October 8, 2021
De parte de La Haine
341 puntos de vista


Ante el deterioro de la hegemon铆a imperial, m谩s a煤n despu茅s de la derrota en Afganist谩n, Biden intensifica la pol铆tica de enfrentamiento con China y la amenaza de guerra

La nueva alianza militar de EEUU, Reino Unido y Australia apunta contra China. Al dotar a Australia de submarinos de propulsi贸n nuclear, de uranio altamente enriquecido para su propulsi贸n y de la tecnolog铆a nuclear de alto secreto para hacerlos funcionar, Biden ha intensificado la pol铆tica de enfrentamiento con China y redobla la amenaza de guerra.

Australia ser谩 el segundo pa铆s que obtenga acceso a esta tecnolog铆a, despu茅s del Reino Unido en 1958. A diferencia de los submarinos convencionales, los de propulsi贸n nuclear pueden navegar m谩s lejos y durante m谩s tiempo sin tener que volver a su base. Pueden acercarse a China desde Australia sin dificultad. Tambi茅n son mucho m谩s silenciosos, lo que ayuda a retrasar su detecci贸n. China est谩 menos avanzada en la defensa antisubmarina que en otros aspectos de su armada.

Un art铆culo del New York Times escrito el d铆a despu茅s del sorpresivo anuncio se帽ala lo siguiente: “Con su iniciativa de adquirir armamento pesado y tecnolog铆a de alto secreto, Australia ha unido su suerte a EEUU durante generaciones: una ‘asociaci贸n para siempre’, en palabras de [el primer ministro Scott] Morrison. El acuerdo sentar谩 las bases de una alianza militar m谩s estrecha y mejora las expectativas de que Australia participe en un hipot茅tico conflicto militar con Pek铆n.”

El art铆culo tambi茅n dice que “analistas en materia de seguridad creen que es probable que Australia utilice submarinos de propulsi贸n nuclear para patrullar” el mar de China Meridional a lo largo de la costa china. Los submarinos de propulsi贸n nuclear tendr谩n capacidad para disparar misiles contra el territorio chino. As铆 se sumar谩n al potente despliegue estadounidense de buques y submarinos de guerra en el oc茅ano Pac铆fico, dotados con armas nucleares, y estar谩n bajo control de EEUU.

China ha reaccionado de modo inmediato y con rudeza. Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, ha afirmado que el acuerdo sobre los submarinos “atentar谩 gravemente contra la paz y la estabilidad de la regi贸n, exacerbar谩 la carrera de armamentos y lastrar谩 los esfuerzos internacionales por detener la proliferaci贸n de armas nucleares”. Esta 煤ltima acusaci贸n gana credibilidad por el hecho de que la tecnolog铆a nuclear y el uranio altamente enriquecido que le suministrar谩 EEUU pueden servir a Australia para dotarse de armamento nuclear, si Washington as铆 lo desea en alg煤n momento.

Biden da un paso cualitativo en la escalada iniciada por Trump de la confrontaci贸n con China, pero este no es el 煤nico aspecto en que la pol铆tica exterior de Biden se materializa como continuaci贸n y consolidaci贸n de la de Trump. Este 煤ltimo se caracteriz贸 por su desd茅n por los aliados de Europa Occidental y por su unilateralismo. Ahora la alianza militar con Australia y el Reino Unido y el suministro de submarinos de propulsi贸n nuclear a Canberra ha enfurecido a Francia.

El anuncio de la nueva alianza sorprendi贸 al resto del mundo. Se ha afirmado ahora que Biden comenz贸 a perge帽ar en secreto el nuevo acuerdo desde el comienzo de su presidencia. El anuncio del acuerdo vino acompa帽ado de la informaci贸n de que Australia se retiraba del acuerdo que manten铆a con Francia para la construcci贸n por esta de submarinos convencionales por un total de 66.000 millones de d贸lares. Ha sido una “decisi贸n unilateral, brutal e impredecible”, dijo un enojado Jean-Yves Le Drian, el ministro de Exteriores franc茅s, quien la compar贸 con los r谩pidos y s煤bitos virajes pol铆ticos tan propios de Trump. En su declaraci贸n, Le Drian tambi茅n dijo que el acuerdo afectar铆a “a la concepci贸n misma que tenemos de nuestras alianzas, nuestras asociaciones y la importancia de la regi贸n indopac铆fica” para Europa.

