July 19, 2021
De parte de SAS Madrid
222 puntos de vista


El protagonismo le dur贸 poco a Murcia. La moci贸n de censura de la Regi贸n, en marzo, se vio eclipsada medi谩ticamente a las pocas horas por la propuesta en la misma direcci贸n en la Comunidad de Madrid. La madrile帽a no lleg贸 a acometerse, la murciana fracas贸. Tres diputados d铆scolos de Vox aseguraron la continuidad de los populares en el gobierno. Semanas despu茅s, la Consejer铆a de Educaci贸n quedaba en manos de Mar铆a Isabel Campuzano, una de las tr谩nsfugas de la formaci贸n verde, lo que gener贸 un amplio rechazo entre la comunidad educativa, que se moviliz贸 en contra de que los centros escolares fueran dominio de la extrema derecha y critic贸 que la educaci贸n se hubiera empleado como moneda de cambio para fines partidistas.

No sirvi贸 de mucho: Campuzano accedi贸 a su cargo defendiendo la educaci贸n concertada y enarbolando propuestas como el pin parental y el cheque escolar, consistente en dar dinero a las familias para que elijan a qu茅 centro llevar a sus descendientes, una medida importada del modelo neoliberal anglosaj贸n que, adem谩s de acentuar las desigualdades, los expertos valoran como inviable presupuestariamente. La situaci贸n parecer铆a preocupante si no fuera porque, lamentan sindicatos y colectivos defensores de la educaci贸n p煤blica, se produce sobre un panorama ya desolador: la Regi贸n de Murcia presenta altos 铆ndices de abandono escolar temprano 鈥攕olo superados por Ceuta, Melilla y Baleares鈥 y fracaso escolar, las instituciones privadas ganan fuerza cada a帽o y el sistema escolar murciano se valora como uno de los m谩s segregadores del Estado.

Tampoco falta quien se帽ala que la nueva consejera solo es solo una pieza puesta sobre el tablero para poder seguir jugando la partida. 鈥淟os directores generales siguen siendo los mismos que antes, as铆 que la gesti贸n pol铆tica la sigue llevando el Partido Popular鈥, introduce Jos茅 Manuel Fern谩ndez, coportavoz del Sindicato de Trabajadores de la Educaci贸n en la Regi贸n de Murcia (STERM). 鈥淟a llegada de esta consejera no va a suponer un gran cambio en las pol铆ticas educativas, sino que se van a mantener; pero es que viniendo de donde ven铆amos, mantenerlo es igual de malo鈥.

Mercadeo educativo

Para Fern谩ndez, el panorama que se dibuja ahora es la suma de las pol铆ticas educativas que se han ido encadenando a lo largo de los 煤ltimos 20 a帽os, aunque hay un punto de inflexi贸n: los recortes iniciados en 2011. 鈥淢ientras en otras comunidades aut贸nomas empezaron a revertirse los recortes, aqu铆 se han cronificado y mantenerlos forma parte de la pol铆tica educativa鈥, expone el sindicalista. En la misma direcci贸n apunta Nacho Tornel, secretario general de la Federaci贸n de Ense帽anza de CC OO en la Regi贸n de Murcia, cuando dice que los recortes de hace una d茅cada se han convertido en 鈥渄ificultades estructurales鈥 en la actualidad.

A esta desinversi贸n se suma, advierte, el 鈥減roceso de privatizaci贸n de los distintos gobiernos del PP en Murcia desde hace m谩s de 20 a帽os鈥. En 2020, el sector de la educaci贸n privada mov铆a en la Regi贸n un presupuesto de 259 millones de euros, lo que implicaba un aumento del gasto de cerca del 30% en los 煤ltimos diez a帽os frente al 13% del correspondiente al presupuesto global destinado a educaci贸n en el mismo periodo. El n煤mero de estudiantes matriculados en ense帽anza obligatoria y Bachillerato en colegios concertados creci贸 en un 18% entre el curso 2009-2010 y el curso 2019-2020, lo que supone casi el cu谩druple con respecto a la ense帽anza p煤blica. Seg煤n los datos del Ministerio de Educaci贸n, en el 煤ltimo curso acad茅mico tres de cada diez alumnos murcianos estaban matriculados en centros privados. Incluso los colegios que segregan por sexo salen beneficiados de las pol铆ticas auton贸micas: en 2019, el Gobierno regional subvencionaba al Colegio de Fomento 鈥攄irectamente vinculado al Opus Dei鈥 Monteagudo-Nelvacon con m谩s de cuatro millones de euros.

