocios en Portugal qued谩ndose con el 75% de Novo Banco, una especie de Sareb a la portuguesa creada para rescatar al Banco Esp铆rito Santo. Actualmente, el palacete est谩 formado por 25 viviendas de lujo cuyo alquiler ronda los 3.000 euros mensuales. 

En el caso de La Morada, que ocupaba el edificio de la calle Casarrubuelos n煤mero 5, el destino es similar. Ocupado en septiembre de 2012, el edificio era propiedad de la inmobiliaria Cuatro Almenas, de la familia L贸pez Brea, y despu茅s del Banco Santander, que en 2015 se lo vendi贸 a otra inmobiliaria, InmoGlaciar 鈥攅n 2017 comprada por Cerberus, donde trabaja el hijo de Jos茅 Mar铆a Aznar y Ana Botella鈥, estando ya ocupado. El desalojo del inmueble, en abril de 2016, acab贸 con 32 personas detenidas, de las que cuatro fueron imputadas y cuyas causas fueron archivadas un mes despu茅s. Hoy, la planta baja del local se ha convertido en cocheras. Sobre ellas hay diez viviendas de lujo, con piscina incluida, que en 2017 ten铆an un precio medio de 539.000 euros.

Salimos de la zona centro para visitar el edificio que hasta julio de 2020 aloj贸 el centro social La Yaya. El local, de una planta y rodeado de edificios de varias alturas en la  calle Juan 脕lvarez Mendiz谩bal n煤mero 74, pertenece a la familia de Julio iglesias. En concreto, a la sociedad Iglesias Assembly. S.L., administrada por Jorge Iglesias Dom铆nguez-Macaya, sobrino del cantante Julio Iglesias, que contrat贸 los servicios de Desokupa para intimidar a la decena de j贸venes que hab铆an abierto el espacio al barrio tras m谩s de veinte a帽os abandonado. Los j贸venes le ganaron el pulso a Desokupa, pero en julio de 2020 los j贸venes abandonaron el espacio presionados por el juzgado, seg煤n explicaron en su perfil de Twitter. Nueve meses despu茅s de su desalojo, el edificio vuelve a estar abandonado y sin uso, y ahora adem谩s tapiado.

El edificio que antes era el centro social La Dragona, en avenida de Daroca n煤mero 91, a las puertas del cementerio de La Almudena, tambi茅n sigue sin uso un a帽o y medio de su desalojo. Es propiedad del Ayuntamiento y Mart铆nez Almeida estren贸 su alcald铆a con su desalojo, cerrando una historia de once a帽os de funcionamiento.

En los barrios del sur de Madrid tambi茅n se han sufrido dolorosos desalojos, como el de La Gatonera, que ahora ubica su actividad en la calle Anto帽ita Jim茅nez n煤mero 60. Su primera sede, en calle Amistad, fue desalojada en 2014 tras cinco a帽os y medio de actividad. Este edificio contin煤a hoy vac铆o y tapiado. El colectivo de este centro social ocup贸 un nuevo espacio en 2014, ahora en la calle Valent铆n Llaguno 32, donde estuvieron otros cinco a帽os y medio. El edificio, sobre el que ahora se extiende una lona en la que aparece como promotora la empresa Bru&Co, se espera que entre en obras en junio de este a帽o para convertirse en viviendas con precios desde los 215.000 hasta los 400.000 euros.

Son muchos m谩s los centros sociales a los que han cerrado las puertas en la 煤ltima d茅cada: La Traba 鈥攃onvertido en viviendas鈥, el Ateneo Libertario de Vallekas 鈥攄esalojado en octubre de 2020, hoy vac铆o y tapiado鈥, La Salamanquesa 鈥攓ue tras la ocupaci贸n ha vuelto a ser un centro formativo tras haber estado a帽os en abandono鈥.

A ellos se suman los espacios cedidos por el Ayuntamiento de Ahora Madrid que, con la llegada del Partido Popular han vuelto a ser cerrados al p煤blico, como el Espacio Vecinal Arganzuela, que supuestamente alojar谩 la base del Samur, o los locales en Tetu谩n para asociaciones del barrio cuya cesi贸n, por concurso p煤blico, Almeida anul贸. Menos espacios abiertos a la gente, m谩s puertas y ventanas tapiadas y m谩s pisos de lujo en una ciudad en la que alquilar es ahora un 50% m谩s caro que hace un a帽o.




Fuente: Elsaltodiario.com