Una consecuencia de este viraje es que la industria militar francesa se ha visto privada de cuantiosos ingresos, mientras que las empresas estadounidenses que construir谩n los submarinos de propulsi贸n nuclear se embolsar谩n buenas ganancias, si bien el motivo principal de la iniciativa es el de redoblar la amenaza militar sobre China. El presidente franc茅s, Emanuel Macron, respondi贸 llamando a consultas a sus embajadores en Washington y Canberra. Puesto que considera que el Reino Unido es un actor secundario, no hizo lo mismo con el embajador en Londres.

Un editorial de Le Monde, el principal diario franc茅s, en que ampl铆a las acusaciones contra EEUU, se帽al贸 lo siguiente: “Para quien todav铆a lo dudara, el gobierno de Biden no es diferente del de Trump en esta cuesti贸n: EEUU por encima de todo, ya sea en el terreno estrat茅gico o en el econ贸mico, el financiero o el sanitario. America First es el lema que gu铆a la pol铆tica exterior de la Casa Blanca.” Cuanto le preguntaron poco despu茅s a Le Drian si el comportamiento de Biden se parece al de Trump, el ministro franc茅s contest贸: “Sin los tuits”.

Un art铆culo del New York Times inform贸 de que, dado que la empresa estadounidense Lockheed Martin participaba en el proyecto de los submarinos franceses cerrado en 2016, “el contrato era para Par铆s un ejemplo de c贸mo Francia y EEUU pod铆an colaborar en Asia. Esta idea ha quedado hecha a帽icos y ha sido sustituida por amargura, desconfianza y cierto grado de incredulidad de que el gobierno de Biden pudiera tratar a Francia de este modo.” El art铆culo concluy贸 diciendo que “el presidente franc茅s est谩 decidido a mirar a sus socios europeos, especialmente a Alemania, en su replanteamiento de la alianza occidental y la pol铆tica asi谩tica. Como afirma Le Monde, ‘m谩s all谩 de las sensibilidades francesas, lo que est谩 en tela de juicio es el lugar de Europa y su papel en el mundo’. D贸nde quiere situarse Europa en el realineamiento global a la sombra de la confrontaci贸n entre EEUU y China.”

Durante d茅cadas despu茅s de la segunda guerra mundial, EEUU pudo dictar la pol铆tica exterior a sus potencias imperialistas subordinadas de Europa Occidental, pero a medida que estas potencias han crecido econ贸micamente, sobre todo Alemania, y un poco menos Francia, en las 煤ltimas d茅cadas han aumentado las tensiones con EEUU. Un ejemplo fue la oposici贸n de Francia a la invasi贸n de Irak por parte de EEUU. El Congreso de EEUU (los estadounidenses son famosos por su vulgaridad) cambiaron el nombre de french fries [literalmente fritas francesas, o sea, patatas fritas] (que no es como las llaman en Francia) por el de freedom fries [fritas de la libertad], y el de french toast [torrija] por el de freedom toast. Un columnista coment贸 ir贸nicamente que lo que en EEUU llaman el french kissing (besarse juntando las lenguas, lo que violaba la moral protestante anglosajona) deber铆a denominarse entonces freedom kissing.

M谩s recientemente ha habido discrepancias con respecto a Rusia y China. Alemania y Francia se han opuesto a la manera de Washington de hacerles frente. Cuando al comienzo del mandato de Biden el secretario de Estado Anthony Blinken critic贸 a Alemania por mantener un acuerdo con Rusia para construir un nuevo gasoducto para el suministro directo de gas ruso al territorio germano, reclamando que Berl铆n rescindiera el contrato, Alemania se neg贸 y EEUU se ech贸 para atr谩s. Rusia no compite mucho con EEUU en el terreno econ贸mico. Lo que m谩s exporta es petr贸leo y gas natural, y este es el 煤nico 谩mbito en que hay competencia entre los dos pa铆ses. En cambio, la competencia con China abarca muchas m谩s cosas, desde la tecnolog铆a hasta el comercio, etc. EEUU se concentra ahora en su nueva guerra fr铆a con China como su principal preocupaci贸n.