La Regi贸n mantiene tambi茅n el dudoso honor, expone Fern谩ndez, de ser pionera 鈥攋unto a la Comunidad de Madrid鈥 en la progresiva privatizaci贸n de la ense帽anza no obligatoria. 鈥淪e est谩 destinando cada vez m谩s dinero a los conciertos de una serie de colegios privados, la inmensa mayor铆a de car谩cter confesional, y elitistas, desde infantil a bachillerato; y lo que antes se pagaba ahora les sale gratis鈥, apoya Tornel. Lo ejemplifica con la petici贸n 鈥攄enegada por cuestiones presupuestarias鈥 del colegio Sanbuenaventura, 鈥渟anto y se帽a de la derecha murciana鈥, el pasado mes de mayo en la Mesa de Educaci贸n Concertada, de destinar dinero p煤blico a nueve unidades en infantil y seis en bachillerato: 鈥淣o es concebible que estemos pag谩ndole el colegio concertado a un centro donde van solo familias de nivel socioecon贸mico alto en Murcia mientras hay una urgencia de fracaso escolar clar铆sima en los centros p煤blicos鈥. Fern谩ndez coincide en el an谩lisis y es categ贸rico: 鈥淓l gran 茅xito de este tipo de pol铆ticas es asumir como una cuesti贸n de sentido com煤n algo que se aleja mucho del sentido com煤n鈥.

En esa misma direcci贸n apunta Mar铆a Isabel Maldonado, presidenta de la Federaci贸n Regional de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FAPA-RM) Juan Gonz谩lez, para quien las cuestiones que ocupan titulares como el himno nacional, el retrato del rey o el pin parental no son otra cosa que 鈥渃ortinas de humo鈥 鈥攅n el 煤ltimo caso, 鈥渁lgo mucho m谩s grave porque se quiere privar al acceso de conocimientos necesarios en la sociedad actual鈥, matiza Maldonado鈥 para evadir el problema real: la necesidad de 鈥減oner todos los recursos econ贸micos en que todos los ni帽os tengan 茅xito escolar y que nadie se descuelgue del sistema鈥. Para la tambi茅n integrante de Marea Verde Murcia, el auge de la concertada y la desinversi贸n en los centros p煤blicos se traduce, en esencia, en una escuela cada vez m谩s segregadora.

Segregaci贸n escolar

Un concepto que se ha venido repitiendo en el 谩mbito educativo por parte de la derecha en general, y de la administraci贸n murciana en particular, es el de 鈥渓ibertad de elecci贸n鈥. Para Marea Verde, tal libertad no existe: 鈥淣o todas las familias tenemos esa posibilidad de elegir, y no todos los ni帽os consecuentemente tienen las mismas oportunidades. La libertad no es para todos, solo para las familias que se lo pueden permitir鈥, defiende Maldonado. Nacho Tornel lo ejemplifica con lo que sucede en el centro Sanbuenaventura, de la orden religiosa Capuchinos: 鈥淓l colegio est谩 en el centro de Murcia, donde trabajadoras migrantes van a menudo a cuidar a ancianos de clase pudiente. Aunque por ley les pudiera corresponder acceder a ese centro, esas mujeres no pueden llevar a sus hijos ah铆 porque hay que pagar uniformes, ch谩ndal, cuotas 鈥榲oluntarias鈥…鈥. Sobre esto 煤ltimo, Fern谩ndez subraya que ha habido varias denuncias ganadas judicialmente y que la Consejer铆a no ha ejercido como garante de esas sentencias ni ha obligado a que los centros pagaran esas multas, con lo que han acabado prescribiendo. 鈥淓se es el nivel de connivencia de la Consejer铆a con este tipo de escuelas鈥, resume.