El nuevo pacto militar con Australia y el Reino Unido constituye una escalada. Alemania y Francia desean equilibrar las relaciones entre Pek铆n y Washington y no quieren verse arrastradas a un bloque contra China. Han resistido las presiones de EEUU para que denuncien los tratados comerciales con China que son importantes para ambas. El comercio de Franc铆a con China ya supera el de EEUU.

La continuaci贸n y profundizaci贸n por parte de Biden del enfrentamiento con China que emprendieron los gobiernos anteriores y sus relaciones con Europa no son el 煤nico aspecto que hace que la pol铆tica exterior de Biden sea una continuaci贸n de la de Trump (sin los tuits y las bravatas). Hay alguna resistencia a la continuaci贸n de la pol铆tica exterior trumpiana por parte de Biden entre los pensadores de la clase dominante. Sin embargo, hasta ahora, Biden cuenta con el apoyo de los dos grandes partido en el Congreso.

Otro 谩mbito en el que Biden se mantiene fiel a la pol铆tica exterior de Trump [adem谩s del bloqueo a Cuba y Venezuela y la invasi贸n de Siria], se refiere a la inmigraci贸n y al control de la frontera con M茅xico. Biden ha dado continuidad al bloqueo racista que practic贸 Trump (y los presidentes anteriores) contra la inmigraci贸n latinoamericana en EEUU. En los 煤ltimos a帽os, esto ha supuesto el rechazo de solicitantes de asilo de Guatemala, El Salvador y Honduras [Nicaragua es el 煤nico pa铆s de la regi贸n que no exporta emigrantes]. Biden ha continuado la pol铆tica trumpiana de mantener en M茅xico a miles de estos y estas solicitantes de asilo a salvo de las horrendas condiciones en que se hallaban en sus pa铆ses de origen, de modo que ahora no pueden solicitar el asilo.

Asimismo, ha comenzado a deportar a m谩s personas que intentan y consiguen entrar en EEUU que lo que hizo Trump. Actualmente deporta a muchos miles de nuevos y nuevas solicitantes de asilo de Hait铆 que han conseguido cruzar la frontera. Estas personas huyen de la desintegraci贸n de su pa铆s a resultas de un fort铆simo terremoto. EEUU se ha basado en la supremac铆a blanca desde que inici贸 su andadura, de modo que no favorec铆a los intereses de una clase dominante casi totalmente blanca que gentes de piel morena, procedentes de Am茅rica Latina, inmigrara en lo que Trump llam贸 una invasi贸n, y ahora los que invaden son personas de piel negra.

Las im谩genes de ataques brutales de agentes de la guardia fronteriza montados a caballo, con sombreros de cowboy, tumbando y golpeando a personas haitianas negras, han consternado a mucha gente en EEUU. Las deportaciones masivas de gente haitiana ordenadas por Biden superan ya la de Obama, que le merecieron el ep铆teto de gran deportador.

La inmigraci贸n es un asunto interno de EEUU, que incluye a los 11 millones de inmigrantes indocumentados, a quienes han permitido entrar en EEUU a lo largo de los a帽os para realizar trabajos pesados en la agricultura, la industria c谩rnica, etc. Biden mantiene el rechazo de los dos grandes partidos a que adquieran la nacionalidad y puedan ejercer sus derechos civiles. Pero tambi茅n es un asunto de pol铆tica exterior. La situaci贸n de la que huyen los y las solicitantes de asilo de Centroam茅rica y ahora Hait铆 es fruto de la explotaci贸n imperialista llevada a cabo por EEUU durante bastante m谩s de un siglo, con sus guerras y ocupaciones militares, la imposici贸n de reg铆menes dictatoriales corruptos, etc.

Quienes albergaban la esperanza de que Biden revirtiera al menos algunas de las pol铆ticas exteriores de Trump conocen ahora un amargo despertar.

europe-solidaire.org. Traducci贸n: viento sur. Extractado por La Haine.




Fuente: Lahaine.org