Aunque el hecho de que las diferencias sociales se reproduzcan en las aulas no es ni exclusivo ni nuevo de la Regi贸n de Murcia, quienes defienden la educaci贸n p煤blica marcan un aspecto diferencial de esta comunidad aut贸noma con respecto a otras: la existencia del distrito 煤nico, que elimina el criterio de cercan铆a del domicilio o lugar de trabajo de los progenitores a la hora de matricular al alumnado en un centro u otro, con las diferencias que esto genera entre familias que pueden elegir d贸nde matricular a sus criaturas y otras que no y favorece la creaci贸n de escuelas-gueto.

Para Isabel Cutillas, soci贸loga e investigadora en la Universidad de Murcia, existe una 鈥渉uida鈥 de las clases medias hacia la concertada que responde, entre otros motivos, 鈥渁 la creencia extendida de que el alumnado de origen migrante reduce el nivel educativo del aula y consume unos recursos que son limitados y cada vez m谩s escasos鈥. Sin embargo, matiza la experta, no son pocos los estudios que han demostrado 鈥攃ita la explotaci贸n de los datos de PISA鈥 que no hay ninguna vinculaci贸n entre el porcentaje de alumnado migrante y los resultados acad茅micos del conjunto aula.

El 煤ltimo informe sobre el sistema educativo del Consejo Escolar de la Regi贸n de Murcia se帽ala que esta comunidad es la cuarta donde m谩s ha crecido la poblaci贸n extranjera. El texto tambi茅n indica que la comunidad supera la media espa帽ola en personas de origen extranjero en edad de escolarizaci贸n, dos datos que, se afirma en el escrito, 鈥渉an influido de manera notable en los presupuestos generales de la Comunidad y en el gasto exigido para atender esta especificidad regional, tanto por la exigencia de puestos escolares como por las mayores necesidades de los j贸venes extranjeros鈥. Cutillas puntualiza que, si bien la escuela murciana es m谩s diversa que hace dos d茅cadas, 鈥渁lgunos datos, como las cifras de abandono escolar entre el alumnado de origen migrante, cuestionan en qu茅 medida, y con qu茅 recursos, la escuela est谩 abordando esta diversidad que ya no es nueva鈥.

La soci贸loga se remonta dos d茅cadas atr谩s: entonces la escuela ten铆a que asumir alumnado de origen extranjero que en ocasiones no conoc铆a la lengua, que se incorporaba al curso a edades muy diversas o con el curso ya iniciado. Esa realidad, contin煤a, ha cambiado para dar lugar a la de ni帽os y ni帽as nacidos en la Regi贸n o incorporados a edades muy tempranas: 鈥淟a funci贸n de la escuela, que antes era de acogida, ahora debe ser simplemente la de promover una igualdad de oportunidades entre todo su alumnado鈥. Por eso, defiende, hay que 鈥渄ejar de hablar de la escuela multicultural como un reto del futuro y afrontar que una parte significativa de nuestro alumnado est谩 siendo discriminado y expulsado del sistema educativo鈥.

En la direcci贸n del 茅xito escolar apunta tambi茅n Maldonado cuando expone lo que, en su opini贸n, es el motivo principal por el que muchas familias murcianas deciden llevar a sus hijos e hijas a escuelas concertadas: la situaci贸n de abandono por parte de la administraci贸n p煤blica que encuentran en los centros cercanos. 鈥淪i todos los centros p煤blicos estuvieran cuidados, ninguna familia sacar铆a del entorno social a su hijo o hija鈥, expone la presidenta de la FAPA. No obstante, Nacho Tornel s铆 percibe un componente racista y clasista en el auge de la concertada: 鈥淟o que funciona aqu铆 es que los centros de raza aria son una garant铆a de que tus hijos no se van a 鈥榗ontaminar鈥欌, argumenta, 鈥測 si la escuela p煤blica cede ante esa presi贸n, la educaci贸n deja de ser un factor para combatir las desigualdades sociales鈥.

Politizar la educaci贸n

Cutillas recuerda que el mercado de trabajo condiciona las trayectorias educativas, y la Regi贸n de Murcia, resume, 鈥減resenta una estructura laboral muy segmentada 茅tnicamente鈥. Es algo en lo que profundiza en su investigaci贸n Hijos de familias migrantes en espacios rurales agro-industriales de la regi贸n de Murcia. Trayectorias, pertenencias y percepciones de discriminaci贸n y rechazo, donde la soci贸loga, junto a otras autoras, concluye que 鈥渓as condiciones que rodean al trabajo desarrollado por sus padres en campo y almacenes son descritas por sus hijos e hijas como duras, brutales y crueles鈥, pese a lo cual los y las infantes 鈥渆ntienden el trabajo de sus padres como inevitable, el 煤nico trabajo reservado a la poblaci贸n inmigrante鈥. Percibiendo que ese es el futuro que les espera, los hijos e hijas de migrantes tienden a no continuar sus estudios una vez superada la etapa obligatoria. 

Fern谩ndez considera que las din谩micas segregadoras, los recortes en la p煤blica y la ausencia de iniciativas destinadas a mitigar esta situaci贸n 鈥攍a mesa sectorial para frenar el absentismo y abandono escolar en la Regi贸n lleva sin reunirse, recuerda, cinco a帽os鈥, hacen que las desigualdades se sigan reproduciendo en la escuela. Y de la escuela se traslada al resto de la sociedad, aunque no se sabe si fue antes el huevo o la gallina: 鈥淭odo esto tiene que ver con una ausencia de medidas encaminadas a mejorar la situaci贸n de los sectores m谩s desfavorecidos de la sociedad, y es el reflejo de un tipo de pol铆ticas que al final afectan al 谩mbito educativo鈥.

Tornel, de hecho, lo define como un c铆rculo vicioso. La ense帽anza, valora, es un negocio muy rentable, y la derecha ha sabido verlo: 鈥淯n partido pol铆tico que invierte el dinero de los contribuyentes en este tipo de educaci贸n se est谩 asegurando el futuro, porque esos chavales se van a formar en esa estructura mental de 鈥榥osotros estamos aqu铆 porque nos lo merecemos y ellos est谩n all铆 porque no son dignos de otra cosa鈥欌. El portavoz de CC OO dice sentirse preocupado por el futuro: 鈥淪i sumamos la Universidad Cat贸lica y los colegios que mantiene bajo su 谩mbito, tenemos una fuente de la que va a salir una sociedad enmarcada con unos valores 茅ticos, morales, ideol贸gicos y pol铆ticos muy claros鈥. Algo que se agrava con la fuerza de Vox en la Regi贸n y con la llegada de una consejera que, define Fern谩ndez, 鈥渉a demostrado defender valores hom贸fobos, machistas y racistas totalmente contrarios a lo que significa la escuela p煤blica鈥.

Para los sindicatos y Marea Verde, hay una relaci贸n directa entre los dos recientes ataques racistas en la Regi贸n y el panorama educativo. Sin embargo, Fern谩ndez defiende que, aunque la educaci贸n juega un papel relevante, no se puede descargar toda la responsabilidad sobre ella: 鈥淎 veces parece que la escuela es el 煤nico elemento que puede cambiar la sociedad, y se le da unas funciones que exceden sus competencias e incluso sus capacidades鈥. A esto se suma, dice, que el profesorado ha ido perdiendo margen para trabajar la educaci贸n en valores con cada pol铆tica y cambio legislativo: formar trabajadores se ha supeditado a formar personas.

Hace dos a帽os Vox dijo que deb铆a despolitizarse la educaci贸n. M谩s all谩 de lo parad贸jico de que lo afirme una formaci贸n que apuesta por la reproducci贸n de s铆mbolos nacionalistas y la exclusi贸n social en las aulas, Tornel rechaza fervientemente el enunciado. Muy al contrario, sostiene, debe politizarse: 鈥淟a educaci贸n es un servicio p煤blico.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (18/07/2021)




Fuente: Sasmadrid.org